Relato de una apostasía.- Por Milagros Riera

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Publicado el 23 de marzo de 2008

apostasia1.JPGHacia tiempo que la idea de apostatar me trotaba por la cabeza. Las razones no me faltaban lo que necesitaba era la ocasión. Por fin la encontré, el papa anunciaba su visita, que esperaba triunfal, a Valencia, yo como valenciana que soy, no podía dejar de participar a semejante acto, a mi manera, claro. Por Internet encontré una asociación, creada para aquella ocasión, que se proponía acoger al papa de una manera muy diferente a la que tenía programada Rita Barbera. Entre las acciones que proponían estaba prevista una sesión de apostasía masiva, así que sin pensarlo más me presente allí con varios amigos, algunos de ellos dispuestos como yo a presentar nuestra petición al obispado. Las peticiones fueron tres mil. La prensa se ha hecho eco de ello. Ante el obispado fuimos 400 a reunirnos con nuestras pancartas de protesta por el despilfarro y la hipocresía que suponía la organización del viaje del representante de dios en la tierra. Los participantes eran casi todos jóvenes, entre ellos había unos cuantos que lucían camisetas pidiendo la III República, los nietos de los que lucharon por la II, estamos dispuestos a pedir la III, me dijeron, su presencia entre nosotros me confirmaba en mi idea de que la Iglesia era uno de nuestro principales enemigos, un gran obstáculo para alcanzar la República de nuestros sueños.

Lo que deseo contar aquí son los motivos que me llevaron a plantearme la idea de apostatar. Creo que es obvio decir que a mi me bautizaron sin mi consentimiento, ese es el caso de la inmensa mayoría de los cristianitos, sus padres los llevaron a la pila sin pensar en lo que sus hijos podrían desear cuando tuviesen uso de razón. Las cosas ya empiezan mal, ya que no creo que los padres puedan disponer así de sus retoños obligándoles a empezar su vida en el seno de la siniestra secta que es la Iglesia. Pero hay aun casos mas terribles en los cuales los padres se vieron obligados a bautizar a sus hijos contra sus deseos, ya que de no hacerlo podían acabar en prisión o ante el paredón. Me refiero a la dictadura franquista durante la cual la Iglesia, dulcísima esposa de Cristo, exigía el bautismo para todos los españoles, y de no hacerlo les amenazaba no solo con las terribles penas del infierno, eso es natural, es lo suyo, sino con la persecución por parte de los fascistas que siguiendo sus homilías darían su merecido a los rojos malditos que eran todos los que se negaban a aceptar la cruel dictadura y el dominio del clero.

Hagamos un poco de historia para ver claro el porque es necesario que nos larguemos lo antes posible de la siniestra asociación de maleantes en la que figuran nuestros nombres. El cristianismo comienza como una de las mayores mistificaciones de la historia. El que ellos llaman Jesús Cristo, salvador y Dios encarnado fue un rebelde que lucho contra el imperio romano siguiendo los pasos de su padre Juan de Gamala, muerto en el templo de Jerusalén “entre el trono y el altar”, Juan, pues este fue su nombre, continuo la lucha rodeado de sus numerosos hermanos, después llamados discípulos, frutos de los dos matrimonios de su madre Miriam que los parió a todos sin dejar de ser virgen, según parece. Juan murió decapitado en Samaria por orden de Poncio Pilato, después de escapar a la crucifixión en Jerusalén. El hecho de que su muerte cumplía ciertas profecías conocidas por los samarios dio pie a que se viera en él un profeta elegido y enviado desde los cielos. Así empezó la historia que debidamente falsificada por la incipiente iglesia dura hasta nuestros días.

