Rusia activará misiles móviles en sus fronteras si EEUU sigue adelante con el Escudo

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Dimitri Medvedev.

Dimitri Medvedev.

Rusia podría salirse del Tratado ruso-norteamericano de reducción de armas estratégicas ofensivas firmado en 2010 si Estados Unidos sigue adelante con el despliegue de su escudo antimisiles en Europa sin prestar atención a las propuestas de Moscú. Así lo ha declarado el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, subrayando que su país actuará según se desarrolle la situación en cada momento.

Rusia, a la defensiva

Más concretamente, el jefe del Estado ha comunicado que Rusia responderá a partir de ahora con las siguientes medidas:

- La puesta en funcionamiento del sistema de alerta de ataques de misil ubicado en la ciudad rusa de Kaliningrado (puerto ruso en el Mar Báltico enclavado entre Lituania y Polonia que pasa por ser el punto más occidental de Rusia);

- El fortalecimiento de la defensa de objetos estratégicos de armamento nuclear;

- El equipamiento de los misiles balísticos estratégicos con complejos capaces de superar el escudo antimisiles;

- El desarrollo por parte de las fuerzas armadas rusas de medidas que permitan eliminar sistemas de información y de control del escudo.

Medvédev subrayó que todas estas medidas son “adecuadas, eficaces y económicamente rentables”. Pero acentuó que si no bastaran, el siguiente pasó sería la instalación de misiles móviles Iskander tanto en el Oeste como en el Sur del país, para poder responder al potencial del escudo estadounidense en caso de que EE. UU. siga desplegándolo en Europa.

Según el jefe del Estado ruso, “en un plazo corto de entre 5 y 8 años” este sistema podrá, de hecho, “debilitar el potencial estratégico” de Rusia. “Este programa empieza a acelerarse más y más, en Polonia, Rumania, Turquía y España, y a nosotros simplemente nos informan sobre un hecho ya consumado”, subrayó el presidente.

Al mismo tiempo, Medvédev ha recalcado que Rusia está dispuesta a continuar las negociaciones con EE. UU. sobre su sistema antimisiles en Europa. En concreto dijo que Moscú está dispuesta a colaborar con la OTAN si el plan es modificado según “el principio sectorial”, es decir, cuando cada parte responde por un sector determinado. “Estoy convencido de que este acercamiento todavía ofrece hoy día la oportunidad única a Rusia y a la OTAN de llegar a una verdadera cooperación estratégica. La confrontación en nuestras relaciones podría ser sustituida por los principios de igualdad de derechos, seguridad común, confianza mutua y predictibilidad”, sostiene el presidente ruso.

Moscú está promoviendo la idea desde la histórica cumbre de Lisboa en 2010, donde se avino a colaborar con la OTAN en este sentido. “Europa no necesita nuevas líneas de separación. Lo que necesita es un nuevo perímetro común de seguridad con la participación equitativa de Rusia”, reiteró Dmitri Medvédev. “Desgraciadamente, ni EE. UU. ni otros aliados de la OTAN se han mostrado dispuestos a avanzar en esta dirección”, subrayó.

Historia de un largo contencioso

Rusia siempre se opuso a los planes de EE. UU. de desplegar su escudo antimisiles en Europa. Según Estados Unidos se trata de una medida necesaria para proteger su territorio y los países aliados de una posible agresión por parte de Irán y Corea del Norte. Moscú, por su parte, argumenta que ninguno de los así llamado ‘país problemáticos’ posee misiles con alcance de entre 5.000 y 8.000 kilómetros que podría suponer una amenaza real para Europa.

La situación pareció cambiar en noviembre de 2010, cuando en la histórica cumbre de Lisboa Rusia y la OTAN acordaron colaborar en la defensa antimisil para Europa. Sin embargo, las negociaciones se vieron entorpecidas por la renuencia de EE. UU. a presentar garantías jurídicas de que el sistema que se despliega en Europa no va dirigido contra las fuerzas estratégicas rusas.

Un año después, en el reciente foro de la APEC en Honolulú (Hawái), el presidente ruso, Dmitri Medvédev, y su homólogo norteamericano, Barack Obama, admitieron que los dos países están lejos de alcanzar un consenso sobre la cuestión. “Hemos acordado seguir buscando una posible solución a este tema [defensa antimisiles, DAM], dando por hecho que nuestras posiciones al respecto son todavía muy distantes”, anunció Medvédev al término de su reunión con Obama. Sin embargo, acentuó que en los últimos años se produjo un importante avance en asuntos “que quedaban pendientes durante décadas”, citando el ejemplo el Tratado de reducción de armas estratégicas ofensivasfirmado en Praga en 2010.

