Niños de 13 años trabajan 16 horas al día por 70 centavos de dólar para fabricar el iPhone

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Empresa china mantiene a sus obreros en condiciones laborales despiadadas que hacen posible la riqueza de Apple y, de paso, la suya propia, en una cadena de infortunios que es, sin embargo, total y cruelmente racional y premeditada.

Apple es, por mucho, una de las empresas más interesantes de los últimos años. No solo por los dispositivos que ha puesto en el mercado, atractivos en sí, sino por el aura que ha sabido imponer sobre sus productos, una inexplicable pátina de prestigio y lujo que, según parece, viene incluido en el precio que los consumidores pagan cuando adquieren un iPod, un iPhone, un iPad o lo que sea que, entusiasmados, llevan a sus casas u oficinas, en el bolsillo o en el portafolios, cuando deciden cambiar su dinero por un producto Apple.

Y quizá sea este brillo un tanto irreal el que oculta a dichas personas las condiciones atroces en que se fabrican sus queridos aparatos, las brutales condiciones laborales que hacen posible el sueño del gadget y la distinción.

Shenzhen, la ciudad en China donde se produce la mayor parte de estos dispositivos, es, dentro de la podredumbre que rodea este sistema, el mejor ejemplo de dicha realidad. Ahí es donde se asienta Foxconn, la compañía que fabrica los iPhone y el iPad para Apple, así como otros dispositivos para otras empresas. Su planta laboral es de casi 430,000 personas, de las cuales al menos un 5% no alcanza el límite de edad legalmente aceptado para trabajar, obreros de 14, 13 e incluso 12 años laboran a la par de otros mucho más viejos, digamos, puliendo el cristal de los iPhone.

De acuerdo con una de estas obreras, a Foxconn no le importa la edad de quienes están a su servicio, pero cuando una inspección oficial se avecina, la empresa esconde por un tiempo a aquellos obreros que se vean demasiado jóvenes y los sustituye por otros con apariencia de adultos. La empresa sabe, por supuesto, la fecha en que estas revisiones se efectúan.

Sobrios y vastos salones colmados de decenas de miles de obreros, trabajando al unísono, monótona, mecánicamente, sin pausas ni distracciones, puestos los ojos, las manos, la atención en la repetición infinita de la tarea asignada. 8 horas al día que se extienden a 12 que se extienden a 16 cuando hay que fabricar un nuevo gadget que las multitudes impacientes están ansiosas de poseer —productos que difícilmente conocen en su forma última y cuyo funcionamiento, si tienen uno a la vista, consideran mágico.

En China los sindicatos están prohibidos. Quienquiera que sea sorprendido organizando uno, es aprehendido inmediatamente y enviado a prisión. Asimismo, circula entre las compañías una “lista negra” con los nombres de aquellos trabajadores tildados de “problemáticos”, aquellos que, por decir algo, se atreven a pedir pago del tiempo extra. (Nota de este blog: Esto no es del todo cierto, ya que existe la Federación Nacional de Sindicatos de China (FNS), miembro de la Federación Sindical Mundial, la cual también integra la OIT. Lo que no esta permitido es la organización sindical fuera del FNS, que eso es otra cosa. Que sea funcional al gobierno.... seguro que si, sin duda. Pero existir, existe.

Desde el 2008 se ha implementado la legislación que fuerza a todas las empresas -incluyendo las de propietarios extranjeros- a establecer sindicatos pertenecientes a la FNS.)

Ni qué decir de compensaciones por accidentes de trabajo: una prensa aplastó la mano de un obrero de Foxconn, empresa que no le dio ningún tipo de subvención médica y que cuando descubrió que su extremidad ya jamás funcionaría, simplemente lo despidió. El hombre formaba parte de la producción de carcasas metálicas para iPad, pero lo mismo pasa con aquellos obreros a quienes se les atrofian los miembros por realizar la misma tarea una y otra vez, 12 horas al día, durante años y años, o, por poner un ejemplo concreto, el de quienes utilizan hexano para limpiar la pantalla del iPhone porque esta sustancia se evapora mucho más rápido que otras, con lo cual la producción es más rápida, sin considerar que el hexano es una neurotoxina probada que afecta las manos hasta provocar un temblor incontrolable.

Y, desgraciadamente, la lista de infortunios podría continuar. O no. Porque no se trata de un problema de fortuna. Es uno total, despiadadamente racional, de causas y consecuencias premeditadas y cognoscibles. Es sumamente ingenuo pensar que los directivos de Apple, Steve Jobs incluido, no están o estuvieron enterados de estas condiciones en que se fabrican sus productos. Tan lo están que dicho entorno forma parte importante de sus ganancias.

Sin embargo, como bien apunta Henry Blodget en Business Insider, los dividendos de Apple son tantos y tan cuantiosos que bien podría permitirse mejorar las condiciones laborales de los obreros que están en la base de su riqueza, sin por ello comprometer su competitividad ni su provecho económico. Blodget habla incluso de fabricar iPhones y iPads bajo en un marco estadounidenses de leyes laborales.

Apple, sin embargo, podría argumentar que este no es problema suyo sino de empresas como Foxconn que tienen a sus obreros en semejante esclavitud. Y es que justamente ese es uno de los núcleos del problema: que la riqueza de Apple no es suya solamente, que aledañas se encuentran otras corporaciones que se pelean encarnizadamente las migas que caen de ese banquete, que como Foxconn hay cientos o miles de empresas dispuestas a realizar las mismas labores en condiciones incluso, si esto es posible, más ínfimas que las relatadas ahora. 

