Situación en Haití: Batay Ouvriye en Brasil

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

CRÓNICA DE VIAJE

Puerto-Príncipe, 11 / 11 / 11

Del 27 de octubre al 10 de noviembre, un delegado de Batay Ouvriye estuvo en Brasil invitado por el Instituto de filosofía y ciencias humanas de Campinas, para informar sobre la situación en Haití. Varias charlas fueron dadas en seno de este instituto al igual que en algunos anfiteatros de la ciudad misma.

Luego, acompañado por los camaradas de la CSP-Conlutas, estuvo en otras ciudades de este país: San José dos Campos, Río de Janeiro, São Paulo. Donde siempre denunció la situación de represión que las fuerzas armadas de la MINUSTAH propician en contra de la población en general y los movimientos de protesta en particular. Haciendo resaltar que, en los últimos momentos, se está dando abiertamente un retorno al duvalierismo, con sus macabros mecanismos de represión, todo bajo control y comando de la MINUSTAH.

De hecho, no solo el presidente Martelly está trabajando para poner de nuevo en pié el viejo y sanguinario ejército makout sino que también lo piensa acompañar por un servicio de espionaje (el SIN: Servicio de Inteligencia Nacional) que reagrupará sus milicias que ya están funcionando como paramilitares; o sea, de nuevo, activando los mecanismos makout de la peor época de los Duvalier, padre e hijo.

Aprovechándose de este serio reflujo, los dueños de las fábricas textil ya empezaron a demitir los obreros más combativos, llegando a expulsar sin debate alguno la casi totalidad del comité ejecutivo de un sindicato recién puesto en pié, el Sindicato de los Obreros del Textil y la Vestimenta (SOTA en kreyòl – ver nuestros más recientes comunicados al respecto). Por otro lado, una de nuestras más activas militantes, Yannick Etienne, fue atacada por miembros de una patota en la ciudad de Ouanaminthe, al salir de una manifestación.

Si uno le añade el hecho de que el actual primer ministro, Gary Conille, hijo de un antiguo ministro de Duvalier, Serge Conille, y recién aprobado por el parlamento entero no fue más que el último jefe de gabinete del Sr. Clinton en la Comisión para la reconstrucción del país, uno se dará cuenta del global y maquiavélico complot que se está tramando contra las fuerzas de trabajo de la mano de obra la más barata de América que, bajo pretexto de ayudar, vienen las trasnacionales, del textil en particular, a explotar de la manera la más descarada.

*

Entre las charlas y manifestaciones de apoyo, dos se llevaron nuestra atención. La primera siendo nuestra participación de apoyo a los estudiantes de la Universidad de São Paulo (USP), actualmente atacados a fuerza militar por la policía nacional dentro del campus mismo (exacción que no había llegado a darse ¡ni bajo la dictadura militar!!!). Allí, entre denuncia de la situación haitiana, se recalcó el hecho de que las fuerzas represivas de la policía nacional y de la MINUSTAH han igualmente invadido la facultad de medicina en Haití, llamados por la rectoría misma y, en la ocasión, llegando a echar gases lacrimógenos ¡hasta dentro del hospital de la Universidad de Estado, hasta dentro del edificio de maternidad!

La segunda siendo nuestra participación a una audiencia en Brasilia, frente a la Comisión de derechos humanos del Senado y junto con las vehementes protestas de los Quilombolas presentes, verdes de indignación delante del “está todo bien” con los cuales se gargarizaban los representantes del gobierno, mientras que la realidad muestra, por su lado, persecuciones, desalojos, asesinatos… y ataques a unas entidades, los Quilombos, que, al contrario, deberían de ser proclamadas “Patrimonio de la humanidad” por el papel tan noble de resistencia que armaron frente al tan cruel y anti humano colonialismo europeo.

Fue un honor para nosotros haber participado de esta audiencia/movilización junto con los habitantes de los Quilombos, descendientes de estos tan valientes y valiosos seres humanos resistentes.

Respecto a la situación haitiana - que comparamos entonces a un Quilombo ahora ocupado - la carta entregada a los miembros de la comisión de derechos humanos del senado está en anexo.

