Protegiendo a su Comunidad Contra las Empresas Mineras y Otras Industrias Extractivas

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Una guía comunitaria

Foro-en-Cerro-Chato-th.jpgLas empresas internacionales interesadas en instalarse en un país para llevar adelante proyectos de extracción en gran escala de sus recursos naturales, cuyos impactos afectan al medio ambiente y la forma de vida de comunidades enteras, suelen aplicar una serie de medidas para superar la resistencia de estas comunidades a su proyecto

La guía “Protegiendo a su Comunidad Contra las Empresas Mineras y Otras Industrias Extractivas”, publicada por Respuesta Global en 2009, describe aspectos de ese proceso, los peligros que las comunidades enfrentan y las maneras de defenderse de los mismos. Reproducimos a continuación uno de los capítulos dedicados al problema.

Capítulo 3.
Tácticas de las Empresas y Contramedidas de la Comunidad

“Primero te ignoran, luego se ríen, después te atacan y al final, ganas”, Gandhi.

Esta sección describe unas cuantas tácticas utilizadas por algunas empresas en ciertos momentos del proceso. Pese a que puede ser que no todas sean aplicables en su situación, es bueno estar preparado.

Táctica de la empresa 1 — Visita con identidad falsa

La empresa minera está solicitando concesiones o ya tiene concesiones, y envía un equipo para evaluar la situación local. Quieren averiguar el nivel de conocimiento del pueblo sobre el tema minero y el grado de oposición. En esta etapa, pueden empezar a identificar personas locales claves de la comunidad o del gobierno local para tenerlos de su lado. Pueden llegar con identidad falsa (por ejemplo, haciéndose pasar por un representante de una ONG) para obtener información.

Contramedidas

No se fíe de personas que soliciten información sin una buena razón. Asegúrese de que estas personas sean quienes dicen ser — obtenga su información de identidad, teléfono y dirección para hacerles seguimiento. Anote lo que están proponiendo u ofreciendo. Si están mintiendo, usted querrá probarlo y desenmascararlos más adelante.

Si sospecha que éste podría ser un proyecto minero u otro proyecto extractivo, estudie la legislación para ver cuáles son sus siguientes pasos obligatorios (ver la Sección 2A).

Táctica de la empresa 2 — Reunión pública

Cuando ha encontrado un aliado local, la empresa puede llegar y reunirse abiertamente con el gobierno local o la comunidad para hablar sobre el proyecto.

Es muy probable que organicen reuniones por medio de funcionarios “amistosos” del gobierno local o de la comunidad. A estas alturas, puede ya haber ofrecido algunos beneficios a los funcionarios (no sólo monetarios).

Contramedidas

Es importante estar conciente de que la empresa podría utilizar estos tipos de reuniones como parte de su estrategia de conseguir la aceptación comunitaria del proyecto (la “licencia social”), para cumplir con obligaciones legales nacionales o regionales (a esto se lo conoce como una “consulta engañosa”). En algunos casos, la compañía podría realizar una reunión sin avisar a los participantes del verdadero objetivo de dicho evento, y utilizar la oportunidad para informarle al gobierno que la comunidad está de pleno acuerdo con el proyecto.

CONOZCA la legislación, detenga cualquier posible mal uso de reuniones comunitarias y, cuando sea necesario, aclare que las reuniones no están satisfaciendo los requisitos legales (por ejemplo, la consulta previa). Mantenga sus propias actas o minutas de la reunión, y pida a la compañía que le provean sus actas de la reunión. Consiga tanta información de la empresa como sea posible: el nombre de los funcionarios de la compañía, de dónde provienen, direcciones, teléfono e información específica sobre las concesiones (código de la concesión, límites y la extensión física en hectáreas). Solicíteles un mapa que muestre las concesiones. Si no pueden entregar esta información o no quieren hacerlo, podría resultar estratégico oponerse a que se realice la reunión hasta que la empresa provea toda la información que usted necesita.

Táctica de la empresa 3 — Confeccionar la licencia social

Mientras negocia con una comunidad, la empresa podría decidir negociar con (y por lo tanto fortalecer) un grupo que no representa los intereses de la comunidad, si considera que el grupo resulte más fácil de manipular. Esto en sí crea divisiones, y es una medida utilizada para desestabilizar el mecanismo de defensa de una comunidad. También puede alterar drásticamente el equilibrio de poder de una comunidad. Si no existen grupos manipulables, la empresa podría simplemente crear un grupo nuevo con gente con la que puedan contar para apoyar su proyecto extractivo.

