Uruguay: Declaró el joven haitiano agredido por cascos azules

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 
Complemento de prueba
 
Semanario Brecha, Montevideo, 11-5-2012 

A media tarde del jueves 27 de julio del año pasado, Johnny Jean, un muchacho haitiano nacido en diciembre de 1992, regresaba a su casa en Port Salut después de haber jugado un partido de fútbol. Vecino del cuartel del Comando Naval uruguayo integrante de la Minustah, fuerza de pacificación de Naciones Unidas, Johnny Jean no se sorprendió cuando lo llamaron por su nombre. Creyó que se trataba de Pocho, un marino uruguayo a quien consideraba su amigo. Pero no fue Pocho, fue otro marino, conocido como Kolke, quien lo tomó violentamente por los brazos y lo empujó dentro de un cuarto en el que se encontraban otros dos marinos, uno conocido como Leo y otro de nombre Nicolás, que a la postre sería identificado como el teniente Casariego. Uno de los militares llamó a gritos a Rodríguez, que en ese momento salía desnudo del baño. Los cuatro uruguayos comenzaron a castigar a Johnny Jean a puñetazos y lo arrojaron al piso sobre un colchón. Mientras los otros lo sujetaban por los brazos, Rodríguez le bajó el pantalón y lo penetró. Johnny Jean llamó desesperado a Pocho, pero Kolke se apresuró a cerrar la puerta del cuarto con llave, mientras Leo desplazaba a Rodríguez y procedía, a su vez a violarlo. Mientras, Nicolás Casariego registraba la algarabía filmando desde un teléfono celular. Una vez consumada la violación Johnny Jean fue liberado. Se dirigió a su casa y se acostó sin mencionar el episodio a su madre.

Así comienza un recuadro de la cobertura de portada de Brecha del 9 de setiembre de 2011. La nota cita un informe difundido por el Reseau Nacional de Defense de Droits Humaines en base a los testimonios de la propia víctima, de su madre Rose-Marie Jean, de los hermanos Clivens Dony, Dimmy Jean y James Denis y del vecino Ernso Valentin, además de la información recabada por el juez de paz de Port Salut, Paul Tartre y el comisario inspector Octave Jean.

El artículo principal de esa semana, firmado por Samuel Blixen, daba cuenta de los intentos de la Armada de minimizar el episodio. El hecho tuvo repercusión internacional luego de que se difundiera por Internet un video filmado supuestamente por los marinos agresores. Ante ese impacto, anota Blixen, un comunicado del Comando General de la Armada, fechado el 15 de agosto, afirmaba la "total falsedad de los hechos y su carácter agraviante al componente y al país".

Sin embargo, a mediados de setiembre seis marinos fueron procesados por la justicia militar. No se los encausó por violación sino por desobediencia y omisiones en el servicio.

Luego el caso entró en la órbita de la justicia ordinaria y ayer jueves 10 el joven haitiano concurrió a un juzgado penal de Montevideo donde prestó declaraciones ante el juez Alejandro Guido.

Un cable de la agencia internacional de noticias AFP indicó que el joven Johnny Jean –que habla sólo creole– estaba acompañado por un traductor y un defensor de oficio uruguayo convocado por el juez para brindarle garantías, "en razón de que los profesionales que lo acompañan no están habilitados para ejercer la profesión en Uruguay", explicó a periodistas Raúl Oxandarabat, vocero de la Suprema Corte de Justicia.

Además, continúa Oxandarabat según el cable, "como excepción, porque todo el procedimiento de la indagatoria es reservado, el magistrado permitió que cuatro de los acompañantes del joven haitiano estuvieran presentes en la sala de audiencia". El vocero de la Corte explicó en esa comparecencia ante la prensa que "toda la investigación se basa en la existencia de una grabación de audio y video de un teléfono celular que es muy breve, es fragmentaria, de mala calidad y por lo tanto lo que realmente complementa toda la prueba es el testimonio del haitiano (...) describiendo lo que ocurrió".

Brecha.com.uy

 

 

 

 

 

Hubo reconocimiento, sin careo

Johny Jean ratificó ante el juez denuncia de violación contra marinos uruguayos

Viernes 11 de mayo de 2012

Johny Jean y su madre

El haitiano Jhony Jean, que acusó en 2011 de violación a cascos azules uruguayos en Haití, ratificó el jueves su denuncia al brindar su testimonio en un juzgado penal de Uruguay, donde un puñado de manifestantes aprovechó para exigir el retiro de las tropas de la ONU en Haití.

