Oleada represiva contra estudiantes canadienses deja 620 detenciones

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Las policía en las ciudades canadienses de Montreal y Quebec arrestó a más de 620 manifestantes, en la continuación de las manifestaciones contra el aumento de la matrícula universitaria. 

Las autoridades aseguran que las detenciones se debieron a la creciente violencia que registraron las manifestaciones del miércoles, sobre todo en Montreal, donde fueron apresados 450 activistas.

Además, las concentraciones del miércoles fueron declaradas ilegales, luego de que se aprobara una nueva y polémica ley que introduce limitaciones a las manifestaciones de calle.

Desde hace un mes miles de estudiantes se vienen manifestando casi a diario en rechazo a la decisión gubernamental de aumentar en los próximos siente años 254 dólares en las matrículas de la educación superior.

 

BBC Mundo /LibreRed.Net

 

 

   Canadá: continua la lucha de los estudiantes contra las tasas
   
  Montreal: 113 detenidos anoche  
 
  2012-05-23  
 

Después de la manifestación monstruo de la tarde, la 29ª manifestación nocturna del martes por la noche fue repentinamente reprimida a palos, con escudos y bombas ensordecedoras. El balance del SPVM se cifra en 113 arrestos que se regulan por la Ley Especial 78 adoptada la semana pasada en Montreal.

El SPVM (supongo que el servicio de policía) indicó que la marcha que comenzó en el parque Emile Gamelin hacia las 20h45 antes de dirigirse al centro de la ciudad fue declarada ilegal por varios motivos.

En principio porque algunos de los alrededor de 2000 participantes llevaban máscaras y además, porque el grupo no había proporcionado ningún itinerario. Hacia las 21h45, cuando la muchedumbre marchaba por la calle Sainte-Catherine en dirección este, cerca de la calle Peel, la policía comunicó que se lanzaron botellas de cerveza a los agentes del grupo de intervención.

Los agentes cerraron la calle y cargaron rápidamente contra la muchedumbre que se batió en retirada a la carrera hacia el oeste. Algunos manifestantes recibieron golpes con los escudos y uno de ellos fue empujado por un agente mientras intentaba ayudar a levantarse a un manifestante caído.

Los manifestantes se dividieron enseguida en dos grupos en la calle Peel, unos hacia el norte y otros al sur. Los policías les lanzaron bombas aturdidoras (o ensordecedoras), unas pequeñas granadas de caucho que provocan una detonación de 175 decibelios. Dos al menos estallaron cerca del nivel del suelo, en medio de la muchedumbre.

Sin embargo, la marcha se había desarrollado de manera festiva sin contar con el lanzamiento de algunos petardos. Algunos participaban incluso con sus niños.

“Me han convertido en una gilipollas porque llevé a mis dos niñas (de 8 y 11 años) y creía ser lo suficientemente responsable para protegerlas”, se lamentaba Isabelle Croteau que se fue cuando la tensión aumentó.

Hacia medianoche, la policía de Montreal había practicado unas 80 detenciones de las que cinco al menos por infracciones graves tales como asaltos o agresiones armadas contra policías. Las demás obedecen a infracciones de la reglamentación municipal, por ejemplo por ir enmascarado. Estas detenciones masivas se realizaron e diversos lugares, tales como los cruces de las calles Sainte-Catherine y Metcalfe, Saint-Denis y Maisonneuve, Wolfe y Robin y René Levesque y el Ayuntamiento.

De una manera mucho más lúdica, un movimiento de manifestaciones ruidosas anima varios barrios desde hace algunas noches. Hacia las 20h, la gente sale a la calle y golpean las cacerolas ruidosamente con cucharas. El movimiento es tan importante que la palabra “cacerola” era “trend topic” en Twitter en todo Canadá.

Por otro lado, la ejecutiva del sindicato de conductores de autobús y operarios del metro de la STM (probablemente Sociedad de transportes municipal) recomendó a sus miembros que rechacen participar en el transporte de los policías del SPVM durante las operaciones que rodean a las manifestaciones, puesto que se declara contraria a la Ley Especial 78.

“Recuerden las manifestaciones de 2005 en las que participaron casi 1000 miembros del 1983. Hoy esas mismas muestras de descontento serían ilegales”, se lee en la misiva de la ejecutiva dirigida a los conductores.

A una hora más temprana, el mismo martes, una manifestación monstruo reunió entre 100.000 (según fuentes policiales) y 250.000 personas para denunciar el aumento de las matrículas de escolarización y la nueva Ley Especial. Varios artistas y políticos acudieron también a esta cita.

Traducido por Pedro Ramirez para CAS

 
 

Enlace relacionado

 
 

Etiquetado en U.S.A - Canadá

Comentar este post