Ollanta Humala: entró por la izquierda para gobernar el Perú por la derecha

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Los nuevos ministros del primer gabinete

21 julio 2011

 

Se empieza a delinear el gabinete ministerial que acompañará al presidente electo, Ollanta Humala, en sus primeros días de gobierno. Sumandose a la designación de Salomón Lerner Ghitis como primer ministro y Miguel Castilla en la cartera de economía, se ha hecho oficial también el nombramiento de Kurt Burneo al ministerio de producción, Aida García Naranjo a la cartera de Desarrollo e inclusión social (ex ministerio de la mujer) y el sociólogo Rafael Roncagliolo a la cancillería.

Otros nombres que han sido brindados han sido los de Ricardo Giesecke, Carlos Herrera Descalzi y Daniel Mora que asumirían la dirección de los ministerios de Ambiente, Energía y Minas y Defensa respectivamente. Con estos nombramientos, Perú Posible, partido liderado por Alejandro Toledo y aliado del nuevo gobierno, estaría colocando hasta el momento a dos de sus cuadros (Burneo y Mora) en el gabinete ministerial.

Conoce el perfil de los ministros anunciados para integrar primer gabinete de Humala – Vía El Comercio

LAS REACCIONES

 

 

 

 

El aprista Mauricio Mulder criticó las designaciones ministeriales realizadas por Ollanta Humala. En concreto, Mulder señaló como una incoherencia de Humala el nombramiento Miguel Castilla en el ministerio de Economía y Finanzas. “Él es un economista ortodoxo y eso está bien, es un buen síntoma, pero si los humalistas nos dijeron entreguistas y neoliberales, se debe  a que nosotros hemos captado a personas como Castilla y ahora resulta que ellos lo ascienden a Ministro” expresó.

Mulder también cuestionó el rol que jugará el ex presidente Alejandro Toledo en esta nueva gestión. “El va a ser un socio de aventuras que reclama su porción de tortas en este cumpleaños que se es el estado”. Ante el probable co-gobierno que ejercerán los partidos Gana Perú y Perú Posible en el ejecutivo y el congreso, Mulder sostuvo que “Es evidente que  (Toledo) esta condicionando su apoyo a los ministerios que le van a dar”.

Por su parte, el presidente Alan García se negó a hacer declaraciones sobre estos nombramientos. “Estoy afónico, el doctor me ha recomendado cura de silencio”, respondió a la prensa.

 

 

http://lamula.pe/2011/07/21/los-nuevos-ministros-del-primer-gabinete/lamula

 

[Opinión] Ofensiva derechista

21 julio 2011

Jorge Meneses - Militante de Acción Crítica

Intermedio del partido Perú–Uruguay. Perú se jugaba su pase a la final de la Copa América en una confrontación con el cuarto puesto del mundo. En varias décadas la selección peruana no se encontraba tan cerca, así que miles de peruanos a lo largo del país se encontraban pegados a sus pantallas. En eso, un viejo director técnico les recuerda a los hinchas que Chile nos eliminó en el 97 de la eliminatoria al mundial de fútbol, y que, además, nos estaba ganando en atraer inversiones mineras porque les cobramos muchos impuestos.

Dos días antes, un debilitado presidente Ollanta Humala (había bajado 30 puntos en su aprobación) anuncia que Velarde mantendría su puesto en la dirección del Banco Central de Reserva, órgano gestor de la política económica del país. El anuncio era una señal de tranquilidad para los empresarios, de que el modelo económico no sería cambiado. Se especula que detrás de esto estaría la intención de recuperar la aprobación que había sido mellada tras el caso “Alexis”, que antes que un evidente caso de corrupción fue un bluff impulsado por la prensa. Otros especulan que se trataría de un gesto al PPC, para que estos cierren filas con la candidatura de Daniel Abugatas a la presidencia del Congreso, frente a la lista alterna impulsada por el fujimorismo y encabezada por Victor Andrés García Belaúnde, el popular Vitocho.

