Pasando hambre por una educación justa

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Hasta anoche -lunes 25 de julio- 31 eran los estudiantes que se encontraban en huelga de hambre. 27 secundarios de la Región Metropolitana y cuatro de la Universidad del Bío Bío, sede Chillán.

Fernanda -quien prefiere no dar su apellido-, vocera de la huelga de hambre del Liceo Experimental de la Universidad de Chile, Darío Salas, dijo que realizar esta huelga de hambre demuestra que “esta generación de estudiantes está totalmente comprometida con el movimiento educacional nacional”.

Todo partió el 19 de julio en el Colegio A-131 de Buin donde tres alumnos, en busca de ser ser escuchados por el Gobierno, decidieron comenzar un ayuno sin fecha de vencimiento. El reclamo: Una educación digna, justa y de calidad.

Hasta la fecha, el número de activistas se ha multiplicado en diversos establecimientos y no se descarta que más estudiantes asuman el ayuno indefinido como una forma de presión para ser escuchados.

Sabemos que es una medida muy extrema, pero llegamos a esto porque nos sentíamos ignorados por la prensa, hasta por nuestros propios compañeros. Entonces no teníamos otra cosa que hacer, porque las tomas ya no las estaban considerando, a las marchas les bajaban el perfil, entonces teníamos que llegar a algo más fuerte, a algo que de verdad presionara al Gobierno”, argumenta Fernanda.

Matías Villegas, vocero de la toma de Buin declaró a radio Cooperativa que partieron la huelga de hambre porque se sentían pasados a llevar por el Estado “porque hemos encontrado que no ha dado una solución a lo que es nuestro movimiento”, explica.

Los representantes estudiantiles entrevistados apuntan a lo mismo, que el presidente Sebastián Piñera haga un pronunciamiento público sobre las demandas que están haciendo. Y reclaman que el ex ministro de Educación, Joaquín Lavín sólo consideró las demandas de los representantes universitarios cuando ofreció respuestas, pero no se consideró que los secundarios tienen demandas propias que no se han tomado en cuenta.

Ellos sí tuvieron mesa de diálogo y respuesta -aunque no se acogiera como suficiente- a diferencia de nosotros que durante un mes y una semana lo único que se nos pedía era que depusiéramos las movilizaciones y eso no es lo que queremos. Necesitamos diálogo, sentarnos con nuestros representantes y con el Ministro”, acota la alumna en toma.

En el Liceo Experimental Darío Salas llevan dos meses en toma, y se cumplirá una semana desde que tres alumnos (dos niñas y un varón) se encuentran en huelga de hambre. Cuentan con el apoyo de todos los apoderados, quienes se reunieron antes de comenzar el ayuno para explicarles el porqué. Desde ese día que muchos padres van a ver a diario las condiciones de los huelguistas y de la toma en general.

Por su parte el cuerpo docente apoya la toma, pero no son adherentes a la huelga.

Ninguno de los profes apoyamos la huelga de hambre como medida de presión ejercida por adolecentes. Si estuviera -Jaime- Gajardo, el presidente del Colegio de Profesores, o Vicencio, el presidente del comunal del mismo organimos, ningún problema, porque son adultos”, señala Cristian Bravo, profesor asesor de la movilización en el Darío Salas. Aunque apoyan la toma: “Estamos de acuerdo con los estudiantes, son nuestras demandas también, queremos que la educación vuelva a ser pública y dependiente del Ministerio, con el programa que plantea el Colegio de Profesores. Una educación decentralizada”, agrega.

En el Instituto Superior de Comercio de Chile (Insuco 2) la historia es similar, hace un mes y diez días se encuentran en toma y desde el domingo pasado hay cuatro alumnos en huelga de hambre, y esperan que para hoy en la tarde se sumen diez más. No prevén deponer la movilización, ni siquiera si la dirección les soluciona el petitorio interno, porque dicen que es un asunto más de fondo, que tiene que ver con el tenor del movimiento nacional.

Queremos que el Gobierno actúe rápido, no queremos palabras, queremos acciones, queremos ver cambios. Queremos bajar la huelga y bajar la toma, pero diciendo que ganamos”, enfatizó el vocero del Insuco 2, Fidel Carrasco.

Mientras que “el Darío Salas no está peleando sólo por tener un mejor colegio sino por tener una mejor educación”, destacó Fernanda. Además, no se descarta que más alumnos se sumen a la huelga, todo dependerá de cómo responda el ministro de Educación, Felipe Bulnes.

EL RENACER DEL MOVIMIENTO

A pesar de que desde el oficialismo se ha señalado que la movilización estudiantil es cada vez más débil, los estudiantes se han encargado de demostrar lo contrario, prolongando las movilizaciones y diversificándolas con distintos tipos de manifestaciones. Aunque un gran número se considera autónomo de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces) y de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) el contacto es permanente con ambas organizaciones, desde donde los ayudan a mantenerse informados de lo que acontece en cada establecimiento.

Por un momento se desgastó, pero esto de la huelga hizo notar que todavía tenemos fuerza, que queremos seguir luchando. Reconocemos que ha tenido desertores, pero ha unido a más gente y nos ha llevado a unirnos otra vez”, señala Fernanda.

Por su parte, el docente Cristian Bravo también reconoce el poder de estos alumnos. ”Este movimiento es único. Gabriel Salazar (historiador) decía que este es el primer y único movimiento con planteamientos profundos, objetivos y radicales. O sea, nadie se había planteado la renacionalización del cobre, y ellos lo han hecho, y que la educación vuelva a ser parte del Estado y en forma seria, no como chiste”.

A pesar de la actitud que ha tenido el Gobierno, los seis colegios (Insuco2; Confederación Suiza; Daríos Salas; Liceo Experimental Artístico (LEA); A 131 de Buin, y uno que se sumó en Chiloé) en huelga sí han sacado frutos, ya que el actual ministro Bulnes los citó para mañana para realizar una mesa de diálogo de la cual se espera que también participe el Colegio de Profesores.

Los dirigentes de la agrupación gremial de los docentes, hoy ya se reunieron con la Confech y la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios para redactar una carta dirigida al nuevo Ministro de Educación, donde se exige que mañana la reunión se realice de manera conjunta con todos los actores sociales.

A su vez, también la Asociación Metropolitana de Padres y Apoderados y la Coordinadora Nacional de Centros de Padres entregaron hoy una carta dirigida al Ministro para buscar salidas a este conflicto.


Por Camila Méndez P.

El Ciudadano

El Ciudadano

Comentar este post