Protestas en toda España contra una reforma constitucional “antidemocrática y neoliberal”

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Miles de personas marcharon este martes en 22 ciudades españolas para desaprobar por “antidemocrática” la reforma de la Constitución que han pactado el Gobierno (PSOE) y el principal partido de la oposición (PP). 

El objeto de la protesta, convocada por los principales sindicatos, partidos políticos minoritarios y organizaciones sociales como el movimiento 15-M, es el cambio de la Carta Magna española, una iniciativa que el Gobierno y el Partido Popular (PP) han tramitado de urgencia, sin consulta popular previa.

En Madrid, 25.000 personas marcharon hasta la Puerta del Sol (donde el 15-M inició en mayo pasado la exigencia de “democracia real” y un cambio sociopolítico) cerrando el acto con la lectura de un manifiesto en el que se califica el cambio constitucional de “antidemocrático”.

La reforma deberá ser aprobada este miércoles en el Senado -la Cámara Alta del Parlamento español- por los tres quintos del Pleno, lo que equivale a 157 escaños, ya que actualmente hay 261 senadores.

Con las frases “Así no, esto no”, los manifestantes calificaron de intolerable que una reforma de tanta trascendencia sea aprobada en quince días “hurtando a la ciudadanía la posibilidad de pronunciarse”, y aseguraron que se trata de un “grave atentado” a la soberanía popular y a la democracia.

Varios centenares de jóvenes pertenecientes al movimiento 15M entraron en la Puerta del Sol coreando el lema de otra pancarta que decía: “Sindicatos: gracias por venir”, en actitud crítica respecto a los sindicatos mayoritarios del país.

El manifiesto añade que la reforma constitucional es una ruptura al consenso sobre el que se elaboró la Carta Magna en 1978 y denuncia que tenga un signo ideológico neoliberal.

Además, argumenta que es “innecesaria, inconveniente e inútil” y pone en grave riesgo las prestaciones y los servicios públicos del estado de bienestar, al tiempo que achacan el fuerte déficit público no sólo a la recesión y a la especulación inmobiliaria, sino también a las regresivas reformas fiscales realizadas en los últimos quince años.

En este sentido, subrayan el “injusto” sistema fiscal y piden al Gobierno una reforma profunda que sea progresiva.

En Barcelona, 20.000 personas salieron a la calle recorriendo la Via Layetana hasta llegar al Pla de Palau, donde el catedrático de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) Vicenç Navarro leyó un manifiesto en el que calificó el procedimiento de la reforma de la Constitución de “inaceptable”.

Al inicio de la manifestación una quincena de indignados se situaron en la cabecera de la marcha con la pancarta “Deja el sindicato y únete a la lucha” y como medida de protesta gritaron contra el Gobierno y contra los sindicatos mayoritarios el lema “no nos representan”. Desde su comienzo, el Movimiento 15M siempre se ha mostrado muy crítico con los dos grandes sindicatos del país, Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General de Trabajadores (UGT), que en más de una ocasión han sido tildados de “pactistas” y “vendidos”.

En Bilbao, 400 personas se concentraron en la Plaza Moyúa, frente a la subdelegación de Gobierno, para reclamar un referéndum sobre la modificación de la Carta Magna. Los asistentes subrayaron que dicha reforma es de un sesgo ideológico “neoliberal”, lo cual hace imprescindible la consulta sobre dicha modificación.

En Zaragoza, Santander, Valencia, Castellón, Alicante, Teruel, Huesca y La Coruña cientos de ciudadanos se han concentrado ante instituciones públicas para criticar la reforma de la Constitución.

La reforma es el procedimiento legal para establecer en la Constitución la exigencia de alcanzar un déficit público cercano a 0 en 2020, en línea con lo que plantean otros países de la UE.

Desde el primer momento, los sindicatos y demás organizaciones reprobaron la reforma y exigieron que, en caso de que salga adelante, sea sometida a un referendo, opción que rechazan tanto la dirección del gubernamental Partido Socialista (PSOE) como el PP.

Para estas organizaciones sindicales, la reforma impone “una grave limitación” a la capacidad de autogobierno de las diferentes administraciones públicas, y es, además, una “amenaza permanente” para las prestaciones y las instituciones del estado de bienestar, las políticas sociales y la cooperación para el desarrollo.

Al igual que en Madrid, y con lemas como “Contra la reforma de la Constitución, #yoquierovotar” o “Reforma constitucional = Recortes sociales. No al reformazo”, miles de personas secundaron la convocatoria en ciudades como Barcelona, Valladolid, Logroño, Valencia o Palma de Mallorca.

En contraste con la opinión expresada en las calles, el Consejo Empresarial de la Competitividad, grupo de presión formado por 17 grandes empresas, dijo este martes en un comunicado que considera “muy positiva” la reforma constitucional que incluye la estabilidad presupuestaria en la Carta Magna y cree que aumentará la confianza en la economía española.

LibreRed.net (Con información de EFE)

Etiquetado en Europa

Comentar este post