QUIEBRA POLÍTICA EN EEUU: al borde del cataclismo económico y arrastrando al mundo

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

La jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió el 28 de julio que el reloj seguía corriendo en el esperado acuerdo sobre la deuda de EE.UU., mientras el dólar cayó a nuevos mínimos en medio de temores de un incumplimiento inminente y sin precedentes de la principal economía del mundo.

El presidente Barack Obama, en un discurso solemne a la nación, arremetió contra lo que llamó un “juego peligroso” desempeñado por los republicanos y el punto muerto en un acuerdo para elevar el techo de la deuda antes del 2 de agosto.

“No podemos permitir que el pueblo de Estados Unidos se convierta en daño colateral de la guerra política de Washington”, dijo Obama el lunes en su discurso de la Casa Blanca, y alertó de una “profunda crisis económica”

.

.

.

Crisis de la deuda en EE UU
EE UU entra en quiebra política

.
La incapacidad de los demócratas y los republicanos pone al país al borde de la suspensión de pagos y al mundo ante un periodo de incertidumbre económica
30/07/2011 –  ANTONIO CAÑO – Washington -http://www.elpais.com/articulo/internacional/EE/UU/entra/quiebra/politica/elpepiint/20110730elpepiint_2/Tes


Estados Unidos está a punto de sumergir al mundo en un grave periodo de incertidumbre económica por culpa de la ingobernabilidad en la que ha entrado su sistema político. Ambas cámaras del Congreso se muestran incapaces de sacar adelante una ley que evite la suspensión de pagos, ninguno de los dos partidos ofrece una alternativa válida para el otro y, aunque Barack Obama pidió ayer urgentemente una solución bipartidista, él mismo no dispone de los instrumentos y el liderazgo suficiente como para imponerla.

El país se encontraba ayer, como consecuencia, a la espera de un milagro que le salve del cataclismo que puede representar una quiebra de la potencia que domina la economía mundial. Ese milagro tiene que llegar antes del 2 de agosto en la forma de un acuerdo parlamentario.

Tanto republicanos como demócratas dicen ser conscientes de la trascendencia de este momento. Por si acaso, el anuncio de un modesto crecimiento del 1,3% vino ayer a recordar a todos que está en juego, entre otras cosas, el riesgo de una nueva recesión. “Estamos en un momento muy frágil de la economía mundial y no podemos permitirnos hacer nada que dificulte nuestra recuperación”, advirtió ayer el jefe del consejo de asesores económicos de la Casa Blanca, Austan Goolsbee.

En este caso, la amenaza a la economía viene por el lado de la política. Como dijo ayer Obama, “hay muchas crisis en el mundo que no somos capaces de evitar, huracanes, terremotos, tornados, ataques terroristas…, esta no es una de esas crisis”. Esta es una crisis achacable a la incapacidad de la clase política de EE UU.

.

Distintos intentos de solución seguían ayer en marcha, pero ninguno con buenas perspectivas. Después del fracaso del jueves por la noche, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, trataba de nuevo de sacar adelante, con más concesiones a la extrema derecha, una ley para permitir que el Gobierno aumente su endeudamiento para cumplir con sus pagos hasta final de año. Pero esta es una iniciativa que, en el caso de consumarse, nace ya muy debilitada por el obstruccionismo manifestado por el Tea Party y el rechazo anunciado por la Casa Blanca y los demócratas, que controlan el Senado.

“Es un plan que nos obligaría a revivir esta crisis dentro de unos pocos meses, manteniendo de nuevo a la economía cautiva de los políticos en Washington. En otras palabras, no soluciona los problemas y no tiene oportunidad de convertirse en ley”, declaró Obama.

Corresponde, pues, a los demócratas ofrecer una alternativa más viable, pero éstos tampoco parecen tenerla. El líder demócrata en el Senado, Harry Reid, anunció ayer una ley que recorta una cantidad del gasto público similar al proyecto de Boehner -más un billón de dólares de las guerras de Irak y Afganistán que ya está, en realidad descontado- y eleva el techo de deuda hasta finales de 2012. “Hay demasiado en juego como para perder un solo minuto más, el último tren está saliendo de la estación”, dijo Reid.

Esta propuesta, sin embargo, no ha encontrado hasta ahora el respaldo de los senadores republicanos, que son suficientes como para impedir que sea incluso votada por el pleno. Los demócratas necesitan el apoyo al menos de siete escaños de la oposición para aprobar el texto de su líder.

