Saúl Pérez, Presidente de la Juventud Obrera Cristiana (JOC): “Estábamos más con los indignados que con la JMJ”

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

por María Hervás

Martes, 10 de Abril de 2012
Saúl Pérez, Presidente de la Juventud Obrera Cristiana (JOC): “Estábamos más con los indignados que con la JMJ”
El Presidente de la Juventud Obrera Cristiana enfadó al cardenal Rouco. Navegar a contracorriente nunca fue fácil. Y menos dentro de la Iglesia católica.

Lo sabe muy bien Saúl Pérez, presidente de la Juventud Obrera Cristiana (JOC), perteneciente a la institución eclesiástica que tiene como principal finalidad la defensa de los derechos de los jóvenes trabajadores. A principios de marzo, el cardenal Antonio María Rouco Varela ordenó a sus vicarios de Madrid que no difundiesen en las parroquias el comunicado emitido por la JOC y la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) en el que rechazan abiertamente la reforma laboral aprobada por el Gobierno del PP. “Nos sorprendió bastante porque emitimos comunicados a menudo y nunca nadie nos ha llamado la atención. Aceptamos la opinión de Rouco, aunque no la compartamos”, explica Pérez, de 27 años, mientras digiere pausadamente una ensalada mixta en un pintoresco bar del barrio obrero de Vallecas, en Madrid.

Este economista lleva el compromiso social en las venas. Su familia, miembro de la HOAC, procede de un barrio humilde de Zaragoza. A los 15 años, Pérez tuvo su primer contacto con la JOC en un campamento de verano. A los 24, rechazó continuar con su contrato indefinido en una consultora para presentarse a la presidencia de la institución. Ahora vive en Madrid y cobra el salario mínimo interprofesional. Eso sí, los gastos del alquiler y de los viajes por España para transmitir el mensaje del Evangelio corren a cuenta de la entidad cristiana, que se autofinancia con la aportación de sus militantes.

Pérez muestra una discreción que roza el hermetismo; parece tener miedo a salirse demasiado del guion. El rechazo a la reforma laboral es de los únicos temas que defiende con fervor y, por ello, el pasado día 29 la asociación obrera participó en la huelga general. “Es una de las reformas más agresivas para la clase trabajadora, y especialmente para los jóvenes”.

El joven, de mirada penetrante y refinada compostura, quiere dejar claro que la JOC, fundada en 1924 por el sacerdote belga Joseph Cardijn, no se casa con ningún partido político, aunque reconoce que el sambenito de izquierdistas se lo ha colocado la propia Iglesia. El aragonés se muestra orgulloso de que de los 800 militantes del movimiento obrero muchos más han participado en las manifestaciones del 15-M que en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Ante la variedad de platos combinados, perritos calientes y hamburguesas, Pérez se decanta por la tabla de patatas y los tacos de pollo a las 12 salsas.

Reconoce que el principal problema de la JOC es la formación de nuevos militantes. “La lucha obrera no es lo que era antes. Las ideologías ya no están tan marcadas y todos los jóvenes quieren pertenecer a la clase media. Además, la mayoría rechaza a la Iglesia como institución y nosotros formamos parte de ella”. Al preguntarle a qué se debe ese rechazo, Pérez suspira, da un trago a la cerveza y contesta, por fin, rotundamente: “La sociedad es cada vez más individualista y esto ha afectado a la Iglesia, cuya jerarquía se ha alejado de la realidad social. Las parroquias ya no actúan en la mayoría de los casos como centros de encuentro y la forma de concebir la fe es más individual”.

 

Kaos en la Red

Comentar este post