Petrolera Shell pagó a militares nigerianos para reprimir protestas populares durante los 90

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Shell nunca ha negado la implicación de sus actividades petroleras en la contaminación de grandes áreas del Delta del Níger. Sin embargo, se había resistido a reconocer sus implicaciones en el abuso contra los derechos humanos de la población local. 

Ahora, documentos judiciales revelan que en la década de 1990 Shell trabajaba habitualmente con el ejército y la policía de Nigeria para reprimir la oposición a sus actividades petroleras, a menudo en contra de los activistas de Ogoni, en la región del delta.

Memorandos confidenciales, faxes, declaraciones de testigos y otros documentos, publicados en 2009, muestran como la compañía pagó regularmente a los militares para detener el movimiento de protesta pacífica contra la contaminación, incluso ayudando a planificar ataques contra aldeas sospechosas de oponerse a la compañía.

Según los activistas Ogoni, varios miles de personas murieron en la década de 1990 y muchos más huyeron de la ola de terror que tuvo lugar en la década de 1990.

La compañía ha sido demandada varias veces por su conducta en Nigeria. Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW) dicen que las compañías petroleras que trabajan en el delta, de la que Shell es la mayor, han sido cómplices de una “tragedia contra los derechos humanos”.

La mayoría de los abusos de derechos humanos se daban a consecuencia de la negativa de las empresas a cumplir con normas ambientales aceptables.

A pesar de la avalancha de demandas judiciales, los casos pueden tardar años. Muy pocas personas son capaces de asumir en Nigeria un enfrentamiento de este tipo con el gigante del petróleo, que tiene 90 campos de petróleo en el delta donde se ha operado desde la década de 1950.

Cada vez más, sin embargo, los grupos internacionales están utilizando los tribunales de Europa y los EE.UU. en contra de las grandes compañías petroleras.


The Guardian/LibreRed.Net

Etiquetado en Africa

Comentar este post