Uruguay: Helios Sarthou, el eterno rebelde

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

por Carlos Aznárez

Director de "Resumen Latinoamericano"

20090826JC_233_fullscreen.jpg

Ha muerto un grande de la izquierda uruguaya, que se llama Helios Sarthou.  

Mejor dicho, ha caído en combate, no porque en sus manos portara una pistola o un fusil como cualquiera de los luchadores que supo admirar y defender cuando muchos callaron, sino porque "el viejo" Sarthou eligió otro campo tan meritorio y necesario como aquel para desarrollar su pasión militante. Se puso desde siempre del lado de los más humildes, de los trabajadores, los peones rurales, los excluidos que malviven en los cantegriles (villas miserias) orientales. Con ellos y ellas caminó durante gran parte de sus 86 años de vida, dedicándole sus saberes como abogado, defendiéndolos en causas que parecían imposibles de ganar, frente a patronales explotadoras y sabedoras de una crueldad impune que devolvían en jactancia. Son innumerables los casos, en que a la luz de reivindicar a sus defendidos, le tocó pelar en inferioridad de condiciones, sin arredrarse ni dejarse cooptar por prometedoras prebendas o aprietes infames.

Son miles los testimonios de su enfrentamiento a los poderosos, reivindicando la libertad sindical, o dando batalla desde su trinchera como Senador, en defensa de los ocupantes de tierras, o impulsando una ley contra el acoso sexual, para favorecer a las trabajadoras. Ni qué hablar de su denuncia en el país y en el exterior a la dictadura militar y sus cómplices civiles. O la imperativa exigencia de que se haga justicia con los desaparecidos, los asesinados, los perseguidos, y se envíe a cárceles comunes a sus verdugos. En todas esas patriadas, Sarthou brilló con luz propia.

 

Como soldado de la política que era, Sarthou iluminó con su presencia aquellos años peleones del Frente Amplio, donde participó como fundador en 1971, mucho antes que sus compañeros de batalla abandonaran la lucha antiimperialista y capitalista, y enterraran en un pozo de traiciones y corruptelas las banderas heroicas del socialismo. Por eso y no por otra cosa, "el viejo" que había sido digno y consecuente senador por ese partido, decidió abandonarlo en el 2008, avergonzado por el rumbo socialdemócrata y entreguista que alegremente asumieron muchos de sus dirigentes.

Sin embargo, desde ese momento Sarthou imprimió aún más fuerza a su constancia para enfrentar a los enemigos, reiterando su apuesta por los de abajo en una lucha de clases que siempre sobrevoló la vida política uruguaya. Desde la Corriente de Izquierda primero (partido que supo motorizar con otros rebeldes de su estirpe) y más cerca en el tiempo, dentro de las filas de la Asamblea Popular (que lo candidateó otra vez para senador), embistió una y otra vez contra los molinos de viento que le fue poniendo el destino en su recorrido impetuoso.

 

Quienes tuvimos la suerte de conocerlo en los últimos años, sabemos muy bien los puntos que calzaba este Sarthou del que hoy hablamos. Político de raza, sin pelos en la lengua para denunciar los chanchullos de los de arriba. Internacionalista convencido, defensor de la Revolución Cubana y de Venezuela Bolivariana en cada estrado al que se lo invitaba a decir sus verdades. Perseguidor implacable, desde su tribuna como abogado o desde su espacio radial, de la derecha oligárquica de "blancos" y "colorados", pero también de quienes saltaron el charco desde la izquierda y se convirtieron en piezas edulcoradas del Sistema. O en "nueva derecha", como afirma el historiador Gonzalo Abella.

Por eso, al evocar a este querido "viejo" que hoy ha decidido tomarse un descanso, lo hacemos con rabia, no sólo porque se haya ido sino porque no pudo ver coronado en vida algo por lo que tanto luchó: el ver instalado entre los humildes un concepto de patria distinta, históricamente ligada a las ideas del Artiguismo y que en el presente tiene que ver con esa asignatura pendiente que es el socialismo. Una reivindicación que Sarthou no cejó de impulsar jamás, incluso en estos malos momentos, donde el pseudo progresismo de los Mujica, los Astori o los Huidobro, por citar sólo a algunos, hayan decidido blasfemar contra su propio pasado en su ambición de gobernar.