El verdadero dominio de los cristianos empieza con Constantino cuando la Iglesia es declarada religión del imperio. El poder al que accedió dura hasta nuestros días y le ha permitido falsificar la historia coma ha querido, acabar con la cultura y el saber antiguo, destruir los libros en los cuales se hubiera podido saber la verdad de los acontecimientos que ellos presentaban como les convenía. Los llamados paganos, es decir los que adoraban a los dioses del imperio, y los propios de cada país, fueron asesinados y sus templos destruidos. La ciencia fue prohibida, ya que Dios había creado todo para que buscar más. La medicina no podía practicarse, para curarse bastan las reliquias, fue así como desapareció toda la cultura del mundo antiguo, no fueron los bárbaros los que destruyeron este mundo, fue la iglesia la que precipito al mundo conocido en la oscura Edad Media de la que aun no ha salido totalmente.

Aunque conocidos no estaría de más recordar algunos de los momentos de “gloria” del Vaticano a través del tiempo. Incendios de bibliotecas y sinagogas, quema de herejes como los cátaros y tantos otros, persecución de brujas por comercio con el diablo que ellos inventaban, Condenas y hoguera para los que se atrevían a estudiar la ciencia. La civilización que hoy es la nuestra y que se ha forjado en la lucha contra el poder obscurantista cuenta con buen numero de mártires.

Lleguemos a la actualidad, se podía pensar que la Iglesia había comprendido su error y deseaba dejar de lado su orgullo y su intransigencia, no es así, hace solamente unos días el siniestro Nazinger hablo de la crueldad de la sanguinaria religión del islam, quizás podíamos pensar que su avanzada edad le había hecho olvidar la sangrienta historia de su secta, pero no creo que ese sea el caso, mientras los pueblos árabes sufren los ataques mas despiadados del imperialismo yanqui, tachar a esos pueblos de sanguinarios y crueles se convierte en un apoyo a la cruzada del genocida Bush, ¡acabemos con ellos y el petróleo para nosotros!


No debemos extrañarnos, desde hace 2000 años la Iglesia ha sido el apoyo mas fiel de los poderosos de este mundo, antes sostuvo a reyes y emperadores, ahora es el pilar del capitalismo. Se podría hablar del sostén del papa Pio XII al genocidio de los judíos: “Donde estaba Dios entonces”, se pregunto hace poco el papa alemán, dios no sabemos donde estaba pero el papa de entonces dormía tranquilo en el Vaticano sin decir una palabra desde su infabilidad contra el exterminio programado de todo un pueblo. En España el golpe que acabo con la República no hubiese sido posible sin el apoyo entusiasta de la Iglesia. Las bulas papales prometían la gloria y el paraíso a los que cayesen defendiendo los intereses de curas y terratenientes, era la Santa Cruzada. Los curas, con alegría denunciaban a los republicanos culpables de sostener el régimen legal y querer ser libres. Hace años de eso, diréis, no tantos, lo mismo se ha visto hace menos tiempo en Argentina y Chile, el dinero de Juan Pablo II sirvió para proclamar la dictadura de Videla cuyos crímenes empiezan ahora a juzgarse, a Pinochet nunca le falto el apoyo del papa de turno. Siguiendo con la historia de Juan Pablo II, que pronto será santo, no olvidemos los escándalos del banco Ambrosiano, el papa necesitaba dinero para apoyar a solidaridad, el sindicato polaco sostenido por el Vaticano y por la CIA, el dinero no tiene olor así que la mafia le proporciono todo el que necesitaba a cambio del blanqueo del lo que ganaba con la prostitución, juego y droga, el dios del papa lo santificaba todo, así pudo subvencionar dictaduras, golpes de estado (Grecia) y otros asuntos del mayor interés divino. También le será tenida en cuenta para su beatificación la intervención del Vaticano en el desmembramiento de Yugoslavia, debía recuperar a Croacia, tan querida por ser patria de los oustachis, asesinos en nombre de dios, que cometieron los más horribles crímenes secundados por los nazis alemanes.

Volvamos a nuestro sufrido país en los tiempos actuales. La Iglesia no ha cambiado ni un ápice desde la gloriosa Cruzada. Sus templos siguen luciendo airosos las insignias fascistas de la Falange. No desean oír hablar de pedir disculpas por los crímenes cometidos durante la contienda que ellos propiciaron, tampoco pueden conocerse sus archivos que podrían hacer que los descendientes de las victimas pudieran encontrar rastro de sus padres. Para las victimas que fueron sacrificadas en el altar de su dios, no debe haber compasión.

