Testimonio del piloto británico Jeff Glover: único prisionero británico de guerra de Malvinas

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

Un ensayo sobre la tortura, la falsa obediencia y la construcción del enemigo en el discurso de los dictadores argentinos.


Una historia poco conocida, la de Jeff Glover, el piloto inglés capturado en Malvinas, le da pie a la cineasta Victoria Reale para armar un relato que conoce desde niña. A partir de los recuerdos de su padre, un ex médico militar que curó al inglés en Puerto Howard, tejió Desobediencia debida, su segundo documental.

Desobediencia debida da cuenta de la posibilidad de decir que no a una orden de tortura, contrariando la obediencia debida, a través del ejemplo de lo que el doctor Luis Reale hizo en plena guerra. “¿Qué hubiera pasado si los militares que recibieron las órdenes de secuestrar, torturar y hacer desaparecer personas hubieran dicho que no?.

 

 

 

 

.



.

 


 

Los ocho pilotos del 1º Esc que llegaron con el HMS-Hermes (izq a der)

(Jefe de Escuadron) Peter Harris, (Tte de Patrulla) Jeff Glover, Mark Hare

John Rochford (Jefe de Escuadron) Jerry Pook (Jefe de Ala) Peter Squire

(Jefe de Escuadron) Bob Iveson, sentado (Tte de Patrulla) Tony Harper

 

 

-Jeff Glover volando el Harrier GR-Mk.3 (XZ972) fue derribado el 21 de Mayo

por un misil Blwpipe mientras realizaba un vuelo de reconocimiento sobre

Puerto Howard

 

 

 

Con esforzado trabajo y con paciencia, sacrificio económico y dueña de un material sumamente valioso, Victoria Reale pudo lograr la palabra del propio Glover y de Luis Reale, papá de la cineasta y ex médico militar, que estuvo en Malvinas.

“Papá mantuvo contacto y curó las heridas del británico, pero no fue fácil”, cuenta, y se explaya: “Cuando mi papá volvió de la guerra era otro, nada que ver con el que se fue. Más triste, un fantasma y con casi cuarenta kilos menos. Yo tenía 9 años pero recuerdo que él se iba a correr todas las mañana porque decía que quería entrenar para recuperar las islas. Mi viejo nunca habló del conflicto bélico, sólo se refería esporádicamente... Recién en 2003 contó apenitas sobre la relación con el piloto inglés”.

Papá se negó a presionar a Glover, y no le pasó nada, ¿qué hubiera sucedido si esa “rebeldía” se aplicaba a los que torturaron durante la dictadura militar? “Hay muchos interrogantes en la película, yo no plasmo ninguna verdad. Sólo me atrevo a sugerir la posibilidad de decir que ‘no’ a una orden contraria a los derechos humanos. Mi padre desobedeció y no le pasó nada”, asegura Reale hija, y afirma: “Se trata de una historia que te ayuda a conocer a las personas que sufrieron la guerra y las consecuencias nefastas que les trajo a sus vidas”.

 

http://www.larazon.com.ar/show/secreto-ojos_0_138000040.html

 

.

 

La guerra de Malvinas vista desde el otro lado

 

Por Oscar Ranzani

Al piloto comercial inglés Jeff Glover se lo ve totalmente entretenido jugando al golf en su residencia de Stanford. Si hubiera una foto que diera cuenta del contraste de ese rostro de satisfacción con el que debe haber tenido el 21 de mayo de 1982, sería visualmente comprensible, en tan solo un instante, lo que le sucedió. Es que ese día, Glover, perteneciente a la Real Fuerza Aérea Británica, tenía su primera misión en la guerra de Malvinas: consistía en pilotear un Harrier lleno de bombas de racimo que dudó en tirarlas sobre un sector de la población civil. Le habían dado objetivos en Puerto Howard –rebautizado Puerto Yapeyú durante el conflicto bélico–, pero un misil lanzado por comandos argentinos hizo blanco en el avión. Glover se eyectó, cayó al agua, salvó su vida de milagro, y fue capturado por soldados argentinos. Y el médico militar que le hizo las primeras curaciones fue el doctor Luis Reale. Veintiocho años después de esa guerra inútil impulsada por un genocida alcohólico, la hija del médico militar, Victoria Reale, decidió realizar el documental Desobediencia debida, donde cruza la historia de su padre con la del piloto inglés. Pero su documental es mucho más que eso: es también la necesidad de poner en imágenes la conciencia cívica de esta joven criada en un barrio militar, que no duda en apuntar contra aquellos asesinos de botas largas que torturaron, asesinaron y desaparecieron personas.