 

Compañero Sarthou, ilustre y venerado militante de las causas justas, ahora que te vas a encontrar con otros corajudos revolucionarios tan dignos e inclaudicables, como el "Bebe" Raúl Sendic, el inolvidable Mario Benedetti, tu hermano de tantas barricadas Hugo Cores, o esos cientos de luchadores tupamaros, socialistas, anarquistas y comunistas, que enfrentaron a la dictadura poniendo el cuerpo y la sangre, no nos cabe ninguna duda que vas a seguir subvirtiendo el presente y apostando a un futuro mucho más justo y solidario para los que aquí abajo nos quedamos un poco huérfanos por tu ausencia.

Resumen Latinoamericano

 

Compañero Helios Sarthou, presente ahora y siempre!



sarthou.jpgCentenares de llamadas y mensajes desde distintos puntos de nuestro país y del exterior han llegado a Radio Centenario tras conocerse el fallecimiento del Dr. Helios Sarthou en la noche del viernes 1º de junio, luego de permanecer internado varios días.

Mensajes de textos, correos electrónicos, comentarios en el facebook de la 36 y llamadas a los teléfonos de nuestros estudios han ido brindando testimonio del largo camino de lucha recorrido por este histórico dirigente de la izquierda uruguaya que el 6 de mayo había cumplido 86 años.

Helios Sarthou nació en Montevideo en 1926 y apenas asomando la adolescencia comenzó la militancia en causas de solidaridad, comenzando en la zona de Guaycurú en un comité de defensa de la República Española a fines de la década del 30, junto a futuras figuras históricas de la izquierda y el movimiento obrero como Héctor Rodriguez.

Años más tarde al iniciar la carrera de Derecho comienza a participar en su Centro de Estudiantes, y en el ámbito político se acerca a los inicios de la Unión Popular que liderara Enrique Erro, desde la agrupación Nuevas Bases que reunía a militantes independientes. Participa en la fundación del Frente Amplio y en la primera instancia electoral de 1971 formó parte de los sectores que junto a los Grupos de Acción Unificadora (GAU) respaldaban al maestro Julio Castro.

En la etapa final de la dictadura y la transición democrática se identifica con la Izquierda Democrática Independiente (IDI) y luego es fundador del Movimiento de Partición Popular (MPP), por el que resulta electo diputado en 1989. En 1995 asume senador. Son años de intensas batallas políticas en la interna del Frente Amplio por temas como la conformación del Mercosur y del Encuentro Progresista, que tuvieron a Sarthou como luchador en primera fila denunciando la integración de una unión aduanera al servicio de los ricos, y el avance de alianzas destinadas a diluir y liquidar el proyecto histórico de la izquierda uruguaya, como el tiempo lo demostró.

En 1997 junto a varios sectores el Dr. Sarthou forma la Corriente de Izquierda, desde la cual rompe con el MPP. Tras profundizarse el proceso de derechización del Frente Amplio desde el gobierno, en 2008 se aleja de esa coalición, participando del proceso de nacimiento de la Asamblea Popular.

Pero una rápida reseña en gruesos trazos no puede reflejar las diversas facetas de Sarthou como luchador político, defensor ya sea como legislador o abogado de miles de trabajadores y destacado académico universitario grado 5. Formando futuros abogados, autor de textos fundamentales para el derecho laboral, crítico del rumbo adoptado por la Universidad de la República como parte de la debacle de la izquierda de los últimos años, recibiendo denuncias en su estudio siempre lleno de trabajadores y aportando, asesorando y defendiendo desde el campo legal causas variadas como el derecho a la existencia de las radios comunitarias o el desalojo de un veterano cañero de Bella Unión.

Su ética y coherencia tan firme como su energía inagotable hasta el último minuto es destacada en los centenares de aportes y recordaciones que estamos recibiendo en estas horas en homenaje a quien se comunicaba con la audiencia de la 36 desde su espacio de los domingos a las 9 de la mañana.

El velatorio del Dr. Helios Sarthou se cumple desde este sábado a las 18 hs en empresa Martinelli, Canelones y Barrios Amorim, y el sepelio será este domingo 3 de junio 11.30 en el Cementerio del Buceo.

El colectivo de radio Centenario convoca a participar en homenaje a un luchador que ya permanece en la conciencia y en las batallas que seguirán librando nuestros trabajadores y estudiantes.

