Ratzinger expulsa cura, se enfrenta a Iglesias y niega que mujeres sean capaces de ejercer sacerdocio

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Pope Benedict XVI has sacked a controversial Australian bishop who has called for protestant ministers to celebrate Mass as well as the ordination of women.

 

Arrecian críticas al Vaticano por regular como delito grave la ordenación de mujeres. 


La Iglesia anglicana da luz verde a la ordenación de mujeres obispos.


"No podemos ordenar mujeres. El Señor dio esta forma a la Iglesia ... y punto"  explota Ratzinger.

 
Como medida de represalia el Vaticano establece la excomunión automática para las mujeres sacerdotes.

 

------------------------

 

 

El Papa purga a un obispo favorable a la ordenación de mujeres

Los curas australianos denuncian el "oscuro proceso" que desembocó en el cese de William Morris.

Ratzinger recuerda al prelado en una carta que no tiene derecho a defenderse y que él es quien decide

Bishop William Morris / Credit Diocese of Toowoomba / Pope Benedict XVI



Read more: http://www.ewtnnews.com/catholic-news/World.php?id=3112#ixzz1LPYsnDcN

 

 

Por MIGUEL MORA | Roma.-

 

En un movimiento tan poco frecuente como significativo del rumbo del papado actual, Benedicto XVI ha destituido al obispo australiano William M. Morris, que llevaba 18 años al frente de la diócesis de Toowoomba (sureste de Australia, cerca de Brisbane). Aunque el Vaticano guarda silencio, la razón del cese es que Morris escribió en 2006, hace cinco años, una carta pastoral en la que afirmaba que, si las reglas de la Iglesia cambiaran y permitieran ordenar como sacerdotes a mujeres y a hombres casados o a protestantes, él “estaría abierto a esa posibilidad”.

 

La purga de Morris ha sido decidida tras una larga investigación interna ordenada por el Papa, y fue comunicada al público el lunes pasado de forma oficial por el Vaticano en una lacónica nota que afirmaba: “El Santo Padre, Papa Benedicto XVI, ha relevado a su excelencia monseñor William M. Morris del cuidado pastoral de la diócesis de Toowoomba”.

La fórmula, del todo inusual, sugería que el obispo Morris se había negado a presentar su dimisión, como suele ser costumbre en el Vaticano, y despertó por eso la inmediata curiosidad de la prensa. Durante los últimos meses, el Papa ha invitado a dimitir a media docena de obispos relacionados con los escándalos de la pederastia clerical, pero el Vaticano ha camuflado siempre esos ceses como si fueran dimisiones, justificándolas bien por motivos de edad -cuando los prelados cumplen 75 años- o bien por “enfermedad u otras causas”.

El despido de Morris, que tiene 67 años, ha originado una pequeña rebelión entre los católicos del país, que han acusado al Papa de autoritarismo y sugerido el uso de un doble rasero. La decisión parece ofrecer una clara señal de la creciente cerrazón de Benedicto XVI, que resulta más severo al castigar a quienes defienden, incluso de forma vaga o hipotética, el final del celibato y la ordenación de mujeres para suplir las necesidades de nuevos sacerdotes que a los implicados en los casos de pederastia.

El obispo auxiliar de Brisbane, quien se encargará temporalmente de la diócesis de Toowoomba, agradeció a Morris, en una nota, la forma en que afrontó entre 2007 y 2008 el caso del supuesto abuso sexual de un profesor de una escuela católica sobre más de una docena de niñas, informó Efe. Según el vicario general de la ciudad, Peter Dorfield, el obispo cesado ayudó a las familias de las víctimas que llevaron el caso a los tribunales. “Promovió la compasión y la justicia para todos”, dijo Dorfield a la agencia local AAP, al enfatizar que el motivo de la salida de Morris “parece trivial”.

El Consejo Nacional de Curas de Australia emitió ayer un comunicado en el que apoya al obispo despedido y critica la influencia de los “ideólogos reaccionarios” en la Iglesia y “la ausencia de transparencia y de un proceso justo”. Un grupo de católicos locales se solidarizó con Morris encendiendo velas en un parque cercano a su casa.

