Policía colombiana desaloja por la fuerza a miles de campesinos que exigen restitución de sus tierras

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Los cuerpos policiales de Colombia desalojaron durante este fin de semana a más de seis mil campesinos que se habían asentado pacíficamente en fincas de cuatro municipios el departamento de Antioquia  (noreste) en demanda de la restitución de tierras a desplazados por la violencia.

Los desalojos empezaron este domingo, día en el que los uniformados emplearon gases lacrimógenos para obligar la evacuación de familias enteras e inclusive, dejar detenidas a más de 30 personas.

Los campesinos, que exigen soluciones habitacionales, aseguran que el Gobierno de ese país suramericano se ha mostrado apático sobre esta problemática.

A pesar de que muchos mostraron su miedo con la fuerza aplicada por los cuerpos policiales, el sub comandante de la Policía General, Rafael Parra, indicó que la intención “no era” manifestar violencia.

“Quisiéramos igualmente invitar a todas las personas que están participando en estas invasiones, a que desalojen de manera voluntaria. Esa sería la esperanza que nosotros tenemos, y que no se esperen hasta que lleguemos nosotros al empleo de la fuerza porque ya tenemos la autorización de desalojo de algunos sitios y por supuesto que vamos a proceder”, amenazó.

Por su parte el ministro colombiano de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, reiteró que “estas situaciones que se han dado las habrían auspiciado gente que está haciendo política y que está invitando a campesinos a la invasión.

“La posición del Gobierno es que bajo ninguna circunstancia por la presión de la fuerza se van ofrecer soluciones”, expresó.

En tanto, el presidente de la Asociación Nacional por la Salvación del Sector Agropecuario, Aurelio Suárez, consideró que la ocupación ilegal de fincas se da por las expectativas del programa de restitución de tierras que ha prometido el Gobierno.

Este polémico plan de restitución de tierras también ha sido cuestionado porque el modo de recuperación es sólo despojar de los predios a grupos paramilitares pero sin dar seguridad a los que recuperan sus terrenos; por lo que los campesinos quedan vulnerables a las acciones violentas de los armados.

Según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), en Colombia hay cerca de tres millones de personas han sido desplazadas por la violencia desde los años 50.

Ante la situación, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos anunció en 2010 la implementación de un programa para devolver al menos al menos dos millones de hectáreas en sus cuatro años de gestión.

Pese a la promesa, las organizaciones de campesinos y desplazados critican que además de expandir la inseguridad, el sistema de restitución se viene desarrollando de manera muy lenta.

 

Telesur/LibreRed.Net

Comentar este post