Prestigiosos historiadores lanzan diccionario alternativo que pone a Franco en su sitio

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Tras la versión edulcorada de la dictadura de la mano del historiador Luis Suares, presidente de la Hermandad del Valle de los Caídos

Prestigiosos historiadores lanzan diccionario alternativo que pone a Franco en su sitio
Un total de 33 historiadores firman una obra sobre la historia reciente de España, en el periodo comprendido entre 1931 y 1975, con la que pretenden contrarrestar el sesgado Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia. Será publicada a mediados de abril por la editorial Pasado & Presente bajo el título “En combate con la historia”.

El contradiccionario cuenta con las firmas de prestigiosos historiadores, como Julián Casanova, Ángel Viñas, Paul Preston, Enrique Moradiellos, Josep Fontana, Antonio Elorza, Julio Aróstegui, José Carlos Mainer o Carlos Barciela. La nueva obra está dividida por temáticas, que abarcan la reforma agraria republicana, el exilio, los nacionalismos, la violencia, el Ejército popular y la política represiva del franquismo.  “Los que escriben aquí son los mayores expertos en su tema, o como mínimo gente muy avanzada y al tanto de las últimas investigaciones”, según afirmó Ángel Viñas a Público.

El Diccionario de la Academia, una provocación
“Hemos tragado mucho polvo, pateado muchos archivos y gastado mucho dinero para permanecer impasibles ante el Diccionario Biográfico, que es una provocación a la Historia, a los historiadores y a la sociedad española”, afirmó Viñas sobre la obra publicada por la Real Academia de la Historia, que ha generado una gran polémica por su enfoque sesgado de la historia reciente de España.

Preston pone a Franco en su lugar
Paul Preston se ha encargado de perfilar la figura de Franco, dulcemente tratada por el historiador Luis Suárez en el Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia. Suárez, presidente de la Hermandad del Valle de los Caídos, describe al dictador como “autoritario, pero no totalitario”.

Esta interpretación manipulada de la historia, que afecta a otros personajes históricos,  provocó el rechazo de amplios sectores de la sociedad, además de muchos historiadores. En julio pasado, el Congreso de los Diputados exigió que no se difundiera la obra hasta que se enmendaran sus partes más polémicas, dado que había sido beneficiada con una subvención del Estado por 5,8 millones de euros, durante el Gobierno de José María Aznar. La Real Academia de la Historia creó una comisión para llevar a cabo su revisión, pero siete meses después no se conoce aun ningún informe al respecto.

 

elplural

Comentar este post