Terapia de Alan García con el psiquiatra del humor Carlos Carlín a días de dejar el gobierno del Perú

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

 

El presidente de la República, Alan García, conversó en exclusiva con Carlos Carlín, conductor del programa “La noche es mía”. Allí el showman recorrió junto a García los interiores del Palacio de Gobierno.

 

“Es un buen lugar para vivir y trabajar, no es una casa agradable para la familia porque aleja los niños del colegio y porque el nivel de contaminación es altísimo” expresó el mandatario, quien señaló ser lo “suficientemente cholo” para ser presidente del Perú, pero no tanto para gustar a los de la clase media.

El “ego colosal”, sus dimensiones físicas y el Cristo del Pacífico son solo algunos de los temas que se abordaron durante la entrevista:

  http://lamula.pe/2011/07/06/alan-garcia-en-la-noche-es-mia/lamula

.

.

.

 

 

Subido por el 06/07/2011

Entrevista de Carlos Carlín a Alan García en La Noche es mía - La Mula

 

 

 

 

http://questiondigital.com/wp-content/uploads/2011/06/peru-el-cristo-alan-garcia.jpg

 

Cristo de Alan García es una de las 10 estatuas más criticadas del ...

17 Jun 2011 – Estatuas y monumentos que levantaron polémica en el mundoEl"Cristo del Pacífico". La sorpresiva y polémica instalación del llamado “Cristo ...
cinabrio.over-blog.es/article-cristo-de-alan-garcia-es-una-de-las-10-estatuas-mas-criticadas-del-mundo-76953416.html - En caché
 
 
 
         
 

 

 

http://jinre.lamula.pe/files/2011/07/Cristo-del-Gordo-Vago.gif

 

                    

-

 

  El Cristo de la Pretendida Perpetuación de Alan García - cinabrio blog
4 Jul 2011 – http://jinre.lamula.pe/files/2011/07/Cristo-del-Gordo-Vago.gif-La Asociación Odebrecht Perú y Alan García, han aportado casi un millón de ...
cinabrio.over-blog.es/article-el-cristo-de-la-pretendida-perpetuacion-de-alan-garcia-78575270.html - En caché 
    

Alan y su estatua



Escrito por Víctor Vich


Quizá en un país como el Perú nada hubiera podido impedir que Alan García instalara ese Cristo en el Morro Solar. La falta de instituciones (y unos medios de comunicación que no ayudan a redefinir la política) da pie a que ella siga entendiéndose como la necesidad de hacer “grandes obras” y nunca como la urgencia por construir aparatos institucionales sólidos y descentralizados que impidan el paso de la autoridad al autoritarismo. La falta de instituciones en el país promueve que un Presidente, cual Rey, pueda hacer lo que quiera, como quiera y donde quiera.
Pero en esta historia del Cristo en el Morro Solar hay un responsable adicional, y debo decirlo aunque ello me cueste el saludo y la amistad universitaria. Me refiero al ministro de Cultura, Juan Ossio. Me explico mejor: si ha existido alguna autoridad que pudo haber contribuido a frenar tal barbaridad, esa debió haber sido el ministro de Cultura, quien debió mostrar su disenso y no defender lo indefendible. ¿Por qué no lo hizo? La respuesta no es difícil: porque en el Perú hasta los sectores más ilustrados siguen entendiendo la política como una “prebenda” y como un conjunto de favores que hay que agradecer; porque en el Perú la política sigue siendo una suma de complicidades con el “amo tutelar” a quien nunca hay que cuestionar y al que hay que apañar en todos su engreimientos.
El ministro Ossio debió discrepar de tal atentado contra la ciudad y liderar la oposición contra ese monumento que es una ofensa múltiple a nuestra propia tradición religiosa, al espacio público, a todos los artistas del país y a las propias políticas culturales que en este momento muchos colectivos, intelectuales y activistas están intentado ejecutar. El ministro debió renunciar a su cargo y hacer entrar en razón al presidente, o enfrentarse a él. Quizá, si él renunciaba, hubiera existido una pequeña crisis de gabinete y algo se hubiera podido negociar. El propio ministro hubiera podido liderar la oposición con todo el sector cultural y ello hubiera contribuido a su mayor cohesión. No conozco a nadie del sector cultural que se encuentre a favor de ese monumento atroz e indefendible. No hay que ser ningún radical para afirmar que se trata de una obra demencial.
Pero lo que más llama la atención de esta historia es que el ministro Juan Ossio sea un antropólogo de profesión, es decir, una persona que apuesta por las particularidades locales y que las defiende y fomenta. La antropología, hasta donde yo sé, hace todo lo contrario a promover la imitación burda de otras culturas y ha sido justamente esa disciplina la que ha descubierto que ese tipo de prácticas es siempre un gesto autoritario de poder.
Da mucha pena que el Ministerio de Cultura termine así su primer periodo de funcionamiento. Hoy sabemos que la aprobación de tal monumento solo duró un día en ese ministerio. Es muy triste haber descubierto eso. O quizá haya que decirlo mucho más académicamente: en lugar de convertir a la cultura en un agente que contribuya a la construcción de una mayor ciudadanía garantizando, sobre todo, el derecho de las minorías, lo que hoy tenemos son las muertes de Bagua, Islay y la crisis actual con la comunidad aimara; en lugar de utilizar la cultura para introducir nuevas representaciones que cuestionen a los poderes existentes, lo que hay es un ministerio que se somete al poder y que avala la imposición de una copia. Más aun: en lugar de fomentar a la cultura como la instancia más crítica de una sociedad, lo que hoy se nos entrega es su conversión en una institución servil. Tristísimo. O patético, por decir lo menos.
 
 
                    >Delinciente aprista Alan Garcia Padre Putativo del Fujimorismo La contracampaña Historia no contada.LA HIJA DEL LADRÓN
Por cinabrio
cinabrio blog

Comentar este post