Techos Verdes, excelente opción para ayudar al Medio Ambiente y gastar muy poco en climatización

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Un techo puede aportar mucho más, tanto desde el punto de vista estético como desde el punto de vista técnico, puede generar beneficios tanto para el edificio como para el medio ambiente y hasta puede generar interesantes espacios habitables; los “techos vegetales” son un claro ejemplo.

Los “techos vegetales” son aquellos que contienen elementos vegetales vivos como parte integral del sistema total del techo.

image157 Techos Verdes, excelente opción para ayudar al Medio Ambiente y gastar muy poco en climatización

Un techo con plantas colocadas en recipientes no es un techo vegetal, ya que ellas no forman parte integral del sistema.
Los “techos vegetales” ayudan a la protección del medio ambiente disminuyendo el impacto que sobre él tiene el desarrollo humano. Ellos contribuyen a crear edificios y espacios que mas que dañar al medio ambiente ayudan a mejorarlo, ya que purifican el aire, limpian el agua y ahorran energía, entre otras ventajas.

Se puede decir que la vegetación en el techo del edificio reemplaza a la que fue destruida para construirlo.

Como todos los techos, la función más importante de un techo vegetal es la protección contra el agua y el asoleamiento; y al igual que todos los techos, esta compuesto por distintas capas, cada una con una función específica.

Debido al aporte al medio ambiente que les rodea, y al ahorro energético que le brindan al edificio, los techos vegetales son un elemento importante a la hora de diseñar y construir Arquitectura sostenible.

El diseño y la instalación de un techo vegetal incorpora tanto los conocimientos y elementos tradicionales de un techo regular como los conocimientos y elementos propios del paisajismo, originando así un conocimiento especifico y una tecnología propia. Su diseño e instalación son únicos para cada caso, y variara dependiendo principalmente de la región, el clima, y el tipo de edificio; y pueden variar desde una simple capa de césped hasta elaborados jardines.

Básicamente estas capas son las siguientes:

  • Soporte estructural.

  • Barrera cortavapor.

  • Aislación térmica (opcional).

  • Membrana impermeable.

  • Barrera contra raíces

  • Sistema de drenaje.

  • Filtro.

  • Medio de crecimiento.

  • Capa vegetal.

A continuación se puede apreciar un dibujo esquemático de los diferentes componentes de un techo vegetal.

techosecocosas Techos Verdes, excelente opción para ayudar al Medio Ambiente y gastar muy poco en climatización

Las características particulares de cada capa son específicas para cada caso, y dependen principalmente de los aspectos climáticos, del tipo de proyecto, consideraciones económicas, aspectos estéticos, y otros variados factores.

Techos vegetales simples

Se denominan techos vegetales simples a aquellos que poseen un material vegetal simple, como césped, musgo, flores de pradera, etc; especies tolerantes a los climas secos, y que necesitan muy poca o ninguna irrigación, fertilización o mantenimiento.

El tipo de vegetación adecuada para este tipo de techos es aquella que proviene de climas secos o semi-secos, ya que son seres que han desarrollado mecanismos especiales para adaptarse a esas condiciones (organos para almacenamiento de agua, hojas angostas, espinas, etc).

El medio de crecimiento para este tipo de techos es de poco espesor, y varía entre cinco y ocho centímetros, lo suficiente para mantener este tipo de vegetación.

En cuanto a las cargas estructurales, el peso de estos techos en estado de saturación es bastante similar al de los techos convencionales.

Los techos vegetales simples se pueden diseñar y construir con pendientes de hasta 33%.

Estos techos no son transitables, y son los más económicos.

Techos vegetales intensivos

Se denominan techos vegetales intensivos a aquellos cuyo material vegetal esta compuesto por arbustos, plantas florales y hasta pequeños árboles; elementos vegetales más desarrollados que en el caso anterior.

Estos techos son similares a un jardín, y generalmente son transitables. Sus diseños pueden ser complejos, e incluir caminos, terrazas, fuentes de agua, y otros elementos típicos de un jardín.

La composición y profundidad del medio de crecimiento dependerá del tipo especifico de vegetación, pero por lo general nunca es menor de 15 cm.

En la mayoría de los casos este tipo de techos requiere de un sistema de irrigación, y una fertilización especial, así como también de un cuidadoso mantenimiento; y dependiendo del tipo de plantas hasta pueden requerir de un sistema adicional de recolección de agua.