“Me niegan la justicia”

El domingo, el obispo había respondido a su destitución afirmando que Roma le ha “negado la justicia natural inherente a todo proceso” y no le ha permitido “defenderse de forma adecuada”. Morris afirmó además que se había negado a dimitir por una “cuestión de conciencia”: “Habría sido como admitir que he roto mi comunión con Roma, lo cual refuto y rechazo absolutamente”, dijo.

Según su relato, su carta pastoral de 2006 reflexionaba sin más sobre la alarmante falta de curas en las parroquias australianas, pero “fue mal leída y deliberadamente malinterpretada” por un pequeño grupo de fieles de su diócesis, que se quejó a Roma. Unos meses más tarde, Benedicto XVI envió a Toowoomba una “visita apostólica”; en la jerga eclesial, una inspección. El investigador fue el arzobispo de Denver, Charles J. Chaput, que llegó a Australia en 2007 y se reunió con el obispo, sus curas, los funcionarios de su curia y algunos fieles.

Cuatro años más tarde, ha llegado el veredicto del juez supremo, y cuando Morris ha pedido explicaciones al Papa, este le ha enviado una carta en la que le recuerda que “la ley canónica no prevé celebrar procesos relativos a los obispos, a quienes el sucesor de Pedro nombra y puede relevar de sus cargos”.

La salida de Morris se produce dos años después de que la Iglesia tomara la misma medida con Peter Kennedy, ex sacerdote de Brisbane, quien se mostró a favor de ordenar a mujeres y de las uniones homosexuales.

En opinión del vaticanista Sandro Magister, en realidad el Papa habría castigado a Morris por absolver colectivamente a sus fieles de sus pecados sin tomarles la confesión de forma individual

---------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Controversial Australian bishop sacked by Pope Benedict XVI

By David Kerr

 

 Pope Benedict XVI has sacked a controversial Australian bishop who has called for protestant ministers to celebrate Mass as well as the ordination of women.
 
“The Holy Father Benedict XVI has removed from the pastoral care of the Diocese of Toowoomba (Australia) Most Rev. William M. Morris,” the Vatican confirmed in a one line statement May 2. The move brings to an end Bishop Morris’s 18 years in charge of diocese that is situated to the west of Brisbane, Queensland.

The first hint that Bishop Morris was on his way out came yesterday in an open letter to parishes in his diocese.
 
“It has been determined by Pope Benedict that the diocese would be better served by the leadership of a new bishop” he said, adding that the Holy Father had told him personally that Church law made it clear that “the successor of Peter nominates and may remove from office” any bishop he finds unfit for the job. “This makes my position as Bishop of Toowoomba untenable,” he concluded.
 
“In effect, it is a removal from office,” Father Peter Dorfield, the diocese’s vicar general, told Australia’s ABC News.

Bishop Morris’s dismissal follows comments he made in a 2006 pastoral letter.  In it he called for the ordination of women, married men and suggested that protestant ministers could offer Mass to compensate for the dearth of priests in his diocese. This in turn led the Vatican to order an investigation.

Critics of the bishop, though, say the problems in Toowoomba go beyond the bishop’s public disagreement with Catholic doctrine on the priesthood.

They claim Bishop Morris - who prefers a shirt and tie to a priestly collar and bishops’ attire - has done much to undermine Catholic identity and teachings during his term of office.
 
Such criticisms include “communion services” being co-celebrated by lay people and priests and the widespread use of communal “general absolution” rites as an alternative to personal confession.
 
Contacted by EWTN News, Archbishop Chaput declined to comment on the matter.  He noted that parties involved in any Vatican visitation routinely agree to keep their deliberations private, and all details remain confidential.

The Diocese of Toowoomba spans more than 188,000 square miles and has a Catholic population of roughly 66,000 served by 35 parishes.
 
Bishop Brian Finnegan of Brisbane has now been appointed an administrator until a new bishop can be found.
 
Bishop Morris, 67, will now officially retire. The normal retirement age for a bishop is 75.

