Uruguay: buen oido para las hormigas y sordera pal reclamo popular

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

"NO ANDO ODIANDO A NADIE" DIJO MUJICA.
NOSOTROS TAMPOCO,
PERO QUEREMOS VER PRESOS A TODOS LOS ASESINOS, VIEJOS Y MÁS VIEJOS!!!

Una cosa que el Presidente PUEDE HACER es ABRIR TODOS LOS ARCHIVOS policiales, militares y de la Inteligencia, todos los diarios de registro de quienes estaban en los cuarteles y centros clandestinos cuando desparecieron prisioneros, quienes revistaban en ese momento, quién era el oficial jefe y el nombre de todos los clases y suboficiales y entregar todo ese material a la Justicia y a los investigadores de los DDHH. Eso LO PUEDE HACER.


Nacional - RECLAMO
Mujica hace "lo que puede" por los desaparecidos

 
El presidente Mujica participó este viernes de un concierto en la embajada de Argentina
EFE - 25.05.2012, - ACTUALIZADO 19:23 Texto: El Observador  

El presidente José Mujica, afirmó este viernes que hace "lo que puede" para que se haga justicia con los desaparecidos de la dictadura (1973-1985) y que "no vive para odiar" pese a los catorce años que pasó en la cárcel, la mayoría durante el gobierno de facto.

Al concluir su participación en el acto de conmemoración del 202 Aniversario de la Revolución de Mayo organizado por la Embajada Argentina, Mujica fue increpado por una periodista que le preguntó insistentemente por las gestiones que realiza su gobierno en la lucha contra la impunidad."Vamos andando. No sé. Yo hago lo que puedo pero no soy adivino y no puedo poner a nadie arriba de una plancha y torturarlo", afirmó.

Mujica indicó después que "la justicia somos todos" y que las causas judiciales se van "encarando en la medida en que se anotan (responsabilidades)".

Ante la insistencia de la periodista, el gobernante agregó que "lo de atrás también hay que cerrarlo y hay que suturarlo" porque "hay que vivir"."Yo vivo para adelante, tengo que convivir con mis contemporáneos y tengo que preocuparme por los problemas de los que están naciendo y todos los demás", manifestó."Tenemos tribunales, tenemos cuarenta personas buscando en la tierra" los restos de los desaparecidos, "mandamos la información, rescatamos lo que podemos", añadió.

En el acto celebrado en la Embajada de Argentina, ofreció un concierto el músico Miguel Angel Estrella, un activista argentino que estuvo preso en la época de la dictadura en Uruguay, en la cárcel de Libertad donde conoció a Mujica.

Al ser preguntado por Estrella, el jefe de Estado uruguayo recordó su etapa tras las rejas.
"Tengo 14 años preso, pero no ando odiando a nadie. Acepto las canas, las arrugas y los dolores, pero no vivo para odiar", explicó Mujica.

Argumentó además que si Estrella mantuvo viva su esperanza en la cárcel por la música que imaginaba en su cabeza y no podía tocar, a él le ayudó "hacer rayitas en la pared" y las "ranas" que fue acumulando en el pozo donde estuvo en duras condiciones como rehén de la dictadura."Llegué a tener siete ranas, de esas chiquitas de zarza, y les ponía un vasito para que se bañaran, y llegué a tener en Paso de los Toros una rata que venía a la una de la mañana a buscar unas miguitas", contó.

Por último, Mujica relató que en aquella etapa descubrió que "las hormigas gritan".
"Cuando vaya a su jardín agarre una hormiga y la pone acá (se señala el oído), la va a sentir gritar, pero hay que tener oído", dijo medio en broma, medio en serio.

Cuando Mujica sostiene que él "no anda odiando a nadie" y que "no vivo para odiar" no puede dejar la frase a medio decir. Dicho A debe de decir B. Si él no odia se supone que hace la referencia porque hay otros que sí , que "viven para odiar". Debe de decir a quienes se está refiriendo y no lanzar insinuaciones. Cualquiera se da cuenta de que está hablando de los familiares de los desaparecidos y de todos los que han denunciado torturas y violaciones, pero lo hace sin decirlo abiertamente.

Al mismo tiempo, y en el mismo estilo de decir cosas a medias, deja flotando en el aire que los que reclaman por la aparición de los desaparecidos y porque se condene a los criminales de lesa humanidad, en realidad no están reclamando justicia y verdad sino que lo hacen por odio.

Es un estilo que usa el Presidente para denigrar justas luchas y reclamos apoyados por lo menos por la mitad de los uruguayos, para desacreditarlas quitándoles su carácter justo y humanista y colocándolas a niveles de bajas pasiones.

Lo que mucha gente odia es la justificación de los crímenes a partir de una postura individual. A cada rato pone sobre la mesa su vivencia como prisionero y rehén de los asesinos para utilizarla en función de lo que es una postura POLÍTICA INDIVIDUAL de perdonar a los criminales. Está en su derecho bien ganado en los aljibes y jaulas a los que fué sometido en su prisión. Es su postura individual. Pero no puede hacer de ella UNA POLÍTICA DE ESTADO Y COMO PRESIDENTE TIRARLO COMO LÍNEA DIRECTRIZ, es decir, proponer a partir de su perdón individual a los criminales que el estado viole todas las convenciones vigentes sobre desapariciones, torturas, vejaciones y violaciones, delitos todos de LESA HUMANIDAD QUE NO PRESCRIBEN.

El Presidente NO TIENE DERECHO DE PROPONERLE A LAS VÍCTIMAS Y A TODOS LOS DEMÓCRATAS URUGUAYOS EL QUE SE DEJEN EN EL OLVIDO LOS CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD. Se extralimita en sus funciones. Y lo peor es que lo hace dejando entrever que quienes no compartan su postura "viven para el odio".

Lo que se odia es la injusticia, se odia el que asesinos de prisioneros, que criminales desaparecedores de hombres y mujeres del pueblo, y que secuestradores de bebés que actuaban a nombre del estado no reciban la condena correspondiente por esos delitos - repetimos una vez más - crímenes de lesa humanidad.

Se empieza a odiar el destrato descarado a la lucha de los familiares, se empieza a odiar el uso indebido de funciones gubernamentales para pasarle por arriba a todos los convenios internacionales sobre los DDHH, se empieza a odiar el que se pretenda que la sociedad olvide en función de llamadas estrategias políticas, se empieza a odiar la defensa en la práctica de la impunidad y se empieza a odiar  - también - el que se le esté abriendo la puerta a un Hitler que sabe que podrá actuar sin riesgos, con total impunidad.

Todo eso se comienza a odiar más y más, porque quienes llegan al gobierno por el voto popular no han llegado a ese cargo solo para dar "un plato de sopa" como descaradamente se ha sostenido, han llegado a asumir responsabilidad de gobierno para que también se hiciera justicia. Mucho "nuevo" odio se viene acumulando ante el destrato, la irreverencia de los aparatos y los caudillos, y la manifiesta infidelidad a los postulados populares.

Colectivo del Blog Noticias Uruguayas

enviado por
Jorge Zabalza

zurdatupa@gmail.com
28 de mayo de 2012

Red Latina Sin Fronteras

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post