Pretendida Reforma Pesquera de UE no convence ni en lo ecológico ni en lo laboral

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino de España, Rosa Aguilar, y las comunidades autónomas (CCAA) han mostrado su "preocupación" y "desazón" por la propuesta de reforma de la Política Pesquera Comunitaria (PPC) de la Comisión Europea (CE): el proyecto aprobado por Bruselas puede tener un "impacto muy negativo" en la flota pesquera y suponer "pérdidas de empleo" en el sector.

 Dentro del complejo marco global, la nueva Política Pesquera Comunitaria precisa de reformas sustantivas en materia ambiental y de conservación de los recursos marinos. Es preciso garantizar un cumplimiento real de los acuerdos de pesca y de la normativa comunitaria que afecta al sector pesquero, procurando distinguir la pesca realizada con métodos y artes sostenibles de aquella cuyo desarrollo mantiene una razón exclusivamente económica.

 

Los ecologistas creen que la reforma pesquera no protegerá los ecosistemas

.

Las organizaciones ecologistas han calificado la reforma de la Política Pesquera Común (PPC), presentada hoy por la Comisaria de Pesca europea, Maria Damanaki, de "propuesta inadecuada" para proteger los ecosistemas marinos. La PPC definirá las nuevas directrices para la pesca comunitaria que deberán entrar en vigor a finales del año 2012.

.

En un comunicado conjunto, Ecologistas en Acción, Greenpeace, Oceana, Ocean2012, SEO/Birdlife y WWF aseguran que la propuesta presenta aspectos positivos en su planteamiento, como la utilización de un eje de vertebración de la gestión pesquera, la incorporación de la aproximación ecosistémica, la voluntad de conseguir el rendimiento máximo sostenible, o la decisión de afrontar las problemáticas de los descartes.

Sin embargo, las ONG creen que los mecanismos planteados y la falta de priorización "hacen que sea una propuesta inadecuada para asegurar un ecosistema marino en buenas condiciones", al tiempo que se garantiza una distribución equitativa de los recursos, y la viabilidad de las poblaciones más dependientes de la pesca, donde la pesca artesanal sostenible tiene un rol importante.

Una propuesta insuficiente

Según los ecologistas, la propuesta actual no distingue entre los diferentes modelos acuícolas y propone un enfoque que no integra adecuadamente la dimensión ambiental por lo que, a su juicio, se favorece el esquilme de los recursos pesqueros salvajes. Además, consideran que propuesta ofrece "más autonomía y responsabilidad a los países miembros, pero no establece objetivos comunes que garanticen la integridad de los sistemas ecológicos".

Así, según Miquel Ortega, de OCEAN2012, "un sistema de concesiones individuales transferible como único sistema de gestión es inaceptable" mientras que Raúl García, de WWF, ha argumentado que "la propuesta actual es insuficiente pues no incluye marcos temporales para el establecimiento de estos planes ni mecanismos de participación y de cogestión pesquera".

Desde Oceana, María José Cornax, ha lamentado "la falta de mecanismos para la aplicación del principio de precaución", en la misma línea que Pep Arcos, de SEO/BirdLife, y Greenpeace, en palabras de Celia Ojeda, ha tachado de "vergonzoso" que la propuesta actual sólo obligue a establecer planes de ajuste para los pescadores artesanales.

Por su parte, Lydia Chaparro, de Ecologistas en Acción, ha reclamado "una nueva priorización del acceso a los recursos pesqueros" para aplicar criterios de sostenibilidad y Liliane Spendeler, de Amigos de la Tierra, ha hecho alusión "a la inadecuación" de la propuesta al Mediterráneo.

 

--------------------------------

 

 

Bruselas plantea una drástica reforma pesquera para proteger los caladeros
Impulsa nuevos recortes en la flota para evitar que las generaciones futuras «vean el pescado sólo en fotografías»

 

.

14.07.11 - 00:11 - IÑAKI CASTRO | BRUSELAS.