Durante las típicas fiestas de Semana Santa en Sevilla, la hermosa imagen de la Macarena se pasea por las calles entre el fervor de sus admiradores, su cintura la ciñe orgullosamente la fajina de uno de los generales genocidas peores de la historia, así la iglesia propone a la adoración del pueblo el verdugo de tantos de sus familiares y amigos.

Los siglos pasan y todo sigue igual, la Iglesia no cejara nunca en su empeño de alcanzar poder, el poder se lo da la dominación de las conciencias y para eso es fundamental tener en sus manos la enseñanza. El que el gobierno de Zapatero se niegue, como es natural en un estado laico, a legislar que la asignatura de religión sea obligatoria provoca en los jerarcas de la secta un odio inextinguible, todos los días tenemos las pruebas escuchando la cadena de los obispos, la COPE, sus calumnias y provocaciones deberían acabar ante los tribunales, pero no es así, Zapatero tiene buen talante, apoya al papa cuando dice barbaridades, da dinero a la Iglesia, financia viajes y peregrinaciones, organiza recepciones en Roma para cardenales, todo esto con el dinero de los sufridos españoles, aun así no conseguirá que la Iglesia no sea beligerante.


La Iglesia desea una España como la de antes, cuando paseaba a Franco bajo palio, como al cuerpo de su dios contenido, según ellos, en el Santo Sacramento. Los españoles deben ser católicos, bautizados, sabiendo poco, sobre todo los humildes, como ellos dicen, el saber podría darles ideas de rebelión, los que no desean una España centralista deben ser todos apartados del seno de la Iglesia. Así continúan las cosas y no parecen mejorar, la cruz de 35 metros de alto que se construyo de manera provisional en Valencia sigue envolviendo con su sombra la ciudad.

apostasia colectivaEn el obispado están contestando a los apostatadores que no piensan darles de baja en sus listas, los partidos políticos, todos, están de acuerdo en que no lo hagan, la maniobra de acoso y derribo al gobierno socialista continua, Por todas estas razones yo continuare el combate, no quiero que en mi nombre, como perteneciente a esa secta, se asesine, se torture, se impida a la gente protegerse del sida, se justifiquen genocidios como el de los republicanos, se protejan a estafadores, se escondan a pederastas y se justifiquen a sacerdotes violadores de monjas, lo hacían llevados del miedo al sida, mejor es violar que utilizar un condón, al menos para la Iglesia, no, no deseo que se cometan desmanes en mi nombre, ni siquiera en el nombre del pobre judío que lucho hace 2000 años contra el imperio y al que robaron su identidad, su familia, sus amores, y en nombre del cual se realizan los mayores crímenes de la historia.

Este articulo lo escribí hace un año, las cosas no han cambiado mucho desde entonces. Mi petición de apostasía fue denegada por el Arzobispado de Valencia, me dirigí a la Agencia de protección de datos que ha acabado por resolver en mi favor, dando 10 días al Arzobispado para que indique en sus listas de bautismo que no soy católica, veremos si lo hace y como seguirá el tramite. La Iglesia recurrió las sentencias favorables a los apostatas, entre ellas la mía, el tribunal supremo falló a favor de la Iglesia, como no, y prohibió a la agencia de protección de datos de seguir con los tramites de apostatas, desde entonces los que quieran apostatar deben contar con la benevolencia de las jerarquías eclesiásticas, que todo lo mas que acuerdan, sin les caes bien, es poner un A, en tu inscripción de bautismo, así estamos. Pidamos la excomunión, podemos conseguirla.


