Niños palestinos: 'Ustedes han detenido a nuestros padres, por eso hoy lideramos las manifestaciones'

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Después que varios pueblos Palestinos sufrieran las incursiones y allanamientos del ejército Israelí en Abril de este año, los niños de los pueblos de Kufr Qadum, Nabi Saleh, Bil'in y Nilin, han salido a las calles con un mensaje para el ejército de la ocupación y el mundo: 'Ustedes han detenido a nuestros padres, entonces hoy somos los líderes de las manifestaciones'.

2012-05-25 / Fuente: Anarchists Against The Wall - Traducción Palestinalibre.org

 

Las protestas semanales continúan hasta el día de hoy, siendo brutalmente reprimidas por los soldados Israelíes que bloquean las entradas a los pueblos, ocupan las viviendas de civiles Palestinos,  lanzan bombas de olor y lacrimógenas contra los hogares y disparan balas recubiertas de caucho contra los manifestantes.

Fotografía: Dima Dany Zarkh de KTB.

Fuente: Anarchist Against The Wall, Qadum Children: "You Arrested Our Fathers, So We Lead the Demonstration Today"

 

Gaza bajo la mirada de sus niñas y niños

Rafael del Castillo, Profesor del departamento de Informática en España, hace pocos meses tuvo la ocasión de contemplar la exposición “Gaza bajo la mirada de sus niños” en La Tejedora (España). Como muestra de esta exposición nos deja este video montaje, además de los mensajes (algunos desgarradores) de las niñas y niños que han elaborado cada uno de los dibujos:

2012-05-24 / Fuente: Rafael del Castillo, Rincón Solidario

 

Hace pocos meses tuve la ocasión de contemplar la exposición “Gaza bajo la mirada de sus niños” en La Tejedora. Esta exposición son una serie de láminas seleccionadas por la “Fundación Alianza de Oriente Medio para la Infancia” (MECA) que estaban destinadas a ser expuestas en el Museo de Arte Infantil en Oakland (Bahía de San Francisco) donde finalmente se suspendió debido a las presiones recibidas.

No tengo palabras para expresar las emociones que sentí al observar cada uno de los dibujos con su mensaje, pero sí puedo decir que me invadió una gran tristeza al comprobar como algunos están robando las risas y las oportunidades de futuro de la infancia palestina, y también muchísima indignación al pensar que vivo en una sociedad en la que se está tolerando una injusticia de un tamaño tan enorme con el pueblo palestino.

Os invito a visitar la exposición en La Tejedora. Como adelanto de la misma os he dejado el videomontaje anterior y os dejo también mensajes (algunos desgarradores) de las niñas y niños que han elaborado cada uno de los dibujos:

Somos niños que viven la vida en límites, en calles estrechas, no tenemos plazas para jugar. Podríamos soñar con reir y seguridad?!. Cuando terminará la ocupación ?! (Nizar Ismael, 8 años, campo de refugiados de Al-Fara’a).

Un mensaje a los niños del mundo de un niño palestino que no tiene deseos. Os pido que aceptéis mi mensaje, viváis vuestra vida y no perdáis vuestro tiempo en la tristeza (Khaled Soboh, 13 años, Um-Zinat, Haifa).

Tengo el derecho de vivir y dormir en paz como hacéis vosotros. Tengo el derecho a la educación y los refugiados de volver a sus casas. No debería haber discriminación entre los niños del mundo (Hind Abu Yusef, 14 años, Abasan Al-Kabira, Gaza).

Espero que los niños en todo el mundo vivan conjuntamente en seguridad y libertad (Islam Abi Dib, 14 años, Bani Shaila, Gaza).

Voy a la escuela y me encanta. A mí me gusta jugar. Veo en la tele como los niños juegan, nadan, corren y tienen todo (Amal, 5 años).

Quiero agradecer a los niños del mundo por su solidaridad con nosotros, quiero vivir como vosotros vivís. Necesito cariño, amor y compasión. Quiero ser profesora (Hanin Abu Did, 11 años, Bani Shaila, Gaza).

Quiero ser maestra y permitir a los niños jugar lejos de los coches, pero no sé que voy a hacer con los israelíes (Rand Ismael, 7 años, Al-Fara’a).

Tengo el derecho de vivir en libertad y seguridad, y de expresar mi opinión (Ahmad Abu Dan, 13 años, Bani Shaila, Gaza).

