Movimiento mexicano “Yo Soy 132″ convoca acciones hasta el próximo 30 de junio

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

El movimiento mexicano Yo Soy 132 acordó en una Asamblea celebrada en la Escuela Superior de Economía del Politécnico Nacional, la convocatoria para distintas movilizaciones de calle que se realizarán hasta el próximo 30 de junio.

Como inicio de estas nuevas acciones del grupo, los integrantes de Yo Soy 132 se trasladaron este miércoles a la sede de Televisa Chapultepec para manifestar y exigir la democratización de los medios, transparencia y trato equitativo a los cuatro candidatos presidenciales; principales demandas que se mantienen desde los inicios del movimiento hace un mes.

Este jueves acudirán a la Embajada de Canadá para manifestar su apoyo a los estudiantes de Quebec que exigen mejoras educativas en el sistema canadiense.

Además de estas acciones Yo Soy 132 continuará mostrando su descontento contra el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, en dos marchas AntiPeña convocadas para los días 24 y 27 de este mes.

Durante la reunión de la víspera los estudiantes rechazaron los incidentes de violencia contra la caravana de Peña Nieto en Puebla y reiteraron que esos actos no se corresponden al movimiento, el cual ha proclamado el carácter pacífico de sus movilizaciones.

Este movimiento de jóvenes estudiantes le ha dado un nuevo giro al panorama electoral mexicano y a la actual campaña electoral en ese país; lo que podría influir en los resultados de los comicios, de acuerdo con algunos analistas.

Unos 80 millones de ciudadanos están convocados a la urnas el primero de julio, de ellos 25 millones tienen hasta 29 años de edad y de esa cifra alrededor de 14 millones ejercerán este derecho cívico por primera vez.

Telesur / PL / LibreRed.Net


Titular #2 / RRVN #248

2
2. “Yo soy 132” un movimiento que protesta contra la alianza de los poderosos medios mexicanos para llevar a la presidencia al candidato Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional PRI en las elecciones del próximo 1 de Julio. En esta emisión tenemos una entrevista con uno de los miembros de este movimiento que ha traspasado fronteras, para conocer más a fondo de su conformación.

vocesnuestras.org

 

Yo Soy 132: ¿Más allá de las elecciones?

Las definiciones y el plan de acción del movimiento juvenil han nacido en medio de una diversidad de posturas en pleno ambiente electoral. Para los jóvenes es grande el reto de trascender los comicios.

Marcela Salas Cassani
Fotos: Ricardo Trabulsi

_MG_8879

México, DF. Aunque durante la primera reunión nacional interuniversitaria de representantes y voceros integrantes de “Yo soy 132” acordaron constituirse como un movimiento autónomo, independiente de cualquier partido político y antineoliberal, la inclinación política de los estudiantes y ciudadanos que participan es diversa y permea las movilizaciones y sus objetivos.

La postura de la corriente dominante parece señalar que “Yo soy 132” es un movimiento cuyo fin principal está encaminado a “evitar la imposición de Enrique Peña Nieto mediante la manipulación mediática y un posible fraude electoral”. Así lo confirman los resolutivos del encuentro efectuado el pasado martes en el Aula Enrique Yáñez de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde los jóvenes acordaron tanto la postura política como el carácter organizativo que habrá de seguir el movimiento.

_MG_8689

Tras más de 20 horas de discusión, representantes de 98 centros educativos del país se pronunciaron contra un “proceso electoral contaminado que pretende restaurar el viejo régimen político represor, violento, autoritario y corrupto” y contra “la imposición mediática de cualquier candidato a elección popular, de los sesgos informativos y de la manipulación mediática”.

Por su parte, alumnos de la UNAM advirtieron, luego de realizar una asamblea interna en el auditorio Che Guevara de la Facultad de Filosofía y Letras, que “Yo soy 132” debe trascender a los comicios y evitar desgastarse en los llamados a ver el segundo debate de los candidatos presidenciales, a apoyar el conteo rápido y a inscribirse como observadores electorales.

_MG_8757

Yo estoy en contra de la manipulación mediática que quiere vender ideas sobre Peña Nieto, y soy 132 pero no voy a votar por AMLO como muchos de este movimiento”, asegura Gabriel. Por su parte, Ricardo Krupp sostiene que al interior de “Yo soy 132” hay “jóvenes manipulados e infiltrados cuyas propuestas son totalmente afines a AMLO y que no son independientes ni apolíticos o apartidistas”.