Hablando del Congreso, Juan Sheput, dirigente de Perú Posible, anunció que no es seguro que apoyen a Daniel Abugatas a la presidencia. El indeciso aliado del nuevo gobierno, anuncia públicamente que podrían darle a la oposición el manejo del Congreso. No es poca cosa, Gana Perú no cuenta con los votos necesarios para aprobar sus reformas o para gobernar. Sin la sartén por el mango quizás la alianza oficialista se vea obligada a ceder posiciones, que podrían expresarse en ministerios o en el freno a determinadas reformas. De lo contrario, se podrían encontrar con un parlamento que no los deje gobernar, situación que no se ha dado en el Perú desde 1992, y que es seguro que a un sector de la derecha le gustaría impulsar para generar una crisis de gobernabilidad.

Así, tras la victoria popular del 5 de junio, tenemos un gran contragolpe de la derecha y los poderes fácticos para frenar toda posibilidad de implementar reformas que reduzcan su margen de ganancias y permitan la redistribución de la riqueza. El problema es que han encontrado al futuro gobierno mal parado y debilitado. Frente a la ofensiva derechista, no existe ninguna fuerza de contención que le haga el pare. No hay partidos, sindicatos ni movimientos populares con peso político. Sin organización popular no hay reformas posibles, es una lección que aún no aprendemos.

———

* Los artículos reflejan la opinión de sus autores y no necesariamente coinciden con la de Alerta Perú ni Forum Solidaridad Perú

 

http://lamula.pe/2011/07/21/opinion-ofensiva-derechista/alertaperu

 

Quezada: Humala aplaude política económica de García al poner a Castilla en el MEF

 

Quezada: Humala aplaude política económica de García al poner a Castilla en el MEF

21 julio 2011

Ideeleradio.- El presidente electo Ollanta Humala ha terminado aplaudiendo la política económica de Alan García, al designar al exviceministro Miguel Castilla Ríos como nuevo titular del Ministerio de Economía (MEF), sostuvo Omar Quezada Martínez, secretario general del Partido Aprista Peruano.

“Vemos una contradicción mayúscula en la conformación del Gabinete. Creo que el presidente Humala ha terminado aplaudiendo la política económica del presidente Alan García, que él decía recusar; porque los que estamos hace bastante tiempo en política sabemos que el Ministerio de Economía es un súper ministerio”, expresó en el programa No hay Derecho de Ideeleradio.

“Es el [ministerio] que sabe y dice que proyectos van, el [ministerio] que elabora los índices en que se van a repartir los recursos del Estado y, finalmente, es el que marca la política económica de nuestro país, y el señor Castilla en los últimos tiempos ha sido una persona de los que llaman los economistas absolutamente ortodoxa, es decir, casi nada [de] inversión del Estado en proyectos sociales”, anotó.

Al referirse a este nombramiento, el dirigente aprista recordó los cuestionamientos que hizo la presidenta de la Comisión de Transferencia, Marisol Espinoza Cruz, quien declaró que la política económica de García Pérez dejaba bombas de tiempo. Estimó que existe una grave contradicción en la conformación del nuevo equipo de Salomón Lerner Ghitis.

“Hace unos días también sus voceros y nada menos que la vicepresidente del país y presidenta de la Comisión de Transferencia, salieron a decir que la política económica de Alan García le estaba dejando bombas de tiempo […] y resulta que aquella persona que creó el Decreto de Urgencia 012, que según los mismos miembros del equipo cercanísimo a Ollanta Humala, resulta ser ministro de Economía, hay una gran y grave contradicción yo no sé quién va a cambiar: o ya cambio Castilla por el cargo o ya cambio Ollanta Humala por la presión mediática”, enfatizó.

Ollanta no cambiará la política económica
En el mismo sentido, dijo que la ratificación del economista Julio Velarde Flores al frente del Banco Central de Reserva (BCR) implica que la gestión de Gana Perú se orientará a continuar la política económica de García Pérez porque está reteniendo a un técnico que estuvo cinco años en la gestión del líder aprista.

“[…] Resulta que el presidente Ollanta Humala no ha cambiado nada de la política económica o por lo menos mantiene en el BCR también a un técnico que ha estado en los últimos cinco años, desde Mercedes Aráoz”, observó.

En otro momento, saludó la elección del empresario Salomón Lerner Ghitis como titular del Consejo de Ministros, y consideró que su equipo en el Ejecutivo cuenta con personas de reconocida trayectoria técnica y política.