 

 

A LA COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS

DEL SENADO BRASILEÑO


¿ DUDAS ?
En este momento mundialmente tan difícil para los pueblos del planeta entero, algunos de los gobiernos que están ocupando a Haití, dicen últimamente preocuparse por la evolución política de la situación en este país y ponen en cuestión la presencia de sus fuerzas armadas dentro de la misión de la ONU - dicha de estabilización - la MINUSTAH. Sin embargo, mientras algunos están en dudas, otros renuevan sus argumentos, tratando de justificar lo injustificable: gobiernos dichos “progresistas” o “ de izquierda” estarían apoyando un neo-duvalierismo a penas disfrazado!
Esta ambigüedad, a la vez que engaña los pueblos que los eligieron y que siguen ampliamente - y equivocadamente -  creyendo que ésta misión es de “ paz” o “ humanitaria”, deja también en dudas a organismos internacionales que se movilizaban pidiendo claramente el retiro de las tropas de Haití.
Hoy, es pues más que nunca importante tener una opinión acertada sobre esta situación y, para esto, entender primero la lógica que sustenta la presencia de estas fuerzas de ocupación en nuestro país.

CONTEXTO HISTÓRICO
    Debido a unos mecanismos de colonización extremos y unas relaciones de clase también extremadamente antagónicas, la revolución haitiana en contra del sistema esclavista (1791 – 1804), apoyándose sobre una situación internacional favorable, dio lugar a un levantamiento general (era un pueblo en armas), donde se llegó no solo a la única victoria de esclavos de la humanidad, sino también (y por esto mismo) a expulsar hasta los colonos (hecho único en los procesos de independencia del continente americano). Esta revolución, por su potencia y su concentración monumental, llegó a expandirse en toda la región: Bolívar, Miranda, José Martí… salían de allí con botes, armas y municiones, dinero, hombres… para extender así el soplo de libertad al continente entero.
    Sin embargo, esta hazaña tan extraordinaria dejo un país completamente destruido, pues se habían quemado todas las ciudades, todas las plantaciones, quebrado todos los puentes, infraestructuras y carreteras. Además, por el hecho de tener así trancada la acumulación de capital, esta nueva formación social aparecía como la del futuro el más incierto; la deuda aceptada por las nuevas clases dominantes en formación (sabiendo a cabalidad que iban a transmitir la cuenta a los trabajadores) y el bloqueo impuesto por los norteamericanos y demás potencias imperialistas europeas, acababan de hacer de ella la más frágil en realidad, a pesar de que el siglo XIX haitiano apareciera como uno de auge.

¡OCUPACIÓN!
    Hoy, después de más de dos siglos de luchas internas, bajo dominación e invasiones imperialistas, las clases dominantes haitianas son de hecho las más débiles y su Estado el más incapaz.
Esto crea una situación donde si, por una parte, pudiera parecer que habría que “ayudar”  al pueblo haitiano, otros, por otra parte, están allí más que para aprovecharse de tal debilidad para proseguir con sus proyectos ya abiertamente expuestos. De hecho, el plan americano para el Caribe y más específicamente para Haití, el Caribbean Bassin Initiative (CBI) de los años ´80 deja, sin embargo, clara la proyección imperialista: para sus industrias textil en mal de ganancias y por eso en peligro, ya no había que encontrarse con mano de obra barata sino que el momento había llegado donde se debía provocar. Hay que transformar estos países en “fuentes de mano de obra barata” dice abiertamente el documento.
Y siguió todo un periodo de destrucción de la producción nacional, dejando así una fuerte desestabilización del mundo rural y, consecuentemente, una enorme migración: ¡la mano de obra barata estaba entonces disponible en las principales ciudades!
Esto deja sin embargo una situación sumamente explosiva y si uno le suma la incapacidad cada vez más crónica del Estado haitiano, se entiende fácilmente la necesidad para el imperialismo, de venir directamente a controlar. Pues: ¡OCUPAR!
Doscientos años de entrega cada vez más definitiva por parte de estas ya descompuestas clases dominantes, han pues obligado a los imperialistas (por medio de uno de sus organismos internacionales, la ONU, y con esta cubertura de “ayuda humanitaria”) a invadir y ocupar oficialmente y militarmente el país. Como se puede ver, es que el proyecto de las multinacionales, del textil en particular, con el salario de miseria que propician a esta clase obrera la más desvalorizada del continente, no deja dudas: es uno de explotación sin límite, teniendo como primer ejecutor a los propios gobiernos imperialistas junto con los organismos de la ONU (aquí la llamada Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití - MINUSTAH en francés) teniendo como relevo a los responsables “nacionales”, reducidos al papel de verdaderos lacayos. Por otro lado, la ubicación privilegiada que ocupa el país entre las islas caribeñas, deja una posición geo-política envidiable por parte del imperialismo norte americano que, de esta manera, podría claramente controlar el Canal del Viento y, en el mismo posicionamiento, tanto a Cuba como a America del Sur, particularmente Venezuela. Si se añade a esta difícil encrucijada el hecho de que esta proyección va junto con la imposición de las distintas bases militares que van brotando en el cono sur de nuestro continente y la presencia cada vez más beligerante de la cuarta flota reposicionada para los efectos, uno se dará cuenta de lo peligroso de la situación.