En medio de un fuerte dispositivo de seguridad, Jean declaró por más de ocho horas en una sede judicial del centro de Montevideo, de la cual se retiró acompañado de su madre, Rose Marie Jean, y un enviado del gobierno haitiano.

Mientras Jean brindaba su testimonio ante el juez Alejandro Guido, sus abogados estadounidenses Edwin Marger y Mike Puglise aseguraron a periodistas que aportaron pruebas de la agresión sexual.

“Lo que (los marinos) hicieron a este joven fue absolutamente horrible (…) lo que he visto en ese video me revuelve el estómago. Ellos lo niegan, no sé cómo pueden”, indicó Puglise. “Dicen que fue un juego, que fue una broma. Eso no es un juego, no es una broma. (…) Ellos están disfrutando”.

“Jhony fue examinado por médicos, dijeron que fue agredido y esa evidencia será presentada a la justicia”, sostuvo.

El abogado añadió que Jean respondió a las preguntas del juez y que presentaron “evidencia médica de que la violación ocurrió”.

“Esto no se trata de dinero, se trata de justicia”, aseguró. “Esto no puede volver a pasar”, afirmó.

El fiscal de la causa, Juan Gómez, comentó al salir del juzgado que “no hubo careo” entre la supuesta víctima y los soldados ya que “se consideró que no era necesario porque no había elementos para que un careo echara luz”.

Gómez agregó que durante la instancia judicial “hubo reconocimientos” por parte del joven haitiano.

Además de tomar las declaraciones de Jean la justicia uruguaya le realizó una pericia psicológica, según comentó a la prensa un allegado a Jean.

La investigación comenzó el año pasado a pedido del Ministerio de Defensa uruguayo pero tras el testimonio de los marinos acusados de violación estaba detenida, a la espera de la comparecencia de la presunta víctima.

Jean -que habla solo créole- estaba acompañado por un traductor y un defensor de oficio uruguayo convocado por el juez para brindarle garantías, “en razón de que los profesionales que lo acompañan no están habilitados para ejercer la profesión en Uruguay”, explicó a periodistas Raúl Oxandarabat, vocero de la Suprema Corte de Justicia.

El portavoz de la Corte explicó que “toda la investigación se basa en la existencia de una grabación de audio y video de un teléfono celular que es muy breve, es fragmentaria, de mala calidad y por lo tanto lo que realmente complementa toda la prueba es el testimonio del haitiano (…) describiendo lo que ocurrió”.

Los marinos acusados -que según sus abogados han indicado que todo fue una broma- también estaban en el juzgado.

Se descarta que el juez tome una determinación sobre el caso este jueves, aunque sí se busca que agote todas las instancias que impliquen la participación de Jean, quien tiene previsto abandonar el país el viernes.

Mientras se desarrollaba la audiencia, una veintena de manifestantes con pancartas reclamaron “justicia para Jhony” y el retiro de la Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (Minustah).

El caso conmocionó en septiembre a Uruguay -país que aporta proporcionalmente más soldados a la fuerza de la ONU en Haití (900)- tras la difusión en internet de un video de 45 segundos que muestra a un grupo de al menos cuatro soldados que mantienen al joven boca abajo sobre un colchón en el piso y con sus manos hacia atrás.

Uno de los marinos está desnudo y en un momento se inclina sobre la espalda del joven, según las imágenes grabadas con un teléfono móvil. Al final del video, los soldados ayudan al joven a levantarse, en medio de carcajadas.

El incidente ocurrió en julio de 2011 en la base militar de Port Salut, en el sur de Haití.

Tras la difusión del video el presidente uruguayo, José Mujica, pidió en una carta disculpas a su par haitiano, Michel Martelly, y prometió aplicar las máximas sanciones a los responsables del abuso.

A su vez, el Ministerio de Defensa presentó los antecedentes ante la justicia penal y militar, además de ordenar el regreso de los marinos involucrados.

El 19 de septiembre de 2011 cinco marinos fueron procesados por la justicia militar, por los delitos de desobediencia y omisiones en el servicio, y unas semanas después el juez militar sumó un sexto marino a los procesamientos.

Tras cumplir prisión preventiva, en diciembre los marinos salieron en libertad provisional a la espera del dictado de la sentencia de primera instancia.

Jean llegó el miércoles a Montevideo en un viaje financiado por el gobierno uruguayo.

POR PRESUNTOS ABUSOS

Justicia realizó pericia forense y psicológica al joven haitiano

Jean insistió en que fue violado pero quedan dudas de que se pueda probar

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post