Pérdida de memoria. Sobre visita de Mujica a la embajada uruguaya en Suecia el día 12 de octubre del 2011

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

 “El Sr. Presidente aprovechará la oportunidad para compartir su mensaje  con todos ustedes y contestará algunas preguntas que realicen los presentes.

Finalizará el evento con un vimo de honor en el hall de la planta superior del Aula Magna donde todos podremos compartir un brindis en honor a tan memorable visita”  (fragmento de la invitación)

visitapresidencial2011@uruemb.se

Zulma Guelman

 

 

La embajada de Uruguay en Suecia recibe al presidente Mujica, que junto a Luis Almagro (Ministro de relaciones exteriores), Enrique Pintado (Ministro de Transporte y Obras Públicas), Roberto Kreimerman (Ministro de Industria, Energía y Minería), Tabaré Aguerre (Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca), Luis Porto (subsecretario de Economía y Finanzas) y Julio Baraibar (Asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores), van a dar el mensaje de Mujica (eso dice en la invitación) a los uruguayos residentes en ese país.

Considero importante mencionar que la embajadora en dicho país nórdico es Zulma Guelman, que fue designada embajadora hace poco más de un par de meses. Ante su nombramiento surgieron protestas y se juntaron firmas para disuadir al Poder Ejecutivo de colocar a esta mujer en la embajada de Suecia o en cualquier otra embajada. Los argumentos eran concretos: Zulma Guelman había sido colaboradora de la dictadura. Denunciada por el senador del Partido Nacional Francisco Gallinal por haber representado la dictadura frente a las Naciones Unidas defendiendo los atropellos y abusos cometidos en ese momento de la historia contra ciudadanos uruguayos.

Zulma integraba la Comisión Uruguaya de Derechos Humanos ante la ONU. Se le acusa de haber tenido la tarea de defender y justificar torturas muertes y desapariciones en época de dictadura. Esta persona ha sido embajadora en varios países, y también directora de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores.

De forma consecuente el gobierno premia con cargos, aumentos de sueldo y defensa incondicional a quienes otrora participaron de diversos crímenes en época de dictadura y por otro lado retira de sus cargos a excelentes compañeros que cometen la equivocación de desempeñar su tarea de forma objetiva y crítica. Se protege y hasta encubre a los militares y a quienes obraron para ocultar dichos crímenes,  haciendo oídos sordos de las denuncias de quienes saben a ciencia cierta sobre estas actitudes por haber vivido las consecuencias de dichas políticas. La diáspora sirvió para apoyar proyectos y para enviar dinero a Uruguay, cuando había que jugarse por el voto blanco que permitiría a los uruguayos residentes en el extranjero poder votar el las elecciones de nuestro país, no se hizo y cuando se trata de opinar sobre algo tan importante como lo es la cabeza de la embajada, se ignoran las denuncias al respecto.

No puedo evitar preguntarme si la determinación del presidente de participar en este ”encuentro”, no obedece justamente al hecho de prestar apoyo a esta mujer, cuyo nombramiento fue resistido por muchos compatriotas de la diáspora. Todos sabemos que hay muchos uruguayos que todavía creen fielmente en la figura de Mujica y por ende aceptan muchas de las políticas progresistas a pesar de que vayan en contra de lo que siempre creyeron y por lo que siempre lucharon.

Esta visita en masa parece un intento de ”blanquear” la imagen de una figura cuestionada, disipando toda duda que pueda existir, de esta forma le va a resultar más fácil a la Sra. Guelman poder entablar relaciones con los exiliados compatriotas que tienen una extensa práctica en cuanto a moverse y relacionarse en el país escandinavo.

Se está fortaleciendo el aparato represivo dentro y fuera del país. Si esto fuera una película de ciencia ficción donde los extraterrestres te llevan a la nave madre para implantarte un chip que en el momento menos pensado te convierte en uno de ellos, pensaría que eso es lo que sucedió con muchos de nuestros compañeros y sería a pesar de lo ridículo, más fácil de entenderlo. Hoy estos defensores de los militares y de gente del proceso no tienen seguramente un chip operado en la cabeza, pero no puedo encontrarle una explicación coherente a toda esta pesadilla.

 

Veronika Engler.-

11 de octubre del 2011

 

Leer artículo completo: “Los civiles que colaboraron con la dictadura” en La Republica del Viernes, 27 de junio del 2003 ( AÑO 12 - Nro.1225 ).