…SIN EMBARGO CONTRADICTORIA
    La contradicción, entonces, viene del hecho de que ¡son gobiernos democráticos latino-americanos que encabezan esta misión! De hecho, allí el comando es brasileño y las fuerzas de mayor número son argentinas, uruguayas, paraguayas, bolivianas, ecuatorianas… Estos gobiernos, progresistas?, y que fueron electos gracias a sus respectivos pueblos, llenos de unas esperanzas de hermandad sagrada, juegan efectivamente el rol de garantía de los intereses imperialistas norte americanos, mientras, todos en la UNASUR o aún del ALBA, quieren constituirse en resistencia a la dominación norte americana en la región. ¡Inmensa contradicción! que, para el avance concreto de nuestra soberanía como pueblos independientes bajo sangre, deberíamos superar con la cabeza simplemente alta.
    Además, falta entrar en el hecho de que estas fuerzas armadas de la ONU no han ni cumplido con el papel de estabilización pretextado (la inseguridad sigue brotando en cada momento “oportuno”), ni que cuestan extremadamente caro (¡más de seicientos millones de dólares al año!), y ahora saber que esta ocupación planeada principalmente en beneficio de las multinacionales del textil, se acompaña de una lógica dominación. La fachada según la cual “ se tiene que esperar la decisión del gobierno haitiano soberano etc…”  ha sido ampliamente destruída por el actuar imperialista durante las últimas elecciones.
Y que esta dominación se acompaña de unas “naturales” exacciones. Basta recordar el caso de los 150 solados de Sri Lanka que la cabeza de la misión tuvo que volver a su país por tantos robos y sobre todo violaciones sobre mujercitas de 12 a 13 años que ejercían. No se sabe, sin embargo, cómo ha sido juzgado “en su país” el caso. O sobre todos los horrores que hacían pasar a niñas y niños haitianos los soldados de Jordania. Ni que son estas fuerzas de la ONU quienes, además, nos traen enfermedades y epidemias (como se está probado con los soldados nepaleses y el cólera que llevaron y diseminaron). Los últimos casos del joven holgado en Cabo-Haitiano o él del joven sonomizado por 5 Uruguayos en Port-Salut, no son en realidad excepciones: son los casos que se “ descubrieron” y así se supieron.
Pero no es todo. Porque, cada vez que el pueblo se levanta para protestar en contra de esta situación insostenible… ¡allí viene la represión! ¿Fuerzas de paz? Sí. Si se trata de la “paz de cementerios”.
Reprimir al pueblo harto de miseria y mentiras, reprimir a los trabajadores reivindicando, reprimir a todos los progresistas humillados por esta violación descarada de la soberanía del país. Sobran los ejemplos, desde las matanzas de los 2005, 2006… en los barrios populares y el terror que allí entonces se instaló; de la brutal represión en contra de los trabajadores movilizados en el 2009 para un alza en el salario mínimo de miseria que cobran en las maquiladoras textil; en contra de los pequeños campesinos dominados y explotados que no hacen más que reivindicar poder quedarse con la tierra que siembran desde hace ya un siglo o para pedir más acción de parte de un Estado que siempre les ha dejado sin nada; en contra de los trabajadores de servicios públicos que luchan contra la privatización impuesta por el FMI y los capitalistas; en contra de los estudiantes que pelean para una universidad realmente democrática, gratuita y de calidad; en contra del pueblo entero durante el levantamiento “del hambre” en el 2008; en contra de todo patriota que reivindica su territorio, su país… la MINUSTAH ha estado siempre presente para una sola radical actitud: ¡REPRIMIR! Y así bloquear cualquier expresión democrática y libre. Reprimir, arrestar y matar. En defensa del proyecto imperialista de explotación y sus “colaterales”.

