Tras la protesta por la Sopa se reavivan las del Acta

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 Miércoles, 25 de enero de 2012

El gobierno de Polonia decidió aplazar la firma del Acta tras otra protesta digital, esta vez mediante ataques informáticos a páginas del gobierno.

Activistas en internet atacaron recientemente las páginas del gobierno de Polonia para boicotear sus planes de firmar un tratado internacional conocido como Acuerdo Comercial Antipiratería (Acta) en sus siglas en inglés.

Las páginas del primer ministro, parlamento y otras oficinas del gobierno permanecieron inaccesibles o experimentaron anomalías el domingo.

El gobierno polaco informó que pensaba firmar este tratado internacional el jueves.

Sin embargo, tras el ataque el ejecutivo rectificó alegando que no se habían llevado a cabo suficientes consultas con la ciudadanía sobre la materia.

Y es que en torno al Acta se cierne el mismo debate que en torno al proyecto de ley antipiratería estadounidense Sopa, principalmente por parte de los que afirman que son normas que facilitarán a los gobiernos la censura de contenidos en internet.

Estado del Acta

Oficialmente, las negociaciones para crear un protocolo regulatorio antipiratería a nivel global empezaron en 2008 y hasta el momento ya ha sido firmado por Estados Unidos, Australia, Canadá, Japón, Marruecos, Nueva Zelanda, Singapur y Corea del Sur.

Un reciente borrador del Acta menciona que el acuerdo tiene como objetivo mejorar "la defensa de los derechos de propiedad intelectual" en los países participantes, a través del establecimiento de una serie de estándares internacionales sobre cómo deben tratarse las infracciones de este derecho en internet.

Anteriores borradores sugerían que los proveedores de internet (ISP) tendrán que proporcionar datos de sus usuarios si se les acusa de infringir derechos de propiedad intelectual.

Aunque los autores del borrador afirman que esto no se dará así, las medidas preventivas contempladas en el documento incluyen penas de prisión y multas para los responsables.

Críticas

Ley Sopa

El tratado internacional Acta ha recibido críticas similares al proyecto de ley antipiratería Sopa en Estados Unidos.

La protesta en Polonia se produjo días después del clic apagón digital en Estados Unidos en protesta por la ley antipiratería Sopa, en el que diversas páginas de internet dejaron de mostrar sus contenidos e invitaron a los usuarios a presentar a los políticas sus quejas respecto a la ley a través de redes sociales como Twitter o a directamente hacerlo por teléfono.

En consecuencia el debate de estas leyes también se pospuso tanto en el Senado como en la Cámara de representantes.

Al igual que con la Sopa, en 2009, un colectivo de organizaciones no gubernamentales, uniones de usuarios y proveedores de servicios de internet expresaron que el Acta supone un "serio golpe a la innovación europea en el mercado digital que pone en peligro derechos fundamentales y la democracia".

Y en América Latina es precisamente el Acta la que ha generado resquemores, tanto en Colombia con su versión conocida como Ley Lleras, como en México. En ambos casos la propuesta fue rechazada.

En julio de 2011 el gobierno mexicano dio la espalda a este tratando, alegando que podría "derivar en censura a los contenidos de internet".

El carpetazo a la propuesta en México fue uno de los golpes más duros infligidos al Acta.

Sin embargo, todo apunta a que el debate sobre el Acta no se ha terminado y seguirá dando que hablar después del revuelo generado con Sopa.

BBC Mundo

 

Relator europeo de ACTA renuncia: “Yo no seré parte la farsa”

26 de enero

 


El día de hoy en Japón, firmaron el ACTA representantes de la Comisión Europea y de 22 Estados Miembros que incluyen Austria, Bélgica, Bulgaria, República Checa, Dinamarca,Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Latvia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Polonia, Portugal, Rumania, España, Suecia y el Reino Unido.

Esta firma además de no tener validez legal — ya que el Parlamento Europeo tiene que ratificarla — fue lograda gracias a una serie de engaños.

No lo digo yo solamente. Lo denuncia el relator de ACTA del Parlamento Europeo, Kader Aria, quien de acuerdo a un reporte de Numerama, renunció a su cargo al rechazar “ser parte de esta farsa”:

Quiero denunciar de la forma más enérgica posible todo el proceso que llevó a la firma de este acuerdo: sin incluir a las organizaciones civiles, sin transparencia desde el el principio de las negociaciones, dilatando la firma del texto sin nunca dar razón alguna, excluyendo las demandas del Parlamento Europeo que se expresaron en múltiples ocasiones durante las asambleas.

