Un Traidor puede más que 100 Valientes, pero no Más que un Pueblo

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

VIVIR APASIONADAMENTE DE LA MENTIRA

Un Traidor puede más que 100 Valientes,

pero no Más que un Pueblo

 

Comentario a la  POSTA Nº 592 (que va mas abajo

 

hidobro pijamaIVAN KIRICHENKO, seguramente un seudo-periodista de la derecha vernácula.

Si escribe en Búsqueda esta todo dicho. ¿De donde sacan tantas historietas estos tipos?

Al igual que todos los milicos asesinos, torturadores, roba-niños, ladrones de Por La Patria y El Bolsillo y muchos "méritos " mas, festeja y mueve la cola por el nombramiento para nada inesperado del ÑATO.

Dios nos proteja, perdón  al Sr. E. Fernández Huidobro y Cía., el Ñato solo para los íntimos y los Tenientes; mis disculpas.

En el artículo de Iván de Búsqueda de 21/7 habla de que le dieron un tiro en la boca en su caída del 14 de abril del 72, en la calle Amazonas. PEQUEÑO error (no se si le dieron uno  en la boca en el Batallón Florida, para que se callara, no se) pero en la casa de los MARTIRENA NO.

Ahí fusilaron al matrimonio Martirena, que no tenía armas cuando llegaron las " Fuerzas Conjuntas " eso si es historia y de la historia negra de los milicos amigos del nuevo ministro.

Hasta en esto le quiere robar la historia  al "BEBE " SENDIC. Pocos muy pocos recibieron tiros en la cara o la boca, aparte de Raul,  creo que  el " NEGRO " LOPEZ MERCADO, algo puede aportar. Si hay alguno mas, seguro, que disculpen mi ignorancia.

 A el Sr. E.F. Huidobro solo le toco un tiro en el dedo de un pie, y una esquirla por el pescuezo nada mas, por mas información consultar al Cro., que la quedo en esa caída, hablo  del  CRO. CAMPORA, "CHICHI " para los cr@s. 

¿Que lo salvo un Juez?!!!! Que Juez, ¿uno de menores?

Lo salvo un comisario integrante del" ESCUADRON DE LA MUERTE “, el comisario CAMPOS HERMIDA; al cual él le grito cuando aflojaron los tiros y sintió su voz," NO TIREN CAMPITOS, SOY YO, EL ÑATO." (otros dicen que el grito de  el flamante ministro fue, “No tiren Campitos, soy yo el Gallego” como era conocido, solo  fuera de la Orga y por su origen)

Cuanta ternura entre un miembro del Escuadrón y un dirigente máximo del MLN del 72, sublime, conmovedor; y el comisario se lo llevo en su auto. No me digan  que es ¿Tierno, no?

La mentira tiene patas cortas .lo que vino después es para un tratado de como rendirse y entregar las banderas y los cr@s.

Iván y el  mismo Huidobro, siguen después con los que se fueron al exterior y por encima descalifican (típico de su soberbia).

 Se les olvida que, los que pudieron volvieron; preguntarle al " CHOLO " GONZALEZ. EL PELUDO. Muchos  compañeros volvieron en el 72, 73 ,74 ,75  y hasta en el 82,  claro a el no le avisaron!!!!, en Cebollati a la salida. Lo que pasa que esta tan enfermo del ego que no puede reconocer la realidad.

¿El no sabe de los Cr@s., presos, muertos y desaparecidos en el exterior? 

No sabe los cr@s., que combatieron en la JCR, en Nicaragua y muchos países mas de nuestra América? Cumpliendo con el espíritu  y la letra del documento 1.

La verdad que solo el Pepe se come este sapo, EL RATÓN le hizo la cama y después de casi 7 años logra su objetivo. Al Ratón Rosadilla, ministro de Defensa renunciante por razón de salud; la verdad se lo ve muy sano, pero bue !!!.

¿Nuevo Ministro de Defensa? Líder Civil de Los Tenientes de Artigas. Cuando el enemigo te felicita es que estas haciendo las cosas mal.

Ahora si le puede seguir dando al whisky importado, junto a los milicos y por qué no con sus borrachos alcahuetes.

Que traigan a NICOLINI de BAIRES, y lo pongan de asesor. Chofer ya tiene, secretario político también (da partes médicos cuando no esta en pedo) así hacemos bingo.

De cualquier forma, que no crea que ganó la guerra,  esto sigue, por ahora gano una batallita.

 

UN TRAIDOR PUEDE MAS QUE 100 VALIENTES, PERO NO MÁS QUE UN PUEBLO.

