Red Defensa DDHH Haití: “Naciones Unidas debe irse”

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

(VIDEO)  En sólo 45 segundos de imágenes, cinco soldados uruguayos de los cuerpos de paz de Naciones Unidas  aparecen sometiendo a un joven haitiano sobre un colchón. Uno de ellos aparece sin ropa sobre el cuerpo del muchacho, presumiblemente abusando de él. Carcajadas van y vienen mientras la imagen de la ONU y de Uruguay se viene abajo.


 

 

Johnny Jean, joven haitiano de 18 años, llega a su casa de Port-Salut el día 28 de julio con una actitud extraña. Se encierra en su cuarto y no sale de allí en dos semanas. No habla con nadie y su familia sólo asume que se siente triste. Días después, comienza a circular un video por los teléfonos celulares de su comunidad, en donde se reconoce a Johnny como la víctima sexual de un grupo de soldados de la Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (MINUSTAH). Alguien le hace a su madre la pregunta que dispara toda la conmoción: “¿Ya sabe que violaron a su hijo?”

El director de la Red de Defensa de los Derechos Humanos de Haiti (RNDDH), Pierre Espérance, atiende la llamada de 6toPoder desde Puerto Príncipe y explica su visión de los hechos:

“Las primeras conclusiones de nuestro informe oficial son claras: los soldados uruguayos de la MINUSTAH establecidos en Port Salut violaron a un joven de 18 años. Nosotros mismos desarrollamos una investigación, nos reunimos con el muchacho,  su familia y también con las autoridades policiales y judiciales. Llegamos a la conclusión, además,  de que esa violación fue planificada.”

En el video que está corriendo por Internet no se determina con claridad si fue una violación o no. Algunos argumentan que fue un roce de genitales. ¿Cómo están ustedes tan seguros de que fue una violación?

Existe un informe médico en donde se establece que hubo desgarramiento anal. También se determinó que no se usó ningún tipo de protección. El video no es un documento médico. Se han hecho otras investigaciones.

¿Dónde está Johnny Jean en este momento?

Está en su pueblo. Eso supone un gran peligro para él y para su familia, de hecho, algunos de ellos han recibido amenazas. Por eso es tan importante que el estado haitiano se comprometa a ofrecer seguridad a la familia de Jean.

La RNDDH ha revelado también en su informe que existe una especie de contrabando de alimentos, por parte de los soldados de la ONU, a cambio de favores sexuales. ¿Podría darnos más información?

Sí, en la comunidad de Port-Salut  los agentes uruguayos de MINUSTAH mantienen relaciones sexuales con muchachas jóvenes y mujeres  adultas a cambio de productos alimenticios. También han tomado algunos menores de edad como mandaderos para el trueque de alimentos por alcohol, cigarrillos y marihuana.  Los soldados les dan comida y los chicos les proveen de esos productos ilícitos. Hay que resaltar que eso les produce a los menores la sensación de “ser amigos” de los cascos azules, cuando en realidad estos están aprovechándose de su ingenuidad.
Los soldados de MINUSTAH llevan una vida de derroche, se les encuentra en bares o en la playa todo el día, tienen concubinas haitianas y organizan actividades de prostitución a cambio de comida.

Tenemos entendido que el caso de Johnny Jean no es el único en que los cascos azules agreden a la población haitiana.  ¿Qué otros casos se han registrado en su organización?

Efectivamente, hay otros casos de violación a los derechos humanos. En nuestro reporte citamos al menos diez: En el 2005, tres agentes de la ONU violaron a una chica llamada Nadeige Nicolas, también un soldado jordano obligó a Rose Marie Préceus a practicarle una felación, para luego abusar de ella. El 18 de agosto de 2010, Gérald Jean Gilles, un muchacho de 16 años, apareció colgado de un árbol que se encuentra dentro de la base militar de los soldados de Nepal. A esto se suman otros casos en donde ciudadanos haitianos han sido alcanzados por las balas de los agentes de la MINUSTAH.
Es importante recordar que Naciones Unidas está aquí para la estabilización de Haití, no para aprovecharse de la miseria de la población.

¿Usted ha denunciado estos casos ante las autoridades de la ONU?

Sí, pero no dijeron nada ni hicieron nada.

¿Cuál ha sido la reacción de los haitianos ante el caso de Johnny Jean?

La gente está frustrada y molesta. Ha habido manifestaciones como la del lunes 5 de septiembre en Port-Salut y sigue habiendo toda una movilización en contra de la MINUSTAH en Haití.

El presidente de Uruguay, José Mujica, pidió disculpas por el atropello de los soldados de su país al joven Johnny Jean. ¿Qué piensa usted de su declaración?

Es necesario que haya sanciones. No hay que hablar por hablar.

¿Cuál ha sido la posición del presidente haitiano, Michel Martelly?

La presidencia publicó un comunicado diciendo que las más altas autoridades del gobierno haitiano van a establecer contacto con Naciones Unidas para que la víctima tenga justicia.

¿Cómo evalúa usted la presencia de la MINUSTAH en Haití, entonces? ¿Ha tenido algo positivo?

Yo creo que es una misión que trae muchos problemas. Y que cuesta caro. Es una misión de cuesta más de 800 millones de dólares al año, y los resultados son casi cero.
No confiamos para nada en Naciones Unidas. Deben irse de Haití en el corto tiempo.

 


 ¿Y QUÉ DICE LA ONU?


 En Nueva York, Anayansi López, portavoz de la Misión de Paz de Naciones Unidas, da la cara por la organización. O al menos lo intenta:

“Cada país es responsable de la conducta de sus oficiales, sin embargo, cuando pasan hechos de este tipo, para la gente el responsable es Naciones Unidas. Lo que tratamos de hacer es trabajar muy de cerca con los países miembros con entrenamiento, con medidas preventivas. El problema es que es imposible monitorear a cada individuo. MINUSTAH tiene más de 12 mil soldados en Haití, de manera que garantizar que estos casos nunca se den, es humanamente imposible. No pierdan la fe en Naciones Unidas que la mala conducta de unos pocos no refleja el espíritu de la organización.”

 

 


Publicado en el semanario 6toPoder.
11 Septiembre 2011. Caracas, Venezuela.
Andreina Flores
@andreina

 

Comentar este post