_MG_8716

Pero Adaí, de la Facultad de Medicina de la UNAM, asegura que el cambio para México sólo puede llegar mediante el voto. “Tenemos que cambiar el poder de manos. Hay que dar oportunidad a la diversidad electoral. Ya estuvimos con un partido durante muchísimo tiempo, dimos la oportunidad a otro que no ha funcionado y ya es tiempo de cambiar hacia otro tipo de perspectivas. Esa diversidad puede contribuir a mejorar nuestra situación”.

_MG_8695

Al fin y al cabo todos tenemos derecho a elegir”, opina Tamay, “¿y qué si en ‘Yo soy132’ está AMLO? (Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Partido de la Revolución Democrática-Partido del Trabajo, PRD-PT, a la presidencia). Es momento de cambiar. No más de lo mismo. El menos peor es el candidato del PRD, Peña está hueco y Josefina Vázquez no tiene el carácter”.

Los planes de acción a corto plazo, presentados luego de la reunión en la Facultad de Arquitectura, confirman la coyuntura electoral en que se inscriben las principales demandas públicas del movimiento: la democratización de los medios y la lucha contra la imposición mediática del próximo presidente del país. Algunos de los últimos acuerdos dados a conocer incluyen vigilar las casillas donde los ciudadanos emitirán su voto el próximo 1 de julio, sobre todo en el estado de México y en los estados del norte del país; organizar un tercer debate entre los cuatro candidatos a la presidencia de la República (de los cuatro contendientes, tan sólo Enrique Peña Nieto manifestó que no asistirá a este tercer debate); emprender jornadas de brigadeo informativo en todo el país (entre éstas, dos jornadas nacionales que se realizarán el 15 de junio y una más una semana antes de las elecciones) y realizar una marcha previa al proceso electoral (30 de junio) para demandar comicios limpio y la no imposición. Así mismo, los estudiantes han manifestado su voluntad de “tomar” monumentos y plazas públicas el 2 de julio en caso “de que haya evidencia de un fraude electoral”.

En tanto, miles de personas llegaron al Ángel de la Independencia en la marcha convocada por el movimiento “Yo soy 132”. Luego de avanzar sobre Paseo de la Reforma, los inconformes se dirigieron al zócalo de la Ciudad de México para presenciar juntos el debate entre los candidatos que contendrán por la elección el próximo 1 de julio.

_MG_8743

Contingentes de la UNAM, la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), entre otros, marcharon en medio de un ambiente festivo y pacífico en el que resaltaron la postura anti Peña del movimiento estudiantil “Yo soy 132” con consignas como “¡Fuera Peña!” y “el que no brinque es Peña”. Al interior de la marcha, se escuchó también durante varios momentos a los jóvenes cantando el tema Gimme the power, de la banda Molotov, en el que se insta al pueblo a organizarse y dejar de creer en la clase política.

A esta marcha se sumaron contingentes de estudiantes universitarios que junto con el Comité 68 conmemoraron el 41 aniversario del llamado “halconazo”, uno de los eventos represivos más recordados del país, ocurrido en 1971 en la avenida de los Maestros y San Cosme.

_MG_8776

 

Hostigamiento

Diversos medios han difundido que integrantes del movimiento estudiantil encargados del brigadeo y de las diversas formas de informar a la población que no tiene acceso a internet y redes sociales sobre las demandas del movimiento “Yo soy 132”, han sido víctimas de hostigamiento y agresiones por parte de supuestos simpatizantes de Enrique Peña Nieto.

En una carta abierta publicada en el diario La Jornada, Alejandro Iglesias Mendizábal, estudiante de cine, denunció lo sucedido el viernes 8 de junio en la explanada del Estadio Azteca.

Un grupo de estudiantes de escuelas de cine organizaron la proyección de distintos materiales informativos, como Romper el cerco, documental sobre los hechos sucedidos en San Salvador Atenco. Mientras las proyecciones se realizaban, un grupo de acarreados en favor de Enrique Peña Nieto salieron del estadio, y se acercaron al grupo gritando consignas. Los granaderos rápidamente hicieron un cerco. Vino después una orden directa contra los estudiantes: “Desalojen, porque de todos modos los vamos a desalojar”.

_MG_8703

 

Tras el éxito de la última marcha, integrantes de “Yo soy 132” informaron que el próximo lunes 11 efectuarán una nueva asamblea nacional de voceros, ahora en la sede de la Universidad Iberoamericana en la ciudad de México.