 

La Comisión Europea presentó ayer una profunda reforma de la política pesquera para evitar que las generaciones futuras «vean el pescado sólo en fotografías». La propuesta comunitaria incide en la necesidad urgente de aliviar la presión sobre los caladeros con un redimensionamiento de las flotas. Bruselas pretende espolear esta reducción en el número de barcos con un sistema de compraventa de cuotas individuales de capturas. «Si no llevamos a cabo estos cambios estructurales, veremos desaparecer las pesquerías una a una», alertó Maria Damanaki, comisaria de Pesca.
El Ejecutivo de la UE está convencido de que el modelo actual de pesca es completamente insostenible. Existen demasiados barcos -84.909 en total- y las capturas son desmesuradas. Según los datos de la Comisión, la mayoría de los caladeros están explotados muy por encima de sus posibilidades de regeneración. Damanaki apuntó que el Mediterráneo es el «campeón de las capturas excesivas» con un 82% de sus pesquerías amenazadas. En el caso del Atlántico, la proporción se reduce al 63%. «Tenemos que gestionar los recursos de forma inteligente para garantizar unos caladeros saludables y productivos», agregó la comisaria griega.
La reforma contempla como objetivo central reducir las capturas a niveles sostenibles en 2015 en línea con los compromisos adoptados por la UE en Naciones Unidas. Para ello, se apuesta por un nuevo sistema que acelere la reducción de la flota. Siguiendo los pasos de EE UU, Australia, Noruega o Dinamarca, Bruselas pretende establecer un mercado de cuotas de pesca individuales. Es decir, se abraza la idea de que los caladeros son públicos y se autoriza a los gobiernos a asignar a cada barco un volumen de pesca. Estas concesiones, que podrían estar sujetas a una tarifa, se comprarían y venderían para facilitar la desaparición de embarcaciones.
Damanaki explicó que este modelo funciona de forma «exitosa» desde hace años. La comisaria se detuvo especialmente en el caso de Dinamarca porque pertenece a la Unión. Allí, la flota se ha reducido un 30% en cuatro ejercicios.
Bruselas, además, promete respaldar a los pescadores que abandonen su actividad mediante incentivos, pero restringiendo las actuales subvenciones de carácter más general. «El sector tiene un problema crónico porque la mayoría de las empresas no son rentables», alertó Damanaki.
Más anchoa
El otro pilar de la propuesta comunitaria apunta al control científico de los caladeros. Bruselas apuesta por contar con los mejores datos posibles para verificar la evolución de las poblaciones. La comisaria celebró en este contexto la recuperación de las pesquerías de anchoa en el Cantábrico, que permanecieron cerradas durante cinco años por la mala situación de la especie. «Hemos trabajado mucho y hemos sido duramente criticados, pero ahora tenemos buenas noticias para los pescadores», remarcó en referencia a su plan para duplicar las capturas de bocarte en la nueva campaña.
Los socios comunitarios empezarán a debatir a partir de ahora el planteamiento de la Comisión. España, la primera potencia pesquera europea por volumen de capturas, tendrá mucho que decir. Ayer, la patronal de los armadores ya se pronunció en contra de la «superficial» y «cobarde» reforma comunitaria. Cepesca acusó a Bruselas de alinearse con las tesis ecologistas y «dramatizar» sobre el verdadero estado de los caladeros. Los ecologistas, sin embargo, criticaron la propuesta porque a su juicio no es «sostenible».

 

 

http://www.eldiariomontanes.es/v/20110714/economia/destacados/bruselas-plantea-drastica-reforma-20110714.html

 

 

 

---------------------------

 

Rosa Aguilar expresa su preocupación por la propuesta de reforma pesquera

 


13/07/2011 EFE Madrid, 13 jul (EFECOM).-

 

 

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, y las comunidades autónomas (CCAA) han mostrado su "preocupación" y "desazón" por la propuesta de reforma de la Política Pesquera Comunitaria (PPC) presentada hoy por la Comisión Europea (CE).

Aguilar ha declarado a la prensa, al término de la reunión del Consejo Consultivo sobre pesca con las comunidades autónomas (CCAA), que el proyecto aprobado por Bruselas puede tener un "impacto muy negativo" en la flota pesquera y suponer "pérdidas de empleo" en el sector.

La ministra ha criticado que la CE defienda la "sostenibilidad ambiental" con la reforma, pero no la "sostenibilidad socio-económica".

Ha añadido que el Gobierno intentará consensuar una posición con las CCAA "de aquí al martes", día en que el Consejo de Pesca de la UE empezará a negociar la reforma.

Según Aguilar, la propuesta de la CE incluye algunas ideas que "si no se aclaran" podrían resultar "un hachazo" para el sector.

El Gobierno y las autonomías han analizado el documento de Bruselas sobre la PPC, que planea medidas drásticas para recuperar los caladeros en dicha reforma.

