Sueños y luchas de la juventud ucraniana postsoviética

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

“Obligamos a las autoridades a aprobar la modificación de la ley sobre Educación Superior ampliando considerablemente los derechos de la autonomía y autogestión estudiantil”

Oleg Yasinsky

Ucraina

 

 

Ucrania. Alrededor de la capital de Ucrania, ciudad de Kiev, fundada hace más de mil 500 años, en el siglo IX se constituyó el primer estado eslavo, conocido como Kievskaia Rus (Rus de Kiev).Debido a sus ricas tierras negras (chernoziem), que son las más fértiles de Europa, un clima suave, una larga tradición agrícola y que la mayor parte de su superficie es cultivable, desde el siglo XIX Ucrania fue considerada “el granero de Europa”.

De los países de la ex Unión Soviética, Ucrania era el segundo después de Rusia en población, desarrollo científico y económico, representaba aproximadamente un tercio de la capacidad industrial. Situada en el centro geográfico de Europa, tiene una superficie de 603 mil 700 kilómetros cuadrados y una población cercana a los 50 millones de habitantes, el idioma oficial es el ucraniano (pero toda la población habla perfectamente ruso, en la parte oriental, en el sur y en las ciudades grandes del centro del país se habla más ruso que ucraniano).

Ucrania se independizó de la URSS en el año 1991, estos últimos 20 años de historia independiente se caracterizan por su creciente dependencia de los organismos financieros internacionales. El país nunca llegó a los enfrentamientos armados, sin embargo, se convirtió en el campo de batalla de los capitales rusos, europeos y transnacionales. En este tiempo, el poder fue representado por los partidos políticos de diferentes colores, pero todos mantuvieron y desarrollaron el proyecto neoliberal, socavando las bases sociales del derrotado sistema socialista. Los fundamentalistas del mercado lograron reducir la población ucraniana que en 1993 era de 52,2 millones a 45,6 millones al año 2011, gracias a la misma fórmula que en las últimas décadas arrasa con países enteros. Durante todo este período de reformas, la mortalidad supera la natalidad. Uno de cada seis ucranianos tuvo que salir a buscar trabajo en el extranjero y más de un tercio de la población vive bajo el umbral de la pobreza.

El sindicato de estudiantes Priama Diya “Acción Directa”, surge como una respuesta desde abajo a los intentos gubernamentales de privatizar la educación superior. Ahora es tal vez la más activa agrupación de la juventud ucraniana de izquierda independiente y tiene una red de activistas en todas regiones del país.

Ucraina

En la siguiente entrevista, Aleksandr Kiseliov, de Priama Diya, habla sobre el momento actual de la juventud ucraniana, sus preocupaciones y luchas actuales.

-¿Qué preocupa a los jóvenes de hoy en Ucrania?


-Cómo llegar a ser exitoso. Temas como los negocios, la carrera política y en el peor de los casos un buen trabajo en el aparato judicial o en la policía, o sea cualquier acceso a lo que asegure tener dinero y privilegios. Para muchos jóvenes los fetiches del “éxito” como las tarjetas VIP de las tiendas y clubes nocturnos de lujo se convierten en una obsesión, junto con eso, ellos buscan cargos en organizaciones de estudiantes, grupos juveniles de los partidos políticos, es decir, todo lo que significa contactos y oportunidades. Para poder decirle a los amigos: “cuando estaba tomando vodka con el mismo Iván Ivanovich me pasó su tarjeta diciendo: “Yuri, ya sabes, cualquier cosa que necesites aquí está mi número””. Estas son las preocupaciones de la parte más activa, los demás se preocupan por cosas menores, como trago, chicas y la posibilidad de conseguir sus títulos sin tener que estudiar mucho, como evadir el servicio militar etc… Según las últimas encuestas un 90 por ciento de los jóvenes ucranianos después de terminar sus estudios quiere emigrar del país.

-¿Cómo la juventud ucraniana, desde la realidad actual del país, ve el futuro? ¿Cuáles son las principales características de esta realidad?


-Lamentablemente hoy día pocos piensan en el futuro y es un problema no solamente de la juventud sino de toda la sociedad. Si hablamos de la educación el objetivo principal suele ser el título universitario de una universidad prestigiosa, pero si los padres no están en condiciones de asegurarlo cualquier título sirve. Para la mayoría de los estudiantes la corrupción está tan arraigada que es percibida como algo normal e inevitable y además el objetivo principal de la educación como conseguir un título y no conocimientos. Otro objetivo para los que todavía estudian gratis es lograr recibir una beca cercana a los 80 dólares mensuales. Para lograr estos objetivos todos los medios son válidos: cercanía con la administración, contactos con la gente influyente y dinero, dinero, dinero… “La universidad es la escuela de la vida adulta y nos sirve para adaptarnos a las realidades de esta”, suelen opinar muchos estudiantes y así todo el mundo, teóricamente, se queja de la corrupción y el clientelismo que caracterizan a los representantes del poder, pero en realidad ellos ayudan a mantenerlos y reproducirlos.