 

“Yo soy 132″

Realización: Arthur Lorot
Entrevistas: Marcela Salas Cassani y Arthur Lorot
_MG_8833

Escucha el podcast (7’51”)

Descarga aquí

 

11 de junio. México DF. A un mes de existencia, el movimiento de estudiantes Yo Soy 132 sigue sumando miles de voces para articular propuestas acerca del futuro de México

Escucha el podcast (5’32”)

Descarga aquí

 

México DF. Decenas de miles de jóvenes, de más de 15 universidades públicas y privadas  han sumado sus voces al movimiento “Yo Soy 132″ para exigir el fin de la manipulación mediática. Al grito de “Somos estudiantes, no somos acarreados”, los jóvenes manifiestan su enojo, inconformidad y sus ganas de actuar contra la manipulación.

 

“No sólo el voto puede ayudar a que México crezca, podemos hacer muchas cosas más”  

Hartos de la manipulación mediática, los jóvenes han salido a la calle; su lucha, aseguran, “es apartidista, pero bien política. Queremos demostrar que estamos involucrados y que no somos apáticos, que aquí estamos”.

informen bien

Arthur Lorot y Marcela Salas
Foto: Gabriela Oliveros

México, DF. Esto apenas se está cocinando y es parte de algo mucho más grande, coinciden estudiantes de las más de 15 universidades públicas y privadas que han protagonizado las protestas contra el sistema mediático del país, realizadas durante los últimos días en distintos puntos de la Ciudad de México y otras ciudades del país como Toluca, Guanajuato, Oaxaca, Monterrey, Querétaro, Pachuca, Guadalajara y Puebla, entre otras.

Aunque el detonante de las manifestaciones se inscribió en un contexto preelectoral “esto va a ir más allá del 1 de julio. Debemos estar unidos y no dividimos por universidades, somos jóvenes, somos estudiantes y vamos a ir juntos para exigir que se cumplan nuestras demandas”, dice a Desinformémonos, Omar Velasco, estudiante de Ciencia Política en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Las marchas de lo que algunos ya llaman “la primavera 132” han transcurrido pacíficamente, con un derroche de creatividad y sentido del humor. Sería ingenuo decir que no hay jóvenes de los partidos, tanto del PRD (Partido de la Revolución Democrática) como del PAN (Partido Acción Nacional), pero es un hecho que no tienen posibilidad de sacar sus banderas partidistas. Paco Ignacio Taibo, escritor y militante del movimiento que encabeza Andrés Manuel López Obrador, intentó apoderarse  del micrófono durante una de las marchas y fue conminado, contra su voluntad, a callarse.

132_5

Entre las exigencias de los jóvenes se encuentra la democratización de los medios de comunicación  y el fin de un monopolio informativo que “es ya insostenible en una era donde las redes sociales están siendo muy utilizados por los jóvenes. Tenemos que seguir politizando a toda la gente, a la juventud”.

“Lo curioso es cómo empezó todo”, observa una estudiante de Ciencias Políticas del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Fue a partir de la iniciativa de un grupo de alumnos de la Ibero (Universidad Iberoamericana) que literalmente corrió al candidato priista a la presidencia, Enrique Peña Nieto, con pancartas en su contra y gritos de “fuera” y “asesino” luego de su presentación en un recinto de la universidad.

132_1

La historia se hubiera podido acabar allí, pero al día siguiente varios periódicos y Televisa, la televisora más grande del país, celebraron el “éxito” de Peña Nieto en la Ibero a pesar del “boicot” orquestado en su contra por “acarreados”. Los alumnos acusados decidieron entonces salir del anonimato y 131 de ellos publicaron un video en el que aparecen mostrando el rostro y enseñando su credencial de estudiantes. De aquí el nombre que ha tomado el movimiento: “Yo Soy 132”.

A partir de entonces, lo que era una protesta en contra de un candidato se convirtió en un movimiento de indignación contra el duopolio televisivo y el sistema del país, principalmente el aparato mediático. Después de su primera marcha, el 16 de mayo, los alumnos de la Ibero convocaron a movilizaciones en las que la exigencia de la democratización de los medios de comunicación se hizo cada vez más imperante.

Itzel, estudiante de Diseño Gráfico de la Universidad Iberoamericana señala: “No queremos que esto se quede sólo aquí, sino que debemos buscar hacer algo más. Ya comenzó en la Ibero, pero ahora ¿qué pasa, qué sigue?  Sabemos que podemos hacer muchísimo más como informarnos y darnos cuenta de que la política y los políticos no son la única solución, el cambio está en que nosotros  mismos hagamos algo trascendente, no solamente con un voto, sino con acciones que vayan más allá.

