Transgénicos en Uruguay: decretos peligrosamente modificados

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

RAP-ALDesde hace varios años, organizaciones no gubernamentales han denunciado la falta de claridad dentro del proceso de evaluación de los organismos genéticamente modificados. A su vez se han realizado críticas por la ausencia de los temas de medio ambiente y de salud y la ponderación de las consideraciones económicas. Un ejemplo de esto último, es la modificación del decreto relacionado con “bioseguridad” de cultivos transgénicos que tuvo como consecuencia directa el aumento de autorizaciones de dichos cultivos.

Decreto sobre normas de "Bioseguridad"

El 21 de Julio de 2008, entró en vigor el decreto 353/008 sobre “normas relativas a Bioseguridad de vegetales y sus partes genéticamente modificadas”. Este decreto estipula la creación de tres instituciones que deben cumplir con la verificación de cada nuevo producto transgénico que entra en Uruguay. Estos son: - Gabinete Nacional de Bioseguridad (GNBio), integrado por la mayoría de los ministros (*), siendo éste el órgano superior que define las reglas de la política de bioseguridad, - la Comisión para la Gestión del Riesgo (CGR), integrada por un delegado de cada uno de los Ministerios del GNBio. - que tiene, como cometido, entre otros, el asesorar al GNBio en “bioseguridad”, elaborar términos de referencia para la evaluación de riesgos y asesorar autoridades competentes sobre medidas de gestión y de comunicación del riesgo, sus miembros deben contar con “conocimientos técnicos acreditados”, y por último - la Evaluación del Riesgo en Bioseguridad (ERB) que es la instancia técnico-científica integrada por un número de expertos designados por el GNBio, y a la vez conformado por el Comité de Articulación Institucional (CAI) que es una instancia auxiliar del ERB.

Modificación de decreto - participación de INASE

En junio del 2009 se modifica el decreto de julio 2008, y se le da la posibilidad al GNBio de “celebrar convenios de cooperación con personas públicas y privadas”. Esta modificación además hace “preceptiva” (obligatoria) la participación del Instituto Nacional de Semillas (INASE), en el caso de tratarse de evaluación de semillas.

El INASE, es un ente mixto presidido por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, que comparte su dirección con los representantes de las empresas semilleristas. El propio Instituto se define como "....la institución donde articulan los intereses de todos los sectores involucrados en la actividad semillerista ...... ”

Las empresas semilleristas, aparte de semillas, también venden agrotóxicos y fertilizantes, por lo que tienen gran interés en la aprobación de toda semilla transgénica ya que éstas han sido modificadas para usarse con agrotóxicos. Estas empresas no han demostrado ninguna preocupación por los impactos que el aumento de la producción de transgénicos ya ha causado a nivel socioeconómico de los pequeños productores, al medio ambiente y la salud de la población.

A partir de la participación de INASE en el GNBio, comienza a darse rápidamente una serie de autorizaciones: cultivos transgénicos para semillas de exportación, (soja) semillas para ser evaluadas (soja y maíz) y finalmente semillas que se autorizan para su producción y comercialización.

- Noviembre 2009 el Gabinete Nacional de Bioseguridad autoriza la instalación de Monsanto Uruguay S.A. para producir soja transgénica (MON 89788), y la soja transgénica (A2704-12(LL)) de la empresa Bayer Uruguay S.A. Ambas semillas con destino a la exportación a Estados Unidos.

- Junio 2011 se aprueban cinco maíces transgénicos, de Monsanto y Syngenta, (GA21, NK603, GA21xBT11, MON810xNK603 y TC1507). Estos nuevos maíces están diseñados para tolerar el glifosato, herbicida distribuido básicamente por Monsanto y glufosinato de amonio, herbicida de la empresa Syngenta.

- Octubre 2011 se aprueba además para ensayo otro tipo de maíz (MON89034xMON88017) y de soja (MON87701 X MON89788), ambos cultivos de la empresa MONSANTO Uruguay S.A.

Queda claro que como consecuencia de la modificación del decreto y la intervención de INASE, se han aprobado una mayor cantidad de semillas transgénicas cuyo aval ha sido dado por las empresas semilleras. Definitivamente ha sido - el zorro que ha quedado al cuidado del gallinero. Cabe preguntarse si en algún momento el gallinero será cuidado por el Estado.

Nota: (*) Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, (presidente), Ministra de Vivienda, Ordenamiento, Territorial y Medio Ambiente, Ministro de Economía y Finanzas, Ministro de Relaciones Exteriores, Ministro de Industria, Energía y Minería y Ministro de Salud Pública.


RAPAL Uruguay
Febrero 2012

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post