 

 

Read more: http://www.ewtnnews.com/catholic-news/World.php?id=3112#ixzz1LPZDo8Dp


--------------------------

Roman Catholic Woman Bishop Christine Mayr-Lumetzberger: 'Defying the Pope? It's like not paying a parking fine' article in the London Independent



"She served in church as a child, has been excommunicated, is married to a divorced man, and has been consecrated a bishop. How much further can a Catholic woman challenge the Vatican? Peter Stanford meets Christine Mayr-Lumetzberger
Sunday, 24 April 2011
bridgetmarys.blogspot.com/
 
 

Sunday, April 24, 2011

Mary Mother of Jesus Inclusive Catholic Community Photos- from Easter Vigil- April 23, 2011- Living Gospel Equality Now



Sheila Carey performs liturgical

dance to "I will raise you up"


left to right Priests:

Lee Breyer, Bridget Mary Meehan

Katy Zatsick, Michael Rigdon


Blessing of Water :Left to right,

Kevin and Judy Connolly,

Imogene and Michael Rigdon

Community with lit candles in church

Priests Lee Breyer and Michael Rigdon
(left to right) lighting of Easter Fire

Homily for Easter Sunday by Roberta Meehan, RCWP



Homily for Easter Sunday


-- Cycle A -- 24 April 2011

-----------------------------

Críticas al Vaticano por regular como delito grave la ordenación de mujeres

MIGUEL MORA - Roma - 17/07/2010

 

La inclusión de la ordenación de mujeres sacerdotes entre los delitos más graves que pueden cometer los miembros de la Iglesia, anunciada el jueves por el Vaticano, ha suscitado la perplejidad del mundo anglosajón y críticas de muchas asociaciones católicas de base y teólogos progresistas.

 

 

Aunque el fiscal de la Congregación de la Doctrina de la Fe, Charles J. Scicluna, intentó aclarar en la conferencia de prensa donde presentó las nuevas normas que el delito de ordenación de una mujer es "una falta grave contra el sacramento y la doctrina de la Iglesia, y por tanto un delito de entidad menor que el abuso sexual o la pornografía", teólogos como Juan José Tamayo creen que su incorporación a la lista negra demuestra que las nuevas normas "son solo una operación cosmética obligada por la presión internacional". Tamayo cree que las modificaciones "confusas y oportunistas, porque mezclan asuntos que nada tienen que ver, como la pornografía infantil, que ya es un delito en la inmensa mayoría de los códigos penales, y la ordenación sacerdotal de las mujeres, que no es ningún delito sino un derecho legítimo".

Los vaticanistas aparecen divididos sobre la medida, que codifica una instrucción emanada por el ex Santo Oficio el 19 de diciembre de 2007, cuando convirtió el intento de ordenar a mujeres en una ofensa penada con la excomunión. El jurista y canonista Filippo di Giacomo piensa que el castigo a la ordenación femenina "no es nuevo, y ni siquiera zanja el problema teológico de fondo, sino que se limita a punir un asunto por otro lado muy marginal". El historiador Giancarlo Zizola, comentarista de La Repubblica, cree que "es horripilante considerar la ordenación de mujeres un delito perpetuo". "Significa alejarse de la sociedad y olvidar el mensaje de Cristo". El portavoz vaticano, Federico Lombardi, asegura que "la controversia no tiene fundamento". "En la lista hay delitos muy dispares entre sí, y eso no quiere decir que sean equivalentes ni igualmente graves", dice.

Polémica en Bélgica por ceremonia católica oficiada para una pareja gay.

Jueves, 4 de marzo de 2010

germain-dufour_260x174Lo que ellos consideran escándalo y  confusión a mí me parece coherencia la de este sacerdote, con el mensaje evangélico.

Un cura bendijo las alianzas y rezó el padrenuestro en un templo. La Iglesia lamenta el hecho y lo califica de “escándalo” por alimentar la confusión.

Una ceremonia religiosa celebrada en la parroquia más antigua de Lieja (noreste de Bélgica) para una pareja de homosexuales de confesión católica ha suscitado una polémica de la que se hacen eco hoy los medios belgas.

El capuchino Germain Dufour, un cura obrero y ex senador ecologista, celebró el pasado 13 de febrero, víspera de San Valentín, una ceremonia en la iglesia de Saint-Servais para bendecir la unión de dos católicos.

Michel y Christian, de 45 y 43 años, habían acudido previamente, al ayuntamiento a bordo de una limusina blanca para formalizar su unión civil. Leer más…

 

Más información:

 

 

El Papa purga a un obispo favorable a la ordenación de mujeres ...

4 May 2011 ... En un movimiento tan poco frecuente como significativo del rumbo del papado actual, Benedicto XVI ha destituido al obispo australiano ...
www.elpais.com Sociedad 

Comentar este post