Este grupo será el defensor de la empresa en el ámbito público, no sólo defendiendo y apoyando activamente al proyecto (beneficiándose financieramente de la presencia de la empresa todo este tiempo), sino también implementando algunos de los programas sociales de la compañía. Sin embargo, el objetivo más importante es que el falso grupo comunitario dé a la empresa la legitimidad que necesita para convencer al público, a sus inversionistas y a funcionarios gubernamentales que su proyecto ha obtenido la licencia social necesaria.

Si su comunidad logra neutralizar esta táctica la empresa, junto a su ‘organización de desarrollo’, la empresa podría trabajar con comunidades cercanas para ponerlas en contra de la comunidad que se está resistiendo a su proyecto. El resultado final es un aumento en la animosidad entre comunidades y un gran incremento en la presión sobre aquéllos que se resisten al proyecto.

Contramedidas

Antes de que la empresa haya tenido la oportunidad de crear su organización, eduque a los miembros de la comunidad sobre esta táctica. Si es demasiado tarde para detenerla, denúnciela a cuantas personas y organizaciones como sea posible para evitar que la falsa organización suscriba contratos con otras organizaciones o instituciones gubernamentales.

Asegúrese de que los inversionistas de la compañía en particular, otras comunidades y funcionarios gubernamentales estén conscientes de que el apoyo que la falsa organización está otorgando es precisamente, falso.

Táctica de la empresa 4 — Falsas organizaciones

Si la empresa no puede encontrar un aliado sumiso entre las organizaciones comunitarias existentes, podría crear una nueva “organización local de desarrollo” para allanar su camino. O podría crear una estructura de gobierno paralela, o dar poder a un dirigente pro-empresa. Puede haber mucho dinero disponible de inmediato para este nuevo grupo. En Ghana, las corporaciones mineras auríferas hicieron esto con grupos juveniles, grupos de agricultores, grupos religiosos y grupos de mujeres. En algunos casos, ayudaron a crear estos grupos, mientras que en otros casos simplemente corrompieron a sus dirigentes.

La empresa puede hacer esto antes o después del EIA. Sus objetivos son (a) crear desconfianza dentro de la comunidad y (b) no ser vistos como una Transnacional Minera o como una Mega Empresa, sino como que está trabajando a través de una organización local de confianza o una persona de la comunidad, e idealmente, alguien con una buena reputación.

Contramedidas

Usted necesita estar un paso adelante y tratar de llegar a esas personas influyentes antes que la empresa las reclute. Déles información confiable sobre el proyecto propuesto para ponerlos de su lado, Si no puede hacer esto, exponga cualquier conflicto de intereses que pueda haber u otra razón de tener sospecha.

Si puede, demuestre que la empresa minera ha sido deshonesta en el pasado. Señale que los intereses reales de la empresa son extraer los recursos y ganar dinero, más no asegurar el bienestar de la comunidad.

Táctica de la empresa 5 — Truco de firmas

La empresa puede enviar a representantes a los hogares de personas desempleadas a prometerles empleos con buenos sueldos si firman una “solicitud de trabajo” que es realmente una petición que muestra apoyo por el proyecto extractivo propuesto.

La corporación cuprífera Rosemont Copper Corporation hizo esto en un intento de garantizarse una concesión en Santa Rita, Arizona. En la Península Zamboanga de las Filipinas, Toronto Ventures, Inc. (TVI) engañó a la población indígena Subanen al hacerla firmar una hoja de papel en blanco y luego la utilizó como “evidencia” de su consentimiento al proyecto minero de TVI. Este “truco de firmas” también es una forma de lo que los activistas denominan una “consulta engañosa.”

Contramedidas

No caiga en esta trampa. Sea muy cuidadoso antes de firmar cualquier cosa. Si los pobladores no puede leer, entonces consiga que alguien de confianza o amigo les lea el documento. Nunca firme una hoja de papel en blanco – asegúrese de que el encabezamiento de la hoja coincida con para lo cual se necesita su firma.