El proyecto que ha hecho público hoy la comisaria europea de Pesca, María Damanaki, fija el año 2015 como fecha para alcanzar unos "rendimientos máximos sostenibles" en las pesquerías y para ello, la CE quiere primar actuaciones que provoquen una reducción de la capacidad de la flota.

Según Aguilar, es "imposible" cumplir esa fecha y por ello, el Gobierno considera que las medidas en favor de los recursos deben emprenderse al menos "en el horizonte 2020",

Otra idea de la CE es eliminar los descartes (capturas no deseadas de peces que después, muertos, son arrojados al mar) mediante, por ejemplo, obligaciones en los desembarcos y en este punto, Aguilar estima que si no hay aclaraciones tampoco es viable el proyecto del Ejecutivo comunitario.

El Gobierno y las CCAA han lamentado que, en general, Bruselas quiera aplicar reducciones de capturas en ausencia de datos científicos.

España tratará de buscar alianzas con países como Francia o Portugal para conseguir una revisión de la PPC más favorable.

La conselleira del Mar de Galicia, Rosa Quintana, ha manifestado que la CE "parte de un principio equivocado y se olvida de todo un sector económico", por lo que quedan "muchos pasos" que dar hasta conseguir mejorar la reforma.

Quintana, que este semestre representará a las comunidades autónomas en los Consejos de Ministros de Pesca de la UE, ha apuntado que la propuesta "se olvida" de los segmentos de la flota artesanal y del marisqueo, y que el único sector con un trato positivo es la acuicultura.

Por su parte, el conseller de Agricultura y Pesca catalán, Josep María Pelegrí, ha expresado su "alarma" porque el proyecto de PPC impone "obligaciones" a la flota que no comparten, además de tachar de "irresponsabilidad" la opción de reducir cuotas cuando haya ausencia de datos científicos.

La consejera de Agricultura y Pesca vasca, Pilar Unzalu, ha resaltado su discrepancia respecto a muchas de las medidas previstas por la CE, que afectan "directamente" a la flota, sobre todo de bajura y ha abogado por buscar una PPC que tenga más en cuenta el desarrollo económico del litoral del mar Cantábrico.

Por su parte, la consejera de Agricultura y Pesca de la Comunidad Valenciana, Maritina Hernández ha asegurado que la propuesta es "demoledora". EFE

 

 

http://www.expansion.com/agencia/efe/2011/07/13/16336271.html

 

La Unión Europea pide una reforma drástica para una pesca más 'sostenible'

Flota pesquera en Pontevedra. | Miguel Riopa.

Flota pesquera en Pontevedra. | Miguel Riopa.

  • Propone basar en datos científicos el reparto de cuotas para proteger especies
  • También apuesta por crear un 'mercado de derechos de pesca'
  • Algunos grupos ecologistas temen una 'privatización de los mares'

La comisaria de Pesca, María Damanaki, ha planteado este miércoles cambios drásticos en la reforma de la política pesquera común (PCP) más allá de 2013, como, por ejemplo, basar en datos científicos y no tanto en la negociación política el reparto de cuotas de pesca entre la flota comunitaria, con el objetivo de proteger unos recursos cada vez más explotados.

También apuesta por crear un "mercado de derechos de pesca" para que los pescadores de un mismo Estado miembro puedan comercializar entre sí con las cuotas que le son asignadas, con ello se quiere dar un "sentido económico" a la buena gestión de los recursos, porque el valor de estos derechos lo fijará el mercado, según ha explicado la comisaria en rueda de prensa.

La propuesta de Damanaki sugiere la necesidad de establecer ciertas "salvaguardas" para que este nuevo sistema de cuotas transferibles (o 'concesiones') no sea discriminatorio ni favorezca que pescadores de un determinado país puedan esquivar la norma y comprar los derechos de otros países. Los gobiernos nacionales tendrán "flexibilidad" para decidir sobre estas salvaguardas.

Reservas de algunos ecologistas

Se trata de una iniciativa que despierta "reservas" entre algunas organizaciones ecologistas que temen una "privatización de los mares" y de algunos países que ven el riesgo de que otras flotas comunitarias se hagan con sus derechos.

Además, sería una forma de ofrecer ayudas a los pescadores en un momento en el que Bruselas también quiere acabar con la "dependencia de los subsidios" que a su juicio tiene el sector.