Entretanto, ahí están miles de compatriotas de estos obreros, hacinados en tropel frente a las vitrinas de los establecimientos que ofrecen el nuevo iPhone, embriagados por ese extraño, incomprensible encantamiento que vuelve a los productos de Apple aparentemente irresistibles y a sus consumidores autómatas que no descansan hasta tener en sus manos el último de sus gadgets —que nunca es realmente el último.


 

 

Con información de Business Insider y LA Times

pijamasurf

 

Foxconn(Hon Hai):

 

Hon Hai Precision Industry Co Ltd (LSE: HHPD) (chino tradicional: 鴻海精密工業股份有限公司, chino simplificado: 鸿海精密工业股份有限公司, pinyin: Hónghǎi Jīngmì Gōngyè Gǔfèn Yǒuxiàngōngsī) es el mayor fabricante mundial de electrónicos por encargo.1 Sus fábricas en China producen varios de los aparatos electrónicos más populares del mundo.2

La compañía con sede en Taiwán también usa el nombre de Foxconn.2 Con casi un millón de empleados y una facturación de US$61.900 millones en 2009, la compañía es más grande por ventas que sus 10 principales competidores combinados.2

La empresa fue fundada en Taiwán por Terry Gou en 1974.1

Foxconn es el mayor proveedor y fabricante de marcas como Apple, Dell, Hewlett-Packard (HP), Motorola, Nintendo, Sony y Nokia.3 4

Controversias

El libro The agony and the ecstasi of Steve Jobs de Mike Daisey se mostraría la existencia de un ambiente de terror en las empresas de Hon Hai donde se producen la mayoría de componentes y aparatos electrónicos que se venden en todo el mundo. El diario Daily Mail ha publicado que a los trabajadores de las fábricas de Apple en China se les obliga a firmar contratos por los que se compromenten, tantos ellos como sus familias a no denunciar ni llevar a juicios a las compañias en caso de accidente, daño, muerte o suicidio.3

Denuncias por malos tratos

Se ha denunciado en diversas ocasiones a esta empresa por los malos tratos hacia sus trabajadores. Numerosas notas de prensa han destacado las largas horas de trabajo,4 5 la discriminación hacia los trabajadores de China continental por parte de sus colegas taiwaneses,6 así como la falta de relaciones laborales dignas dentro de la compañía.7

Chen Long, un trabajador de ensamblaje de 23 años de edad que se había integrado a la empresa en 2010, murió debido al exceso de horas de trabajo. Trabajaba 60 horas a la semana y fue aconsejado por sus padres para que renunciara a Foxconn, alarmados por los suicidios frecuentes en la empresa, así como por la serie de desgracias que rodean a la empresa. Chen Long fue requerido para trabajar horas extra durante más de un año, y se había desmayado en la calle meses antes de su muerte.8

En 2006, el periódico británico Daily Mail acusó a la empresa de prácticas abusivas a sus empleados.9 Aunque al momento de que Apple contratara los servicios de la empresa para la fabricación de sus iPods y iPhones Foxconn cumplía con la mayoría de los requisitos en las áreas auditadas,10 la auditoría pudo corroborar que se cumplían algunas de las acusaciones.11

 

Sun Danyong, un hombre de 25 años, se suicidó en julio de 2009 luego de reportar la pérdida del prototipo de un iPhone 412 que estaba en su poder.13

En respuesta a una serie de catorce suicidios de trabajadores en 2010,14 un reportaje realizado por 20 universidades chinas denunció que las fábricas de Foxconn tenía un trato de abuso generalizado hacia sus funcionarios, además de que abusaba de horas extraordinarias ilegales de trabajo.15 En respuesta a los suicidios, Foxconn instauró redes de prevención de suicidios en algunas de sus instalaciones,9 y se comprometió a ofrecer salarios sustancialmente más altos en sus instalaciones en Shenzhen.16 Adicionalmente, los trabajadores fueron obligados a firmar un documento legal vinculante para garantizar que no se matarían.17

 

Un informe de 83 páginas realizado por 20 universitarios de Hong Kong, Taiwan y China detalla los suicidios en Foxconn así como las condiciones de trabajo. Entrevistaron a 1.800 trabajadores de Foxconn en 12 factorias encontrando evidencias de sobrecarga temporal de trabajo -considerada ilegal- y errores en los informes y comunicación de los accidentes. El informe critica el comportamiento de los equipos directivos de Foxconn, considerados inhumanos y abusivos.

Una organización no gubermental de Hong Kong, Students & Scholars Against Corporate Misbehaviour, también elaboró un informe sobre as condiciones laborales inhumanas en Foxconn.4

Los suicidios en Foxconn, ocurrieron antes de 2010, entre enero y noviembre de 2010 y en 2011. La noticia saltó a la prensa en 2010 cuando 18 trabajadores de la empresa Foxconn (Hon Hai) se suicidaron.1 2 Los suicidios fueron conocidos al difundirse por los medios de comunicación; los clientes de Foxconn investigaron entonces las prácticas laborales que habían producido ese resultado.3

 

Wikipedia.

Comentar este post