“Yo saludo la Presidencia del Consejo de Ministros en la persona de Salomón Lerner Ghitis. Él ha sido no solamente el que lo acompañado [a Humala], sino que en la segunda vuelta jugó un papel importante. Buscó morigerar la posición que tenía el señor Humala y tendió puentes con distintos movimientos y partidos”, aseveró.

“[Tuvo que ver] incluso el esfuerzo que hizo de tener una comisión económica que le diera tranquilidad a ese 20 % que lo ayudó a Humala a ser presidente. […] Entonces, yo saludo la conformación de este gabinete, hay personas de reconocida trayectoria técnica y también política, así es que esperamos y le deseamos lo mejor”, puntualizó.

Lucha anticorrupción y programas sociales
Finalmente, estimó que el reto que tiene Humala Tasso es redistribuir mejor los recursos del Estado e incidir en aspectos como el de la lucha anticorrupción y el reforzamiento de los entes que administran justicia.

“Creo que sí hay que mejorar en algunos temas desde el Estado; en los programas sociales, Aída García Naranjo creo que tiene las cosas bien claras, es una persona con formación política y va a hacer las cosas bien; Herrera Descalzi en Energía y Minas es un técnico que ha trabajado hace muchísimo tiempo conoce del tema; y también en Relaciones Exteriores nos da tranquilidad que Rafael [Roncagliolo] –que le enviamos un saludo– pueda hacer un extraordinario papel”, manifestó.

“Él ha trabajado mucho con los gobiernos regionales en la apuesta por un país con objetivos nacionales claros y con políticas de Estado. Esperemos que haga un buen y un gran gobierno por la salud democrática del país. Hay tareas pendientes el tema de la lucha contra la corrupción hay que institucionalizar de todas maneras y fortalecer la Contraloría. Hay que pedirle al Ministerio Público y al Poder judicial que no sean presa fácil ni del dinero ni del poder político y que se profesionalice aún más y el Consejo Nacional de la Magistratura juegue realmente un papel importantísimo aquí”, concluyó.

Lucha anticorrupción y programas sociales
Finalmente, el exministro de Trabajo consideró que el Consejo de Ministros que presidirá Salomón Lerner Ghitis deberá enfocarse en dos temas importantes, como el de la lucha anticorrupción y los programas sociales.

“Indiscutiblemente el tema de la lucha contra la corrupción, que es un pasivo heredado por el gobierno de Alan García, y, en segundo lugar, los programas sociales. Nosotros estamos construyendo una agenda política en base a esos dos elementos. No puede ser que en el Perú se roben 9 mil millones de soles al año, se inauguren obras inconclusas y no pase nada. […] Esos son los elementos centrales de una agenda que vamos a construir en los próximos días”, sentenció.

 

 

http://lamula.pe/2011/07/21/quezada-humala-aplaude-politica-economica-de-garcia-al-poner-a-castilla-en-el-mef/idl

 

 

El parto de Ollanta Humala

21 julio 2011

Después de mucho esperar al fin se tienen luces acerca del próximo gabinete ministerial. Como era de esperar, Salomón Lerner Ghitis, inversionista y casi propietario de Gana Perú, será el Presidente del Consejo de Ministros, con lo cual, sin ser malpensados, podríamos decir que se cobrará la inversión realizada en la campaña de Ollanta Humala, tal como en su momento le tocó hacer al ex socio de campaña Carlos Torres Caro.

Es una lástima que el primer gabinete de Ollanta Humala esté presidido por un personaje tan controversial como Siomi Lerner, quien no es ningún político ni académico sino un turbio empresario que carga un historial muy sospechoso, después de haberse pasado la vida merodeando por el poder durante todos los gobiernos y haciendo toda clase de oscuros negociados con los allegados al gobierno de turno. No es pues ningún personaje que nos proporcione confianza y tranquilidad. Al contrario, es el tiburón en la cabecera del banquete. No se le ve pues ningún mérito para ser quien encabece un gobierno. Todo lo contrario.

Por lo mismo, no hay otra explicación para que haya sido designado Presidente del Consejo de Ministros más que darle la oportunidad de iniciar lo único que sabe hacer: oscuros negociados a la sombra del poder (de cualquier poder). Y esto como pago por su “apoyo” (léase inversión) en la campaña. Mal inicio para un gobierno que se pasó la campaña llenándose la boca con el discurso de la lucha anticorrupción.

