Noticias Qom: cautela y reconstrucción de ranchos

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Desde La Primavera, Formosa, el qom Colman Sanagachi contó a lavaca que el proyecto de predio universitario en los terrenos reclamados por los indígenas se detuvo, pero la policía sigue resguardándolo (de los qom). La Gendarmería será la encargada de cuidar a los qom (de la policía). En Buenos Aires Félix Díaz está más que cauteloso. Lo echaron del INADI y hasta le dieron de baja el celular, mientras Interior agenda reuniones con funcionarios del gobierno que reprimió a la comunidad. ¿Podrán reconstruir sus casas quemadas?

Casas qom quemadas en Formosa

A 1340 kilómetros de Buenos Aires, en la Colonia La Primavera, Qom Navogoh, en idioma propio, Colman Sanagachi dice: “Íbamos a cortar la ruta, pero supimos que Félix fue recibido, y nos detuvimos. Ahora esperamos”.

La idea de espera es parte de la genética qom, pueblo que hace poco pudo nombrarse a sí mismo, ya que desde los españoles era conocido como “toba”, palabra que significaba “frente ancha” y era una especie de burla. Los medios formoseños y los funcionarios ni siquiera reconocen que sea una colonia aborigen. La llaman “barrio”. Colman es de pocas palabras, muchas ideas.

Sobre el predio universitario de 600 hectáreas que generó el reclamo: “Parece que se paró. Pero la policía sigue apostada ahí, para que no entremos. Quiere decir que el gobierno no quiere entregarnos la tierra”.

  • Sobre cómo vivieron en La Primavera los casi cinco meses de acampe qom, con Félix Díaz en la 9 de Julio: “Algunos tenían mucho miedo. Viene la Brigada de Inteligencia, entra a la colonia, no se sabe qué traman. Nosotros seguimos con lo nuestro. Estuvimos en la ruta donde mataron al hermano Roberto López, hubo gente de la CTA, otros de Jujuy”. (Cuando estuvimos en La Primavera, vimos a Colman llorar ante la tumba de López. No hay funcionario que entienda el dolor de esa muerte).
  • Sobre las 16 casas de madera quemadas a los qom por las llamadas “fuerzas del orden” con nafta y sopletes: “Están igual, quemadas. Se está levantando el monte. Ojalá los hermanos se puedan instalar su casita allí. Una vez que venga el hermano Félix, si todo se soluciona, los hermanos que tenían casa la van a levantar de vuelta”.
  • Sobre la situación en la colonia Qom Navogoh: “Según nos enteramos, la Gendarmería va a estar en la colonia, no la policía. La policía ha hecho lo que no debía al desalojar a nuestros hermanos. La policía no quiere hablar. Entraron a la colonia, agarraron chicos diciendo que molestaban, les pegaron. uno se desmayó. Un hermano fue a pedir certificado de domicilio y le dijeron que no puede entrar en la comisaría porque nosotros cortamos la ruta. Eso es discriminación”.

Colman agrega una frase antológica: “La policía tiene antecedentes”.

Félix sin buenos aires

En la ruta 86 de Formosa ocurrió un corte de cuatro meses reprimido el 23 de noviembre de 2010 por la policía e integrantes de la familia Celía, en lo que fue una mezcla de provocación y emboscada, con resultado de decenas de heridos, 27 presos, muerte de Roberto López, varios qom con los que no pudieron, y un suboficial también muerto, Heber López.

En la colonia viven 850 familias. Unas 5.000 personas en 2.500 hectáreas que reclaman que se les devuelvan otras 2.600 que les corresponden por historia, y por ley. Parte de ese territorio es el que en una negociación más turbia que clara entre el gobierno provincial y la familia Celía, quieren destinar a un predio de la Universidad de Formosa.

