Uruguay: AFAP´s una estafa más del sistema financiero

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 


Autor: William Yohai

16 de setiembre de 2011.

 

 

31f1.gifAl escribir sobre el proyecto Aratirí-Zamin Ferrous afirmamos que el estado tiene los recursos para llevar adelante éste y toda otra cantidad de proyectos de inversión que tienen que ver con el desarrollo nacional. La reactivación del ferrocarril de carga es otro ejemplo patente.
Afirmábamos que las reservas sin contrapartida del BCU, las tenencias de activos externos del BROU, seguramente en gran parte bonos del tesoro de USA, eran ejemplos de ello.
Para financiar grandes proyectos de desarrollo; Argentina optó por un camino más radical. Y que conste, no lo hizo un gobierno que afirme llevar adelante un proyecto de "liberación nacional y socialismo", como son el MPP, el PC y otros grupos que conforman la mayoría del FA y ostentan los cargos claves en el gobierno.
Cristina Fernández y Néstor Kirchner hicieron algo "impensable" (¿se imaginan a Mujica, Lorenzo, Astori et al proponiendo-realizando algo así?): ESTATIZARON LOS FONDOS DE LAS AFJP.
Simple, como son simples todas las grandes cosas.
¿y que pasó?
¿Fue Argentina invadida?, ¿o tal vez no pudo vender más trigo, carne o soja o autos en los mercados internacionales? ¿o? ¿o?
Pues bien; no pasó nada.
Y que no me digan que Argentina es un país grande. Su economía, hasta hace pocos años por lo menos, era menor que la de Cataluña. No España, Cataluña.
El golpe fue duro, pero al afectar solo a un puñado de bancos y beneficiar directamente a millones de aportantes a la seguridad social no pudo ser transformado por los afectados en "casus belli".
Casi que pasó desapercibido.
Por supuesto los habituales gurúes neoliberales, idénticos a los que de este lado del río gobiernan la dirección económica, la academia y la prensa especializada y no especializada cantaron las desgracias y desastres que tal medida iba a desencadenar.
Según ellos es mejor invertir plata, que en este caso es tiempo de trabajo extraído de los obreros y obreras, en papeles del casino financiero que en emprendimientos productivos de significación nacional.
Es mejor comprar bonos emitidos por el estado nacional que poner en marcha el ferrocarril, o que montar una minería nacional de hierro, que promete ganancias extraordinarias y podría significar el inicio de una industria pesada nacional.
Porque cuando se compra deuda del estado lo que se está haciendo es aportar al casino financiero internacional, que es el emisor y gestor de esa deuda.
En realidad, históricamente, el sistema estatal preexistente funcionaba sin acumulación. O sea, "cobrar y pagar". Por una ventanilla el BPS recibía los aportes de activos y empresas y por la otra pagaba pasividades (pensiones y jubilaciones, básicamente) 
La "reforma" de la mano de la mafia financiera internacional personificada en el FMI, el BM y el BID, además de las presiones políticas de todo tipo de los países desarrollados consistió en que el BPS siguiera pagando las pasividades mientras el gobierno le aportaba la parte de su recaudación que iba a las AFAP.
Una manganeta que generó una cuantiosa deuda pública extra. Porque sucedía, como fue en todos los países subdesarrollados (los desarrollados no llevaron adelante esta reforma) que el estado no tenía fondos para sustituir estos aportes que ahora iban a los fondos privados.
Se generaba así el llamado "deficit bueno"......Y el mismo era cubierto con deuda pública. 
En Uruguay el ambiente político no permitió llevar adelante el proyecto en toda su brutalidad. Así las AFAP sólo podían invertir en deuda pública, con escaso margen para otras aventuras.
Y la parte de la recaudación previsional que va a las AFAP no es la totalidad de ésta.
Entonces, tenemos la casi risible situación de que el estado (vía BPS) recauda plata, que se la pasa sin descuentos a la AFAP. La AFAP, sin hacer absolutamente nada recibe la plata, le descuenta una cifra enorme al "fondo" del trabajador  y le presta la plata al estado.
Una cosa, que si uno la mira fríamente, es de locos.
¿quien se beneficia con todo esto?
Un puñado de bancos privados y "altos ejecutivos" de la AFAP REPÚBLICA, cuyos accionistas son el BPS,  el BROU y el BSE.
Un puñadito de administradores de la cual adquieren el derecho a super sueldos y el privilegio de manejar a discreción dinero público.
Pero hay algo más: la presión para que crezca la parte de los fondos de las AFAP que no van a títulos de deuda pública aumenta.
Se trata de que se faciliten los mecanismos para que esos fondos puedan ser vertidos al casino financiero. Por ahora se están colocando en empresas radicadas en el país que emiten fideicomisos o títulos de deuda
de empresas privadas.

Los mismos que marchan más o menos bien en épocas de bonanza económica, pero que se van al tacho cuando viene (y siempre termina viniendo en estas orillas), la inevitable crisis.

