Nuevas libertades en EE.UU: se podrá llevar armas en bares

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Nuevas libertades en EE. UU.: se podrá llevar armas en bares
Imagen: Corbis

El gobernador republicano de Ohio, John Kasich, está dispuesto a ratificar la ley que amplía la lista de lugares a los que las personas con autorización para poseer armas de fuego pueden acudir con sus pistolas y revólveres, según ha señalado el portavoz del gobernador a la cadena Fox.

La norma legal que fue aprobada esta semana por el Congreso de Ohio, permitirá a las personas autorizadas a portar armas llevarlas a bares y a restaurantes donde se sirvan bebidas aclohólicas y hasta a instalaciones deportivas, entre otros lugares públicos. Hasta ahora Ohio era uno de los nueve estados que prohibían portar armas en lugares donde se sirve y se consume alcohol.

Según la estadística, en 2010 unos 14 millones de personas rellenaron el formulario requerido para adquirir un arma de fuego, con lo cual sigue creciendo la cantidad de aquellos que quieren aprovechar su derecho, reflejado en la Segunda Enmienda de la Constitución, a poseer y portar armas de fuego. Una garantía constitucional que es apoyada por 38 estados del país.

El FBI estima que en EE. UU. hay un arma de fuego por cada residente, lo que parece indicar que el país se está armando hasta los dientes. Hoy en día 200 millones de armas de fuego están legalmente en manos de civiles.

El debate sobre la venta de armas de fuego a cualquier ciudadano, excepto a enfermos mentales y a personas con antecedentes penales, se agudiza en el país cada vez que ocurren incidentes como el de Tucson en enero pasado o el de Virginia Tech en 2007.

En enero de 2011 Jared Lee Loughner, de 22 años, abrió fuego contra los participantes de un acto público celebrado en Tucson y presidido por la congresista Gabrielle Giffords. Seis personas murieron y 13, incluida la congresista, resultaron heridas. El joven agresor fue detenido y recientemente se le diagnosticó como incapacitado mentalmente para someterse a un juicio, por lo que fue ingresado en una clínica psiquiátrica por un periodo de cuatro meses.

En la matanza que tuvo lugar en la Universidad Tecnológica de Virginia en abril de 2007, un estudiante llamado Cho Seun-Hui, de 23 años, disparó mortalmente a 32 personas e hirió a otras 29, para luego suicidarse.

La accesibilidad de las armas y las numerosas tragedias provocadas por las mismas hace que muchos estadounidenses se sientan indefensos ante la agresión en lugar de proporcionarles más seguridad. Y no son los únicos afectados por el problema.

Cabe mencionar que además de las tiendas legales que solicitan la licencia para comprar un arma de fuego, en el país existe un mercado de casas de empeños y tiendas para coleccionistas de armas, y los dueños de éstas instalaciones no están obligados a verificar si el potencial comprador tiene antecedentes penales. Por ello, más de 64.000 locales de este tipo comercializan legalmente armas que luego se convierten con facilidad en ilegales. Y no todas las armas se quedan en el territorio estadounidense. Las 'libertades' norteamericanas afectan también a países vecinos.

Así, de acuerdo con un informe de la Oficina de Explosivos y Armas (ATF) estadounidense, el 70% de las armas confiscadas a los narcotraficantes mexicanos proviene de EE. UU. A su vez el presidente mexicano, Felipe Calderón, declaró que responsabiliza a la industria armamentista de EE. UU. por las miles de víctimas mortales en México a causa de la violencia desatada por el crimen organizado. Según el mandatario, la venta de armas constituye un lucrativo negocio que asegura millonarias ganancias.

"Las armas que venden bajo la denominada Segunda Enmienda no están llegando a las manos de los buenos ciudadanos americanos, sino a las de criminales que hoy están matando a mexicanos", aseguró Calderón durante el encuentro que mantuvo con la comunidad mexicana en el marco de su visita oficial a San José.

La industria armamentista está lejos de verse afectada por la crisis económica y espera registrar un crecimiento del 12% en 2011. Los fabricantes de armas más importantes del país reportan que sus ventas aumentaron en un 25% el año pasado.


Tomado de

RussiaToday


Etiquetado en U.S.A - Canadá

Comentar este post