Trelew: empieza el juicio sin el principal asesino, hospedado por Obama

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

trelew1El juicio oral y público a seis procesados por la Masacre de Trelew, Argentina, cometida el 22 de agosto de 1972, comenzará hoy  en Rawson, casi 40 años después del asesinato de 16 prisioneros políticos en la base Almirante Zar de la Armada, en el tramo final de la dictadura de 1966-1973.

Sin embargo, en este juicio no será juzgado el ex teniente de corbeta Roberto Bravo, quien fue localizado en Estados Unidos en 2009 y detenido en febrero de 2010 a solicitud de la justicia argentina, pero también rápidamente liberado bajo fianza y sin indicios de que prospere el pedido de extradición.

Roberto Guillermo Bravo, militar argentino, quién se encargó de rematar a 16 jovenes revolucionarios  en lo que después se llamó la Masacre de Trelew.

El Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia, integrado por los jueces Enrique Guanziroli, Pedro De Diego y Nora María Cabrera de Monella, convocará a unos 70 testigos en la investigación de 16 homicidios agravados y otros tres en grado de tentativa.

Están imputados en la causa Jorge Enrique Bautista, Emilio Jorge Del Real, Carlos Amadeo Marandino, Horacio Alberto Mayorga, Rubén Norberto Paccagnini y Luis Emilio Sosa.

Los tres sobrevivientes, María Antonia Berger, Alberto Camps y René Haidar, que luego fueron secuestrados y desaparecidos en la última dictadura militar, señalaron a Bravo como quien recorrió los calabozos dándoles a los heridos el tiro de gracia.

En este marco, el tribunal juzgará la responsabilidad de los imputados en el fusilamiento de 19 presos políticos, tres de los cuales (Camps, Berger y Haidar) sobrevivieron a los disparos de los represores en la madrugada del 22 de agosto de 1972.

Fueron asesinados Rubén Pedro Bonet, Jorge Alejandro Ulla, Humberto Segundo Suárez, José Ricardo Mena, Humberto Adrián Toschi, Miguel Angel Polti, Mario Emilio Delfino, Alberto Carlos Del Rey, Eduardo Campello, Clarisa Rosa Lea Place, Ana María Villarreal de Santucho, Carlos Heriberto Astudillo, Alfredo Elías Kohon, María Angélica Sabelli, Mariano Pujadas y Susana Lesgart.

Varios testimonios y textos periodísticos, literarios e históricos dan cuenta de los hechos que comenzaron el 15 de agosto de 1972, cuando presos políticos pertenecientes a organizaciones guerrilleras se fugaron de la cárcel de Rawson, en Chubut.

Sólo seis de los evadidos pudieron llegar a tiempo al viejo aeropuerto de Trelew -hoy Centro Cultural por la Memoria- para huir en avión a Chile.

Ellos fueron: Mario Roberto Santucho, Marcos Osatinsky, Fernando Vaca Narvaja, Roberto Quieto, Enrique Gorriarán Merlo y Domingo Menna.

Otros 19 presos que también habían logrado fugarse del penal  resultaron cercados en el aeropuerto, donde pactaron su rendición a cambio de garantías, que no se cumplieron, y fueron luego alojados en celdas de la base Zar.

El escrito de elevación a juicio relata que, “en la madrugada del 22 de agosto de 1972, siendo aproximadamente entre las 2.30 y 3.30″, los acusados Sosa, Bravo, Del Real y un cuarto oficial ya fallecido de apellido Herrera “se presentaron en el lugar de detención”.

“Encontrándose como guardia el cabo Marandino, se les ordenó a los detenidos que doblaran sus mantas y sacaran los colchones para que los dejaran en el extremo del pasillo por donde se ingresaba a dicho sector, luego de lo cual se los hizo formar en fila en el pasillo”, destaca el escrito.

Las víctimas “estaban orientadas hacia el ingreso del mismo algunos y otros hacia las celdas de enfrente y disponiendo que miraran hacia el suelo tras lo cual junto con los otros oficiales y suboficiales abrieron fuego contra los detenidos”, según el mismo texto.

Como consecuencia de la lluvia de disparos o de los llamados tiros de gracia fallecieron 16 de los prisioneros.

“En el caso de Antonia Berger, Alberto Miguel Camps y Ricardo René Haidar no lograron el resultado de muerte, ya que fueron heridos gravemente y actualmente están desaparecidos en hechos posteriores al relatado”, puntualiza el escrito de elevación a juicio.

Morandino, el suboficial que estaba de guardia en los calabozos, declaró que cuatro oficiales le ordenaron abrir las puertas del calabozo y retirarse, y también dijo que le ordenaron mentirle al instructor de la Armada, Enrique Bautista, para encubrir después el fusilamiento.

La causa judicial por la Masacre de Trelew fue elevada a juicio en abril de 2009 por el juez federal Hugo Sastre

Roberto Bravo fue localizado en Estados Unidos en el 2009 por el diario argentino Página/12 que reveló cómo manejaba en Miami el RGB Group Inc, una empresa que vende servicios médicos al Pentagono y al Departamento de Seguridad Interna. El militar asesino fue detenido en febrero de 2010 a solicitud de la Fiscalía argentina pero rápidamente liberado bajo fianza.