132_6

“Desde ya tenemos que empezar a ver qué vamos a hacer. No sólo el voto puede ayudar a que México crezca, podemos hacer muchas cosas más. Esto es un pedacito de algo más grande. Se están juntando todas las escuelas para darnos cuenta de que México es todos, no unos solos”.

El movimiento estudiantil iniciado el 11 de mayo crece todos los días. Pasaron de ser centenares de jóvenes indignados, a decenas de miles en todo el país reclamando a una sola voz el fin de la manipulación. En las cuatro manifestaciones que desde entonces han convocado – y a las que se han sumado alrededor de 15 universidades públicas y privadas – la advertencia de los jóvenes ha sido clara: “Si hay imposición, habrá revolución”.

Con frases como “Queremos escuelas, no telenovelas” y “Yo si leo, no veo Televisa”,  y “Yo soy el 132”, los jóvenes se han manifestado en contra de quienes quieren minimizar o criminalizar su presencia.

La idea de que “lo que pasan en los medios es sólo para distraernos y alejarnos de la realidad del país”, llevó también a las calles a alumnos de la Universidad del Claustro de Sor Juana, quienes el 22 de mayo organizaron una marcha  sin colores ni partidos para apoyar el movimiento. Nancy Navarro, estudiante de esta casa universitaria, señala: “Lo que busco no es que gane o no gane cierto candidato o candidata, sino que podamos mejorar el país”.

Como parte de las movilizaciones impulsadas a través de redes sociales, decenas de miles de estudiantes de diversas universidades se congregaron en la Estela de Luz –un monumento construido en el marco de las celebraciones del 200 aniversario de la Independencia de México y considerado símbolo de la corrupción de la clase política del país.  Allí, los jóvenes leyeron un pliego petitorio, en el que destacaron que “los jóvenes de México creemos que el sistema político y económico no responde a las demandas de todos los mexicanos”.

132_2

“Queremos que la situación actual de miseria, desigualdad, pobreza y violencia sea resuelta.

“Las y los estudiantes unidos de este país creemos que una condición necesaria para corregir esta situación consiste en estar informados ya que esto nos permite tomar mejores decisiones políticas, económicas y sociales. La información hace posible que los ciudadanos puedan exigir y criticar de manera fundamentada a su gobierno, a los actores políticos, a los empresarios y a la sociedad misma. Por eso, “Yo Soy 132″ hace del derecho a la información y del derecho a la libertad de expresión sus principales demandas”.

Más tarde, ante la nutrida presencia de estudiantes en la Estela de Luz, la concentración devino en una marcha espontánea que se dirigió primero al Ángel de la Independencia, luego a las instalaciones de Televisa y  finalmente llegó al zócalo capitalino.

Al pie del Monumento a la Independencia, los estudiantes hacen un alto antes de continuar con la marcha y allí, también de manera espontánea, surge el diálogo entre jóvenes de unas y otras universidades sobre el futuro del movimiento.

132_4

Canek, de Relaciones Internacionales en la UNAM, conversa con Alejandro de la Ibero. Ambos coinciden en que a los universitarios les corresponde impulsar un proyecto de nación y no sólo dejar que los políticos lo hagan, sino involucrarse. “Es algo que nos compete, se trata de nuestro futuro. Somos nosotros quienes nos vamos a quedar en este barco  y lo que se encuentra en la víspera, las elecciones, es tan sólo la punta del iceberg de lo que serán los próximos años”, apunta Canek.

La alegría de los jóvenes –quienes además de sus demandas corearon al unísono porras de sus diferentes escuelas– y la creatividad y colorido de los carteles con los que se manifiestan ha caracterizado las movilizaciones. Incluso algunos se han disfrazado con curiosos trajes creados con periódico o portando televisiones de cartón en la cabeza.

Congregados frente a Televisa Chapultepec, decenas de miles atiborraron con cartulinas las paredes y puertas de la televisora, cantaron el himno nacional y gritaron –al unísono–  que “los mexicanos y las mexicanas estamos hartos de la manipulación”.

Sentada sobre una banqueta frente a la empresa de televisión más importante del país, y rodeada por miles de estudiantes indignados, se encuentra Samantha de la Escuela Nacional de Antropología Historia, quien asegura que “el proceso electoral es sólo el pretexto, tenemos que demostrar que los jóvenes no sólo nos unimos como borregos, sino que tenemos ideales, que creemos en algo. Esto es sólo un pedacito de algo más grande”.

Muchos de los jóvenes que participan en el incipiente movimiento, coinciden que hace falta una mejor organización y definir propuestas para abrir el horizonte. “Se siente mucho el ambiente espontáneo, pero debemos organizarnos para hacer desplegados, difusión  y que esto trascienda más allá de una protesta contra una televisora”.