Generalmente este tipo de techo son planos, aunque se pueden diseñar con una pequeña pendiente de hasta un 3%.

Lógicamente los techos vegetales intensivos tienen un costo mayor que los simples.

Desde el punto de vista del beneficio ecológico, ambos techos se comportan en forma similar; aunque en algunos casos, y debido a que los procesos naturales desarrollados por las plantas pueden ser mayores si hay una mayor cantidad y diversidad de material vegetal, un techo intensivo puede ser mas beneficioso que un techo simple.

techoverde Techos Verdes, excelente opción para ayudar al Medio Ambiente y gastar muy poco en climatización

Los techos vegetales ofrecen una variedad de ventajas sobre los techos tradicionales, las cuales se pueden dividir en:

  • ambientales

  • técnicas

  • sociales

  • económicas

Sin embargo, esta clasificación no debe ser tomada con precisión, ya que todas ellas estan relacionadas entre si, y muchas veces una es consecuencia de otra.

Ventajas y beneficios ambientales

Mejora en la calidad del aire. Es bien sabido que por medio del proceso de la fotosíntesis, las plantas convierten Dióxido de Carbono, agua y la energía del Sol en Oxigeno y Glucosa; este proceso provee a los seres vivientes de oxigeno; 1,5 metros cuadrados de césped sin cortar, produce anualmente el oxigeno suficiente para satisfacer las necesidades anuales de oxigeno de un ser humano. Además un techo vegetal filtra el aire que circula a través de el, y captura el polvo y las partículas suspendidas, reduciendo su distribución a través de la ciudad, así como también reduciendo el smog. Esto puede jugar un papel importante en la reducción de los gases de efecto invernadero. Un metro cuadrado de césped, puede remover anualmente 0,2 kilogramos de partículas suspendidas.

Regulación de la temperatura. En el proceso de evapotranspiración las plantas usan la energía calórica de los alrededores para evaporar agua, esto trae como consecuencia que las plantas sean capaces de enfriar las ciudades durante los meses del verano. Un metro cuadrado de plantas con follaje puede evaporar mas de ½ litro de agua en un día caliente, y hasta 700 lts anualmente. Esta efecto de reducción de la temperatura disminuye el “efecto isla de calentamiento urbano” .

Aporte de áreas verdes en las ciudades. En las grandes metrópolis las áreas verdes son escasas, y el crecimiento de las ciudades hace que cada vez lo sean mas. Los techos vegetales ayudan a compensar esa falta de áreas verdes.

Aporte a la conservación de la biodiversidad. Un techo vegetal se puede convertir en el hogar de insectos y aves, sobre todo aquellos diseñados para tener poco mantenimiento, ya que sera un lugar por el que las personas transitaran muy pocas veces. Contribuyendo así a la conservación de la biodiversidad.

Ventajas y beneficios técnicos

Aislamiento térmico de los edificios. Históricamente los techos vegetales han sido utilizados para aislar térmicamente a las viviendas. Ellos aíslan al edificio por que evitan que el calor pase a través del techo. Las propiedades aislantes de un techo vegetal pueden ser aumentadas si se usa un medio creciente de baja densidad, debido a que es más poroso. Por otro lado, mientras mayor sea el contenido de humedad del medio creciente mayor sera su capacidad aislante. También, mientras mayor sea el tamaño de las hojas del material vegetal, mayor sera el efecto aislante del techo. En un día de verano, la temperatura de un techo regular puede llegar a más de 60º C, mientras que en un techo vegetal simple de césped no superara los 25º C. Una habitación bajo un techo vegetal se encontrara, como mínimo, de 3º a 4º C más fría que el aire exterior. Todo lo anteriormente dicho se traduce en un ahorro en los costos de energía.

Aislación acústica de los edificios. El suelo, las plantas y las capas de aire atrapadas en el sistema, sirven como aislación acústica. El medio creciente tiende a bloquear las ondas de baja frecuencia, mientras que las plantas hacen lo mismo con las de alta frecuencia. Un techo vegetal con un medio creciente de 12 cms. puede reducir el sonido en 40 decibeles, y uno con 20 cms. reducirá el sonido entre 46 y 50 decibeles.