Saludos a los niños del mundo. Mi corazón se llena de alegría en el Día Universal de los Niños (Mabu’ut Abu Yusef, 14 años, Abasan Al-Kabira, Gaza).

Soy una niña palestina del pueblo de Sabbarin. Espero que todos los niños sean felices en el Día Universal de los Niños (Tasbih Abu Hasan, 7 años, Sabbarin).

Mi deseo es que regresemos a nuestra tierra, vivamos en libertad y no pelearnos entre nosotros porque tenemos el derecho de vivir en seguridad y libertad (Salah Saeed, 13 años).

Quiero a mis hermanos y amigos, y espero que el muro y las barreras desaparezcan para no alejarme de ellos y poder verles siempre (Tasneem Khader, 13 años, Um Sharayet, Ramala).

Sueño con ser un abogado para defender los derechos de nuestro pueblo palestino y obligar a los israelíes a devolvernos las tierras que usurparon para construir sus colonias y el muro. Este muro que separó los territorios palestinos, familias, amigos, agricultores de sus tierras, empleados de sus trabajos y niños de sus escuelas (Ameer Fanoun, 12 años, campo de refugiados de Al-Ama’ari).

Quiero a todos los niños del mundo y quiero ser como vosotros, muchas gracias por vuestro apoyo y celebración con nosotros en el Día Universal de los Niños (Muhanad Qdaih, 13 años).

Me llamo Elías, soy un niño palestino del pueblo de Um Zinat en Haifa, espero que nuestra tierra sea libre, que podamos vivir en dignidad y tengamos todos nuestros derechos como el resto de los niños del mundo (Elías Suboh, 11 años, campo de refugiados de Al-Fra’a de Um Zinat, Haifa).

 

Gaza bajo la mirada de sus niñas y niños on PhotoPeach

Fuente: Rincón Solidario

 

La zona de separación mantiene en el limbo a los niños palestinos e interrumpe su educación

Todas las mañanas, al amanecer, Khalil* se levanta apresurado para llegar a tiempo a la escuela. Aunque en circunstancias normales podría hacer esa caminata en apenas 15 minutos, este estudiante de 14 años nunca sabe cuánto tardará en llegar desde su casa al centro.

2012-05-22 09:56:27 / Fuente: Catherine Weibel, Centro de Noticias - Unicef

 

Debido a que le detienen en un puesto de control israelí en Beit Yatir, que se encuentra entre su hogar y la escuela Imneizil, esa caminata de 15 minutos puede convertirse en una espera de una hora.

"Por más temprano que me levante, siempre termino llegando tarde a clases, lo que me causa una enorme angustia", señala Khalil.

El niño debe pasar por el puesto de control dos veces al día, al igual que otros 17 niños y niñas palestinos de 6 a 14 años. Cada uno debe esperar en fila en una habitación donde las fuerzas de seguridad israelíes revisan sus mochilas con un escáner de resonancia magnética y a veces les ordenan quitarse las camisas.

El camino que conduce a la Escuela Imneizil, en el Territorio Palestino Ocupado, está flanqueado por varios asentamientos. "Algunos colonos de los asentamientos" comenta una niña, "pasan con sus automóviles muy cerca de nosotros. En muchas ocasiones hemos tenido que saltar a un costado del camino". © UNICEF OPT/2012.

Dificultades para llegar a la escuela

Aunque los alumnos tratan de pasar por el puesto de control juntos, se trata de una experiencia intimidatoria para los más pequeños.

"A veces sueño que entro a la sala de inspección y que no puedo volver a salir nunca", comenta Amina* (11 años) mientras espera que los oficiales israelíes revisen su pequeña mochila de color rosado. "A veces tengo que esperar hasta una hora en el puesto de control mientras veo que los colonos israelíes cruzan en sus automóviles sin siquiera detenerse".

Para los niños y niñas de Al Seefer, que se encuentra en la "zona de separación" del Territorio Palestino Ocupado, la caminata hasta la escuela, que debería requerirles 15 minutos, suele convertirse en una espera de una hora en un puesto de control. © UNICEF OPT/2012

Khalil, hermano de Amina, dice que está cansado del procedimiento. "La mayoría de los soldados ya me conoce por mi nombre", explica. "No entiendo por qué me siguen pidiendo mi certificado de nacimiento cuando ya lo han visto centenares de veces".