Lo que ha quedado en evidencia es lo que ya todos sabíamos: Ollanta Humala es un simple improvisado en la política peruana que carece de cuadros y hasta de amigos. Ha tenido que recurrir a Perú Posible y a personajes que solo ha oído nombrar, y seguramente que ni eso. El resultado por ahora es un gabinete incompleto que por lo menos no aterra a los inversionistas. Al contrario, parece ser del agrado de todos ellos, con lo cual, Ollanta ha demostrado que su discurso del cambio no era más que eso: discurso. Un discurso que sin duda mantendrá, porque la izquierda vive de eso.

De hecho, el discurso es algo que perturba. Quizá sea lo que más perturbación cause, tal como ocurrió durante la campaña. Tanto hablar de cambio asusta. Sin duda la palabrita “cambio” está presente en el discurso de todos los políticos en todo el mundo y nada tiene de original, pero Ollanta hizo de la palabrita su fundamento ideológico. Sin embargo, ahora vemos que no era más que discurso. De todos modos, el discurso perturba. Especialmente cuando se carga de conceptos extraños y tan trajinados en el vocabulario izquierdista como “inclusión social”, un concepto que pertenece a la sociología francesa y que nada tiene que ver con el sentido en que lo emplean acá.

Sería bueno que Ollanta Humala homologue su discurso con su actuación política y aprenda que la política es pragmatismo y realidad, mientras que el discurso de izquierda no es más que alucinación mental y palabrería. Bueno, es cierto que también saben llegar a las balas y las bombas. La ventaja de Ollanta Humala es que no ha pasado por la Universidad Peruana y no ha tenido ocasión de infectarse con el izquierdismo académico. Su izquierdismo parece ser de otra índole, más romántica y casera.

 

http://lamula.pe/2011/07/21/el-parto-de-ollanta-humala/xileone

 

Y el 2011 no es electoral (15): Avanzando con los nombrecitos

21 julio 2011

.

Y ya tenemos director del BCR y ministro de economía y primer ministro y el resto del gabinete, lo cual ya responde varias de las preguntas que teníamos con respecto al siguiente gobierno.  No obstante, si bien las opciones del BCR y del MEF son las adecuadas para calmar las incertidumbres, la presencia de Salomón Lerner, aka Siomi, deja una preocupación en el aire.  Claro, estoy seguro que a lo máximo a lo que se podía aspirar para pretender asegurar que el crecimiento económico continúe, era a que el BCR y el MEF estuvieran en manos de técnicos que supieran cómo es la cosa.  En cambio Siomi, un empresario que ha tenido muchos cargos en el sector público (que no es lo mismo que el sector privado, por supuesto), sí ha tenido experiencia en el sector público… Durante el gobierno de Velasco fue gerente general de una empresa pública.  Y como dice @uterope en el Twitter, lo que Humala necesitaba era un shock de confianza… Y va y pone de premier a alguien cuya chapa es “El Malo”.

(Ni qué decir de Herrera Descalzi en Minería y Burneo en Producción y García Naranjo en Desarrollo.  A ver cuánto dura Castilla en el MEF con estos causas al otro lado haciendo presión).

El tema aquí es que quizás hemos tenido en el Estado dos grandes segmentos.  Uno que ha estado trabajando a mil por hora por sacar cosas adelante y por mantener las cuentas claras y correctas y otro Estado ineficiente, merca e interesado, que ha estado retrasando el progreso.  Por ejemplo, el mundo del Indecopi es totalmente distinto al del Ministerio de Salud.  Y en ese proceso, algunos se olvidan que si esas islas de eficiencia que hay en el Estado, todo se va al cuerno.  Basta una mala decisión en el MEF para que nos endeudemos de nuevo hasta el cuello o una patinada en el BCR para que se pierda el control del tipo de cambio.

No, amigo Waldo Mendoza.  Hacer las cosas bien para que haya inversión y para que la maquinaria de la economía siga funcionando y generando riqueza no es pan comido.  Es bien complicado y no se le puede encargar a un improvisado.  De la entrevista a este individuo cito lo siguiente:

Sí, eso se consigue con señales de que no se van a hacer cambios en la dirección incorrecta, que se va a seguir manteniendo un ambiente apropiado para la inversión privada, entre otras. Dicho sea de paso, los mercados (bursátiles y financieros hoy), tras los dos o tres días posteriores a la elección, ya están normalizados.