La comisaria cree probado que las ayudas a la reconversión de la flota "no han funcionado" para combatir la sobrecapacidad y considera que no hay fondos para seguir destinando a este objetivo. "No puede haber dinero para aumentar la capacidad de los buques", ha replicado en la rueda de prensa al ser preguntada por si prevé retirar las ayudas a la reconversión.

'Sostenibilidad, eficiencia y coherencia'

En la presentación de su propuesta, la comisaria ha sido tajante y ha advertido de que si no se llevan a cabo cambios "estructurales" sobre las prácticas actuales, entonces "iremos perdiendo una población tras otra". "Hay que acabar con este círculo vicioso", ha insistido, antes de anunciar un proyecto basado en tres pilares: "sostenibilidad, eficiencia y coherencia". También ha anunciado un peso "fundamental" para el desarrollo de la acuicultura.

La responsable comunitaria de Pesca ha recalcado que la política actual no funciona porque "no obra a favor de la sostenibilidad", tampoco funciona para el mercado comunitario, que tiene que importar dos tercios del pescado que consume y "muchos pescadores dependen de las subvenciones".

Además, ha rechazado que los cambios que defiende sean una amenaza para el sector y ha asegurado que "ya se pierden muchos puestos de trabajo" con la política pesquera actual. Bruselas tiene "preocupación" por el desempleo pero afirma que habrá "apoyos, compensaciones" para, por ejemplo, los pescadores que realicen buenas prácticas.

Cuotas según criterios científicos

Damanaki propuso recientemente recortar en al menos un 25 por ciento en 2012 las capturas de los recursos para los que no se dispusiera de suficientes datos científicos para establecer el estado de la población, una idea a la que se oponen la mayoría de los Estados miembros por considerarla "exagerada".

Pero la comisaria defiende esta posibilidad porque ve "urgente" reducir la sobrepesca que impide en la actualidad la reproducción sin riesgo de muchos recursos y lamenta la falta de esfuerzos por parte de algunos Estados miembros para obtener datos científicos de calidad y fiables. Según datos de Bruselas, el 82 por ciento de las poblaciones mediterráneas y el 63 por ciento de las atlánticas están sobreexplotadas.

La cifra del 25 por ciento no aparece en la propuesta que este miércoles presenta la comisaria, pero sí conserva el "espíritu" de la iniciativa para defender planes multianuales para cada pesquería basados en la opinión científica y que apliquen el principio de precaución, según han explicado fuentes comunitarias.

En la actualidad existen planes plurianuales para poblaciones específicas y Bruselas quiere redirigirlos para que cada plan cubra una pesquería con la idea de hacer una gestión más eficaz y favorecer la consecución del objetivo de una pesca sostenible en el horizonte de 2015.

Soluciones locales

Además de una gestión de los recursos que se apoye en un "enfoque ecosistémico" y a la creación de planes específicos, la comisaria quiere impulsar un tercer eje en la reforma para "regionalizar" la política pesquera comunitaria. Así, se podrían pensar "soluciones locales" que se adapten a las especificidades de cada región, siempre partiendo de "los mismos principios" de una pesca sostenible, matizan las fuentes.

Entre las principales medidas que Damanaki ve necesarias para lograr estos objetivos figura el fin de los descartes, esto es, de la pesca no deseada que es devuelta al mar, y que en la actualidad representa en torno al 23 por ciento de las capturas.

La comisaria ha criticado en numerosas ocasiones una práctica que considera "inmoral" y en su propuesta plantea un veto progresivo que empezaría a aplicarse a algunas especies como la anchoa, el atún rojo o el jurel a partir de 2014 y se extendería a otras en 2015 y 2016. El objetivo es que en 2016 estén prohibidos todos los descartes y que los pescadores estén obligados a desembarcar toda la pesca comercial capturada.

Por otro lado, Damanaki ve en la revisión de la PCP una oportunidad para redefinir las relaciones con países terceros como Marruecos y Guinea Bissau y fijar nuevas prioridades en los acuerdos bilaterales que se establecen con ellos. El objetivo es que los nuevos acuerdos que se negocien se cimenten en tres pilares: la buena gobernanza, una pesca sostenible y el respeto de los Derechos Humanos.

