Ocupa a Assange: "Un estallido democrático en EE. UU. es el mayor temor del Gobierno"

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Julian Assange y los activistas del movimiento global Ocupa hablan sobre los orígenes y los objetivos de las protestas

Publicado: 29 may 2012

 

En la nueva edición del programa 'Diálogos con Julian Assange' el fundador de WikiLeaks conversa con los participantes del movimiento Ocupa que se ha extendido por varios países del mundo.

A diferencia de los anteriores episodios del programa, en los que Assange entrevistaba a sus invitados desde una casa londinense donde está bajo arresto domiciliario, está conversación se mantuvo en la sede del Deutche Bank de la capital británica que está controlada por seguidores de Ocupa.
Entre los interlocutores del fundador de WikiLeaks estaban Marisa Holmes y David Graeber de Ocupa Nueva York, Alexa O’Brien de Ocupa Nueva York y del Día de la Ira de Estados Unidos y Aaron Peters y Naomi Colvin de Ocupa Londres.

Vea la nueva edición de Diálogo con Julian Assange aquí

Los orígenes del movimiento Ocupa

David Graeber, de Ocupa Nueva York, señala que “hay un tipo de agitación global”. El activista afirma que el movimiento de protestas que estremeció Estados Unidos empezó en Túnez. De allí se extendió por países del Mediterráneo como Grecia y España. “Iniciamos nuestro movimiento no aceptando el orden establecido y con el deseo de crear uno nuevo”, explica David.
Por su parte, su compañera de movimiento Alexa O’Brien apunta que actualmente existe una crisis política global que se debe a que las “instituciones políticas no funcionan más”.
A su vez, Aaron Peters, de Ocupa Londres, añade que hoy en día se reconoce que “los resultados de la política pública no están ocurriendo a nivel nacional y los creadores de la política no son realmente aquellos que están en los parlamentos nacionales, están en otro lado y aquellos que dictan la política no son los responsables de ninguna forma, no son los representantes democráticos”. Peters afirma que se trata de un fenómeno global.
Al mismo tiempo, hace hincapié en el papel de la crisis económica mundial en las recientes protestas sociales. Según él, estas “nacen de la queja y de la sensación de ser agraviados”. Opina que estos movimientos serían “simplemente imposibles” sin la crisis económica.

“Occidente está en declive”

Según Peters, presenciamos la transformación más grande de la economía política global. Debido a la deuda occidental los fondos fluyen al sudeste asiático. “Occidente está en declive”, asegura el activista, que señala que este hecho es obvio para todo el mundo, excepto para los políticos occidentales. 


“Ocupa es un movimiento galvanizador”

Naomi Colvin, de Ocupa Londres, destaca la importancia de dar un ejemplo en el movimiento de protestas, de inspirar a la gente para que Ocupa se extienda a nivel global. “Lo que pasa en Londres es imposible sin el ejemplo de lo que pasa en España. Realmente es el momento en el que todo se junta”, señala la activista. "Hay diferentes flujos identificables que se unen en Ocupa, y Ocupa es casi un movimiento galvanizador", señala Naomi.

La violencia y el movimiento Ocupa

Marisa Holmes, de Ocupa Nueva York, apunta que el movimiento optó por “la no violencia”. Cuenta que ocuparon una plaza para poder tener una asamblea general y empezaron a hablar sobre el mundo en el que estamos viviendo y sobre las estructuras que lo gobiernan. No obstante, indica que “por estar ahí y ejercer de forma directa el proceso democrático” representaban una amenaza a la que la Policía “tuvo que responder”.
Por su parte, su compañero David Graeber está seguro de que “no hay nada que aterrorice tanto al Gobierno de Estados Unidos como la amenaza de un estallido democrático” en ese país. El activista no duda de que las autoridades “reaccionarán de forma violenta”.
Además de la violencia, la Policía ha usado diferentes tipos de provocaciones para socavar las protestas. Así, por ejemplo, “en algún momento la Policía trajo presos recién liberados y los llevó en autobuses al parque y les dijo, 'eh, aquí hay comida gratis”, cuenta David. “Hubo un intento muy directo de tratar de subvertirnos y nos dieron la posibilidad de elegir: o empezar a invadirnos o convertirnos en un modelo de bienestar social en el que nosotros nos ocupáramos de esas personas”, señala.

Internet, un importante instrumento de comunicación para las protestas sociales

Los activistas entrevistados por Assange coinciden en la importancia que tiene la cobertura de las protestas en la Red global y en los medios. Al mismo tiempo destacan que Ocupa “se estaba autodocumentando” todo el tiempo. “Si no fuese por las grabaciones en directo en Internet y por nuestros equipos mediáticos sociales no habríamos llegado hasta los principales medios de comunicación”, afirma Marisa Holmes.
Al mismo tiempo los seguidores de Ocupa explican que las protestas que se engendran en las redes salen a las calles porque existe “una necesidad natural humana de comunicarse cara a cara” y de estar en un espacio “en el que todo el mundo quiere hablar para recrear el tipo de sociedad que la gente desearía que existiera siempre”.

 


 La primera edición del programa de RT presentado por el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, se estrenó en RT el 17 de abril, fecha en la que se cumplieron 500 días del bloqueo financiero sobre la página de las filtraciones, y causó una verdadera sensación en todo el mundo. 
 

En el marco de la serie de programas, que cuenta con 10 capítulos, Assange conversará con "iconoclastas, visionarios y expertos del poder" con la intención de analizar el futuro de la comunidad mundial.

 

RussiaToday

Comentar este post