Táctica de la empresa 6 — Compra de terrenos claves

Usualmente, la empresa intentará comprar tierras con vías de acceso a sus concesiones, y otras propiedades claves de la gente local. A veces esto se hace obligando a los agricultores a vender su tierra a precios determinados por la empresa. Y a veces ellos utilizan la compra de terrenos para debilitar a las comunidades.

Contramedidas

La mejor manera de combatir esto es mediante la educación y organización. Si las personas entienden que vender tierra a la empresa pondrá a su propia comunidad en riesgo, o que podría provocar una invasión de tierra por traficantes de tierras para “ganar una fortuna” a través de la compra y venta de tierra, podría ser menos probable que éstas se vendan. Asimismo, empiece conversaciones comunitarias sobre las alternativas económicas a la minera de manera que las personas puedan imaginar nuevas oportunidades si conservan sus propiedades.

Táctica de la empresa 7 — Ofertas de servicios, proyectos y empleos

Aquí, el objetivo de la compañía es seducir a algunos de los residentes locales y dividir así a la comunidad, para obtener la licencia social necesaria.

La empresa puede prometer servicios y proyectos de infraestructura a las comunidades locales y al gobierno: caminos, puentes, clínicas, escuelas, un médico a tiempo completo y atención médico/dental y becas. Pueden también ofrecer empleos con buenos sueldos (por un tiempo), identificando a ciertas personas para sembrar resentimiento y desconfianza. Pueden hacer esto directamente, o a través de una falsa organización, pero todos sabrán que el dinero de la empresa está detrás de esto.

Mientras que se cumplen algunas promesas (por lo menos al principio), muchas no se cumplen. El objetivo es sembrar la nueva idea de que la comunidad es “pobre” y hacer que la riqueza material se convierta en más importante que la riqueza cultural y social.

Esta estratégica de las empresas extractivas crea dependencia a los bienes y servicios que prestan. Es importante concienciar a la gente de los peligros de esta estrategia y sus consecuencias. La dependencia de los servicios de la compañía pone a la sociedad en riesgo de un colapso eventual cuando la empresa se vaya.

Contramedidas

Esto puede ser muy difícil de contrarrestar. Las comunidades pueden estar desesperadas por un camino o una clínica. Si existe una tasa alta de desempleo, mucha gente podrá querer trabajar para la compañía. Esta táctica es mucho más eficaz en áreas abandonadas por los gobiernos, donde las comunidades pueden no tener verdaderas alternativas, y pocos servicios públicos. La manera de enfrentar esto es tratar de lograr que los gobiernos locales o fundaciones aliadas presten servicios y proporcionen la infraestructura y servicios necesarios. A estas alturas, usted ya debería haber diseminado tanta información sobre la compañía y los impactos dañinos del proyecto como sea posible y reclutado el apoyo de aliados locales, regionales, nacionales e internacionales.

Recuérdeles constantemente a los suyos que lo que sea que la compañía esté ofreciendo, jamás compensarán los costos sociales, ambientales y económicos permanentes y devastadores del proyecto.

Reflexione antes de firmar. Si su comunidad desea negociar un acuerdo económico con una compañía extractiva, hágales saber que los influjos súbitos de dinero han resultado en pobreza a largo plazo para la mayoría, pérdida irremplazable de los valores sociales y culturales, y degradación ambiental a largo plazo. Si, por otra parte, ellos valoran el bienestar de su comunidad en todas sus dimensiones – no sólo la económica – entonces se opondrán a las compañías y su versión falsa de desarrollo, y de “bienestar.” Usted definitivamente querrá crear alternativas económicas a la minería en su comunidad.

Táctica de la empresa 8 — Infiltración y espionaje

Si está en juego suficiente dinero, la empresa puede recurrir a espiar a la oposición para averiguar los planes y acciones de la comunidad. Pueda que instalen cámaras de video digital y equipo de grabación electrónica para monitorear puntos clave.

Ocasionalmente, las compañías han grabado conversaciones telefónicas y reuniones, e interceptado el correo electrónico de activistas comunitarios.

Ellos pueden reclutar o introducir espías en su comunidad u organización para recolectar información para utilizar en su contra. El espía puede convertirse en un miembro central de su grupo, uniéndose a acciones de protesta y auspiciando reuniones de acción. Usualmente, el espía está ahí para recolectar información, pero a veces puede impulsar al grupo a cometer acciones (usualmente ilegales) que dañan a su lucha.