Milagros Riera
ateosyrepublicanosapostatas.blogspot.com


 

Ver también:

 La moral del convento

 


Algunas notas de prensa:

'Jo no t'espere' presenta 1.500 solicitudes de apostasía

EL PAÍS - Valencia - 30/06/2006

El colectivo Jo no t'espere, que agrupa a asociaciones sociales, vecinales y cristianas contrarias a la visita del Papa a Valencia, registró ayer en el Arzobispado unas 1.500 instancias de apostasía -por la que se niega la fe cristiana recibida en el bautismo- que la plataforma ha recogido desde el pasado sábado a través de la entidad La Coctelera.

Al acto de ayer acudió una decena de personas de la organización que a las 10.15 horas comenzaron la entrega, de forma individual, de las cerca de 1.500 instancias. "El motivo de este acto no es la visita del Papa a Valencia por el Encuentro Mundial de las Familias, sino una idea que llevamos tiempo madurando como consecuencia de la creciente injerencia de la Iglesia católica en los asuntos de Estado", aseguraron los organizadores. La plataforma reconoce que la próxima visita de Benedicto XVI a Valencia "ha acelerado el proceso" por el apoyo "incondicional" que le están prestando las diferentes instituciones públicas, "mucho más allá de lo que se puede considerar tolerable en un Estado aconfesional".

 

 

Valencia. Acto de apostasía. Tres mil personas renuncian a ser católicas a las puertas del arzobispado
Representantes de la plataforma «Jo no t'espere» recogieron las solicitudes
Levante | 4-7-2006

 

ENCUENTRO. ALREDEDOR DE 400 PERSONAS ACUDIERON AYER A LA PLAZA DEL ARZOBISPADO PARA RENEGAR DE LA FE CRISTIANA.

Jessica F. Peña, Valencia

Alrededor de 3.000 personas presentaron ayer el documento por el que solicitan a la iglesia dejar de formar parte de ella y mediante el que niegan la fe cristiana de manera formal. Este acto de apostasía es el más masivo de los convocados hasta el momento en Valencia. Unas 400 personas, según fuentes del Cuerpo Nacional de Policía, acudieron a la plaza del Arzobispado para rellenar la instancia, ya que otras muchas se entregaron por internet.

Diversas entidades pertenecientes a la plataforma Jo no t'espere acudieron al encuentro de ayer convocado a la misma hora en que el arzobispo de Valencia, Agustín García- Gasco, presidía la ordenación sacerdotal de nueve jóvenes en la catedral.

Uno de las personas de la organización, Rosaura Pérez del colectivo La Coctelera, aseveró que la gran cantidad de gente que acudió a la convocatoria «nos ha sorprendido hasta nosotros y estamos muy contentos». «La iglesia no tiene derecho a criticar e injerir en las políticas de estado progresistas ya que son ellos, elegidos democráticamente, quienes deben regular las políticas sociales», como aseveró Pérez a través de un manifiesto.

En el escrito también se hace referencia al «apoyo incondicional que están prestando las instituciones públicas de Valencia a la inminente visita del Papa » y alegan que se están destinando «ingentes cantidades de dinero a un acto que no deja de ser propuesto por una organización, la iglesia católica, que no representa al conjunto de la ciudadanía». Por todo ello, «luchamos por que se nos permita ejercer un derecho inherente a las personas: la capacidad de decidir libremente sobre nuestras vidas en coherencia con los principios éticos que rigen nuestras voluntades», indicaron los organizadores en el comunicado.

Uno a uno, los apóstatas fueron llegando a la plaza del Arzobispado desde antes de las 12 horas. La mesa en la que se entregaban los documentos para apostatar no estuvo ni un momento vacía, al contrario: estuvo hasta las 14 horas oculta entre la marabunta de personas que acudieron con un mismo objetivo. El representante de la Federación Internacional de Ateos, Paco Miñarro, manifestó que la actividad festiva de ayer pretendía «quitar el estigma que nos han impuesto de que la gente del Jo no t'espere somos grupúsculos violentos y malvados... se puede comprobar que somos muchos y que venimos a pasar un rato agradable», añadió.