 

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/07/13/natura/1310553626.html

 

 

  La necesaria reforma de la Política Pesquera Comunitaria - Dialnet

de E Sáenz - 2010
Información del artículo La necesaria reforma de la Política Pesquera Comunitaria.
dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3437912 - En caché 

 

La necesaria reforma de la Política Pesquera Comunitaria

Xabier EZEIZABARRENA SAENZ, Abogado. Doctor en Derecho (UPV/EHU)

Resumen:

Dentro del complejo marco global, la nueva Política Pesquera Comunitaria precisa de reformas sustantivas en materia ambiental y de conservación de los recursos marinos. Es preciso garantizar un cumplimiento real de los acuerdos de pesca y de la normativa comunitaria que afecta al sector pesquero, procurando distinguir la pesca realizada con métodos y artes sostenibles de aquella cuyo desarrollo mantiene una razón exclusivamente económica.

Palabras clave: Derecho Comunitario – Política Pesquera Comunitaria – Recursos Marinos – Pesquerías – Sostenibilidad

1. Introducción

Dentro del complejo marco global, la nueva Política Pesquera Comunitaria (PPC) precisa de reformas sustantivas en materia ambiental y de conservación de los recursos marinos. Es preciso garantizar un cumplimiento real de los acuerdos de pesca y de la normativa comunitaria que afecta al sector pesquero, procurando distinguir la pesca realizada con métodos y artes sostenibles de aquella cuyo desarrollo mantiene una razón exclusivamente económica.

Entre las cuestiones a abordar, con carácter general, se encuentra la problemática de las redes de deriva, el arrastre pelágico y la problemática del stock de anchoa. Al mismo tiempo, las cuotas de capturas de esta especie han llegado a ser objeto de curiosos intercambios entre Francia y Portugal en un trueque de poblaciones absolutamente lejanas y desligadas entre sí y en perjuicio de los pescadores de bajura que operan en el Golfo de Bizkaia. Adicionalmente, las cifras correspondientes al sector pesquero tradicional de cualquier Estado miembro se presentan siempre enmarcadas en los grandes resultados macroeconómicos de la pesca global, junto a la pesca industrial o de altura, cuya problemática poco o nada tiene que ver con la que sufre diariamente el sector pesquero tradicional o de bajura. La Política Pesquera Comunitaria debería reflexionar sobre estas cuestiones con anterioridad a la toma de decisiones estratégicas que garanticen el futuro de las distintas pesquerías en la Unión Europea.

Resulta necesario, por tanto, abordar estas y otras cuestiones, desde la perspectiva de la sostenibilidad de los recursos, del sector y desde la perspectiva social que representa una cultura y una forma de vida cuyos contornos requieren de nuevas aproximaciones políticas y jurídicas que nos acerquen a la sostenibilidad real y a la protección efectiva de los recursos marinos. A tal fin, la comunicación abordará las necesidades de reforma de la Política Pesquera Comunitaria vigente, tanto desde la perspectiva de los Tratados constitutivos de la Comunidad Europea y la Unión Europea, como desde el punto de vista de las reformas sectoriales a introducir en los Reglamentos y Directivas del sector. Todo ello guarda estrecha e importante relación con la difícil situación que vive el sector pesquero en el conjunto de Euskal Herria.

Foto: Parksy1964

Foto: Parksy1964.

2. Política pesquera y conservación de los recursos

Mientras la flota cantábrica de bajura sigue sumida en una profunda crisis estructural, la Política Pesquera de la UE continúa sin diferenciar debidamente las problemáticas pesqueras de las distintas flotas en el contexto comunitario optando, hasta la fecha por pautas de reflexión incompletas que desdibujan cualquier aproximación de contenido social real al fenómeno pesquero en clave de sostenibilidad.

Un buen ejemplo de ello es el caso de la escasez de capturas de anchoa junto a la necesidad de establecer un cierre de la pesca de esta especie, los intercambios ilegales de cuotas entre Francia y Portugal o la proliferación, aún hoy, en aguas atlánticas de redes de deriva prohibidas formalmente desde enero de 2002. Todo ello, unido a cuestiones políticas y jurídicas de distinta naturaleza, ha derivado en la constatación de un hecho que los pescadores conocen a ciencia cierta: la existencia de límites en las pesquerías de nuestros océanos, tal y como sucede con todos y cada uno de los recursos naturales del planeta. Ello exige, una vez más, establecer o renovar los compromisos adquiridos en la materia para garantizar la sostenibilidad de los recursos marinos.