Los niños también sufren estrés cuando deben pasar cerca de varios asentamientos israelíes que se encuentran camino al puesto de control. "Algunos colonos de los asentamientos" comenta un alumno, "pasan con sus automóviles muy cerca de nosotros. En muchas ocasiones hemos tenido que saltar a un costado del camino", explica Rana* (11 años).

La vida en la "zona de separación"

Khalil y su familia componen un grupo de 50 palestinos, de los cuales 18 son niños en edad escolar, que viven en la pequeña aldea de Al Seefer, en la región meridional de Cisjordania. Al Seefer se encuentra en la "zona de separación", una porción de tierra enmarcada por la Línea Verde que forma el límite entre Israel y Cisjordania, y el muro que construyó Israel citando razones de seguridad. Sin embargo, el muro no se construyó totalmente a lo largo de la Línea Verde sino que en algunos sectores están dentro de territorio palestino, de manera que forma enclaves en los que viven casi 8.000 palestinos  aislados del resto de Cisjordania.

Se trata de familias que deben solicitar permisos israelíes para seguir viviendo en sus hogares. Sus familiares no pueden visitarlos si no cuentan con una autorización que resulta muy difícil obtener.

Las familias no pueden ir de sus pequeños enclaves al resto de Cisjordania a menos que pasen a pie por el puesto de control para cruzar el muro. Cada vez que alguien tiene que comprar alimentos, o ir al trabajo, a la escuela o al hospital, debe esperar para cruzar, a veces durante varias horas. Khalil explica que le preocupa la situación de su abuela, de 85 años, a quien cada vez le resulta más difícil hacer esos viajes debido a su delicado estado de salud.

Khalil y su familia viven en situación de pobreza. De noche, los niños duermen sobre delgadas esteras dispuestas directamente en el piso de la vivienda, que consiste en cuatro paredes de cemento desnudas y un techo con goteras. Para protegerse del frío, los niños se acurrucan juntos. La vivienda no tiene ni electricidad ni agua corriente, y Khalil y sus nueve hermanos y hermanas hacen las tareas escolares alumbrados por velas.

Su padre, Mustafa, vigila el trabajo escolar de los niños. "Quiero que todos mis hijos reciban educación", dice. "Ellos me repiten que preferirían dejar de estudiar para no tener que seguir pasando por el puesto de control, pero yo no se lo permito. Quiero que mis hijos tengan una vida mejor que la que tenemos nosotros".

*Se han cambiado los nombres para proteger las identidades.



 

 

La conciencia de un pueblo: una chica sostiene la foto de una mujer desplazada de su hogar durante la Nakba. A 64 años de la catástrofe, el dolor sigue presente y la conciencia de él pasa de una generación a otra. Foto: Dan Sisken. Comenta esta foto en Facebook

Dos chicos Palestinos ofrecen té a un soldado Israelí durante una protesta contra la ocupación en Al Ma'sara, Cisjordania. Cada semana, los habitantes del lugar realizan una protesta contra la construcción del Muro de Segregación cuyo trazado les separa de sus tierras agrícolas. Foto: R.R.B/Activestills.org. Comenta esta foto en Facebook



Soldado israelí persigue a un niño palestino con el fin de detenerlo cerca de la Puerta de Damasco, después de una marcha de miles de israelíes ultranacionalistas en Jerusalén Este. Comenta esta foto en Facebook

Palestina Libre

Etiquetado en Zona de conflictos.

Comentar este post

Néstor 05/29/2012 17:24


XENOFOBIA: es el miedo, la hostilidad, el rechazo u odio al extranjero, y las manifestaciones van desde el rechazo simple, al desprecio, a las agresiones y hasta al asesinato.


En este caso sinduda que los israelíes en su mayoría practican y ejercen la xenofobia, que en este caso en particular podríamos calificarlo como "racismo".


Lamentablemente los israelíes practican las mismas formas deplorables que utilizaron para con ellos los nazis en Europa.


Por supuesto que entiendo la vergüenza que siente el comentarista que me precede, si yo estuviera en su lugar estoy seguro me ocurriría lo mismo, de todas formas debo decirle a el que su postura
es la correcta y mas tarde o mas temprano la historia le dará la razon, y sin duda que podra mirar a sus semejantes a los ojos, puesto que su dignidad expuesta así se lo confiere.

jorge eduardo grinblat 05/28/2012 05:09


como judio me averguenzo del fascismo de los sionistas. mi solidaridad con el vsliente pueblo palestino