Como relator de este texto, nunca-había-visto maniobras de la derecha de este Parlamento para imponer un calendario apresurado antes de que la opinión pública pudiera ser alertada, y obstaculizando al Parlamento de su derecho a la expresión y de las herramientas a su disposición para atender las demandas legítimas de los ciudadanos.

Todo mundo sabe que el acuerdo ACTA es problemático, ya sea por su impacto en las libertades civiles, la forma en la que convierte en responsables a los proveedores de internet, sus consecuencias en la manufactura de medicinas genéricas o en la poca protección que le da nuestros denominadores geográficos.

Este acuerdo podría tener grandes consecuencias en la vida de los ciudadanos, y aún así, se hace todo lo posible para que el Parlamento Europeo decida en este asunto. Por eso, hoy, al publicar el reporte del cual estoy a cargo, quiero enviar una fuerte señal y alertar a la opinión pública acerca de esta situación inaceptable. Yo no seré parte de esta farsa.

Como todo el mundo con un mínimo de sentido común y al tanto de los esfuerzos de monopolios intelectuales estadounidenses por imponer el régimen de propiedad intelectual de Estados Unidos en todo el planeta — o armonizar como ellos lo llaman — lo sabe, ACTA además de ser ilegal (por violar leyes y procedimientos locales de países negociadores), anticonstitucional (por vulnerar derechos civiles y políticos de los ciudadanos en todos los países negociadores) e ilegítima (por sus negociaciones secretas y la colusión de funcionarios no electos con intereses privados) — es también una vil farsa.

Al parecer los parlamentarios polacos están al tanto de la farsa. TVN24, un canal de televisión en Polonia publica una fotografía de la protesta legislativa econtra la anti-democrática firma del ACTA:

Es curioso que el asesor de asunto nacionales del Primer Ministro polaco, ante las continuas protestas en ese país y en vísperas de la renuncia del relator de ACTA, declare que las protestas han sido manipuladas. Una traducción en Pastebin de dichas declaraciones afirma:

Roman Kuźniar, el asesor presidencial de asuntos nacionales, dijo que las protestas masivas contra ACTA han sido influenciadas por “intereses oscuros”. “Estoy seguro que las protestas han sido manipuladas”.

Kuźniar también dijo que no sabe porque la gente jóven protesta sí ACTA no pone en peligro sus derechos, sino que amenaza “que no se castigue el uso de la propiedad intelectual de alguien más”.

Para intereses oscuros, más bien tenemos a los integrantes de la Comisión Europea, así como del IMPI México y la USTR de Estados Unidos, entre otros organismos responsables de ACTA, los cuales son reguladores capturados al servicio de una industria bipolar que ve a sus consumidores y el internet como un enemigo al que hay que destruir. Por cierto, los funcionarios que integran el grupo negociador de ACTA no son electos, es decir, no representan a nadie pero en cambio sí abusan su poder para contrabandear legislaciones piratas dentro de Parlamentos y Congresos por medio de mentiras y a escondidas promoviendo los oscuros intereses de la industria. Lo han hecho así desde hace 5 años.

No es que ACTA sea una farsa, simplemente, la democracia es una farsa — tiene derechos reservados ya que abandonó el dominio de lo público hace varios años ya.

Rechaza ACTA, reclama de vuelta un poquito de democracia.

Imagen vía Demotix

 

alt1040

 

España firma el polémico tratado ACTA

Veintidós países de la UE lo han suscrito hoy

Es un acuerdo comercial contra las falsificaciones y para proteger la propiedad intelectual

El texto debe ser ratificado por el Parlamento Europeo en junio

El líder del partido polaco Movimiento Palikot se pone una máscara de Anonymous para protestar contra la firma de ACTA / PAWEL SUPERNAK (EFE)

 

La Unión Europea y 22 de sus estado miembros, entre ellos España, han firmado hoy en Japón el tratado ACTA, cuya inicial negociación en secreto sublevó a la comunidad de Internet. Se trata de un acuerdo comercial que pretende combatir el tráfico de falsificaciones y la violación de la propiedad intelectual. La firma del tratado por parte de la UE debe ser ratificada por el Parlamento Europeo en junio. Organizaciones opuestas al mismo ya preparan movilizaciones para intentar frenar la ratificación. Holanda, Chipre, Eslovaquia, Estonia y Alemania figuran entre los países europeos que no lo han suscrito. Según la UE, se trata de un simple retraso por razones de procedimiento. En Polonia ya hace días que se han organizado movilizaciones contra ACTA.

