Soldado de EEUU que asesinó a 16 civiles afganos iba borracho y actuó acompañado

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

El soldado estadounidense que asesinó a 16 civiles afganos en Kandahar, entre ellos nueve niños y tres mujeres, y que hirió a nueve personas, actuó “acompañado” y “borracho”. 

Obama en Afganistán

Obama en Afganistán

Así lo atestiguan vecinos de la zona donde ocurrió el suceso, que además han revelado que los militares de EEUU incineraron los cuerpos de los fallecidos para hacer desaparecer las señales del delito. El presunto autor de la matanza ya ha sido detenido, según confirmó la ONU y fuentes militares estadounidenses.

La Casa Blanca ha expresado su “preocupación” por el posible aumento de las tensiones entre Afganistán y Estados Unidos a causa de lo ocurrido, que podría incitar a represalias violentas, especialmente tras la quema de coranes por parte de soldados estadounidenses el pasado febrero.

“Estamos profundamente preocupados por los informes iniciales de este incidente y estamos vigilando la situación muy de cerca”, ha explicado la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Caitlin Hayden.

En este sentido, la Embajada estadounidense en Kabul ha advertido a los ciudadanos norteamericanos de que el suceso en Kandahar puede encender protestas motivadas por un “sentimiento antiestadounidense”, especialmente en las provincias del este y sur del país. La Embajada ha señalado también que “vigila atentamente” la situación y indica que podrá enviar nuevos mensajes de emergencia si la situación lo requiere.

Por otro lado, el comandante del ejército de ocupación de la OTAN en Afganistán y de las fuerzas estadounidenses, el general John Allen, se ha puesto en contacto con el presidente afgano, Hamid Karzai, después de lo sucedido.

Obama: “EEUU hará rendir cuentas al responsable”

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó de “trágica y estremecedora” la matanza de la provincia afgana de Kandahar. La Casa Blanca informó de que Obama llamó por teléfono al presidente de Afganistán, Hamid Karzai, para expresarle su pesar por la matanza y prometió que Washington hará todo lo posible para que se esclarezca lo ocurrido.

Estados Unidos “hará rendir cuentas a quien sea responsable”, por el ataque, añadió Obama en una declaración distribuida por la Casa Blanca.

“Estoy profundamente entristecido por los muertos y heridos que, según los informes, han sufrido los civiles afganos”, indicó el presidente estadounidense.

“Este incidente es trágico y estremecedor y no representa el carácter excepcional de nuestros militares y el respeto que Estados Unidos tiene por el pueblo de Afganistán”, continuó la declaración.

Obama expresó su apoyo pleno a las investigaciones a las que se han comprometido el secretario de Defensa, Leon Panetta, y el general John Allen, comandante de las tropas estadounidenses en Afganistán.

El presidente expresó sus condolencias “a las familias y los seres queridos de quienes han perdido sus vidas y al pueblo de Afganistán, que ha padecido ya demasiada violencia y sufrimiento”.

Ocurrió de madrugada

El militar abrió fuego contra sus víctimas la madrugada del sábado al domingo en el exterior de una base militar en el distrito de Panjwai. Las tropas de ocupación de la OTAN en Afganistán divulgaron un comunicado en el que lamentaron “un incidente que ha desembocado en la muerte de afganos” en Kandahar.

“Es un altercado tremendamente lamentable y trasladamos nuestros pensamientos y preocupación a las familias afectadas”, añade. El comunicado señala que el soldado implicado ha sido arrestado pero no precisa el número de víctimas causadas por el detenido.

En el texto tampoco se indica el motivo del incidente, sobre el que se limitaba a anunciar que las autoridades de la OTAN abrirán “una investigación”.

La matanza se produce en medio de un fuerte clima antinorteamericano en Afganistán tras la quema de coranes por soldados de EEUU a finales de febrero en la base de Bagram, cercana a Kabul y la principal de la OTAN en este país. Una treintena de personas murieron en la represión de las manifestaciones de protesta por la profanación, que el mando norteamericano atribuyó a “un equívoco”.

Agencias

 

La Casa Blanca califica de “incidente” la matanza de civiles afganos

 

La matanza de 16 civiles afganos abatidos a tiros el domingo por un soldado estadounidense en el sur de Afganistán no va a modificar el calendario previsto por Washington para la retirada de las tropas del país centroasiático , prevista para finales 2014, dijo este lunes la Casa Blanca.

Jay Carney

Jay Carney

“No creo que este incidente vaya a cambiar el calendario de una estrategia que fue diseñada y está siendo implementada de manera que permita la retirada de las fuerzas estadounidenses, la transferencia de la seguridad a los afganos”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Si bien se espera que la retirada de las tropas de la OTAN, cuyo mayor contingente es el estadounidense, sea completada en 2014, los detalles de la operación se discutirán en una cumbre de jefes de Estado, de Gobierno y ministros de Defensa de los países miembro de la Alianza atlántica en Chicago en mayo.

“Por muy trágicos que sean estos eventos, la estrategia está centrada en desbaratar, desmantelar y derrotar a Al Qaeda y estabilizar a Afganistán para que las fuerzas de seguridad afganas puedan asumir la responsabilidad en su propio país”, afirmó Carney en su rueda de prensa diaria.

“Ésa es la estrategia que el presidente (Barack Obama) está implementando”, añadió.

En la víspera, Obama llamó a su par afgano, Hamid Karzai, para ofrecerle sus condolencias por la matanza, sucedida en la madrugada del domingo en la sureña ciudad de Kandahar, cuando un soldado estadounidense abandonó su base y mató a 16 personas dentro de sus hogares, entre ellas varias mujeres y niños.

El soldado se entregó y las autoridades estadounidenses ordenaron de inmediato una investigación, mientras que los máximos responsables reiteraron que este incidente no es representativo del Ejército norteamericano y su labor.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, dijo este lunes desde Nueva York: “Esto no es lo que somos”, citada por la agencia de noticias DPA.

“Este terrible incidente no cambia nuestra firme dedicación a la protección del pueblo afgano y a hacer todo lo que está en nuestras manos para ayudar a construir un Afganistán fuerte y estable”, aseveró.

Clinton reconoció que las últimas semanas fueron “difíciles y complejas” en Afganistán para Estados Unidos a raíz de una serie de incidentes encadenados, entre ellos, la quema de ejemplares del Corán en una base estadounidense el mes pasado, que provocó una ola de protestas en las que murieron al menos 30 afganos.

Desde entonces, seis soldados estadounidenses fueron abatidos además por fuerzas de la seguridad afganas.

El Departamento de Estado admitió su preocupación por que este nuevo incidente pueda provocar más protestas como las que causaron la quema del libro sagrado del islam.

El portavoz de la cartera, Mark Toner, dijo este lunes que “por supuesto que nos preocupa”, al responder a una pregunta sobre si se temía que la nueva masacre vaya a generar nueva violencia contra objetivos estadounidenses en Afganistán.

“Todavía no hemos visto nada, pero desde luego somos muy conscientes de que el potencial (de un ataque) existe”, agregó.

Telam

LibreRed.Net

Etiquetado en Zona de conflictos.

Comentar este post