Primero, si es tan fácil, ¿por qué no se hizo desde el comienzo? Desde que Gana Perú ganó las elecciones ha podido lanzar esas señales de que no se harían los cambios que Mendoza menciona.  Pero no lo ha hecho… porque no es tan sencillo, pues.  Tienes que calmar todo tipo de presiones para incrementar el gasto, para romper candados de prudencia macroeconómica, etc, etc.

Segundo, ya párenla con el cuento de que los mercados están normalizados.  Entren a la página web de la Bolsa de Valores y lean los números por su propia cuenta.  Eso, señores, es mentira.  O como lo llamaría un amigo, un sueño de opio: Ya quisieras que se haya normalizado.  O si no, chequeen este post en el que el gerente general de una sociedad agente de bolsa (o sea, alguien que está en las trincheras) comenta el rendimiento de la bolsa en lo que va del año.  El INCA ha caído en 21%.  Es decir, en promedio si tenías una acción en enero, hoy en día ésta vale un quinto menos.  Eso es un huevo.  Y eso no es “se ha normalizado”.  Porque ni siquiera tendría que ponerse en cero (o sea, valer igual que al comienzo del año).  Tendría que subir hasta +20%, que es lo que se esperaba que creciera si el amigo Ollanta Humala ganaba.  O sea, imposible, porque en lo que queda del año este índice no va a subir tanto.  No hay forma.

Ni qué decir de los proyectos de inversión que no se ejecutan o que se han cancelado.  Claro, hay muchos otros que sí están ejecutándose o que se están expandiendo.  Pero en economía uno no compara lo que hay con el cero.  Uno compara lo que hay contra lo que pudo haber habido.  De ahí el concepto del costo de oportunidad.  Lo que se está haciendo ahorita es lo que se haría aunque la Reymer hubiese sido elegida presidente.  El tema es cómo asegurar que todo lo demás se hubiese hecho. ¿Me estoy explicando o es mucho enredo?

Tomemos minería, por ejemplo. Se están reduciendo las operaciones de exploración minera.  Con toda la incertidumbre y los anuncios sobre la minería por parte del gobierno entrante, no debería sorprender.  Pero sí preocupar un montón, sobre todo al gobierno entrante, que pretende financiarlo prácticamente todo con una jeringa a la yugular del sector minero formal.  Claro, después tendrán que echarle la culpa al gobierno saliente o a los empresarios mineros que no se la juegan por el Perú, pero la verdad es que la producción minera del futuro se está afectando por la incertidumbre hoy.

Ni qué decir de las otras señales que estamos comenzando a recibir.  Los grupos que apoyaron a Ollanta Humala en su campaña y que ahora se comienzan a sentir desplazados.  Tomemos como ejemplo a la CGTP.  Ceder a sus demandas haría la inversión en el Perú mucho más complicada.  Pero noten cómo están pasando de una posición de total apoyo a una de sospecha y advertencia.  A Mario Huamán (¿en dónde estuvo metido durante las elecciones?) recordando que Ollanta prometió un gobierno con los trabajadores.  A la CGTP haciendo su conferencia de prensa para demandar que Ollanta anuncie en su mensaje de 28 de julio que cumplirá con sus promesas.  Incluso a la CGTP anunciando que pronto sacará sus propuestas sobre cómo Ollanta pueda cumplir con sus compromisos electorales.  Todo con fotos de protestas y quema de llantas, por si se te han olvidado esas imágenes.

Y esos son estos patas.  A ellos súmenle todas las manchitas a las que Ollanta le prometió de todo.  Oh, así es la política, seguramente dirá alguno.  Pero no, pues.  Exactamente lo contrario.  En política tú tienes que definirte bien y dejarlo en claro de antemano lo más posible, porque si no te expones.  Insisto: En política uno no puede juntar a perro, pericote y gato.  Y si los puedes juntar, es porque están conspirando contra ti, así que mejor sal corriendo.

 

 

http://lamula.pe/2011/07/21/y-el-2011-no-es-electoral-15-avanzando-con-los-nombrecitos/mildemonios

 

Carta a Ollanta Humala por Gustavo Gorriti

21 julio 2011

El director de IDL Reporteros, Gustavo Gorriti, le escribió una carta al presidente electo, Ollanta Humala, con la finalidad de darle algunos consejos en materia de gobernabilidad.

