Nuevas investigaciones asocian plaguicidas a enfermedades cardiovasculares

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

RAP-ALInvestigadores de la Universidad de Uppsala, Suecia han descubierto que las sustancias tóxicas en el medio ambiente, como las dioxinas, bifelinos policlorados (PCB) y los plaguicidas pueden representar un riesgo para la enfermedad cardiovascular. Los resultados del estudio, titulado "Los niveles circulantes de los Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP) y la rteriosclerosiscarotidea en las personas mayores", muestran un vínculo entre la exposición a los COP, incluyendo varios plaguicidas organoclorados, así como el desarrollo de la artereosclerosis, que puede conducir a enfermedades del corazón.

Las enfermedades cardiovasculares más comunes causales de muerte, incluyen ataques al corazón y accidentes cerebro vasculares, y la causa subyacente más importante de estas enfermedades es la arteriosclerosis. Como factores de riesgo tradicionalmente reconocidos para la arteriosclerosis, están el exceso de grasa en la sangre, diabetes, tabaquismo y la hipertensión arterial.

Estudios anteriores también han informado de posibles vínculos entre las enfermedades cardiovasculares y los altos niveles de persistencia, vida larga y difícil de degradación de los COP, como son las dioxinas, PCB y plaguicidas. Estos compuestos son solubles en grasa y por lo tanto puede acumularse en las paredes del vaso sanguíneo.

Cinco plaguicidas COP o degradación de plaguicidas fueron seleccionados para realizar la investigación: hexaclorobenceno, tres compuestos clordano, y el DDE, un pariente cercano y de degradación del DDT.

Tal como ha sido demostrado en investigaciones anteriores, aunque algunos de estos productos químicos han sido prohibidos desde hace mucho tiempo, su persistencia se mantiene tan alta que siguen detectándose en los tejidos humanos. Otros compuestos tóxicos altamente persistentes permanecen en el mercado actualmente, como es el caso del insecticida endosulfan que se utiliza en varios países del mundo incluyendo el nuestro.

Los COP son compuestos orgánicos resistentes a la degradación, se bioacumulan en los tejidos humanos y animales, se biomagnifican en cadenas tróficas, y tienen un potencial impacto significativo en la salud humana y en el medio ambiente. Muchos COP en la actualidad o en el pasado se utilizan como plaguicidas. Otros son utilizados en procesos industriales o son emitidos, como es el caso de las dioxinas y furanos en la fabricación de pulpa de celulosa y otros procesos industriales.

El estudio realizado midió los niveles de compuestos en alrededor de unos 1.000 habitantes que viven en Uppsala. La arteriosclerosis en la arteria carótida también se midió mediante ultrasonidos. Los resultados muestran una clara conexión entre el aumento de los niveles de sustancias tóxicas del medio ambiente y la aterosclerosis, incluso después de tomar en consideración los factores de riesgo tradicionales.

"Estos hallazgos indican que la larga vida de estas sustancias en el ambiente pueden estar implicando la aparición de la aterosclerosis y por lo tanto provocar muertes a causa de enfermedades cardiovasculares", dice Lars Lind, PhD., Profesor del Departamento de Ciencias Médicas de la Universidad de Uppsala.

“En Suecia, como en muchos países en el mundo estas sustancias están prohibidas, pero por su persistencia aún persisten en el medio ambiente. Ingerimos estas sustancias tóxicas en los alimentos que comemos, y dado que se almacenan en nuestro cuerpo, los niveles de crecimiento son más altos cuanto más envejecemos ", dice Mónica Lind, PhD., Profesor asociado en Medicina Ambiental y Ocupacional.

Los plaguicidas organoclorados han sido previamente vinculados a una serie de efectos adversos en la salud humana, incluidos defectos de nacimiento y diabetes. Este estudio muestra cómo el impacto en la salud de los plaguicidas puede ser a menudo difícil de detectar y llegar tarde, y los plaguicidas una vez considerados "aceptables" los riesgos continúan afectando la salud pública por largo tiempo.

Artículo basado en: New reasearch links pesticides to cardivascular disease

http://www.beyondpesticides.org/

RAPAL Uruguay

Octubre 2011

Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post