José Antonio Sánchez Gallardo, ex estudiante de la UNAM, participó activamente en el movimiento estudiantil de 1968, y ahora, frente a las instalaciones de Televisa, asegura “veo ahora esa misma energía, por eso estoy contento, y les agradezco a los estudiantes. Me están llenando de vitalidad. Hace muchos años que no veía tanta participación de los jóvenes”.

Las movilizaciones responden a una necesidad imperante de construir otra forma de hacer política desde la sociedad. “Queremos que forme parte de la cultura del mexicano enterarse de lo que realmente sucede”,  dice Oli Veraba González, de la Escuela Libre de Música.

“En un principio este mitin estaba pensado para reclamar y exigir a los medios de comunicación, pero evidentemente esto ya fue más allá. Me parece muy importante salir y exigir, alzar la voz. Creo que es un gran logro que los jóvenes se hayan salidos de su burbuja de confort, sobre todo aquellos que se pensaba que no les importaba la política por su posición económica afortunada. Hay que apostarle a la información y a la educación” apunta Mauricio, estudiante de Psicología.

gracias

Ante el inesperado éxito de la movilización, los alumnos de la Ibero plantearon en su primera asamblea general, el viernes 25 de mayo, la necesidad de reflexionar sobre lo ocurrido y gestionar propuestas para hacer crecer el movimiento.

Los asistentes, la gran mayoría sin experiencia política previa, reflexionaron sobre las prioridades  del movimiento, y cada uno de los ocho comités (voceros, diseño, arte, planeación, monitoreo de medios, investigación, jurídico e interuniversitario) planteó en la asamblea diversas problemáticas a las que deberán enfrentarse.

Los estudiantes subrayaron la responsabilidad que sienten ante las decenas de miles de personas que contestaron a sus convocatorias, y la dificultad de crear un movimiento político apartidista, con organización propia y horizontal. Ellos lo saben “los medios sólo están esperando a que nos cansemos” pero comparten la certeza de que el movimiento irá más allá de las elecciones. “Las elecciones son una etapa, pero el movimiento seguirá luchando por la verdad para crear una opinión pública ante la cual tendrán que dar cuentas quienes están en el poder”, concluyeron los jóvenes de la Ibero.

El sábado 26 de mayo, después de dos asambleas, una en la plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco y la otra en Ciudad Universitaria,  representantes de las 17 universidades públicas y privadas que hasta ahora se han sumado al movimiento estudiantil llegaron a un primer acuerdo: “Yo soy 132” se mantendrá como un movimiento apartidista y plural, pero no apolítico.

Para hacer crecer el movimiento, será necesario salir de las redes sociales e iniciar contacto con la gente en mercados públicos, estaciones del metro, escuelas y parques para informar sobre los objetivos del movimiento, coincidieron representantes de las universidades Nacional Autónoma de México, Autónoma Metropolitana, Pedagógica Nacional y Autónoma de la Ciudad de México, así como de El Colegio de México, el Instituto Politécnico Nacional y el Centro de Investigaciones y de Estudios Avanzados, escuelas de artes y las universidades Iberoamericana, La Salle, Anáhuac, del Valle de México y Panamericana,  Instituto Tecnológico Autónomo de México,  Escuela de Periodismo Carlos Septién y el Instituto Tecnológico de Monterrey.

Luego de las dos asambleas, los estudiantes se declararon en contra de la clase político-empresarial y de su intento de imponer en la presidencia al candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto. Así mismo, aclararon que no están a favor de ningún partido “no le haremos la chamba al PRD, PAN o Panal”.

En un comunicado, los integrantes de “Yo soy 132” se adhirieron a diversas luchas: la de los familiares de  las víctimas del feminicidio en Ciudad Juárez, Chihuahua,  el Estado de México y  otras entidades;  la del pueblo de San Salvador Atenco y al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad. También manifestaron su apoyo a los pueblos indígenas en resistencia, a los periodistas asediados por la violencia y a los obreros y campesinos  explotados.

Los estudiantes coincidieron  en que ahora el reto de los estudiantes es mantenerse unidos y “pasar del discurso a  los actos”, por lo que el consenso general fue realizar la próxima reunión interuniversitaria el miércoles 30 de mayo en Ciudad Universitaria.

 

Voces de la Primera Asamblea General de Universidades “Yo soy 132″

Realización: Clayton Conn y Marcela Salas Cassani

 

 

Desinformemonos

Comentar este post