Un hombre roba US$1 para obtener atención médica gratuita en la cárcel

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

BBC Mundo

 Miércoles, 22 de junio de 2011
James Verone

Verone no tiene intención de abandonar la prisión durante los próximos tres años. (Foto: Oficina del alguacil del condado de Gaston)

 

El mayor deseo de James Verone era estar preso.

A sus 59 años, este hombre de Carolina del Norte, Estados Unidos, no tenía dinero ni trabajo pero sí una protuberancia en el pecho, artritis generalizada, síndrome del túnel carpiano y un problema en el pie izquierdo.

Así que esta semana fue al banco más cercano y le entregó -sin estar armado ni emplear la violencia- una nota a la cajera de turno que decía: "Esto es un atraco, dame un dólar".

"No estaba asustado", relató luego Verone.

Tras entregar el papel, se sentó en uno de los sillones del banco a esperar que la policía llegara y lo arrestara.

Su plan para obtener atención médica gratuita se había materializado.

"Si no se tiene salud, no se tiene nada"

A pesar de que su fianza fue reducida de US$100.000 a US$2.000, Verone no tiene ninguna intención de pagarla.

"Ya no podía soportar el dolor, así que no me arrepiento"

James Verone

Se trata de una historia dramática, que ejemplifica muy bien la desesperación que puede llegar a invadir a aquellos estadounidenses que se enferman -o sufren un accidente- sin tener un seguro médico privado.

Un estudio de la Universidad de Columbia publicado en octubre de 2010 ya señalaba que Estados Unidos, comparado con otros doce países, se encuentra rezagado en sus intentos por aumentar la expectativa de vida de sus ciudadanos.

Los investigadores advertían entonces que la muerte de muchos estadounidenses no se debe exclusivamente a las razones "comúnmente citadas" como obesidad, tabaquismo, accidentes de tránsito y violencia.

"Las fallas en el sistema médico estadounidense, como la atención especializada costosa y fragmentada podrían estar jugando un papel clave en el relativamente pobre desempeño del país para mejorar la expectativa de vida de sus ciudadanos", explicó Peter Muennig, el investigador que dirigió el estudio.

Verone dijo a la prensa local que le gustaría estar preso durante al menos tres años, para poder solicitar los beneficios de la seguridad social -que en EE.UU. pueden obtenerse a partir de los 62 años- durante el resto de su vida.

Al tener que escoger entre vivir adolorido o estar preso, Verone aseguró estar "contento" con su decisión que -según él- estuvo meditando durante mucho tiempo.

"Ya no podía soportar el dolor, así que no me arrepiento. Si no se tiene salud, no se tiene nada", recalcó.

 

EEUU: Hombre roba un dólar de un banco para ir a prisión y obtener cobertura médica

 

 

 

 

James Richard Verone, de Carolina del Norte

James Richard Verone, de Carolina del Norte

 

Por Thinkprogress.
Traducción de Ivana Cardinale, para Aporrea

James Richard Verone de Carolina del Norte pasó toda su vida siguiendo las reglas y sin meterse en problemas. Trabajando como despachador para la Coca Cola por 17 años, Verone era conocido como un buen trabajador y hombre honesto.

Cuando fue despedido de la Coca Cola hace tres años, Verone estaba desesperado por encontrar empleo. Eventualmente encontró empleo en una tienda, cuando comenzó a notar una protuberancia en su pecho. Desarrolló artritis y síndrome del túnel carpiano, y pronto el dolor fue demasiado para soportar. Él se registró por discapacidad, pero el gobierno federal le negó cualquier tipo de cobertura.

Así que a principios de este mes, Verone fue hasta un banco RBC local y le dijo al cajero que él estaba robándolos por un dólar. Dijo que quería robar el banco para ir a la cárcel y obtener atención médica.

Verone no quiso asustar a nadie, Él ejecutó el robo en la forma más pasiva que sabía. Le entregó al cajero una nota exigiendo un dólar, y atención médica. “No tuve ningún temor”, dijo Verone. “Le dije al cajero que me sentaría por aquí y esperar a la policía”.

Verone expresó que no es hombre de política. Pero que él tiene mucho que decir sobre el tema de asistencia médica socializada. 

Él sospecha que no estaría hablando a un periodista a través de una pantalla de metal usando un traje color naranja, si esta opción fuese disponible en Estados Unidos. “Si usted no tiene su salud, usted no tiene nada”, dijo Verone. El hombre tiene grandes esperanzas con su reciente encarcelación. El ha visto a varias enfermeras y tiene una cita con el médico el viernes. El escenario ideal incluiría cirugía de pie y espalda y un diagnóstico y tratamiento de la protuberancia en su pecho, expresó.

Verone dijo a la prensa local que quisiera servir en prisión lo suficiente para ser capaz de salir a tiempo para recibir los beneficios del Seguro Social que él pagó durante toda su vida. Verone dice que no lamenta terminar tras las rejas y que no tuvo alternativa.

Entre continuar una vida con dolor y escoger la prisión, él está feliz con la decisión. “Si yo no hubiera ejercido todas las alternativas estaría sentado aquí diciendo, ‘Hombre me siento mal por eso’”, dijo Verone. “Escogí la cárcel”.

Cubadebate

 

Un hombre atraca un banco en EEUU para acceder a la sanidad

La anécdota ilustra el nivel de desesperación de muchos de los 15 millones de parados que se han quedado sin asistencia sanitaria

ISABEL PIQUER NUEVA YORK 22/06/2011

 

 Suena a broma pero no lo es. Un hombre atracó un banco para recibir atención médica en la cárcel. Ocurrió hace dos semanas en una localidad de Carolina del Norte. El atracador, James Richard Verone, de 59 años, es un repartidor de Coca-Cola que se quedó sin trabajo y tenía problemas de salud. La anécdota ilustra el nivel de desesperación de muchos de los 15 millones de parados que se han quedado sin asistencia sanitaria en un país donde el acceso a la sanidad depende casi enteramente del empleo.

Verone entró en una sucursal bancaria de Gastonia el 9 de junio y le entregó una nota a una de las cajeras en la que pedía tan sólo un dólar, informándole de que era un atraco y que tenía una pistola. Después se sentó y esperó que el empleado llamara a la Policía. "Se quedó en el sofá", explicó este último a la cadena ABC.

Los agentes arrestaron al presunto delincuente, que ni opuso resistencia ni estaba armado. Verone aseguró que sólo pidió un dólar para dejar claro que sus motivos eran sanitarios y no monetarios, según declaró la Policía.

Con problemas en el pecho, dos discos rotos en la columna vertebral y sin trabajo al perder su empleo de repartidor tras 17 años, Verone espera permanecer el mayor tiempo posible en la cárcel, según contó en la carta que mandó al Gaston Gazette explicando sus intenciones. "Soy una persona lógica y esa es mi lógica, la que se me ocurrió", dijo Verone. Pero las cosas a lo mejor no le salen como planeaba. Una acusación de robo, a menos que sea robo armado con violencia, no le mantendrá entre rejas más de un año. Será juzgado el próximo 28 de junio.

Cuando Barack Obama lanzó su campaña presidencial en 2007 nombraba a menudo a los 47 millones de estadounidenses que no gozaban de sanidad. Con la crisis son cada vez más numerosos. El censo los sitúa ahora en 50 millones, el 16,7% de la población.

 

Publico.es

Etiquetado en U.S.A - Canadá

Comentar este post