El cine argentino abordó en otros casos la guerra de Malvinas: desde la incipiente Los chicos de la guerra, de Bebe Kamin (donde se exponían las historias de tres jóvenes que iban a pelear) hasta Iluminados por el fuego, largometraje de Tristán Bauer que mostraba no sólo la crueldad de los militares argentinos con sus jóvenes soldados sino también las secuelas de la guerra en los ex combatientes. En el plano documental pueden mencionarse Locos de la bandera, de Julio Cardoso, que ponía el foco en los familiares de los caídos argentinos, y Hundan al Belgrano, de Federico Urioste, que a pesar de su título, refería a la historia integral de la guerra de Malvinas y a las ambiciones del colonialismo inglés. La novedad de Desobediencia debida es que alguien del otro lado de la contienda es el protagonista del documental: Glover, que tiene el tristemente célebre rótulo de haber sido el único prisionero inglés que los militares argentinos mantuvieron cautivo durante siete semanas, incluso aún después de finalizada la guerra de Malvinas. Y su testimonio permite comprender que, una vez curado, fue trasladado hasta la Base Aérea Chamical (La Rioja), donde estuvo en una pequeña pieza de la que no podía salir y en la que solo le daban raciones alimenticias miserables. Si bien Glover afirma que no fue maltratado físicamente, asegura que los militares argentinos no cumplieron con lo establecido por la Convención de Ginebra.

Un dato le da título al documental y es, a la vez, una toma de postura ideológica de la directora: cuando terminó de curar al soldado inglés herido, el doctor Luis Reale se comunicó con sus superiores. Los altos mandos le indicaron que lo “presionara” para tratar de ubicar al portaaviones desde donde había despegado el Harrier. Algo que el doctor Reale no aceptó y que fue determinante para irse de la fuerza, una vez concluida la guerra. “Papá se negó a responder qué quería decir con ‘presionar’. ¿Se refería a torturar?”, se interroga muy inteligentemente la cineasta.

Desobediencia debida da cuenta de la posibilidad de decir que no a una orden de tortura, contrariando la obediencia debida, a través del ejemplo de lo que el doctor Reale hizo en plena guerra. “¿Qué hubiera pasado si los militares que recibieron las órdenes de secuestrar, torturar y hacer desaparecer personas hubieran dicho que no? Papá se negó y no recibió sanciones por ello”, señala Reale promediando el final de su documental. Desgraciadamente, la historia fue otra. Y los que no dijeron que no fueron numerosos asesinos, muchos de los cuales circulan libremente por un país que recién en estos últimos años está empezando a entender el verdadero significado de la justicia contra los crímenes de lesa humanidad.

 


 

 


7-DESOBEDIENCIA DEBIDA

Argentina, 2010.

Un testimonio único sobre Malvinas

11-06-10 - El piloto británico Jeff Glover, único prisionero inglés durante la guerra de 1982, cuenta por primera vez su historia en el documental Desobediencia debida, que se exhibe lossábados a las 19, en el Centro Cultural Recoleta

Hoy a las 19 se exhibe en el Centro Cultural Recoleta el documental "Desobediencia debida", de la cineasta argentina Victoria Reale, en el que, por primera vez, el único prisionero británico retenido por la dictadura militar hasta un mes después de finalizada la guerra de Malvinas habla frente a cámara.

Reale, la directora y productora del documental, es la hija del médico militar argentino que le curó las heridas que se produjo al eyectarse de su avión Harrier.

El 21 de mayo de 1982, durante la guerra de Malvinas, el avión Harrier del teniente de la Royal Air Force Jeff Glover recibió el impacto de un misil lanzado por comandos argentinos. El piloto se eyectó y fue capturado. Desobediencia Debida cuenta qué le ocurrió durante las siete semanas que estuvo prisionero en la Argentina.

La historia del piloto se entrelaza con la del ex mayor médico Luis Reale, que fue quien le brindó las primeras curaciones después de la eyección. Y que revela que su general le ordenó presionar a Glover para obtener información sobre la posición de su portaviones.

¿Qué quería decir con presionar? ¿Se refería a torturar? , se pregunta en off su hija, Victoria Reale, la realizadora de la película. Además de develar detalles no conocidos de la guerra, Reale construye un ensayo acerca de la tortura y el deber de decir que no frente a órdenes contrarias a los derechos de las personas.

"Desobediencia Debida" se exhibe los sábados de junio y julio, a las 19, en el Centro Cultural Recoleta (Junín 1930), con entrada gratuita.

Victoria Reale nació el 15 de febrero de 1973 en la ciudad de Santo Tomé, Corrientes. Se licenció en Periodismo y Comunicación en 1995. En 1998 viajó a Barcelona, España, donde estudió y obtuvo el título de Master en Documentales Creativos en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Dirigió tres documentales. El primero fue el cortometraje El juego de la coca (1999, 27 ), junto a Juana Galindo, Pía Quiroga y Víctor Soler, que fue producido por la Universidad Autónoma de Barcelona y Media Park. Su segundo filme fue el mediometraje Rodeo Colorado (2005, 48 ), producido por el INCAA. Desobediencia Debida (2010, 93 ), que también recibió el apoyo del INCAA, es su primer largometraje.
.

Por Cinabrio

cinabrio blog

Comentar este post

Camacuá 586 10/09/2015 23:55

Hola Luis o Victoria: Acabo de ver (recién comenzada) por TV la muy bien hecha película "Desobediencia Debida", y atando cabos llegué a la conclusión que el médico era mi amigo de la juventud Luis "El Negro" Reale. Me quedé estupefacto y bastante emocionado. Luego confirmé la identidad por internet. Desde que El Negro se incorporó al ejército y se fué a Coorientes, me desconecté totalmente de él, y solo tuve esporádicas noticias por medio de amigos comunes. Querría comunicarme con él, y si alguno de ustedes lee este comentario, que luis me escriba un email a argimonhe@yahoo.com