Sabina y la revolución cubana

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Marcos Roitman Rosenmann*

Lunes 24 de octubre de 2011, por Revista Pueblos

No debe parecer extraño que personajes públicos, entre ellos quienes pertenecen al mundo del espectáculo y la farándula, cantantes, presentadores de televisión, actores, futbolistas y los llamados “famosos”, emitan opiniones políticas. En esta dimensión hay quienes tienen pocas luces y meten la pata. Sin embargo, hay otros cuyos comentarios suelen realizarse al tenor de los procesos revolucionarios latinoamericanos. Ya no es ignorancia lo que destilan. Son declaraciones elaboradas en medio de sus giras por el continente latinoamericano. Sin ir más lejos, recordemos las vertidas por Alejandro Sanz sobre la República Bolivariana de Venezuela y su presidente Hugo Chávez. Declaraciones que no pasan desapercibidas porque provienen de gente supuestamente progresista, antiguos militantes comunistas y socialistas. Hoy son detractores. No les queda dignidad y se posicionan en la acera de enfrente. En España, la diáspora comenzó en los años noventa con Ana Belén y Víctor Manuel, a los cuales se suman en el siglo XXI Pilar Bardem y familia. Forman un pool de presión cuando alguien va en sentido contrario. Hace pocos meses, a uno de los mejores actores sobre los escenarios, Willy Toledo, se le ocurrió declarar su apoyo a la revolución cubana. Su osadía le ha supuesto peérdida de contratos, insultos y la consideración de extemporáneo.


La mejor manera de granjearse los favores de los medios de comunicación y las discográficas en España es criticar a Cuba. Entonar un mea culpa, rasgarse las vestiduras y señalar a Fidel Castro como un dictador. En este contexto, Joaquín Sabina, músico, poeta y bohemio, decidió seguir el camino de los conversos. Mientras realizaba su gira por los Estados Unidos no se cortó un pelo. Para lograr notoriedad y pensando en irse a Miami como su amigo Alejandro Sanz, no encontró mejor pretexto que atacar a Cuba. Bajo el ensueño de las luces del Imperio, dejó constancia, en el Miami Herald, de su rechazo a Cuba, a su sistema político y dirigencia. Sus palabras tuvieron eco. Desconocido en Estados Unidos, logró notoriedad, ahora tiene el visto bueno de la mafia de cubanos renegados de Miami, para grabar, actuar y cobrar mejores regalías. Es el mismo Sabina que declara hoy su admiración política por Mario Vargas Llosa a quien adjetiva como “un fundamentalista democrático”. En México tampoco se contuvo. Se entrevistó con el presidente espurio Felipe Calderón y alabó su política de seguridad. Sabina, sesentón y cansado de luchar, ha preferido dedicarse a seguir ganando dinero para acrecentar su biblioteca de primeras ediciones. Es una pena que para ello recurra a desprestigiar a Cuba, teniendo en España un montón de casos por denunciar, empezando por la obscena vida política de la “familia real”. Pero, se me olvidaba, ahora los príncipes cenan en su casa y son colegas.


* Marcos Roitman Rosenmann es profesor titular de Sociología, Universidad Complutense de Madrid.

 

Revista Pueblos

Etiquetado en Europa

Comentar este post

roberto dante 10/30/2011 16:47



 "Después del primer millón de dólares todo está perdido"


roberto dante


Lanús, Argentina, 30/10/11


Camilo Sánchez, un desilusionado admirador de Sabina, reconocía que: "Pertenezco a una generación, que tenemos
ahora treintaitantos y ya lloramos ídolos muertos en vida". En mi caso estoy en los sesentaitantos, y hoy mantengo el recuerdo doloroso de mis compas secuestrados, torturados y muertos por las
dictaduras militares de los 70. Yo sobreviví; por lo anterior creo que hice "algo mal" por lo cual hoy puedo escribir estas líneas.


Mi experiencia acredita que con "la palabra" podemos elaborar gloriosos imaginarios revolucionarios lejanos del
hacer cotidiano. Sinceramente no creo en estas palabras. No somos lo que decimos; SOMOS LO QUE HACEMOS.


Hacer: hacia El Che. En el campo de las artes seres como Maiakosky, Ana Frank, Machado, Frida Kahlo, Roque Dalton,
Rodolfo Walsh, Víctor Jara y más inolvidables.


Mucho antes de que los Rollings Stones se  disolvieran por primera vez, Keith Richards, cuando le preguntaron
sobre si mantenía sus ideales, dijo: "Después del primer millón de dólares todo está perdido".


"The money" es más adictivo que la Heroína. Es la trampa del sistema a evitar.


A los Sabinas, nada les importa caer en ella.