Solo queda, por tanto, la opción de un pacto bipartidista, para lo que los demócratas deberían de hacer concesiones que, probablemente, les privaría del apoyo de la izquierda, y los republicanos se verían, seguramente, obligados a romper con el Tea Party en la Cámara de Representantes. Ese pacto tendría que establecerse sobre la base de una extensión del techo de deuda hasta después de las elecciones a cambio de un mayor recorte del déficit, por supuesto sin elevar los impuestos, algo a la que ya han renunciado los demócratas.

Sería, por decirlo así, el pacto de los moderados. Los hay suficientes en ambas Cámaras como para poner fin a esta crisis. Pero eso exige una actitud muy decidida de parte de los dos partidos, especialmente de los republicanos, algo que no se contempla en absoluto en estos momentos.

Boehner ha perdido fuerza para conducir ese proceso. Reid nunca ha tenido demasiada. Los puestos de ambos van a estar seriamente en entredicho cuando esta crisis finalice. En cuanto a Obama, su posición es más difícil aún. Después de varias semanas de esfuerzos personales que concluyeron, sin frutos, en el discurso auto exculpativo del lunes pasado. Después, ha tratado de protegerse en el hecho cierto de que la responsabilidad de elevar el techo de deuda corresponde exclusivamente al Congreso para tratar de quedar relativamente al margen de la situación.

Misión imposible. El pésimo espectáculo que Washington ofrece a la nación afecta decisivamente a la imagen del presidente, el máximo símbolo de la política, cuya popularidad alcanzó ayer en el sondeo diario de Gallup el mínimo histórico del 40%.

.

 

 

 

 

 

 

 

.

 

CRISIS – USA

China, pendiente de la crisis de deuda de USA

Los medios estatales chinos han acusado a los políticos estadounidenses de ser peligrosamente irresponsables en su manejo de la crisis de la deuda. Oficialmente, los líderes del gobierno chino no han hecho ningún comentario público sobre el tema para no agravar la desaceleración de su economía. ¿Han perdido la confianza en el gobierno estadounidense y su disfuncional administración económica? Pareciera que sí.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Los medios estatales chinos han acusado a los políticos estadounidenses de ser peligrosamente irresponsables en su manejo de la crisis de la deuda.

La agencia oficial de noticias, Xinhua, valoró que la política temeraria en Washington pone en riesgo la frágil recuperación económica global.

Una edición para el extranjero del periódico del Partido Comunista, El Diario del Pueblo, dijo que las discusiones sobre la subida del techo de la deuda podrían depreciar el dólar estadounidense, disparar la inflación global y hundir al mundo en la recesión.

China es, por lejos, el mayor tenedor extranjero de bonos de la deuda estadounidense por lo que tiene muchos intereses en juego. El riesgo de que la calificación de la deuda estadounidense se rebaje de AAA a AA podría probablemente aumentar los costes de los préstamos y acelerar la depreciación del dólar, lo cual podría conllevar pérdidas para China y otros países tenedores de bonos del tesoro de USA en sus reservas de divisas.

Los líderes del gobierno chino no han hecho ningún comentario público sobre la crisis de la deuda en USA. Son temerosos no solo de las represalias de la diplomacia blanda sino que son conocedores del debilitamiento de la economía china, situación que solo podría agravarse con un default estadounidense.

Como bien resalta Stephen S. Roach para Diario Financiero, los chinos han admirado el dinamismo económico de USA durante mucho tiempo. Sin embargo, han perdido confianza en el gobierno estadounidense y su disfuncional administración económica.

Puesto que ocurre tan poco tiempo después de la crisis de las “hipotecas basura”, el debate sobre el techo de la deuda y el déficit presupuestario representa la gota que derrama el vaso. Los altos funcionarios chinos ven horrorizados cómo USA permite que la política se las arregle para afectar la estabilidad financiera.

China no es un espectador inocente en la carrera de USA hacia el abismo. A raíz de la crisis financiera asiática de finales de los 90, China acumuló US$ 3,2 billones en reservas en moneda extranjera para aislar su sistema de las perturbaciones externas. Invirtió las dos terceras partes -alrededor de US$ 2 billones- en activos denominados en dólares, principalmente bonos del Tesoro de USA y de valores de agencias (por ejemplo, Fannie Mae y Freddie Mac). Como resultado, China superó a Japón a finales de 2008 como el mayor tenedor extranjero de activos financieros estadounidenses.

