Países “amigos de Libia” trazan en Paris el futuro de ese Estado árabe

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.


A 42 años de la “Revolución Verde” de Gaddafi que impulsó reformas sociales, logró el control del petróleo y defendió la soberanía africana frente al imperialismo, las grandes potencias negocian el botin libio con el CNT, la cúpula opositora que ellos armaron para que controlara el poder.

 

Doce jefes de Estado, 17 jefes de Gobierno, una veintena de ministros y altos representantes de ocho organizaciones internacionales, entre éstas la ONU y la Liga Árabe, participan en el cónclave. (Getty Images)

 

 

Prensa Web La Radio del Sur /Agencias

Sesenta países y organizaciones internacionales están reunidas este jueves en París para respaldar a los opositores armados que con el respaldo militar de la OTAN insurgieron contra el Gobierno de Libia encabezado por Muammar Gadafi, quien llamó a resistir la agresión, mientras siguen los combates en Trípoli y parte del país sigue bajo el control del Ejército fiel la líder libio.

Casi seis meses después de la conferencia del 19 de marzo en París que marcó el inicio de las operaciones militares contra Libia, el presidente francés Nicolas Sarkozy -que aspira a su reelección en las presidenciales de 2012- vuelve a ser el anfitrión de esta primera gran conferencia internacional sobre Libia.

“Vamos a dar vuelta la página de la dictadura y de los combates y abrir una nueva era de cooperación con Libia”, dijo Sarkozy en vísperas de la Conferencia que comenzará a las 17H30 locales (15H30 GMT) en el Elíseo.

Argelia, que la semana pasada dio asilo a varios familiares del dirigente libio, también se declaró dispuesta a reconocer al Consejo Nacional de Transición (CNT, cúpula opositora libia) y descartó dar asilo a Gaddafi, que este jueves cumpliría exactamente 42 años de la “Revolución Verde” que impulsó importantes reformas sociales, logró el control del petróleo y defendió la soberanía africana frente al colonialismo y el imperialismo, desde su triunfo el 1 de septiembre de 1969.

Sudáfrica, “descontenta” por la intervención militar en Libia, anunció a través de su presidente Jacob Zuma que no asistirá a la conferencia de París.

Durante una visita oficial a Noruega, Zuma observó que los asuntos sobre la reconstrucción de Libia debe hacerse en el marco de la ONU y la Unión Africana (UA), y no con el amparo de la OTAN o de algunos de sus miembros que contribuyeron a la matanza de miles de personas en territorio libio.

“En lugar de confiar las riendas del asunto a la ONU, o incluso a la OTAN, hubo países y gente que tomaron el control. Ello contribuyó a marginalizar a la gente verdaderamente importante”, comentó el mandatario.

“Ese proceso no puede ser quitado a la ONU. Se trata de un proceso de la ONU y es la ONU quien debe dirigirlo. Y es a la ONU que hay que respaldar, así como a la Unión Africana, de la cual Libia es miembro” reiteró.

Sudáfrica respaldó con su voto en marzo pasado la resolución 1973 de Naciones Unidas, sin embargo, expresó que “su implementación traicionó el espíritu del texto” en vista de que la OTAN amparado en el principio de supuesta defensa a los civiles, masacró miles de inocentes en busca del líder libio.

Doce jefes de Estado, 17 jefes de Gobierno, una veintena de ministros y altos representantes de ocho organizaciones internacionales, entre éstas la ONU y la Liga Árabe, participan en el cónclave.

Argelia manifestó su disposición a reconocer al Consejo Nacional de Transición (CNT, órgano político de los rebeldes), luego de que la semana pasada aceptara dar asilo a la esposa del líder Muammar Al Gaddafi y varios de sus hijos.

“Argelia no tomará partido a favor de Gaddafi”, dijo en París el canciller argelino Murad Medelci Meldeci, previo al inicio de la Conferencia y recordó su negativa a otorgar un espacio en su territorio para que el coronel libio pueda asilarse.

“Jamás consideramos la hipótesis de que Gadafi pueda venir a golpear a nuestra puerta”, aseguró el argelino.

El miércoles, China y Rusia, países que se abstuvieron en marzo pasado de votar por la resolución 1973 de Naciones Unidas con la que se abrió paso a la intervención militar en Libia bajo mando de la OTAN, confirmaron su participación en la cumbre de París.

Pekín, que estará representada en París por su viceministro de Relaciones Exteriores, Zhai Jun, reconoció al CNT al destacar su “papel considerable” en la reconstrucción de Libia aunque sin llegar a reconocerlo oficialmente como único representante legítimo.

Por su parte, “Rusia reconoce el CNT como autoridad en el poder y saluda su programa de reformas que prevé la adopción de una nueva Constitución, la organización de elecciones y la formación de un gobierno”, anunció la cancillería rusa.

RO

La radio del sur

Etiquetado en Zona de conflictos.

Comentar este post