Él mismo confirmó que el Arzobispado de Valencia tiene que contestar una a una las solicitudes de apostasía «y, si se niega este derecho de borrar nuestros nombres de la lista del bautismo de la iglesia, formularemos una denuncia ante la agencia de protección de datos». La concentración se desarrolló sin incidentes, aunque los organizadores aseguraron que habían recibido amenazas de grupos de ultraderecha, por lo que solicitaron protección policial a la Delegación de Gobierno en la Comunitat.

 

 

La larga, difícil y dura travesía del apóstata

Apóstatas en Sevilla

 

  • Muchas diócesis ponen trabas para renegar de la fe católica.
  • La Agencia de Protección de Datos ya ha ayudado a 50 ateos.
  • Para apostatar hay que hacerlo primero en la parroquia y después en la diócesis
La Iglesia sabe cuántas ovejas hay en su rebaño, ya que asegura que el 94% de la población española está bautizada. Sin embargo, desconoce o no quiere saber cuántas desean salir del redil católico. Y es que apostatar (renunciar a la fe católica) en España es una travesía bastante larga y complicada.

La Conferencia Episcopal remite a cada diócesis (hay 69 en nuestro país) y ahí empiezan los problemas. Mientras que la de Sevilla es más abierta y no pone reparo a las apostasías, la de Madrid y Valencia, por ejemplo, han decidido combatirlas.

En Sevilla no se ponen trabas a los apóstatas, en Madrid y Valencia sí

Para IU, la solución la tiene el Gobierno. "Debe regular un procedimiento que permita de forma rápida y con garantías causar baja de las religiones. No sólo darse de baja, sino que la Iglesia suprima de sus registros los datos personales de las personas que no quieren formar parte de su confesión", indica la diputada Isaura Navarro.

PP y PSOE, en contra

IU ha presentado en el Congreso una proposición no de ley para regular la apostasía. PP y PSOE la han rechazado. Sin embargo, son muchos los ciudadanos que insisten en renunciar a su fe.

En junio de 2006, coincidiendo con la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia, 1.500 personas presentaron su apostasía en ese arzobispado. En los dos últimos años otras 3.000 personas han hecho lo mismo en el de Madrid, sin obtener respuesta.

La Agencia de Protección de Datos ha solicitado a varias diócesis que borren de sus ficheros a los apóstatas

Hay quien ha ido más alla y ha recurrido a la Agencia de Protección de Datos (APD), que ya ha atendido las peticiones de 50 personas. De hecho, la APD ha dicho a las diócesis afectadas que deben remitir a los solicitantes un certificado en el que conste la renuncia a la fe católica en su partida de bautismo.

"Pero la APD sólo pide que anoten mi renuncia, no exige a la Iglesia que borre mis datos de sus registros", explica Albert Villanova, investigador valenciano y uno de los que pidió apoyo a la APD. Las diócesis de Madrid y Valencia, por su parte, han recurrido ante la Audiencia Nacional la resolución de la APD.

Lo que hay que hacer para apostatar

Apostatar, según la Ley Orgánica de Protección de Datos, recibe el nombre de "ejercicio del derecho de oposición". Para poder hacerlo, hay que realizar dos procedimientos paralelos: uno en la parroquia donde se recibió el bautismo y otro en la diócesis de esa parroquia.

En ambos casos hay que enviar una carta "de ejercicio del derecho de oposición" con una fotocopia del DNI. Se puede entrega en mano, mediante burofax o requerimiento notarial. Si no se recibe respuesta en un mes, poner una denuncia en la Agencia de Protección de Datos.

Hablan doce apóstatas

Isaura Navarro. Diputada de IU, 33 años.

Los arzobispados no te facilitan mucho los trámites

"He pedido la apostasía y la excomunión, pero muchos arzobispados no te falicitan los trámites. El Gobierno debe ayudar a regular los derechos de quienes no quieren formar parte de la fe católica, pero no quiere más problemas con la Iglesia".

Los Rodríguez Prieto. Diez hermanos de Sevilla.