De las pocas cosas más o menos concretas que se pueden rescatar del programa del fraude amplio ante las últimas elecciones está el famoso “eliminar el lucro de la seguridad social” (cita no textual). Aún expresado en típico fraudeamplés queda bastante claro.

En los países en los cuales el sistema se aplicó a rajatable, Chile o Argentina, por ejemplo, las previsionales privadas invirtieron en títulos (acciones) privados nacionales y extranjeros. Y sometieron y someten a los trabajadores a los vaivenes del casino. Casino hecho para que sólo gane “la casa”, como cualquier casino del mundo (excepto los que regentea la IMM).

En este caso, “la casa” es la cremita de gerentes de los bancos de inversión que ganan millones y millones de dólares per capita anuales y las direcciones de las empresas, todos empeñados en una sucia y desembozada manipulación de los valores.

Precisamente de esto se trata. De darle al capital financiero trasnacional el mayor control posible sobre el valor generado por el trabajo anónimo de millones de personas.

En nuestro país así como se bloqueó una parte de las privatizaciones de empresas públicas gracias a los ejemplares plebiscitos impulsados por sindicatos y la izquierda de base (la dirección fraudeamplista nunca fue entusiasta o impulora de aquellos) la “reforma” fue parcial, lo que deriva en perjuicios limitados a la clase trabajadora.

Dos datos, surgidos del BCU y de La República (2) son reveladores del significado de las AFAP: 1) En ellas, a pesar de que administran miles de millones de dólares trabajan 371 personas, casi la mitad vendedores que recorren empresas y llaman intrusivamente por teléfono a las trabajadoras usando técnicas agresivas de venta y, mediante engaño tratan de inducirlos a afiliarse a las empresas*. Es de destacar que el trabajo que implica recaudar los aportes, que significa un enorme despliegue destinado a evitar la natural tendencia a la evasión, corre por cuenta del BPS.

2) Las increíbles comisiones que cobran a los afiliados. Por hacer absolutamente nada más que engañar a las trabajadoras para que se afilien (como ya explicamos es el grueso del costo laboral de estas empresas) les cobran entre un más de un 7% (AFAP REPÚBLICA) y más de un 15% de sus aportes. Imagínese el lector un banco en el cual al ir a depositar su dinero le descontaran inmediatamente un 7 o un 15%         del mismo.

El trabajo de Pagina 12 que reproducimos más abajo (donde aparte se detalla la ínfima parte que le insume al estado argentino administrar los fondos en relación a lo que cobraran las “administradoras”) es esclarecedor

 


*
Es necesario aclarar que no responsabilizamos a estas (personas) trabajadoras por el triste papel que este sistema corrupto les obliga a realizar. Sí corresponde aclarar que es imposible lograr que alguno de ellos (por lo menos aquellos con los cuales hablamos) explique correctamente que las comisiones se cobran sobre el monto del sueldo y no de los aportes. El “verso” es no explicitar esto, por lo cual la mayoría de la gente piensa que se descuenta entre un 1 y pico y un 2 y pico % de los aportes, o lo que es lo mismo que se descuenta sobre un 15% del sueldo y no sobre el 100% como explica Murro. No cabe duda que esto cabe perfectamente en la definición de “estafa”. Según la RAE: “Delito consistente en provocar un perjuicio patrimonial a alguien mediante engaño y con ánimo de lucro”.


(1) http://www.bcu.gub.uy/Estadisticas-e-Indicadores/AFAP%20%20Datos/esen06d0611.pdf

(2) La República Sábado, 04 de abril, 2009 - AÑO 12 - Nro.3229: "La reciente Resolución del Tribunal de lo Contencioso Administrativo que declara ilegal una Resolución de 1995 durante la administración del Dr. Sanguinetti, por la que se habilitaba al BPS a cobrar a República AFAP el trabajo administrativo que realiza nuestra institución para proporcionarles la información que necesitan, nos esclareció el panorama. Esta Resolución de ilegalidad, con un atraso de 14 años, nos llevó a resolver que no le cobraremos a ninguna AFAP. Por otra parte, complementando este apoyo a los trabajadores, planteamos la rebaja de 50% de la comisión que se le cobra a las AFAP, pero en este caso va dirigido directamente a República Afap", explicó Murro.

De esta manera, la comisión de administración que se cobra a los trabajadores queda en los siguientes valores: Unión Capital 15,3%, Afinidad 14,8%, Integración 14,3% y República 7,8%.

Murro señaló que se trata "de una clara definición de República Afap de favorecer a los trabajadores en momentos en que la crisis afecta sus fondos de jubilación. Simultáneamente se resolvió elevar la garantía de reserva a fin de asegurar a los trabajadores sus aportes, lo que instala a República Afap como la institución con la más alta garantía y la menor comisión".

También se puede analizar las ventajas que significan para los trabajadores de República las medidas adoptadas si vemos la comisión de administración como porcentaje de los salarios .