No sólo en China se sentían seguros con una gran apuesta por los componentes una vez relativamente libres de riesgo de la moneda de reserva del mundo, sino su política de cambio le dejaba pocas otras opciones. A fin de mantener una estrecha relación entre el yuan y el dólar, China tuvo que reciclar una parte desproporcionada de sus reservas de divisas extranjeras en activos basados en dólares.

Esos días han terminado. China reconoce que ya no tiene sentido mantener su actual estrategia de crecimiento, que se basa principalmente en una combinación de exportaciones y una gran cantidad de reservas de divisas extranjeras en dólares.

China ha adoptado una respuesta muy transparente. Su 12° Plan Quinquenal lo dice todo: un cambio a favor de consumo en la estructura económica china aborda de frente los desequilibrios insostenibles de esta nación. Al centrarse en la creación de empleo en el sector de servicios, la urbanización masiva y la ampliación de su red de seguridad social, habrá un gran impulso a los ingresos laborales y el poder adquisitivo de los consumidores. Como resultado, la proporción de consumo de la economía china podría aumentar en al menos 5 puntos porcentuales del PIB para 2015.

Un reequilibrio impulsado por el consumo aborda muchas de las tensiones antes mencionadas. Aleja el crecimiento económico de una excesiva y peligrosa dependencia de la demanda externa, mientras pasa a apoyar una demanda interna sin explotar. Además, quita parte de la presión a una moneda subvaluada como un refuerzo al crecimiento de las exportaciones, dando a China un margen considerable para acelerar el ritmo de las reformas monetarias.

Sin embargo, al aumentar la proporción de consumo de su PIB, China también va a absorber gran parte de su ahorro excedente, lo que podría llevar su cuenta corriente a un equilibrio -o incluso un ligero déficit- para 2015. Eso reducirá notablemente el ritmo de acumulación de divisas y cortará la interminable demanda china de activos denominados en dólares.

Así, China, el mayor comprador extranjero de bonos públicos en USA, pronto dirá que ya tuvo suficiente.

Sin embargo, otro acuerdo sobre el presupuesto vacío de contenido, junto con un ritmo de crecimiento para la economía de USA en los próximos años menor de lo esperado, permite esperar un prolongado período de grandes déficits públicos. Esto plantea la pregunta más importante de todas: sin la demanda china de bonos del Tesoro, ¿cómo se va a financiar la economía de USA, de por sí escasa de ahorros, sin sufrir una fuerte caída del dólar y/o un aumento importante en las tasas reales de interés a largo plazo?

La respuesta que se escucha de la gente de Washington es que los chinos no se atreverían a iniciar un escenario así. Después de todo, ¿sobre qué podrían hacer sus apuestas en activos? (ver nota relacionada)

¿Por qué habrían de arriesgar enormes pérdidas en su gran cartera de activos denominados en dólares? La respuesta de China a estas preguntas es clara: ya no está dispuesta a arriesgar la estabilidad económica y financiera debido a las falsas promesas y la deficiente administración económica de Washington. Finalmente, los chinos están listos para decir que no.

En Beijing preocupa y mucho que USA se siga endeudando. Eso presionaría el valor del dólar estadounidense y encarecería las materias primas que China precisa. Lo que más inquieta es la débil coyuntura, pues después de todo sigue siendo su mayor y principal mercado para el campeón mundial de las exportaciones, China.

“Las perspectivas de la economía estadounidense son intranquilizadoras”, dijo el pasado 27/07en la capital china Yu Bin, investigador de un “think tank” del gobierno. Con el actual drama de la deuda en Washington, China como principal acreedor “tiene que reflexionar seriamente sobre los riesgos que se amenazan”.

A corto plazo China tan sólo puede reducir el peligro si preventivamente reestructura las reservas de divisas en dólares.

Las reservas de divisas de este país emergente en junio habían crecido a casi US$ 3,2 billones. A largo plazo China tendrá que frenar ese crecimiento, aconsejó el economista Yu Bin.

Y para ello las empresas extranjeras tendrían que invertir más en el extranjero o China tendría que importar más y exportar menos, así podría reducir su superávit comercial.

“Confiemos en que USA siga una política responsable y tome medidas para garantizar los intereses de los inversores”, reiteró el portavoz del Ministerio del Exterior, Hong Lei. Y no mucho más se quiere decir a nivel oficial en China. La principal agencia china de rating, Dagong, ya emitio un demoledor juicio sobre USA.

Aun cuando la Casa Blanca llegue a un acuerdo con el Congreso para elevar el gasto del techo presupuestario, la agencia considera que la credibilidad de la deuda del país está afectada.

