Plaguicidas organosfosforados afectan desarrollo intelectual de niños aún antes de nacer

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

RAP-AL“De gurí me decían burro y en mi pago no había escuela”, denunciaba una popular canción de los años 60. Todos sabemos que otros gurises acusados de “burros” deben tal situación a una alimentación insuficiente antes y/o después de su nacimiento. Menos conocido es el hecho de que muchos niños tildados de “burros” son víctimas del impacto de ciertos agrotóxicos sobre sus madres durante el embarazo.

Hace pocos días se han difundido tres estudios independientes, llevados a cabo en tres universidades norteamericanas, que llegaron a conclusiones muy similares, asociando la exposición de madres embarazadas a agrotóxicos organofosforados con coeficientes de inteligencia (IQ) menos desarrollados en niños en edad escolar.

Los tres estudios incluyeron grupos de mujeres embarazadas. En dos de ellos se midieron metabolitos de agrotóxicos organofosforados en la orina de las mujeres embarazadas en tanto que en el tercero se cuantificó la presencia del insecticida organofosforado clorpirifos en sangre del cordón umbilical. Entre seis y nueve años más tarde se llevaron a cabo exámenes de inteligencia a los niños nacidos de las madres bajo estudio.

El resultado fue que en las tres investigaciones se halló evidencia vinculando la exposición prenatal a agrotóxicos organofosforados con efectos adversos sobre la función cognoscitiva, que se continuaban hasta la infancia temprana.

Dicho de otra manera, el uso masivo de estas sustancias no solo afecta la salud de la gente y el ambiente, sino que condena –aún antes de nacer- a los hijos de madres expuestas a tales sustancias durante su embarazo, a un desarrollo intelectual inferior al potencial.

Cabe aclarar que en Uruguay se aplican cantidades masivas de una amplia gama de agrotóxicos organofosforados, entre los que hoy descolla el clorpirifos, sustancia sobre la que se enfocó uno de los tres estudios mencionados. Es decir, que las conclusiones de estos estudios deben ser urgentemente tomadas en cuenta en nuestro país para adoptar las medidas preventivas del caso … si es que se quiere evitar que ocurra que: “De gurí me digan burro, pero en mi pago se aplicaban organofosforados”.

 


Artículo elaborado por RAPAL Uruguay basado en:
“Prenatal Exposure to Organophosphate Pesticides Associated with IQ Deficits in School-Age Children”, Newswise, 21/4/2011
http://www.newswise.com/articles/view/575813/?sc=c6237

RAPAL Uruguay
Abril 2011

 

Las negritas, son mias.

Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post