Uruguay: El fantasma del miedo

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

MUNCH.jpgNuestra sociedad está enferma.

Los EEUU dicen que están siendo atacados, invadidos.

La defensa de sus intereses equivale a poder invadir cualquier rincón del mundo.

La Seguridad Nacional es prioridad.

El terrorismo es el principal enemigo.

La psicosis se impone y entonces hay que invertir en gastos militares y todo se justifica en aras de la protección de los intereses de la sociedad estadounidense.

Aquí no estamos tan lejos.

El síndrome de la inseguridad gana terreno.

Los malos “son los menores infractores”.

Así se los denomina como si fueran así.

No cometen infracciones o están en infracción.

No.

Son infractores”, es decir, ser menor o joven o pobre o mulato o habitante de zonas rojas, ya de por sí determina que “sean”infractores, (viejo problema entre los verbos “Ser”y “Estar”que ¡oh sorpresa!, en inglés son el mismo verbo).

Nadie los incorpora a la inseguridad.

Ellos, los chicos malos, no están en la inseguridad.

En la inseguridad estamos nosotros, los buenos, los que estamos expuestos a ser atacados, robados, rapiñados, asesinados.

Ellos, los malos, no.

No están expuestos a nada.

Ni al hambre, ni a la soledad, ni al rechazo, ni a la desintegración, ni a la violación, ni al golpe, ni al desmadre y al despadre, ni a la incertidumbre, ni a la droga, ni al ninguneo.

Ellos, los chicos malos, están seguros en algún lugar del cosmos.

Nosotros somos los pobres inseguros.

Por eso nos tenemos que defender y se impone rebajarles la edad para imputarlos, penalizarlos, castigarlos.

¿A qué edad?

No importa.

Primero a 16 años, luego a 14, después a 12 y tal vez algún día a cualquier edad porque la escalerita descendente sigue hasta aplastarlos como cucarachas.

Esta es la lógica de gente como Pedro Bordaberryque cree que se nace ladrón o asesino o drogadicto y esquiva el bulto.

Él no es responsable de nada.

Él es la pobre víctima expuesta a las inmundicias de estos menores infractores.

Junta firmas para bajar la edad y procesar a un chiquilín de dieciséis años como a cualquier adulto.

La frontera hoy es esa.

Mañana pueda ser cualquier otra.

No junta firmas para más recursos para el INAU y más Educadores Sociales y más formación al personal de ese instituto y más profesionales de multidisciplinas.

No junta firmas para cerrar las fronteras externas e internas a todo tipo de droga, incrementando recursos y creando una policía especializada para arrancarles la cabeza a los peces gordos.

No junta firmas para terminar con las armas que se pueden comprar por ahí nomás, en cualquier feria.

No junta firmas para más educación a esos jóvenes expuestos, vulnerables, víctimas de una sociedad que les revienta la vida.

No junta firmas para sacarlos de sus ambientes perniciosos y darles trabajo, educación, otro horizonte.

Darío me dijo una vez:

Ignacio, si no tenés para darle de comer a tus hermanos chicos y a tu vieja, ¿qué hacés?” y se fue para “su casa”que quedaba en los semáforos de 3 Cruces.

Hay que hacer cosas.

Sí, claro.

Pero no es juntar firmas para reprimir.

Su lógica es: más represión, más tensión social, más violencia.

Nuestra lógica es: más atención, más oportunidades, más perspectivas de cambio.

Nadie nace infractor.

Quizá el mismo Pedro no estaría haciendo lo que hace si hubiera nacido en otro entorno.

Si hubiera nacido en un hogar de docentes o dentistas, que ayudan a formar y a sanar, en lugar de pedir más represión, estaría firmando una nota como esta.

 

 

 

Ignacio Martínez (Escritor)


Suscribe y envia:

Julio-Néstor Sosa Benia (Docente de Secundaria)

Imagen "El Grito" de Edvard Munch

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post