Piden declarar República Dominicana Estado laico

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Denisse Paiewonsky, Directora de la Junta Directiva de la Colectiva Mujer y Salud, aseguró que la separación de la iglesia y el Estado es imprescindible para el desarrollo de la democracia. Esto así en vista de que constituye la garantía para la vigencia de la libertad de conciencia y cultos, y es indispensable para el ordenamiento político.

"El reconocimiento y respeto de la diferencia es un rasgo esencial de las democracias modernas. Lo que garantiza la convivencia pacífica de las diferentes confesiones es la existencia de un Estado laico, que asegura el respeto y la tolerancia a todas las ideas y manifestaciones religiosas y no religiosas, en igualdad de condiciones".

Al disertar en el marco del curso Universidad Itinerante, que se está llevando a cabo hasta el sábado 11 de junio en el hotel Bellevue Dominican Bay, en Boca Chica, Paiewonsky señaló que los principios básicos de la laicidad del Estado radica en la autonomía de la sociedad civil frente a las normas religiosas y filosóficas particulares, y en la no discriminación directa o indirecta.

Explicó que el Concordato, contrato que regula las relaciones entre la Santa Sede y la República Dominicana desde el 16 de Junio de 1954, trae como consecuencias que los representantes de la Iglesia gocen de privilegios que les permiten una injerencia inapropiada en las políticas públicas.

Recordó que contrario a las prácticas de la democracia, las verdades absolutas de la religión no se negocian, se imponen. El catolicismo sigue organizado en un pensamiento y una estructura vertical y autoritaria, donde las creencias y dogmas no están abiertos a discusión sino que se imponen desde arriba, sin consideración de las opiniones de los feligreses.

Destacó las consecuencias para los ciudadanos no católicos o no creyentes cuanto el Estado asume las reglas morales que se derivan de la doctrina católica sobre la sexualidad. "Esto implica, frente al aborto terapéutico, por ejemplo para salvar la vida de la mujer embarazada, que mejor que mueran la mujer y el feto antes que realizar un aborto. Frente al uso de condones dentro del matrimonio cuando uno de los cónyuges es VIH positivo: si no pueden mantener la castidad, el contagio del cónyuge sano es preferible al uso de condones".

Universidad Itinerante, cuyo tema central en esta ocasión es Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, se enmarca dentro del proyecto: "Fortalecimiento de la Sociedad Civil para la Promoción de la Igualdad de Género y Gobernabilidad Democrática en América Latina y el Caribe". El proyecto se está implementado además en Ecuador y Paraguay y tiene como objetivo contribuir a una mayor cohesión social, ciudadanía, igualdad de género y respeto de los derechos humanos de las mujeres en América Latina y El Caribe (ALC)

La actividad es realizada por la Colectiva Mujer y Salud, con los auspicios por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), con el apoyo de Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y el Caribe, RSMLAC, la Red Activas y el Centro de Estudios de Genero del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec).

Con el curso se busca fortalecer de manera primordial el liderazgo juvenil y de igual forma de las organizaciones de mujeres y de la sociedad civil. Más de 45 participantes en este curso se están capacitando sobre feminismo contemporáneo, derechos humanos, derechos reproductivos, maternidad voluntaria y aborto, derechos sexuales e incidencia política.

La actividad cuenta con la participación de personalidades como Sergia Galván Ortega, Directora Ejecutiva, Colectiva Mujer y Salud (CMS); Neus Dolset, Responsable de Proyectos Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID); Nirvana Gonzáles, Coordinadora de la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericana y del Caribe (RSMLAC), y Sandra Castañeda, Coordinadora Programática de la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe (RSMALC).

Además, participan como capacitadores Ximena Machicao, socióloga boliviana; Ana Irma Rivera Lassen, abogada, defensora de los derechos humanos; Yanina Avila, socióloga, antropóloga y docente de la Universidad Nacional Autonoma de México (UNAM).

De República Dominicana participan como capacitadores Lilliiam Fondeur, médica ginecolga; Yildalina Tatem, abogada experta en temas de género y docente en APEC; Nassef Perdomo, abogado constitucionalista y profesor en Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM); Yaneris González, publicista e investigadora de ONU Mujeres, y Fátima Mencía economista especialista en temas de género.

Universidad Itinerante

La Universidad Itinerante nace en 1998, debido a la inquietud social surgida por la ausencia de un enfoque de equidad de género en la formulación de las políticas públicas sanitarias, en un contexto regional marcado por el deterioro de la salud de las mujeres. Esto se reflejó en la persistencia de la mortalidad materna por causas evitables, altas tasas de aborto inseguro, crecientes tasas de morbimortalidad por violencias basadas en género y ausencia de programas y recursos para su atención, el aumento de mujeres contagiadas por el VIH/SIDA y la aparición de nuevas patologías como el VIH/Sida y la reactivación de enfermedades ligadas claramente al empobrecimiento regional.

Esto generó una respuesta de organismos e instituciones nacionales e internacionales, orientadas al diseño de programas y políticas destinadas a enfrentar los problemas mencionados. En este sentido, la Red de Salud de Mujeres Latinoamericana y del Caribe (RSMLAC) consideró diseñar y poner en marcha un curso de capacitación intensivo, realizado en alianza estratégica con sus afiliadas en cada país y universidades públicas o privadas, para fortalecer la participación del movimiento de la salud de las mujeres en la región en estas materias.

La Universidad Itinerante es considerada actualmente, un espacio de reflexión, deliberación, fortalecimiento del liderazgo y de la capacidad de interlocución de las mujeres, para lograr incidir en la incorporación de una perspectiva integral de la salud, equidad de género y el reconocimiento de los derechos sexuales y los derechos reproductivos de las mujeres, en el marco de los procesos de reformas a políticas públicas y sistemas de salud.

 

Periodico Primicias

Comentar este post