QUE AFINE LA PUNTERIA Y QUE LIME LA MIRA, POR SI LAS MOSCAS.

  POR LOS COMPAÑEROS QUE YA NO ESTAN, ARRIBA!!!



 

JUAN CARLOS GÓMEZ - postaporteñ@ nº 593 - 2011-07-25

 

La nota de Ivan Kirichenko en Búsqueda:

 

VIVIR APASIONADAMENTE AL MANGO :
Ministro EFH



El futuro ministro de Defensa, un guerrillero que rozó la muerte

y que dice estar decidido a seguir

“viviendo la vida al mango “

 

escribe Iván Kirichenko en Búsqueda 21/7

 

Si el nombre de José Mujica puede traer a la mente el olor de las acelgas recién cortadas y la imagen de la perra Manuela en el silencio de la chacra presidencial, el de Eleuterio Fernández Huidobro, quien el martes 26 asumirá como ministro de Defensa Nacional, parece estar asociado al humo del cigarro volando sobre el whisky en algún bar de Montevideo, entre libros, risas y charlas sobre los biocombustibles o la “conjuntes” en las Fuerzas Armadas.

“Viviendo la vida al mango”, peleándose con todos —con Líber Seregni y con Julio Sanguinetti, por ejemplo—, negociando con todos —con Jorge Pacheco, con la logia militar Tenientes de Artigas y con ETA—, escribiendo, haciendo discursos, sembrando frases enigmáticas, intrigantes, corriendo a los tiros y recibiéndolos, como aquel que le atravesó la boca el 14 de abril de 1972, cuando quedó fuera de combate mientras su utopía parecía ahogarse en sangre.

Todas esas cosas vivió Fernández Huidobro en las últimas cinco décadas —ahora tiene 69 años de edad—, desde el momento en que con el mismo traje que usaba como empleado bancario empezó a robar bancos para la guerrilla.

Obsesionado con los asuntos de defensa y de energía, y en permanente cruzada contra “la burocracia” y contra medios y sus periodistas, Fernández Huidobro es para el presidente Mujica un “compañero del alma”, un hombre de extrema confianza necesario para dirigir el Ministerio que tiene a su cargo los tanques, los cañones, los fusiles, los aviones y los soldados del Estado.

“No tengo más remedio que apelar a algún cuadro de la guardia vieja, porque necesito confianza política y capacidad”, argumentó Mujica días antes de anunciar su designación.

FUMÉ MUCHO

Como ministro, Huidobro reemplazará a Luis Rosadilla, quien renunció en virtud de complicaciones en su salud, pero el nuevo jefe de la Secretaría de Estado enfrenta problemas sanitarios desde hace años.

“El invierno me mata”, declaró en setiembre del 2006 en una entrevista con “Brecha”, acerca de sus problemas respiratorios.
Ese año estuvo internado y también en 2009, cuando permaneció algunos días en un CTI por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). En el 2010 y en el primer semestre del 2011 fueron frecuentes sus pedidos de licencia médica en el Parlamento. Buena parte de los conocimientos militares que lo llevan ahora a ser ministro de Defensa los adquirió en los mismos lugares donde su salud empezó a complicarse: cuarteles de las diferentes armas del Ejército. “Ahí fue cuando empezó.

Después mucha culpa la tuve yo, porque fumé mucho y eso hace muchísimo mal”, declaró en el semanario “El Bocón” en julio del 2008.

También en unidades militares, según sus propios libros, las patadas y otras formas de apremios en condiciones extremas se mezclaron con charlas y una observación durante años del comportamiento castrense, tanto de los oficiales como del personal subalterno.

En marzo del 2002 explicó ese vínculo durante una entrevista que mantuvo con el periodista Emiliano Cotelo en radio El Espectador:

—En particular, ¿usted tiene diálogo con militares que lo torturaron?

—Sí, sí, ni que hablar. No tuve más remedio que tenerlo durante 13 años... Me faltaron dos para jubilarme de milico. —

¿Usted es de los ex guerrilleros que se sienten intrínsecamente “combatientes”?

 Sí, sí.

— ¿Qué quiere decir el concepto de combatiente?

Yo llamé a la lucha armada en mi país, está escrito; todos mis compañeros lo hicieron, obviamente. Si lo hice no puedo ahora decir que no lo hice, no puedo caer en esa incongruencia.

Reconozco, eso sí, plenamente, que en mi país el terrorismo de Estado cayó con los 20 nudos de su látigo feroz sobre gente que no había hecho absolutamente nada, que fue presa, torturada, muerta y desaparecida por repartir un volante, por pertenecer a una organización legal.