Contramedidas

Cuando se trate de asuntos delicados, utilice los medios de comunicación más seguros posibles, como reuniones cara a cara en lugares poco probables de ser monitoreados por la compañía o el gobierno, y sólo con gente en la que usted confíe.

La comunicación por líneas telefónicas fijas es mucho más segura que por teléfonos celulares, pero no completamente. Los correos electrónicos no son seguros. Existen programas para codificar el texto de los correos electrónicos, como Hushmail (www.hushmail.com). Éstos son mucho más seguros que el correo electrónico regular, pero todavía no 100% seguros.

Casi siempre existe el riesgo de ser infiltrado y espiado, de manera que esto es de esperarse y no debería volverlo a usted o a su organización demasiado paranoico. Si descubre un espía, denuncie a esta persona y a la compañía públicamente (pero sin violencia), y haga conocer esta violación a los medios de comunicación locales y nacionales y a sus aliados internacionales. Sin embargo, al final la mejor estrategia es asegurarse de que el grupo mantenga su integridad moral y se apoyen los unos a los otros.

Táctica de la empresa 9 — Juicios SLAPP

Los juicios SLAPP (la sigla en inglés de Strategic Litigation Against Public Participation, o Demandas Estratégicas Contra la Participación Pública) típicamente son juicios civiles o penales entablados por las compañías o sus aliados. Su propósito es intimidar a los oponentes locales y hacerles gastar tiempo y dinero defendiéndose.

Contramedidas

Contrate un buen abogado desde el principio y trate de formar alianzas estrechas con organizaciones internacionales conocidas, de manera que la compañía sepa que cuando se le enfrentan, usted contará con el apoyo de estas organizaciones internacionales. Las grandes empresas más “responsables” no perseguirán a campesinos porque los hará verse ridículos, especialmente si saben que alguien como Amnistía Internacional o Testigo Global (Global Witness) está preparado para respaldarlo.

Táctica de la empresa 10 — La empresa sostiene que no tiene sentido pelear

La empresa minera puede sostener que si usted lucha contra ellos, otra empresa minera vendrá más adelante con una propuesta menos sensible para la comunidad, y menos amistosa con el medio ambiente. ‘Ustedes están mejor con nosotros,’ pueden sostener ellos. Estas aseveraciones son tonterías.

Contramedidas

Hágales saber que cualquier otra empresa se encontrará con la misma oposición que la que usted ha montado para ellos. Los empresarios pensarían dos veces antes de invertir millones de dólares en volver a intentar explotar una concesión ‘controvertida’ rodeada por comunidades que, a través de su lucha inicial, se han fortalecido social, cultural y tal vez incluso económicamente. Sin embargo, uno aún debe permanecer vigilante.

Táctica de la empresa 11— Juicios, cargos inventados y amenazas de muerte

Si la empresa se siente amenazada por la oposición, puede empezar a utilizar tácticas agresivas, como juicios, cargos inventados para encarcelar a los líderes de la oposición o incluso amenazas de muerte.

Para desprestigiar públicamente a los principales líderes de la oposición, una empresa puede diseminar rumores falsos, o incluso fabricar falsos delitos. En algunos casos, se ha sospechado que las compañías pagaron a menores de edad para decir que habían sido violados, provocando así juicios penales. De manera similar, puede pagar a personas para que digan que han sido víctimas de robo o asalto por parte de líderes claves. Por ello, los líderes tienen que estar conscientes de que estas cosas pueden pasar y ser cuidadosos de no caer en este tipo de trampas.

En Intag, el caso ecuatoriano, cuando fracasaron las tácticas del “bueno de la película” de la empresa, se utilizaron tácticas de mano dura, lo que incluyó contratar a guardias privados (tipo paramilitares) para que hostigaran a activistas contra el proyecto minero. Esto puede escalar a amenazas de muerte contra líderes de la oposición.

Contramedidas

Contacte a organizaciones de derechos humanos en las que pueda confiar y reporte estas tácticas de inmediato. Pídales que visiten su área periódicamente y que preparen informes que usted pueda utilizar a todo nivel para denunciar las acciones de la compañía. Intente conseguir que observadores internacionales vivan en las comunidades y registren comportamiento agresivo y/o ilegal.