 

”Los diplomáticos

 

Fueron embajadores de la dictadura, entre otros, Jorge Pacheco Areco, Adolfo Folle Martínez, Carlos Manini Ríos, José Enrique Echeverry Stirling, Edgardo Abella, Raúl Soriano Mesía, Fernando Gómez Fyn, Osvaldo Soriano, Francisco Mario Ubillos, Raquel Lombardo de De Betolaza, Francisco Bustillo del Campo, Buenaventura Caviglia, Alvaro Alvarez, Gastón Sciara Rebollo, Carlos Duarte, Raúl Benavidez y Adolfo Silva.

 

Carlos Alberto Roca y Carlos Gianbruno fueron representantes permanente ante la ONU; Martín C. Martínez en la Unesco; Mateo Márquez Seré, Carlos Alberto Roca y Francisco Bustillo del Campo ante la OEA.

 

En la nada sencilla tarea de defender a la dictadura frente a la la Comisión de Derechos Humanos de la ONU estuvieron: Carlos Giambruno, Juan José Real, Zulma Guelman, Luis A. Carrese, Carlos Nadal, Carlos Barros Oreiro, Alvaro Moerzinger, José Calatayud Bosch, Ruben Díaz Porto y Graziella Dubra.”

http://www.lr21.com.uy/tema/118065-los-civiles-que-colaboraron-con-la-dictadura

 

Veronika Engler
http://www.simplesite.com/veronikaengler

Recomiendo el siguiente artículo publicado en el blog "Atea y sublevada" tomado de "La Juventud"

  Tuesday 19 july 2011 2 19 /07 /Jul /2011 22:39

Colaboradora de la dictadura uruguaya asume en la embajada en Suecia

  

PARA EL FRENTE AMPLIO LO IMPORTANTE ES LO QUE HIZO ZULMA GUELMAN DESPUES

 

Colaboradora de la dictadura uruguaya asume en la embajada en Suecia.

 

El Consulado uruguayo en Suecia emitió un comunicado que expresa: “Tenemos el honor de informarles sobre el arribo de la nueva Embajadora, Sra. Zulma Guelman de Radtke, que llegará el día 13 de julio 2011 para encargarse del puesto como Embajadora de Uruguay ante el reino de Suecia”.

 

POR ADRIANA D’AMBROSIO

 

Zulma-Guelman.jpgLA DIPLOMÁTICA esta incluida en el listado de los civiles que colaboraron con la dictadura cívico-militar que asolo al Uruguay entre 1973 y 1985. Lo peor es que su designación como Embajadora ante el Reino de Suecia fue aprobada en el Senado (Cámara Alta del Congreso) con los votos del Frente Amplio, del Partido Colorado y la mayoría del Partido Nacional.

En efecto, la Cámara de Senadores zanjo, aunque con los votos en contra de dos representantes del Partido Nacional, una polémica en torno a la designación de la embajadora Zulma Guelman ante el gobierno de Suecia. El debate se planteó debido a que Guelman se desempeñó como consejera de la Delegación Permanente ante la ONU entre 1978 y 1983.

 

El martes 10 de mayo, el Senado aprobó la venia para que Guelman sea designada embajadora ante Suecia, con los votos del Frente Amplio, del Partido Colorado y la mayoría del Partido Nacional.

 

Solo votaron en contra los senadores Francisco Gallinal (Unidad Nacional) y Carlos Moreira (Alianza Nacional).

 

Como se recordara (ver Liberación No 1541 del 6 de mayo de 2011) Gallinal había cuestionado la designación de Guelman para representar a Uruguay en Suecia, dado que este país recibió a miles de exiliados de la dictadura militar.

 

Gallinal atribuyo a la diplomática la defensa del gobierno militar y de su política de derechos humanos ante la ONU. También cuestiono su actitud en oportunidad de que Juan Raul Ferreira y otros opositores al régimen militar concurrieran ante ese organismo internacional.

 

En aquel momento, el senador Francisco Gallinal (Partido Nacional) recordó en dialogo con este Semanario que en 1988 fue rechazada una venia para la Embajada en Japón que pedía el entonces gobierno del Partido Colorado, dado que el Partido Nacional y el Frente Amplio votaron en contra debido a que Zulma Guleman fue Ministro Consejera del gobierno uruguayo ante la ONU en épocas de la Dictadura. “Como legislador del Partido Nacional y en mi condición de wilsonista, conozco los hechos que llevaron al Partido a votar en contra en aquel momento, y los hechos son que trato de impedir la comparecencia de Wilson Ferreira, Juan Raúl Ferreira y Diego Achard” ante la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, explico el legislador uruguayo. “Ella hizo todas las gestiones para echarlos a ellos tres y no pudo”, agrego Francisco Gallinal.