En mi caso yo sabía por qué estaba preso.

 — ¿Hoy qué quiere decir “combatiente”?

Nada, absolutamente nada. En la guerra, en esa desgracia repugnante que son la violencia y la guerra, se puede ser combatiente de muchos modos.

En esa guerra siempre hay algunas reglas mínimas, que algunos suelen cumplir y otros no. Cuando se las cumple se gana respeto.

— ¿A qué reglas alude, por ejemplo?

 —No rematar a los heridos, atenderlos; no torturar a los prisioneros; no meterse en el bolsillo dinero, producto de los combatientes; cumplir la palabra. Yo participé en las durísimas negociaciones de 1972, salí a la calle, herido; podría haberme ido.

 En aquel momento las Fuerzas Armadas confiaron en mí, yo volví al cuartel para después estar 13 años como rehén. Creo que eso, para mis enemigos (que no dejaron de tratarme mal por eso)... nobleza obliga a reconocer que hay palabra.

 No me fui del país: fui el último, como todos mis compañeros dirigentes históricos.

O morimos peleando o caímos heridos y fuimos los primeros en comernos toda la cárcel que hubo que comerse y todas las torturas que hubo que comerse.

No nos fuimos al exterior a hacer conferencias de prensa para después pasarnos al bando enemigo, como desgraciadamente ha pasado en muchos lados.

 —A partir de esa concepción de combatiente,

¿a usted y otros dirigentes tupamaros les resulta más fácil que a otros políticos relacionarse con las Fuerzas Armadas, entenderlas?

 —Tal vez entenderlas; no me animo a decir lo otro.

Cuidado: no creo ser ni que mis compañeros sean Carlos Gardel ni mucho menos en la materia. Entender una mentalidad, una manera de pensar, de vivir, de ser, sí; por esa nutrida y densa estadía dentro de todos los cuarteles del país que desgraciadamente tuvimos.

La relación de Huidobro con Mujica surgió en los inicios de la década de 1960, cuando integraron “El Coordinador” primero y el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) después.

Si bien ambos están entre los líderes históricos de ese movimiento guerrillero, es a Huidobro que muchos señalan como su principal estratega.

De hecho, fue redactor de varios de los documentos fundacionales y reglamentos internos del MLN-T, en cuyo “Documento Nº 1”, de 1967, se proclamó la “lucha armada” como un instrumento de “asalto al poder burgués” y de generación de “condiciones revolucionarias” para llegar al socialismo.
Luego de alternar arrestos y fugas en el contexto de un país convulsionado —entre ellas participó en la famosa “fuga de Punta Carretas” en setiembre de 1971 junto a otros 110 hombres— una bala le atravesó la boca y lo sacó de combate el 14 de abril de 1972.

Estaba escondido en una casa en la calle Amazonas, en Malvín, cuando en el contexto de uno de los días más sangrientos de la historia uruguaya reciente, fuerzas militares y policiales asaltaron el lugar.
La llegada de un juez impidió lo que para muchos hubiese sido el inevitable tiro de gracia para un Fernández Huidobro que no paraba de sangrar mientras decenas de agentes celebraban a gritos su venganza por asesinatos que los tupamaros habían cometido un rato antes.

Desde entonces permaneció detenido, primero en democracia y luego cuando a partir de 1973 se produjo el golpe de Estado que inició una dictadura de 12 años. Junto a otros líderes tupamaros —nueve en total, divididos en tres grupos de tres integrantes— fue trasladado entre calabozos de varias unidades militares en todo el país.
Su vida era para las Fuerzas Armadas la garantía de que los tupamaros no intentarían otra vez la toma del poder.

En virtud de sus traslados clandestinos, se autodenominaron luego los “rehenes”. Cuando la dictadura terminó, los tupamaros quedaron libres. Los primeros años fueron tensos durante el gobierno de Sanguinetti.

“Yo lo que quiero decir es que Sanguinetti tenga bien claro que las cosas que están sucediendo las está provocando, a nuestro juicio, el propio Sanguinetti”, declaró Huidobro en el semanario “Alternativa” en julio de 1987, en un contexto de protestas violentas e incendio de vehículo
Dos años después, el 28 de junio de 1989, opinó en una entrevista con el semanario “Jaque” cuando se le preguntó sobre las cosas por las cuales se arrepentía:

“Lo que nosotros tendríamos que haber hecho en primer lugar es ganar”.

En esa misma entrevista, Huidobro contó que personalmente, como tupamaro, negoció con el entonces presidente Pacheco y aseguró que “todos los políticos uruguayos” tuvieron algún tipo de contacto con el MLN-T.  