REACCIÓN
    Desde hace un poco más de dos años, además de los pronunciamientos de vanguardia que siempre han negado aceptar esta situación, se está dando una resistencia abierta a la presencia de estas fuerzas armadas sobre nuestro territorio: frente a la represión que están propiciando (como lo hicieron largo tiempo los obreros, campesinos, trabajadores de todo tipo, desempleados y estudiantes movilizados), frente a los crímenes que acometen, frente a su dominación militar y política. De hecho, permanentes son las denuncias y movilizaciones progresistas frente a la embajada de Brasil o a la cancillería haitiana.
    Sin respuesta…

EVOLUCIÓN RECIENTE
    El papel entreguista del gobierno Preval de defender y finalmente asumir el plan imperialista norte-americano de dominación y explotación sin límite y, dentro de este, renovar cada año el contrato de la MINUSTAH, ha llevado a una situación aún peor: la vuelta de un duvalierismo sin fachada. De hecho, no solo está el criminal dictador tan odiado sino que lógicamente vuelven también sus acólitos terratenientes, despojando los pequeños campesinos de tierras que ocupan desde ya casi un siglo o, en ciudades, impidiendo toda asociación obrera, como fue el reciente caso del sindicato textil SOTA (Sindicato de Obreros del Textil y de la Vestimenta en kreyól) del cual fue sistemáticamente despedido el Comité ejecutivo a la semana de su lanzamiento.
    Algo bueno tiene ésta más reciente situación: no quedan dudas, hoy, ¡las fuerzas de la MINUSTAH están claramente apoyando a la dictadura neo-duvalierista en sitio!
   
CONCLUSIÓN
    Violaciones y epidemia son consecuencias de una situación de dominación ya incontrolable; el hecho de soportar e implícitamente defender una explotación sin límite por parte de una “elite” y un gobierno hoy sencillamente amoral… son pruebas sin lugar a duda que la presencia de estas fuerzas de represión y desgaste no es aceptable por parte de Estados latino americanos que se quieren amigos del pueblo haitiano.
    Lo que hace falta, al contrario, es otra cooperación, la que surge de la unidad de los pueblos, natural y fundamentalmente hermanados en sus fábricas, en sus talleres, en la agricultura, la medicina, la educación, la construcción…, en sus risas francas, sus danzas y canciones, entonces liberadas.
    De allí nuestra presencia hoy delante de ustedes, Senadores de la Comisión de derechos humanos, para, además de denunciar esta situación insoportable y así hacerles claro el verdadero papel de esta infama misión, proponerles fuertemente su más dedicado accionar para construir lo antes posible la DESOCUPACIÓN de nuestro país.



Didier Dominique
Portavoz de BATAY OUVRIYE, HAITÍ
Brasilia, 7 de  Noviembre del 2011

Batay-Ouvriye.jpgBATAY OUVRIYE (Batalla Obrera) es un movimiento haitiano de lucha obrera que permite a los miembros de esta clase de participar a las luchas democráticas de este país. Se opone firmemente a la colaboración de clase con los explotadores y su aparato de dominación - el Estado - y se solidariza con el conjunto de las clases oprimidas de este país, así que internacionalmente, participando en su trabajo de organización y de lucha.

Comentar este post