 

Además, el ex presidente Julio Maria Sanguinetti se había comprometido con Wilson Ferreira Aldunate a no adjudicarle ningún cargo diplomático a Guelman, pero tres días despues del fallecimiento del líder del Partido Nacional, Sanguinetti la designo sin venia dado que entendió que “no la necesitaba”. Así, con el aval de la Comisión Permanente del legislativo fue como embajadora uruguaya a Japón y luego a Alemania.

 

En esta oportunidad, el senador Francisco Gallinal pidió se abrieran las actas de aquella época para que todo el Senado cuente con los antecedentes de la embajadora a la hora de tomar una decisión. Sin embargo, en las mismas no constan las razones por las cuales no se voto la venia y entonces se espera que resolverá el gobierno al respecto.

 

RECONSIDERACIÓN

 

El planteo de Gallinal en la Comisión de Asuntos Internacionales dilato el pasaje al Senado de la venia de Guelman. Durante mas de dos semanas el tema volvió a tratarse a nivel de Cancillería y en el propio Senado.

 

Este cuestionamiento alerto a uruguayos residentes en Suecia, que enviaron una carta al canciller Luis Almagro haciéndole saber de su “preocupación” por los acontecimientos que se habían generado en torno al nombramiento de Guelman y pedían “compartir el razonamiento que conduce a la designación” de la diplomática, “que tiene antecedentes que la sitúan como integrante del aparato civil de la dictadura”.

 

Al conocerse esta carta, la propia Guelman redacto un informe que hizo circular entre altos funcionarios de la Cancillería uruguaya, que incluyo un largo relato sobre su actuación en la Delegación Permanente de Uruguay ante ONU.

 

Guelman dijo que efectivamente le toco trabajar en el periodo dictatorial como diplomática ante la Comisión de Asuntos Sociales, Humanitarios y Culturales, donde “se trataban los temas de derechos humanos”.

 

Pero advirtió que sus “mayores vínculos se dieron en forma natural con los representantes de los países que atacaban duramente la cruenta dictadura que sufría nuestro pueblo. (...) Fue claro para ellos mi desacuerdo y dolor de representar a un cruento gobierno y una dictadura sin precedentes en mi país”.

 

 También explico que “nunca” vio a Juan Raúl Ferreira en Naciones Unidas, por lo que no es cierto que solicito su expulsión

 

PARA EL FRENTE AMPLIO “ZULMA GUELMAN ES UNA PROFESIONAL”

 

Durante la discusión en sala, la senadora Mónica Xavier (Partido Socialista) dijo que “Guelman lleva 42 años de carrera en el servicio exterior. En 1988 se ubica el episodio que fundamenta el voto negativo de dos colectividades políticas cuando se plantea su destino como embajadora a Canadá. En esa instancia el Partido Nacional y el Frente Amplio no votan la venia por razones no explicativas”.

 

“De la lectura y de buscar los antecedentes de la época, las razones no explicativas refieren al impedimento que se habría dado en las Naciones Unidas para que un grupo de compatriotas hiciera denuncias sobre la represión de la dictadura. Quien habría solicitado que no se hiciera lugar habría sido el entonces embajador (Edmundo) Narancio y lo habría hecho al secretario de entonces de Naciones Unidas”, defendió.

 

“Zulma Guelman es una profesional con una importante y evidente capacitación, que esta al final de su carrera diplomática y va a un destino muy significativo y sin duda no se verifican como responsabilidades directas los antecedentes a los que se hicieron referencia, pero en todo caso ha habido un comportamiento posterior que hace que respaldemos el nombramiento actual”, añadió Xavier.

El senador Gallinal, en cambio, ratifico su oposición a la designación. “Voy a votar negativamente en homenaje a los legisladores del Partido Nacional que se desempeñaban en este cargo en la legislatura de 1985 a 1990. He tenido la oportunidad de consultar a los legisladores que estaban en nombre del sector Por la Patria, el sector al que pertenecía, y no han hecho otra cosa que ratificarme acerca de mis convicciones respecto al voto negativo, no a la persona sino a su accionar político”.

 

http://ateaysublevada.over-blog.es/article-colaboradora-de-la-dictadura-uruguaya-asume-en-la-embajada-en-suecia-79801811.html

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post