Varios países como PoloniaRumaniaTurquíaEspañacolaborarán en la puesta a punto escudo antimisiles norteamericano. El 22 de noviembre EE. UU. anunció también el cese temporal de una parte de sus obligaciones respecto a Rusiaen el marco del Tratado de Fuerzas Armadas Convencionales en Europa (FACE).

Por su parte, Moscú ha advertido en varias ocasiones que se verá obligada a tomar las medidas correspondientes si no se aceptan sus numerosas propuestas de acuerdo sobre el despliegue del escudo. Medvédev comentó el 21 de noviembre que la respuesta de Rusia “será sensata, suficiente y no cerrará camino para continuar la discusión con nuestros socios de la Alianza del Atlántico Norte”.

Para conocer la historia completa del contencioso, haga clic aquí

 

Rusia arma a Siria con misiles para que se defienda de un ataque de la OTAN

26 Noviembre 2011 

Por Paul Joseph Watson
Prison Planet.com

Traducción para Rebelión de Loles Oliván

Ahora ya sabemos lo que portaban los seis barcos de guerra rusos que entraron en las aguas territoriales sirias la semana pasada. Además de representar una demostración de fuerza que disuada a las potencias de la OTAN de lanzar un ataque militar, iban a bordo expertos técnicos rusos dispuestos a ayudar a que Damasco establezca un sofisticado sistema de defensa de misiles que Moscú les ha vendido.

Según informa Arutz Sheva, “Los buques de guerra rusos que han llegado a aguas de Siria en los últimos días llevaban, entre otras cosas, asesores técnicos rusos que ayudarán a los sirios a establecer un dispositivo de misiles S-300 que Damasco ha recibido en las últimas semanas, como indicaba el jueves una información del diario en lengua árabe con sede en Londres Al-Quds al-Arabi. Citando fuentes en Siria y Rusia, el periódico señalaba que Moscú considera que un ataque occidental contra Siria supone una “línea roja” que no tolerará”.

Los misiles S-300, que según dicha información se utilizarán para “evitar un posible ataque de la OTAN o de Estados Unidos y de la UE”, son misiles tierra-aire de largo alcance desarrollados por Rusia en 1979 con el propósito de proteger importantes bases industriales y militares de ataques de aviones enemigos y de misiles de crucero.

El sistema está considerado en general como uno de los dispositivos antiaéreos más poderosos de la guerra moderna con capacidad de rastrear hasta cien blancos e intervenir en 12 de una sola vez. Recientemente, Rusia intentó vender el mismo sistema a Irán pero la operación se detuvo por la presión de Estados Unidos e Israel.

Obviamente, armar a Siria con semejante sistema de defensa aérea no presagia nada bueno para la posible “zona de exclusión aérea” planeada por las potencias occidentales. Esta semana han circulado noticias al respecto de que aviones de combate de Turquía y de otros países árabes intervendrían pronto el espacio aéreo sirio bajo el pretexto “humanitario” y con apoyo logístico de Estados Unidos.

“Además de los misiles, las informaciones indican que Rusia ha instalado sistemas avanzados de radar en todas las principales instalaciones militares e industriales sirias. El sistema de radar también cubre las áreas al norte y el sur de Siria donde podrá detectar movimientos de tropas o aviones hacia la frontera con Siria. Los objetivos de radar incluyen la mayor parte de Israel así como la base militar de Incirlik, en Turquía, utilizada por la OTAN”, señala la noticia.

El ministro de Exteriores francés Alain Juppé aseguró ayer a las fuerzas opositoras sirias que las potencias de la OTAN están preparando el lanzamiento de una intervención militar mediante la imposición de “corredores humanitarios o zonas humanitarias” apelando a la protección de los civiles de supuestos abusos del régimen de al-Assad.

Cada vez se considera más probable la perspectiva de ataques aéreos lanzada bajo un lema “humanitario”, dado que en los últimos días el portaaviones George HW Bush se ha trasladado a la costa de Siria tras haber abandonado su tradicional teatro de operaciones al lado del Estrecho de Ormuz.

Asimismo ayer se produjo una escalada de tensión después de que la Embajada de Estados Unidos en Damasco instara a sus ciudadanos a que abandonen Siria “de inmediato”, y de que el Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía pidiera a sus ciudadanos que eviten viajar a través de este país país cuando regresen de Arabia Saudí.

Como venimos señalando, atacar a Siria no podría sino resultar el comienzo de una agresión contra Irán porque Teherán ha prometido que defenderá a su aliado.

Cubadebate

Etiquetado en Rusia

Comentar este post