- ¿Qué opinas sobre la criminalización actual de los jóvenes?

-Tal vez ahora en el país no existe una campaña específica de criminalización de los jóvenes, más bien hay una política permanente de amedrentamiento de todos los activistas políticos, más allá de su edad… Hace poco a uno de nuestros compañeros que estaba organizando una protesta, la policía le metió al bolsillo un paquete con drogas… menos mal que él de inmediato se dio cuenta y lo botó… Más que la criminalización de nuestros grupos, en el país existe una gran impunidad para la policía, que para mejorar las estadísticas de eficiencia suele usar cualquier método, las torturas físicas y sicológicas son una norma.

El año pasado en los retenes policiales de Ucrania murieron 51 personas torturadas. Pocos de estos casos llegaron a ser conocidos, como el caso del estudiante Igor Indil que celebrando su cumpleaños entró en una discusión con un policía, su vecino, un móvil de la policía lo llevó “para aclarar el asunto”, durante el interrogatorio él “cayó reiteradas veces golpeando su cabeza contra una banca” y murió. El caso tuvo mucho revuelo, hicimos una gran campaña en la prensa y las autoridades fueron obligadas a abrir un caso criminal, pero nunca supimos de algún resultado.

-¿Con qué sueñan los jóvenes de ahora? ¿Por qué luchan?

-Recién estuve tratando de describir la situación de una gran mayoría de jóvenes que sueñan los sueños que les proporciona el sistema. Por supuesto existen otros, que no están de acuerdo y tratan de cambiar esta situación, no son muchos. Entre varios grupos y organizaciones de jóvenes no hay ninguno realmente masivo, las organizaciones que logran agrupar unas mil personas son consideradas muy exitosas y son muy pocas.

Pero creo que algo hemos logrado, por ejemplo, obligamos a las autoridades a aprobar la modificación de la ley “Sobre la Educación Superior” ampliando considerablemente los derechos de la autonomía y autogestión estudiantil. Esto ha sido un tema muy urgente e importante, ya que los sindicatos estudiantiles “de bolsillo”, heredados de la época soviética, monopolizaron el derecho de representar a todos los estudiantes, mientras distribuían premios y entradas gratis para conciertos, en los temas de fondo siempre defendían los intereses de las autoridades.

Dos veces hemos podido frenar una ley que permitía la privatización de toda la infraestructura escolar y ya durante más de medio año estamos luchando por modificar un nuevo proyecto de ley que hablaba de: la reducción de la participación del estado, dando la posibilidad de aumentar el pago por estudios sin restricción y en cualquier momento, una reducción de la autonomía universitaria, un mayor grado de la privatización de las universidades y la cancelación de una normativa que regula la cantidad máxima de horas académicas que puede tener un profesor en una semana, más varias trampas legales que permiten los despidos y expulsiones como una medida de presión contra los estudiantes y profes que pueden llegar a ser “incómodos” para las autoridades.

Ucraina

-¿Qué lugar en esta lucha ocupa la tecnología? ¿Los jóvenes ucranianos ocupan las redes sociales?

-Como no tenemos medios de comunicación propios, las redes sociales para nosotros son una necesidad. Aunque la prensa cada vez da más cobertura a nuestras actividades, los periodistas normalmente tergiversan las exigencias estudiantiles, así como las causas de sus protestas. Por eso, casi cada organización social tiene su propia página web y una lista de contactos regionales en Facebook. Las redes sociales no han mostrado mucha eficiencia en nuestras convocatorias a marchas o protestas callejeras pero funcionan muy bien como herramienta rápida y cómoda para difundir nuestra información. Últimamente tuvimos bastante experiencia haciendo reportajes en vivo desde diferentes acontecimientos vía Twitter o Facebook… pero todo esto llega a un público bastante restringido, que son los mismos activistas sociales que suelen ser bastante informados de todo lo que sucede…

-¿Cuáles son los valores o principios de los jóvenes que se consideran de izquierda? ¿Qué es ser de izquierda hoy día?

-Hoy ser de izquierda e incluso simplemente tener una postura propia de ciudadano, significa inevitablemente estar en una lucha contra el poder. Vivimos una realidad compleja, caracterizada por: un sistema de educación autoritario, torturas por parte de la policía, restricciones de los derechos de estudiantes y ciudadanos, una reforma de pensiones y cambios en el código laboral… Ser de izquierda es resistir activamente a la privatización y comercialización de todo, desde el aumento del pago por las residencias estudiantiles hasta los intentos de una definitiva privatización de colegios y hospitales. Cómo quisiéramos dedicarnos a cosas más positivas, por ejemplo, organizar festivales de cine y teatro, formar clubes de literatura y filosofía… pero la realidad nos obliga a priorizar otro tipo de acciones…

-¿En medio de la juventud ucraniana existe discriminación de género?