 

Contrainjerencia

 

22 de agosto de 1972: la Masacre de Trelew

http://www.elortiba.org/ayer/trelew_gde1.jpg

 

¡ NI OLVIDO, NI PERDÓN !

Este fué un reclamo de masas en Argentina una vez conocida la vil y cobarde masacre de prisioneros desarmados. Han pasado cuatro decenios y ahora dará comienzo el juicio a los asesinos. A los criminales de lesa humanidad que lo perpetraron, ya que éste como tantos otros cometidos con posterioridad, NO PRESCRIBEN. La violación de todos los cánones y códigos sobre el tratamiento a los prisioneros de guerra mostraba ya cuál era el camino elegido por la jauría asesina de las FFAA argentinas.

Han hablado hasta el cansancio de la "guerra" que supuestamente enfrentó a esas FFAA con "el
enemigo". Últimamente el criminal Videla se ha explayado sobre el tema. Pués bien, si hubiera sido guerra tal cual lo proclaman, todos ellos son criminales de guerra ya que han violado hasta la última convención y leyes de la guerra. Por delitos similares los "aliados" (EEUU , Inglaterra y Francia) condenaron y ejecutaron muchos oficiales SS y otros militares nazis, y civiles alemanes también, por los crímenes de guerra cometidos durante la Segunda Guerra Mundial. El asesinato de prisioneros de guerra o la masacre de los mismos fueron considerados delitos con extremo agravante. Como fué el caso de los prisioneros norteamericanos masacrados en la retirada alemana luego del fracaso de la Ofensiva de las Ardenas.

En éste caso en Trelew y en millares más posteriormente a lo largo y ancho de toda Argentina, está el agravante de que los prisioneros no pertenecían a ningún ejército regular de otro país, sino que eran connacionales CIVILES. Más aún en el caso de Trelew ya que además eran prisioneros juzgados por la Justicia ordinaria.

El derecho a la fuga ha sido siempre respetado en los enfrentamientos bélicos. Ha sido otro de los casos agravados de crímenes de guerra y de lesa humanidad que llevó a la horca a muchos oficiales nazis como por ejemplo en el caso de la fuga de prisioneros militares británicos de un campo de reclusión y su ejecución una vez que fueron recapturados.

Nombramos antecedentes históricos que la derecha recalcitrante y los militares fascistas no pueden cuestionar ya que fueron sus mismos inspiradores ideólogicos quienes lo aplicaron con máximo rigor.

La masacre de Trelew se inscribe en la foja de servicios de la COBARDÍA MILITAR y la felonía de asesinar a prisioneros desarmados. Dice todo sobre la supuesta moral y honor de estos pandilleros,saqueadores y mafiosos. Y, como deciamos, fué el antecedente inmediato de la sistemática masacre implementada desde 1976 (y aún antes con la triple A y diversas "operaciones encubiertas" de la Polícia y las FFAA) mediante la cual procuraron exterminar en primer lugar a la militancia de las organizaciones populares, a los cuerpos de delegados y a los sindicalistas y a todo tipo de disidentes fuesen sacerdotes, periodistas, madres de desaparecidos o adolecentes.

El simbolismo de este juicio es parte de la reivindicación del movimiento popular de su lucha en aquél período y un acto de justicia que reafirma lo correcto qué fué en haber luchado contra la dictadura, y de haberlo hecho a trvés de múltiples expresiones, hayan sido éstas resistencia civil, sindical, social o armada.

Los cómplices de los criminales de lesa humanidad pretenden "blanquear" los crímenes aduciendo la existencia de "dos demonios". Como se viene demostrando en cada juicio a los genocidas hubieron sí "dos demonios": el uno fué el brazo militar, el demonio asesino de las FFAA, y el otro fué el demonio de todos los cómplices o más aún titiriteros, que desde los despachos apuntalaban, estimulaban y SE BENEFICIABAN con la masacre. Como está demostrado en varios juicios a empresarios, políticos, periodistas, sacerdotes y obispos, jueces y fiscales. Hubieron sí dos demonios. El que secuestró en la calle y torturó en sórdidos sótanos, y que después tiró prisioneros al río o dinamitó y quemó los cuerpos. Y el otro demonio, el que dió la justificación "ideológica, moral y religiosa" a la masacre. Los cobardes pertenecientes a ambos demonios son igualmente reponsables del genocidio y por lo tanto no debe de haber ningún tipo de clemencia para con ellos, sí es que de verdad se pretende un "Nunca más". Ojalá qué se haga justicia por la masacre de Trelew. Ya que la consigna coreada por las masas en resistencia en aquel período sigue vigente:
 

¡¡ NI OLVIDO, NO PERDÓN !!

Colectivo del Blog Noticias Uruguayas

Ver también: AMPLIO Dossier sobre la masacre

y el documental Trelew la fuga que fue masacre

Comentar este post