En el acampe qom Félix Díaz está más que cauteloso tras su encuentro con el ministro del Interior Florencio Randazzo y la “Mesa” de diálogo que se reunirá quincenalmente (como si los qom pudiesen ir y volver en aviones privados a estos encuentros) para solucionar la situación, o para darle largas al asunto.

“No estoy entusiasmado. No estoy convencido. Veo todo esto con mucha preocupación

No es la primera vez que nos pasa esto. Se buscan argumentos para justificar la no respuesta a lo que pedimos. El lunes tendremos una reunión con un ministro de Formosa (Jorge González) que es de los que nunca nos quisieron escuchar”.

Presentes, ausentes y celulares

Félix no volverá a Formosa por ahora. “Es que no tengo recursos. Si voy y no puedo volver, van a decir que estoy faltando a reuniones programadas”. Por lo tanto tampoco se entusiasma con la posibilidad de reconstruir las casas quemadas. “No puedo pensar en eso, la gravedad de lo que pasa está latente. No tenemos apoyo judicial ni institucional. Estamos solos. tenemos que cuidarnos”.

Cuando llegó a Buenos Aires, en noviembre pasado, hubo una enorme conferencia de prensa en el Hotel Savoy. Buena parte de los dirigentes políticos y sociales que estuvieron ese día, se esfumaron. “Pero nos acompañó siempre una antropóloga, Lorena Cardin. Y además han estado Nora Cortiñas, Adolfo Pérez Esquivel, el Cels, Aldo Echegoyen, la Defensoría del Pueblo, la APDH, Pablo Pimentel, no quiero olvidarme de nadie”.

Félix confirma que fue echado del INADI (donde Claudio Morgado lo había nombrado de un modo que le permitía solventar a Félix el tiempo dedicado a intentar hacerse oir). “Fue a fines del año pasado que me echaron, y ahora hasta me dieron de baja el celular. Es supuestamente un instituto contra la discriminación” dice. “Claudio Morgado me apoya, pero no tiene poder, está luchando para seguir en el INADI, pero no sé”.

La señora María Rachid, quien asumió a fines del año pasado la vicepresidencia del INADI reconoció públicamente la baja de Díaz, en el marco de una “reestructuración de personal”.

Félix ya no está en huelga de hambre, y continúa el acampe por ahora. “Estas cosas nos pasaron toda la vida. Hay que saber ganar y saber perder. Es como en el deporte. El problema es cuando no hay justicia. Si el árbitro hace trampa, siempre perdés aunque hagas las cosas bien. Nosotros queremos es aportar a construir un país que no mate a los indígenas, que no los siga desalojando, que permita mejores condiciones de vida. Y que no se apliquen las leyes contra nosotros, sino también las leyes que nos ampararan para garantizar nuestra existencia. Son leyes nacionales e internacionales. Existen, pero no se aplican”.

La provincia

¿Por qué tanta demora de parte del gobierno en recibirlos? Félix: “No puedo pensarlo. No puedo entenderlo”. Una pista. Formosa es gobernada por el señor Gildo Insfrán, quien aplicó a rajatabla el modelo sojero, como en tantos otros lugares. El resultado del modelo es que Formosa es una de las provincias más pobres del país (compite con Catamarca y su minería), 60 % de la población bajo la línea de la pobreza, muertes por hambre, analfabetismo, abandono, 200.000 electores de los cuales 50.000 reciben planes limosna, 60.000 son empleados públicos limosna, y todo bajo la bendición del gobierno nacional, como ocurrió con todo poder anterior (Insfrán fue alfonsinista y cafierista como vice, y como gobernador fue menemista, duhaldista, rodríguezsaadista, kirchnerista y cristinista: o sea, un sujeto de conducta). En 2011 hay elecciones. El lunes próximo Félix Díaz se encontrará a las 18 con representantes de ese gobierno provincial que le asegura al nacional un triunfo, en la sede del Ministerio del Interior.

 


Lavaca.org

Etiquetado en Pueblos originarios.

Comentar este post