Si los líderes claves reciben amenazas de muerte, podrían tener que ser protegidos por otros miembros de la comunidad las 24 horas del día. En algunos casos, dependiendo de la confiabilidad de la policía, usted puede solicitar protección policial durante las 24 horas al día. Podría tener que proporcionar un “pago de bono.” Asegúrese de denunciar todas las amenazas a las autoridades. Una campaña internacional de envío de cartas (por ejemplo, de Amnistía Internacional y Respuesta Global-Global Response) también puede proteger a los líderes comunitarios.

La documentación es indispensable. Conserve las notas, actas de reuniones, copias de documentos, fotografías – cualquier cosa que usted pueda utilizar más adelante en las cortes o para desacreditar a la compañía – en un lugar seguro (o en varios lugares seguros).

Táctica de la empresa 12 — Grupos de seguridad, paramilitares, golpizas, desapariciones

En el caso de oposición significativa, las empresas pueden contratar a empresas de seguridad para proteger a su personal e infraestructura (como campamentos mineros). Esto tiene frecuentemente sólo la intención de intimidación, pero el siguiente paso frecuentemente consiste en la paramilitarización — una etapa muy grave de la lucha en la que su bienestar físico puede verse amenazado, y donde se podrían violar los derechos humanos de muchas personas.

Contramedidas

Si sospecha que esto puede suceder, resalte la amenaza con anticipación. Muchas comunidades y gobiernos rechazarán la presencia de paramilitares o grupos de seguridad privada. Averigüe si estas compañías de “seguridad” cuentan con licencias válidas, y si el personal tiene permiso para portar armas de fuego. Las organizaciones de derechos humanos podrían obtener acceso a información sobre grupos paramilitares que usted pudiera no poder obtener. Tome fotografías y haga videos o grabaciones de audio demostrando evidencia de sus actividades cuestionables. Las fuerzas de seguridad, sicarios y otras personas que trabajan con la empresa pueden recurrir a palizas y desapariciones, de manera que debería estar preparado para esta posibilidad. Comparta informes de cualquier violación de derechos humanos con organizaciones internacionales de derechos humanos como ser Amnistía Internacional y Global Witness (Testigo Global) para convertirla en un asunto internacional (incluyendo a la ONU o al equivalente de la Comisión o Corte Interamericana de Derechos Humanos). Puede buscar medidas de protección con anticipación si se puede comprobar las amenazas de muerte. Esto obligará al país a instaurar medidas y también pone el asunto al descubierto y puede ayudar a evitar otros crímenes.

Si sospecha que la empresa está pagando a la policía para que hostigue a los activistas anti-mineros, mantenga copias de respaldo de documentos importantes y/o archivos de computadora en un lugar separado, en caso de que sean confiscados o destruidos. Obtenga copias de contratos entre la policía o las fuerzas armadas y la empresa extractiva, y publíquelas (podría tener que hacerlo a través de un Defensor Público o del Defensor del Pueblo, a través de un parlamentario o congresista amistoso, o recurrir a las cortes).

Si los dirigentes claves reciben amenazas de muerte, podrían tener que ser protegidos por otros miembros de la comunidad las 24 horas al día (ver la sección anterior).

Táctica de la empresa 13— La empresa regresa

Si se logra detener el proyecto extractivo, la misma empresa o una nueva puede regresar e intentar de reiniciar el proyecto de nuevo, tal vez con tácticas diferentes.

Contramedidas

Esté alerta de una posible actividad preliminar que podría indicar otra amenaza y deténgala antes de que tome impulso. Continúe revisando la Internet para rumores de la venta de concesiones a otras compañías. Asegúrese de actualizar su página Web, resaltando los riesgos de inversión del proyecto. Si se entera que una compañía está interesada en comprar las concesiones, intente escribirles inmediatamente, resaltando los problemas que podrían ser cruciales, especialmente desde el punto de vista de la inversión (riesgos de disturbios sociales, tomas de instalaciones del proyecto, posibles especies protegidas impactadas y oposición de las comunidades locales y/o el gobierno).

 

 

Publicado por Observatorio Minero del Uruguay

 

Ver Guía Comunitaria:

 

Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post