Mientras Estados Unidos ha frenado las leyes antipiratería (SOPA y PIPA) para buscar un mayor consenso, el citado tratado ya fue suscrito, el año pasado, por Estados Unidos, uno de sus principales impulsores, Canadá, Australia, Japón, Corea del Sur y Nueva Zelanda, entre otros países. Este acuerdo comercial propone aplicar distintas medidas por parte de los estados que lo apoyan para luchar contra el comercio de falsificaciones y la distribución sin licencia de material protegido por derechos de autor.

Lo que más preocupa a quienes combaten su redactado es que introduce medidas genéricas cuya aplicación concreta podría suponer la persecución penal de proveedores de Internet que favorecieran la piratería a nivel comercial.

ACTA admitiría nuevas sanciones penales para obligar a los proveedores de Internet a vigilar los contenidos en Internet, lo que supondría, según sus oponentes, una merma en la libertad de expresión y un incremento de la inseguridad jurídica ya que autorizaría a los titulares de derechos a obtener información sobre los infractores en la Red por parte de los operadores. No se trata de artículos de obligado cumplimiento por parte de los Estados. Las autoridades europeas, ante el escándalo que provocó el conocimiento de las negociaciones secretas del citado tratado, han asegurado que en la UE cualquier fórmula de persecución de la infracción se dará por la vía judicial. Quienes se oponen al tratado, por su ambiguo y genérico redactado, subrayan expresiones como la necesidad de “remedios expeditivos” para prevenir las infracciones y el despliegue de “obstáculos” para impedir que avance la piratería. El texto añade que los procedimientos que se pacten deben respetar la privacidad y la libertad de expresión.

El tratado apela a la colaboración entre distintos sectores. La palabra Internet no figura en el redactado que prefiere la expresión “entornos digitales”. El tratado prevé sanciones civiles, por daños y perjuicios a los intermediarios, sobre cuya cuantía no se aclara la manera de fijarla.

En marzo de 2010, la UE publicó el borrador tras la octava ronda negociadora después de que el Parlamento europeo recordara que es competente para estudiar los tratados internacionales en los que participe la UE y mostró su desacuerdo con el secretismo de las negociaciones.

Ayer, John Clancy, portavoz del comisario de Comercio Karel de Gucht ya hizo las primeras declaraciones para calmar los ánimos de la comunidad de Internet. “ACTA”, aseguró, “no restringe la libertad de Internet ni propone la censura de webs. El tratado quiere garantizar que las organizaciones criminales sean perseguidas cuando roban la propiedad intelectual, dañando la innovación y destruyendo empleo.” Clancy insistió en que no interfiere en la manera en que usamos Internet en nuestra vida cotidiana. Alguna aclaración sobre lo que no es ACTA demuestra la manera en que puede ser entendido por otros. “Los ciudadanos podrán seguir usando las redes sociales como Facebook o Twitter como en el pasado”, aseguró.

Según la UE, se trata de untexto distinto a las leyes estadounidenses SOPA y PIPA, ahora congeladas, porque no prevé impedir el acceso a la Red. La UE calcula que Europa pierde anualmente ocho mil millones de euros por el tráfico de material pirateado.

En España, la Asociación de Internautas ha mantenido una postura totalmente contraria a que prospere ACTA en el Parlamento Europeo.

RedTel , la asociación española de operadores de telecomunicaciones, cuestionó en abril de 2010 el proyecto de tratado, soprendida porque un borrador de acuerdo comercial no contenga "ninguna mención a crear oportunidades de comercio". La asociación explicó que si bien esto es "lógico" en el caso de la piratería de bienes físicos, donde ya existe un mercado legal de bienes equivalentes, en el caso de la 'piratería digital' el tratado ACTA refleja el mismo problema que la Disposición Final segunda del Proyecto de Ley de Economía Sostenible en España, que "sólo se ocupa de medidas penalizadoras", olvidando que el problema es la débil oferta legal de contenidos.

 Hoy, el Parlamento Europeo ha sufrido un ataque informático. Anonymous había convocado asaltos digitales contra la UE, pero había excluído como objetivo al Parlamento.

 

 

Comentar este post