-Manejo del agua de lluvia. En un techo vegetal el agua de lluvia es almacenada en el medio de crecimiento, de donde es absorbida por las plantas y luego devuelta a la atmósfera mediante el proceso de evaporación y transpiración. En verano, dependiendo del tipo de plantas y medio creciente, un techo vegetal puede llegar a retener del 70% al 80% de la precipitación que cae sobre el, y en invierno del 25% al 40%. Esto reduce la cantidad de agua de lluvia que se derrama desde el techo. Actúan además como un filtro natural para el exceso de agua que los desborda así como también moderan la temperatura de esta agua. Pero no solo reducen el volumen de agua de lluvia que se derrama desde el techo, si no que también retardan el momento en que esto ocurre, debido al tiempo que demora el medio creciente en saturarse. Esto conduce a una disminución de la cantidad de agua que llega a los sistemas de desagüe en los momentos picos.

-Protección de la impermeabilización. Un techo vegetal protege la capa impermeable mas que un techo tradicional, prolongando así su vida útil, lo que conlleva a un ahorro en mantenimiento y en los gastos de reemplazo.

Ventajas y beneficios sociales

Ventajas relativas a la salud. Estudios psicológicos han demostrado el efecto restaurador que tiene una vista natural, ya que atrapa la atención de aquellos que la están viendo, alejándolos de sus problemas y preocupaciones; lo cual se traduce en un aporte a la salud. Otros estudios han demostrado que las actividades recreativas en ambientes naturales, como parques y jardines, ayudan a la gente a enfrentar el stress, y promueven actividades relajantes. Se sabe que las personas que viven en áreas altamente desarrolladas son menos susceptibles a la enfermedades si tienen un balcón o una terraza ajardinada. Esto sucede, en parte, debido al oxigeno adicional, a la filtración del aire y al control de la humedad que suministran las plantas, pero también a los beneficios terapéuticos que resultan del hecho de cuidarlas. También se cree que la variedad de olores, sonidos, colores y movimientos suministrados por las plantas pueden influir de forma positiva en la salud humana. A modo de ejemplo de lo anteriormente dicho, cabe citar los estudios realizados en pacientes en un mismo hospital y recuperándose de la misma operación, unos con una vista a un jardín y otros a una pared. Los pacientes con la vista al jardín tuvieron una estancia postoperatoria más corta, tomaron menos calmantes y tuvieron menos comentarios negativos sobre las enfermeras que los pacientes cuyas habitaciones miraban a una pared.

Satisfacen las necesidades estéticas de las personas que miran hacia abajo en los edificios adyacentes.

Producción local de comida

Los techos vegetales se pueden convertir en una interesante oportunidad para la agricultura urbana, con todos los beneficios que esto conlleva.

Ventajas y beneficios económicos

  • Reducen la necesidad de aislamiento en los edificios.

  • Al retener el agua de lluvia reducen el uso de los sistemas públicos de alcantarillados, disminuyendo su mantenimiento y prolongando su vida útil.

  • Por el hecho de reducir los gases de efecto invernadero, disminuyen los gastos necesarios para cumplir con las regulaciones y limitaciones al respecto.

  • Debido a todos los beneficios relacionados con la salud anteriormente mencionados, reducen los gastos en cuidados de salud.

  • Disminuyen los gastos de energía en los sistemas de enfriamiento y calentamiento del edificio, lo que conlleva a un ahorro en los gastos en esos rubros, tanto en el tamaño de los equipos a utilizar, como en las facturas de electricidad o combustible que se pagan mensualmente. Usando modelos computarizados, Enviroment Canadá descubrió que en un edificio típico de un piso, con un techo de césped y 10 cms. de medio creciente, se reducía en un 25% las necesidades de enfriamiento del edificio durante el verano.

  • Disminuyen la cantidad necesaria de aislación térmica tradicional, lo que conduce a un ahorro económico.

  • Al prolongarse la vida útil de la impermeabilización, se produce un ahorro en los gastos de reemplazo.

  • Cuando son utilizados para la producción de vegetales, los gastos en la compra de comida disminuyen.

En nuestra Biblioteca esta disponible el libro Techos Verdes de Gernot Minke donde pueden ahondar sobre el tema.


Eco cosas

Etiquetado en Salud y Medio Ambiente

Comentar este post