A modo de ejemplo, el presidente del BPS explicó que 1,29% es el porcentaje del salario que ahora bajó a 1,17% . Si se divide a ambos porcentajes entre 15 (que es el porcentaje del aporte jubilatorio del trabajador), el resultados es 8,6% y 7,8% respectivamente. Si se toma la situación de otra AFAP ­Unión Capital, por ejemplo­, 2,29%, dividido 15, da 15,3%.




PAGINA 12

Economía|Viernes, 16 de septiembre de 2011

Boudou y Bossio destacaron el perfil de inversiones del fondo de las jubilaciones

El verdadero rendimiento de la inversión

El ministro de Economía y el titular de la Anses explicaron por qué el Gobierno destina recursos del fondo previsional a obras públicas y a proyectos productivos. Cuestionaron a las calificadoras y a las ex AFJP. Fue en las jornadas de la Seguridad Social.

 

“Apostamos a inversiones que generen trabajo, nuevas actividades y mayor energía”, dijeron Boudou y Bossio.

“La asignación de los recursos previsionales debe estar orientada a definir cuántos puestos de trabajo va a generar la inversión que se haga. Los fondos del sistema de seguridad social tienen que crear empleo o no sirven para nada”, afirmó ayer el ministro de Economía, Amado Boudou, en las Jornadas de la Seguridad Social. Durante 2012, la Anses seguirá incrementando las inversiones en proyectos productivos que realiza el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) del sistema previsional. En la actualidad, el 12,1 por ciento de los 190 mil millones de pesos de ese fondo está destinado a obras de infraestructura, como la Central Atucha II o redes de agua y cloacas de Aysa. En el organismo que conduce Diego Bossio, afirman que el próximo año el peso de esas iniciativas continuará creciendo y se convertirá en el segundo instrumento de mayor participación en la cartera del Fondo, por detrás de los títulos públicos, con más de un 12 por ciento de participación.

“Apostamos a nuevas inversiones que tengan menos volatilidad y que generen un círculo virtuoso. Que generen trabajo, nuevas actividades, mayor energía, y eso potencie la economía y los recursos de la Anses para mejorar las jubilaciones, las pensiones, la Asignación Universal por Hijo y el salario familiar”, explicó Bossio durante la inauguración de las jornadas, donde compartió la mesa con Boudou; el presidente del Fondo de Inversión de Pensiones del gobierno de Japón, Takahiro Mitani, y el subdirector de operaciones del FGS, Santiago López Alfaro. “Hay un Estado que cambia el paradigma y que además lo puede hacer bien, reduciendo la volatilidad, aumentando la liquidez y apuntando a situaciones de la economía real”, consideró el director ejecutivo de la Anses.

“El gran fracaso del sistema financiero fue que dejó atrapados los recursos en el propio sistema financiero y no generó empleo”, explicó Boudou en referencia a la dinámica de las inversiones que realizaron las AFJP. A su vez, Bossio recordó que, de haber seguido existiendo, esas empresas les cobrarían hoy a sus afiliados 352 millones de pesos por mes en concepto de comisiones. En lugar de ello, el Estado gasta 4,5 millones de pesos mensuales por administrar el FGS. “Es imposible pensar que la riqueza de los pueblos y naciones pueda estar sostenida por la dinámica de papeles financieros. La riqueza sólo es sostenida por la creación de valor, puestos de trabajo, productos de la economía real, y no en ese verdadero castillo de naipes que son los mercados de futuros y los derivados”, enfatizó el titular del Palacio de Hacienda.

El fondo de pensiones de Japón que preside Mitani asciende hasta 1,3 billón de dólares. A diferencia de la experiencia argentina, el fondo nipón no invierte sus abundantes recursos en proyectos productivos. La cartera de la seguridad social del país asiático está distribuida en acciones y bonos, ya sean japoneses o extranjeros. Según explicó durante su intervención, las inversiones del fondo deben poseer una calificación de riesgo “AAA”. En ese sentido precisó que el gobierno de su país no destina recursos a bonos o acciones de países en desarrollo, ya que sus títulos públicos y empresas no poseen esa nota.

Tanto Boudou como Bossio lamentaron las limitaciones que se autoimpone el Fondo de Pensiones de Japón y cuestionaron la validez de los parámetros que establecen con sus notas las agencias calificadoras de riesgo. “Las calificadoras no son profesionales ni transparentes, sino que son el frente de cuestiones políticas que esconden objetivos de grupos económicos concentrados”, arremetió el candidato a vicepresidente, quien señaló a las agencias como responsables de la crisis financiera internacional. “Cuando uno mira a las calificadoras de riesgo y las notas que ponen a países con situaciones macroeconómicas sólidas como la Argentina y las notas a algunos países de Europa que lamentablemente padecen una crisis de deuda fenomenal, queda claro que ahí hay algo más que racionalidad, transparencia y análisis técnico”, sostuvo el funcionario. Las Jornadas de la Seguridad Social que se organizaron en el Hotel Panamericano terminan hoy por la tarde.

Pagina12


Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post