En su misiva publicada en la revista Caretas, Gorriti le aclara al mandatario peruano que tras haberlo apoyado en las últimas elecciones presidenciales, vuelve a tomar la distancia y le promete que lo fiscalizará, tal como él lo pidió y como le corresponde a un hombre de prensa.

“El periodismo de investigación, podemos estar seguros, no quedará ocioso en el tiempo venidero”, agrega Gorriti en su carta.

Aquí te la dejamos:

Carta a Ollanta Humala

Don Ollanta Humala,
Presidente electo de la República
Señor presidente:

En una democracia como la nuestra, uno puede tutear a casi todo el mundo menos al Presidente. Siete días a partir de hoy usted pasará a ser el representante de nuestra república por los siguientes cinco años. Era difícil imaginarlo, ¿verdad? En la visión de los tácticos y los tahúres de la política, usted era un candidato importante, pero no para ganar sino para hacer que otros le ganen.

No había candidato que no deseara enfrentarlo. Se suponía que usted poseía un involuntario poder de embellecer al rival por contraste.

¿Recuerda cómo durante años todo el mundo le ganaba cómodamente en las simulaciones de segunda vuelta? En todas menos la última, la única que no fue simulación.

Esta elección resultó ser una historia fantástica, pero con una cadena de inesperados hechos del todo diferentes al guión que armaron los fallidos manejadores de la candidata derrotada. Lo que pasó es que los disfraces no fueron convincentes: las memorias revivieron, las alarmas se movilizaron y usted asumió el papel en el que muchos (me incluyo) no hubiéramos pensado encontrarlo poco tiempo atrás: defensor de la democracia.

Su juramento de defensa y fidelidad a la democracia fue el momento decisivo de la campaña. Determinó el apoyo enérgico de la sociedad civil, de buena parte de laintelligentsia, de Mario Vargas Llosa, Alejandro Toledo, entre otros; lo cual, sumado a su propia votación, definió una victoria no por apretada menos impresionante, pues era tenida casi como imposible.

Así que, señor presidente, si hurta algún momento para la reflexión el 28 de julio, en el camino del Congreso al Palacio de Gobierno, vale la pena pensar en el virtual milagro que fue su victoria.

Piense en ello entre otras razones porque no toda historia encantada es buena, ni termina bien.

Fue el caso, por ejemplo, del triunfo de Alberto Fujimori en 1990. Entonces se lo interpretó más bien en metáforas de oriente-occidente: jiu-jitsu contra fuerza bruta, acupuntura contra cirugía heroica.

Cinco años antes, el triunfo de Alan García en 1985 tuvo también un efecto de arrebatado entusiasmo, desborde de esperanzas que se sentían casi certezas.

Ya sabe lo que pasó después.

Es que la imagen que concitó el entusiasmo en ambos candidatos y que los llevó a la victoria, era esencialmente contradictoria e irreal. El encantamiento se hizo ilusionismo que se precipitó en disfraz, impostura, estafa.

Usted afronta también la probable maldición de las victorias taumatúrgicas. Las contradicciones implícitas hacen crisis apenas se pisa Palacio y a veces antes.

No hay manera de evitarlas por completo. Usted no tiene experiencia de gobierno y tampoco tiene los equipos suficientes de gente capacitada para asumir el manejo del Estado en forma fluida y articulada. Va a tener que adaptar, injertar e improvisar. En el proceso, va a perder eficiencia y en los problemas derivados de ello surgirán las primeras amenazas al cumplimiento de sus fines y sus objetivos.

Porque, ¿de qué sirve ser presidente, de qué sirve haber ganado, con tanto esfuerzo, una elección si se termina siendo un presidente mediocre o, en caso peor, un caudillo tóxico inflado de demagogia, confrontación y, al final, fracaso e infamia?

No vale la pena, de verdad que no. Pero de otro lado, pese a los peligros mencionados y a la travesía bachosa que ineluctablemente tendrá, es perfectamente posible lograr que la historia de su período presidencial termine bien. De repente hasta muy bien.

¿Cómo? Permítame repasar lo obvio, que es lo primero que se olvida. Para empezar debe tener claro que no va a poder contentar a todos los que están cerca de usted. En cambio, usted debe mantenerse fiel a sus propias virtudes.