En este contexto, el principio de integración ambiental en las políticas comunitarias se ha fortalecido al integrarse la misma en el art. 6 del Tratado de la Comunidad Europea. Sin embargo, la política pesquera de la UE sigue sin integrar debidamente este principio fundamental en la política pesquera, cuyo análisis se mantiene casi como estrictamente económico.

El caso de la flota cantábrica de bajura es claramente sintomático sobre la situación de escasez de recursos que se vive en el Golfo de Bizkaia. Además del paulatino descenso de los stocks y las capturas, el sector debe enfrentarse a  factores externos que distorsionan la gestión sostenible de los recursos marinos. Para hacer frente a este fenómeno, la participación del sector en el complicado fenómeno comunitario constituye una necesidad inaplazable. El Derecho Internacional, mientras tanto, se muestra impotente para lograr la ejecución de sus dictados, a pesar de sus notables avances retóricos en materia de protección de los mares y sus recursos.

En el plano de la UE, vienen siendo habituales las Sentencias del Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea (TJCE) que constatan la violación, más o menos sistemática, del Derecho Europeo vigente. Entre otras, la Sentencia del TJCE de 12-7-20051 puede y debe marcar un antes y un después en el nuevo dibujo de la Política Pesquera Comunitaria. En ella, por ejemplo, se demuestra que los inspectores comprobaron la presencia de peces de talla inferior a la permitida en cada una de las seis misiones que realizaron. En particular, constataron la existencia de un mercado de merluzas de talla inferior a la permitida, que se ofrecían, en contra de las normas de comercialización establecidas en el Reglamento nº 2406/96. Por tanto, la sentencia llega a confirmar la existencia, en este caso en Francia, “de una práctica de venta de peces de talla inferior a la permitida sin que exista una intervención eficaz de las autoridades nacionales competentes, práctica que es tan constante y general que puede poner en grave peligro, por su efecto acumulativo, los objetivos del régimen comunitario de conservación y de gestión de los recursos pesqueros”.

Foto: xornalcerto

Foto: xornalcerto.

 

 

 

 

Además, “la similitud y la reiteración de las situaciones constatadas en todos los informes permiten considerar que estos casos sólo pueden deberse a la insuficiencia estructural de las medidas aplicadas por las autoridades francesas y, por ende, a un incumplimiento de la obligación de realizar controles efectivos, proporcionados y disuasorios que la normativa comunitaria impone a dichas autoridades”. Ello supone, con toda claridad, la violación del art. 228 del Tratado de la Comunidad Europea por parte de Francia, “al no garantizar un control de las actividades pesqueras conforme con las exigencias previstas en las disposiciones comunitarias”.

El TJCE considera, con carácter general, que la obligación de los Estados miembros de velar por que las infracciones de la normativa comunitaria sean objeto de sanciones efectivas, proporcionadas y disuasorias reviste una importancia esencial en el ámbito de la pesca. En efecto, si las autoridades competentes de un Estado miembro se abstuvieran sistemáticamente de ejercitar acciones de esta índole contra los responsables de dichas infracciones, correrían grave peligro tanto la conservación y la gestión de los recursos pesqueros como la ejecución uniforme de la política pesquera común.

El propio TJCE sostiene, igualmente, algunas de las claves fundamentales de la gestión de los recursos naturales en aguas comunitarias: “uno de los elementos clave de la política pesquera común consiste en la explotación racional y responsable de los recursos acuáticos de forma sostenible, en condiciones económicas y sociales apropiadas. En este contexto, la protección de los juveniles resulta determinante para la recuperación de las poblaciones. Por tanto, la inobservancia de las medidas técnicas de conservación previstas por la política común, en especial las exigencias en materia de talla mínima de los peces, constituye una grave amenaza para la conservación de determinadas especies y de determinados caladeros y pone en peligro la consecución del objetivo esencial de la política pesquera común”.

La importancia de la citada Sentencia del TJCE es notoria en cuanto a los argumentos jurídicos antedichos, así como en lo que respecta a la ejemplaridad del fallo desde el punto de vista político y económico:

1)      Declarar que la República Francesa no ha adoptado todas las medidas necesarias para la ejecución de la sentencia de 11 de junio de 1991, Comisión/Francia (C‑64/88) y, por tanto, ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud del artículo 228 CE
–       al no garantizar el control de las actividades pesqueras de conformidad con las exigencias de la disposiciones comunitarias, y
–       al no garantizar la incoación de procedimientos, de conformidad con las exigencias previstas en las disposiciones comunitarias, por las infracciones a la normativa de las actividades pesqueras.
2)      Condenar a la República Francesa a pagar a la Comisión de las Comunidades Europeas, en la cuenta «Recursos propios de la Comunidad Europea», una multa coercitiva de 57.761.250 euros por cada período de seis meses, a contar desde la fecha de la presente sentencia, al final del cual aún no se haya ejecutado plenamente la sentencia de 11 de junio de 1991, Comisión/Francia, antes citada.
3)      Condenar a la República Francesa a pagar a la Comisión de las Comunidades Europeas, en la cuenta «Recursos propios de la Comunidad Europea», una suma a tanto alzado de 20.000.000 euros.
4)      Condenar en costas a la República Francesa”.

En suma, los criterios normativos y jurisprudenciales en esta materia aparecen bastante claros, como consecuencia directa de los límites existentes en las pesquerías de todo el mundo. Otra cosa es que el cumplimiento real y efectivo de estos parámetros sigue estando pendiente en muchos contextos. Con ello, la política pesquera, sea cual sea su origen, debe decantarse por reafirmar la necesidad de cumplimiento de la normativa por parte de los Estados miembros y del sector pesquero en general. Ello requiere una visión sostenible y responsable de la explotación de las pesquerías en la UE, muy en la línea de cuanto se apunta en esta importante Sentencia del TJCE.

Este ejercicio de responsabilidad colectiva en la defensa de las pesquerías redundará, igualmente, en la protección de los derechos que necesariamente asisten a las comunidades pesqueras tradicionales sobre los recursos del mar. El fenómeno de la globalización económica no debiera encontrar apoyos jurídicos para el expolio de los océanos y, con él, el ahogo social de quienes necesitan del mar para subsistir.

3. Bibliografía

ALEGRET, Juan Luis. “Gobernabilidad, legitimidad y discurso científico: el papel de las ciencias sociales en la gestión de la pesca de bajura”, Eusko Ikaskuntza, en Zainak nº 21, 2002.

ASTORKIZA, Kepa, DEL VALLE, Ikerne y ASTORKIZA, Inmaculada. “Posibilidades de pervivencia de la cogestión en las pesquerías de la UE: el caso de las flotas artesanales de la Comunidad Autónoma Vasca”, Eusko Ikaskuntza, en Zainak nº 21, 2002.

DEERE, Carolyn. “International trade, conservation and sustainable development in the fisheries sector: conflict or compatibility”, in Ocean Yearbook 15, International Ocean Institute, Canada-Chicago University Press, 2001.

EZEIZABARRENA, Xabier. “Problems and legal rules regarding to driftnets and Community Law”, in Ocean Yearbook 15, International Ocean Institute, Canada-Chicago University Press, 2001.

EZEIZABARRENA, Xabier. “Europe and co-sovereignity”, in Oxford Magazine nº 226, Oxford, May 2004.

EZEIZABARRENA, Xabier. El sector pesquero vasco ante la UE, Puerto de Pasaia, 2006.

GARCÍA-ORELLÁN, R. y BEOBIDE, J. Hombres de Terranova. La pesca del bacalao 1926-2004, Puerto de Pasaia, 2004.

LABORDE, Serge. “Évolution des flottilles des pêches maritimes basques depuis les années 1950”, Eusko Ikaskuntza, en Zainak nº 25, 2003.

MITXELENA, Anne Marie & BUI DIHN, Laurent, “La législation du droit de la pêche et son avenir dans la politique de l´Union Européenne”, Eusko Ikaskuntza, en Zainak nº 21, 2002.

RUBIO-ARDANAZ, Juan Antonio. “Levantar la pesca”, desplazamiento de técnicas tradicionales en el contexto del cambio en el modo de producción pesquero en el País Vasco”, Eusko Ikaskuntza, en Zainak nº 21, 2002.

SACK, Karen & KNUDSEN, Anders, Trade, Environment & Sustainable Development, WSSD Edition, December, 2001.

SÁNCHEZ LAMELAS, Ana. La ordenación jurídica de la pesca marítima, Aranzadi, 2000.

WEERAMANTRY, C. G. “Achieving sustainable justice through international law”, in Sustainable Justice-“Reconciling economic, social and environmental law”, edited by Centre for International Sustainable Development Law, Martinus Nijhoff Publishers, Leiden-Boston, 2005.

 


Por cinabrio
cinabrio blog

Etiquetado en Europa

Comentar este post