NOSOTROS, LOS DERROTADOS

 La década de 1990 marcó para Huidobro varios momentos inusuales. Dejó de pelearse con el diario “La República” y pasó a trabajar en él como columnista, se estrenó como senador —el martes 20 de octubre de 1998— y afianzó una extraña relación que los tupamaros mantuvieron con la logia militar Tenientes de Artigas desde la época en que estos últimos los aplastaron en el combate contrainsurgente.

Esa misma relación, así como los vínculos entre el MLN y la organización terrorista vasca ETA propiciaron una serie de negociaciones que desembocaron en una temporal tregua en el conflicto en España en 1999.
En un artículo que escribió en “La República” en enero de 1996, Huidobro explicó qué une a los tupamaros con esa logia militar y qué los separa del resto:

Nosotros, los derrotados, sabemos mejor que nadie quién del otro bando estaba y quién no estaba allí donde se olía el acre aroma de pólvora recién quemada. Al borde del tacho, y también al de la muerte, las botas que pisaron nuestras cabezas en medio de los gritos eran casi todas de los Tenientes de Artigas.

Pero seamos leales y digamos la verdad entera: sus cabezas también estuvieron en la punta de nuestras miras. Nos conocemos muy bien. En realidad, de aquella época, a los únicos que les vimos la cara fue a ellos.

 Los demás no sabemos dónde estaban. O, mejor dicho, lo sabemos: estaban detrás de pulcros escritorios dando órdenes, llevando planillas y escribiendo la historia con tiempo y tinta suficientes, sin mancharse jamás, salvo de tinta, el pulcro uniforme casi nunca de fajina”.

 Cuanto espacio tuvo para escribir en los últimos 20 años lo utilizó en tres asuntos centrales:

 la defensa, la energía y la burocracia

En 1993 escribió en el semanario “Tupamaros” que el MLN-T debería tener por objetivo “disolver el Estado” como forma de evitar el avance de la burocracia y que dice estar decidido a seguir “viviendo la vida al mango” hacia el poder en nombre del socialismo.

“Esa es la clase que tomó el poder en la URSS, después de la muerte de Lenin, y por consecuencia, lo fue tomando en los demás países del llamado socialismo real

Durante años arremetió contra “la burocracia” y contra los gerentes de las empresas públicas; dijo en un a entrevista al Semanario Voces el 10/06 que “la burocracia es un problema civilizatorio, cultural”. Hasta escribió un libro: “Burocracia y Socialismo “que presentó el 2/12/08 con un discurso donde remarcó que “la burocracia es una plaga” y que es “el principal enemigo de la libertad individual”

Implacable cuando apunta contra alguien, Huidobro, llegó a cuestionar con dureza incluso al líder del FA, Seregni en la Republica el 28/5/00 se le preguntó sobre el general:

¿Ud., dice que es un recién llegado a la izquierda?; y esta es parte de su respuesta; “Claro vino en el 71, proveniente de la División de Ejército I y del Partido Colorado”

En el 2009, en plena campaña electoral, cuando el libro “Pepe Coloquios” generaba controversias por las declaraciones del candidato Mujica. Huidobro no tuvo problemas en intentar desacreditar al autor Alfredo García, conocido frenteamplista, cuando dijo en la tv, que este periodista trabajaba para el rival Lacalle en la, campaña electoral

Sin vueltas criticó al MPP y al MLN, cuando decidió formar su propio grupo la CAP-L y tomar “licencia” de su antigua organización.

 “En el MPP no hay votantes espontáneos; es un partido de cuadros, de militantes. Si aparece un espontáneo, lo echan.

Está muy lejos de ser un partido de masas, esa es una de las discrepancias que tenemos; es el MLN agrandado y todo el que discrepe para afuera; son todos ya no cuadrados sino diría cúbicos

Nadie decide con su propia cabeza” de una entrevista a Brecha el 11/06

En los comicios siguientes su sector, que aun no ingreso formalmente al FA, consiguió los votos suficientes para que el ñato, saliera Senador.
Esto duró solo un poco mas de 1 año, ya que cuando se trató el proyecto de ley de Caducidad en el senado, el lo votó pero enseguida dejó su banca.

Cuando parecía que la intensidad de su vida iba a descender, Mujica lo llamó para ser Ministro de Defensa.
En una entrevista del 2002 cuando el FA no era gobierno y el era asesor de Tabaré en temas de defensa; comentó que tenía una opción consistente el “mirar el pasado”, pero que eligió otra “Voy a seguir viviendo la vida al mango, apasionadamente “

 Postaporteñ@

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post