En la campaña, cuando le preguntaron cómo un militar retirado, usted, podía ser un garante fiable de la democracia, dados los antecedentes nada democráticos de tantos comandantes de ayer y hoy (desde Sánchez Cerro hasta Daniel Ortega, pasando por Hugo Chávez y Fidel Castro), usted respondió mencionando como ejemplo a un militar decisivo en la historia de Francia: Charles de Gaulle.

Es una excelente referencia, siempre y cuando no se la tome literalmente. De Gaulle y Churchill, como sabe, se detestaban por múltiples incompatibilidades personales (y algunas nacionales). “Cuando tengo la razón, me enojo. Churchill se enoja cuando se equivoca. Por eso, estamos frecuentemente molestos el uno con el otro”, dijo en una ocasión el modesto general. Siga a De Gaulle los domingos y a Churchill los días de semana, señor presidente, y no se arrepentirá.

¿Peligros y tentaciones que evitar? De un lado, convertirse en un caudillo radical y populachero, que por tentador que sea cuando las cosas se ponen difíciles, es un camino cuesta abajo. En el otro extremo, convertirse en pituco asimilado o directivo honorario de la Confiep. No sé si eso precipitarse cuesta abajo, pero parece que por lo menos engorda.

El excesivo voluntarismo es otro peligro al cual usted puede ser vulnerable. El estilo de liderazgo de estar constantemente en el campo, vigilando, inspeccionando, promoviendo y, sobre todo, escuchando, es quizá el mejor, pero en tanto ayude al mejor funcionamiento del Estado y no intente reemplazarlo con improvisaciones de caudillo.

Y, por supuesto, tendrá que limitar a su familia. Requiere fortaleza, pero no hay alternativa.

Aproveche las buenas cualidades de un comandante perfeccionadas en la función presidencial: el buen estado físico (que puede inspirar el desarrollo deportivo de la nación), la actitud pragmática ante los problemas, la empatía con la gente, la inspección y vigilancia para que las decisiones y tareas se concreten bien; la sencillez y honestidad en el ejercicio del cargo y la vida diaria. Esto es lo más difícil, pero lo hará o deshará como presidente. Viva solo de su sueldo, no acepte regalos, sea austero con alegría, como lo son tantos jóvenes oficiales y debieran ser todos los presidentes.

TRATE, por supuesto, de reclutar a la mejor gente en los puestos de mayor responsabilidad y déjelos trabajar. Una de las habilidades más necesarias en un gobernante es saber en qué escuchar y en qué no a los técnicos. En qué son necesarios y en qué no.

A la vez, en la lucha contra la corrupción evite las iniciativas rimbombantes y busque eficiencia y resultados: desarrolle una sólida capacidad de investigación interna. Esté alerta, en especial, a lo que hace la gente que decide o maneja el dinero de todos. Y actúe sin aspavientos pero con rapidez y eficacia. Es ocioso decirle que ahora, después de años de sostenido sabotaje, no hay lucha contra la corrupción sino complicidad con ella.

Si tiene éxito, su gobierno debiera haber podido demostrar el 2016 que el crecimiento es posible para todos, con libertad y con justicia. Que la democracia y el respeto por las libertades es perfectamente compatible con la eficacia.

Creo que a un periodista se le puede disculpar escribir un artículo como este cada cinco años. Le deseo lo mejor, señor presidente, porque deseo lo mejor para mi país. Usted ha cambiado mucho para bien, y por eso, muchos de quienes fuimos enemigos suyos el 2006 le dimos un firme apoyo el 2011. A partir del 28 le toca cumplir los objetivos y valores democráticos que ha jurado defender.

Y ahora, espero que no le moleste, vuelvo a tomar la distancia (por lo general irreverente) del periodista. Usted ha pedido ser fiscalizado y le prometo hacerlo, con usted y su gobierno. Por lo pronto hay varias personas que deben ser observadas de cerca e investigadas con prontitud. El periodismo de investigación, podemos estar seguros, no quedará ocioso en el tiempo venidero. Ojalá que eso lo ayude en su propia lucha contra la corrupción.

 

 

http://lamula.pe/2011/07/21/carta-a-ollanta-humala-por-gustavo-gorriti/rafaelponc

---------------------

 

 

Por cinabrio
cinabrio blog

Comentar este post