Mientras las agencias de rating en Estados Unidos califican a la primera economía mundial con un “AAA”, la mejor nota, Dagong en noviembre pasado ya redujo al credibilidad de “AA” a “A+”. Una rebaja más es sólo una “cuestión de tiempo”, dijo el presidente de Dagong, Guan Jianzhong.

Los expertos de esta agencia de calificación señalan en un informe que la economía estadounidense seguirá retrocediendo durante tiempo. USA, tendrá que seguir endeudándose para pagar sus deudas. Y eso será cada vez más difícil debido a la dudas en la situación económica. “Diversos factores perjudican continuamente la capacidad de devolver el dinero del gobierno de USA”. Y en este sentido Dagong advierte: “Crece la posibilidad de que se repita la crisis financiera de 2008″.

Resulta que el crecimiento de la economía china se enfrenta a riesgos de caída en los próximos meses, debido a las incertidumbres económicas globales y al acelerado aumento de la inflación doméstica, según advirtió ayer jueves (28/07) el Banco Asiático de Desarrollo (BAD).

Sin embargo, la segunda economía del mundo no se verá abocada a un “aterrizaje forzoso”, ya que los legisladores “han aprendido las lecciones de la crisis financiera global de 2008 y tienen capacidad para evitar los malos resultados”, según Iwan Azis, director de la Oficina de Integración Económica Regional del BAD.

Otras cuestiones globales que generan incertidumbre son la intensificación de la crisis de deuda en algunos países europeos, la desaceleración de la recuperación económica estadounidense y la depresión japonesa a consecuencia del terremoto y el tsunami del pasado 11/03.

Estos factores podrían reducir la demanda de productos procedentes de China y de otras economías asiáticas basadas en la exportación.

Se espera que en los próximos meses China mantenga su política monetaria ajustada y continúe con la reducción de los estímulos fiscales, mientras que la inflación seguirá constituyendo un riesgo importante, según el BAD.

El Banco Asiático de Desarrollo, con sede en la capital filipina, Manila, predice que la tasa de crecimiento del PIB chino podría bajar al 9,6% en 2011, frente al 10,3% del año anterior. El crecimiento podría ralentizarse aún más hasta 9,2% en 2012.

En el segundo trimestre de este año, el PIB creció un 9,5% interanual, por debajo del 9,7% registrado en el primer trimestre, según el Buró Nacional de Estadísticas (BNE) de China.

Mientras, el Índice de Precios al Consumo (IPC) de junio aumentó un 6,4% con respecto al mismo mes del año anterior, marcando la máxima subida en 3 años.

Lu Zhengwei, economista-jefe del Industrial Bank, opina que la cifra del IPC de agosto podría aumentar hasta el 6,5%, y que podrían producirse aumentos aún más pronunciados en los meses por delante, teniendo en cuenta la aceleración de las subidas en los precios de los alimentos y otros bienes.

“Aunque la economía muestra signos de desaceleración, son moderados, lo que significa que no es probable que se produzca un aterrizaje forzoso. China puede permitirse todavía una nueva subida de los tipos de interés y el banco central podría subir los tipos en agosto”, según Lu.

Ante este escenario, una devaluación del dolar consecuencia del default estadounidense y una reducción en el stock de reservas no es el escenario ideal para una China que no parece dispuesta a acudir al rescate de USA

http://www.urgente24.com/noticias/val/11952/china-pendiente-de-la-crisis-de-deuda-de-usa–.html

.

 

 

The clock is ticking

The head of the International Monetary Fund (IMF), Christine Lagarde, has warned that the clock was ticking on a US debt deal, as the dollar slid to new lows amid concerns of a looming and unprecedented default by the world’s top economy.

US , in a solemn late night address to the nation, hit out at what he called a “dangerous game” being played by rival Republicans with the two sides deadlocked over a deal to raise the debt ceiling by August 2.

“We can’t allow the American people to become collateral damage to ’s political warfare,” Obama said on Monday in his White House address, and warning of a “deep economic crisis”

.

.

The negotiations on raising the debt limit have come down to the wire. Unless Congress acts by August 2, the U.S. wouldn’t be able to borrow $4 billion a day need to pay its bills and would risk default.

Cartoonists have mixed feeling about the debt ceiling debate. Check out their thoughts in our new Debt Ceiling cartoon slideshow.

 

 

Por cinabrio
cinabrio blog

Etiquetado en U.S.A - Canadá

Comentar este post