-No puedo hablar por toda la juventud ucraniana. En el medio donde trabajamos creo que no, pero en general claro que existe. Este modelo existe suponiendo e imponiendo la imagen de un hombre rico y exitoso con una chica a su lado, cuyo rol está reducido en ser un adorno que crea un ambiente bonito y agradable en torno de este hombre que la mantiene. Y claro que esto se impone a todo el mundo como lo único correcto y posible.


-¿Cómo lucha el poder contra las organizaciones de los jóvenes?


-Tratando de desprestigiarlas. A veces esto resulta bastante ridículo, por ejemplo cuando los sindicatos estudiantiles obedientes al poder escriben largas cartas colectivas acusándonos de todo y condenándonos, o cuando para demostrar el apoyo masivo a sus proyectos de ley ellos acarrean gente pagada. No menos ridículas se ven también los llamados debates legislativos dentro de las universidades. Normalmente a los estudiantes de las facultades más cercanas simplemente los liberan de clases a cambio de asistencia obligatoria en un auditorio grande, los estudiantes normalmente no entienden que quieren de ellos, mientras a la tribuna sube un diputado de algún partido de gobierno y se pone a contar las nuevas maravillas que les preparó este gobierno. Siempre se trata de temas secundarios y no se nos permite cuestionar nada de fondo, luego el poder a través de todos sus medios afirma que los estudiantes por unanimidad apoyan la política de la modernización y reformas… y que la gente en las plazas no tiene nada que ver con los estudiantes, que son hinchas de fútbol, jóvenes delincuentes, vagos y otras clases de resentidos y desadaptados. Cuando no es así, son personas cuya actividad está financiada por fundaciones enemigas extranjeras o en el mejor de los casos son marionetas de la oposición política que los usa para manipular la opinión pública.


-¿Dónde buscan los jóvenes fuentes de inspiración para su lucha?


-A muchos nos inspira la lucha de los estudiantes europeos, la estética del año 68 y el espíritu del año 69. Aunque ellos no lograron sus objetivos, gracias a su lucha ahora existe un sistema de educación europeo, en muchos aspectos absolutamente envidiables y deseables para nosotros. En estos días, cuando vemos los paros estudiantiles en Austria, las tomas y ocupaciones en Grecia y Croacia, sentimos y entendemos que no estamos solos, pero aun más nos inspiran nuestros pequeños triunfos que de vez en cuando logramos.

-¿Qué opinas del rol de los partidos políticos actuales?


-No veo una gran diferencia entre ellos. Todos representan intereses de la burguesía nacional o transnacional, a ninguno realmente le preocupa la juventud. Todos sin excepción apoyan la idea de privatizar la educación y sus temas preferidos como con cuál de las iglesias el gobierno va a cooperar más y en qué idioma se publicarán los manuales de historia, no me parecen relevantes. En Ucrania actual no existen partidos de izquierda, los que se autodefinen así son los que lloran el paternalismo soviético, la mano dura, una deteriorada moral del pueblo y hermandad de los eslavos o simplemente se esconden detrás de bonitas palabras que no tienen para ellos ningún sentido.

Ucraina

-¿Cuál es el principal obstáculo para el desarrollo del movimiento organizado de la juventud en Ucrania?

-Es difícil nombrar uno sólo, todos los obstáculos existentes están muy interrelacionados, son una mala organización y coordinación de las iniciativas existentes, una enorme falta de recursos, más que nada recursos humanos, aunque con los recursos materiales tampoco estamos bien, pero lo vemos más bien como un derivado de lo anterior. Obviamente también existe una persecución por parte de las autoridades universitarias que tratan de impedir dentro de sus recintos todas las actividades que no están bajo su control.


-¿Qué sabes y qué piensas de los jóvenes de otros países y en particular de América Latina?

-Hablando de Latinoamérica pienso en las impresionantes masivas marchas de estudiantes, en una tradición e historia de luchas desde los tiempos de las dictaduras, o las guerrillas urbanas del pasado… Aunque cuando leo material de análisis entiendo que la realidad es más compleja y no siempre tan optimista. Un conocido brasileño me contaba que los estudiantes de su país tienen problemas muy parecidos a los nuestros, pero creo que el nivel de la conciencia social en América Latina es mucho más alto, allí hasta los alumnos de la secundaria participan en estos movimientos.


- ¿Qué te gustaría decirles?


-Quisiera expresarles nuestra admiración por el enorme trabajo que están haciendo… en la lucha por sus sueños… por su persistencia… por su capacidad de resistir. También queremos desearles mucha suerte en la lucha por un sistema de educación diferente, no autoritario, donde las palabras comercialización, clericalización y xenofobia sean anacronismos, esta lucha es común, nuestra.

 

Desinformemonos

Comentar este post