El papeleo no fue muy complicado

Inmaculada es la portavoz de estos diez hermanos sevillanos, de entre 55 y 42 años, que han decidido apostatar. "Lo hicimos en el arzobispado hispalense. El papeleo no fue muy complicado. Nos pidieron el DNI, la partida de bautismo y dos testigos para cada uno, y allí, ante notario, nos dieron de baja en la fe católica".

Albert Villanova. Investigador, 28 años.

No quiero que la Iglesia me use en sus reivindicaciones

"No soy católico y me importa que me consideren como tal. No quiero aparecer en sus estadísticas, datos que utiliza la Iglesia en sus reivindicaciones. Quise apostatar en el arzobispado de Valencia y pasaron de mí, por eso recurrí al tutelaje de la Agencia de Protección de Datos".

20minutos

El Constitucional tumba la posibilidad legal de apostatar en España 

Los afectados reclaman al Gobierno un registro público de apóstatas

MAR RUIZ   29-03-2011

El alto tribunal ha rechazado sendos recursos de la Agencia de Protección de Datos y de la Fiscalía para que los ciudadanos puedan hacer constar en su partida de bautismo que reniegan de la fe católica.

 

El Constitucional tumba la posibilidad legal de apostatar en España

Muchos ciudadanos fueron bautizados de pequeños y quieren ejercitar su derecho a darse de baja en una confesión religiosa en la que han dejado de creer- (GETTY IMAGES)

Apostatar en España, y que esa decisión figure en las partidas de bautismo, va camino de convertirse en tarea imposible, por lo menos en la vía judicial. El Tribunal Constitucional ha rechazado un recurso de amparo de la Agencia de Protección de Datos contra la sentencia del Supremo que en septiembre de 2008 dio la razón a la Iglesia, al sostener que los libros de bautismo no tienen el carácter de ficheros y por tanto no están sujetos a la Ley de Protección de Datos. Dicho de otro modo, el Supremo considera que la Iglesia no está obligada a recoger en esas partidas bautismales el deseo de aquellos particulares que deseen hacer constar su "baja voluntaria" en la fe católica.

Según ha explicado a la SER el director de la Agencia de Protección de Datos, Artemi Rallo, "el Constitucional no entra a valorar el fondo del asunto sino que rechaza el recurso de la Agencia por motivos meramente procesales al estimar que "no está legitimada para presentar un recurso de amparo". La resolución de la Sala Primera, integrada por cinco magistrados, ha contado con el voto particular de uno de ellos, Pablo Pérez Tremps, que discrepa del resto al entender que la Agencia sí está habilitada para interponer ese recurso de amparo.

En la práctica, el auto del Constitucional, que también ha rechazado otros dos recursos de la Fiscalía General del Estado y de un particular, deja en vía muerta la posibilidad legal de apostatar en España y da luz verde a la Iglesia para seguir negándose sistemáticamente a cancelar los datos personales de aquellos ciudadanos que deciden renegar de la fe católica y quieren darse de baja en los libros bautismales o que, al menos, conste en ellos su "baja voluntaria".

Un registro público para apóstatas

La Plataforma 'Yo no te espero' que representa al movimiento apóstata en España reclama al Gobierno una solución política que dé satisfacción a la legítima reivindicación de muchos ciudadanos que quieren ejercitar públicamente su derecho a darse de baja en una confesión religiosa en la que fueron bautizados pero en la que han dejado de creer. Y para ello piden un "registro público" en el que, mediante un procedimiento administrativo y con todos los requisitos legales, puedan hacer constar su voluntad de apostatar. "Sería la única manera de ver satisfecha nuestra petición, dejando al margen a la Iglesia y evitándonos años de litigios judiciales muy costosos con los arzobispados. Está claro que la Iglesia nunca va a atender nuestra petición, entre otras cosas porque sus estadísticas sobre fieles en España se basan en las partidas bautismales y no quieren ver reducido ese número", explica Maribel Romero, de la plataforma 'Yo no te espero', creada en Valencia a raíz de la visita del Papa en 2006.

 

Cadena Ser-

Comentar este post