Una nueva: coreanos también atacan a campesinos, en Mendoza

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

Una nueva: empresa coreana ataca a campesinos en Mendoza

Una empresa agrícola de origen coreano, velozmente adaptada a los usos criollos, amenazó y atacó a 20 familias campesinas de la comunidad La Verde, en Nueva California (San Martín, Mendoza) con matones a sueldo y protección policial. Guillermo Lavarello, de la Unión de Trabajadores sin Tierra de Mendoza (UST) y el Movimiento Campesino Indígena denunció a lavaca los ataques por parte de la empresa de productores coreanos Marsala, que busca implantar un monocultivo de almendras en 8.300 de 12 mil hectáreas ocupadas por los campesinos hace 75 años: “El lunes aparecieron 12 sicarios, entre gente coreana y de una supuesta empresa de seguridad, todos empuñando escopetas y revólveres, rodearon a los campesinos con máquinas, los amenazaron y golpearon a un par de ellos”. Daniel Esteban Suárez fue uno de los golpeados: tiene 16 años.

V de Violencia

Los campesinos mendocinos de La Verde llevan cuatro generaciones, 75 años viviendo en la zona, pastoreando sus animales. Son tierras comunitarias donde crían cabras, vacas, caballos. La empresa coreana se presentó hace dos años con un título. Lavarello explica: ”Nosotros reivindicamos la propiedad de los campesinos que siempre vivieron ahí. El Código Civil dice que la propiedad de la tierra está compuesta por el título y la posesión. Ellos presentan un título pero claramente la posesión es de la comunidad de puesteros. Como no tienen posesión, lo que les falta legalmente intentan conseguirlo mediante la violencia desalojando a las familias que viven ahí”.

Recursos antinaturales

El conflicto, a dos semanas del asesinato de Cristian Ferreyra (22 años) del Movimiento Campesino de Santiago del Estero, provocó la llegada de decenas de campesinos de la zona. “La policía no hizo nada” explica Lavarello. “Cuando estaban los sicarios de los empresarios un oficial llamado Giménez anunció que no iban a intervenir, y se fueron, siendo que había la amenaza de una batalla campal”. La Dirección de Recursos Naturales de la provincia de Mendoza, por otra parte, había otorgado permiso a los coreanos para desmontar 1.200 hectáreas, en un campo en conflicto, lo cual muestra la tendencia dominante.

“Apareció un tipo llamado Mesa, diciendo que tendríamos que dejar a los coreanos porque traen trabajo a la zona” se asombra Lavarello, quien agrega que el intendente del lugar fue visto con los coreanos en algunas oportunidades. “El tema además es que el monocultivo de almendras que quieren instalar va a provocar la destrucción de la tierra”.

Lavarello agregó que hay 36 conflictos similares sólo en Mendoza, no sólo con productores locales sino también los coreanos y españoles, aunque en este caso todos parecen alineados en una causa común: “El modo de operar es el mismo para todos: el ataque a los campesinos”.

 

La vaca

Comentar este post