¡Compañero Helios Sarthou, presente y hasta la victoria siempre!!!!!!!!!!!!!!!!!!

 Radio Centenario

HELIOS SARTHOU


1926 - 2012

¡¡¡VIVA EL COMPAÑERO SARTHOU!!!

¡¡¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE QUERIDO VIEJO!!!!

Informamos que el día de hoy, SABADO 2 de junio de 2012, falleció el Compañero HELIOS SARTHOU en Montevideo, a los 84 años de edad.

El sepelio se efectuara en la mañana del domingo en Montevideo

Posta Porteña rinde homenaje a este auténtico protagonista de la lucha del pueblo uruguayo y hace llegar sus sinceras condolencias a sus familiares, sus compañeros y amigos

 

¡¡ Hasta siempre, Querido Helios!!!

posta - postaporteñ@ 779 - 2012-06-02

 

Mensajes en la Postaporteñ@ antes de que recibiéramos la noticia de su fallecimiento:

 

Querido SARTHOU:

Nunca escribo y creo que no soy bueno haciéndolo, pero el caso de este compañero enorme nos tiene que conmover a todos.

Primero por su constancia, pureza, fuerza y muchas cosas más.

Creo que este donde este, o vaya a estar ya traspasó todas las fronteras.

Está junto a Raul SENDIC (EL BEBE). Germán Araujo, y un montón de compañeros que son como decía Brecht, imprescindibles y muy necesarios.

Un saludo enorme a todos esos luchadores empedernidos que tuvimos la suerte de ser contemporáneos.

Salud COMPAÑERO

NELSON

QUERIDO VIEJO:
No te des por vencido
, ni aun vencido,


Hoy está pasando su momento más difícil el compañero HELIO SARTHOU.
-El abogado de los trabajadores, el del pueblo humilde.
Quien ha mantenido su temperamento de resistencia a las injusticias y prebendas del sistema, manteniendo su honestidad intelectual y moral intachable de luchador social y político Incansable desde sus comienzos en los comité antiimperialistas , allá por la década del 40; junto con el querido y recordado Juancito Chenlo con Enrique Erro el olvidado....y otros mas .
Impidiendo que se instalaran las Bases Norteamericanas en el URUGUAY.
En estos tiempos con su Agenda Parlamentaria, en el MPP, luego Fundacional, y después con su CI (Corriente de Izquierda), siempre leal a sus principios
Desde su estudio de trabajo ayudando siempre a los humildes.
Ese centrojás retacón impetuoso que nunca se daba por vencido, al decir del Gallego cuando contaba alguna anécdota futbolera del viejo Helio.
Ese tan IMPRESCINDIBLE que hoy lucha contra un ACV en el CASMU.
Queremos no solamente recordarlo sino también GRITARLE QUE ESTAMOS CON EL CON SU FAMILIA
GRITARLE FUERZA VIEJO TE QUEREMOS

Raul y Mary

HELIOS

Luchador sin pausa de convicción, insobornable, franco, respetuoso, honesto, paradigma de intelectual revolucionario, unitario sin ataduras al esquema, un accidente en la vida no es derrota

SALVE HELIOS

RAMÓN WALTER

posta - postaporteñ@ 776 - 2012-05-28

 

A MI AMIGO Y COMPAÑERO

Helios Sarthou ha sufrido un infarto cerebral.

Está muy mal.

Ha hecho siempre lo que consideraba correcto y justo.

Su dignidad le marcó el camino, dejando al costado, cargos y ofrecimientos que, hoy, harían que estuviese en la primera línea de los medios de comunicación.

En situaciones definitorias, cuando junto a otros compañeros decidimos ir por el sendero que nos habíamos prometido, alguien le dijo: “acá hay un alero para vos”.

Ese alero implicaba senadurías, el abrazo del poder, la tranquilidad del pragmatismo.

Pero ese alero no le interesó porque era abandonar los principios por los que siempre había trabajado. Era olvidar los ideales con los cuales siempre había soñado.

No le importó decir NO, a aquellos que muchos le dicen SI.

Alguna vez me contó que la primera vez que habló en un acto público, fue en defensa de la República Española y contra el franquismo.
Parado sobre un cajón.

Tenía once años.

Encabezó juicios en defensa de los trabajadores en aquellos lugares donde nadie se atreve porque el vuelto es no aparecer durante años en las páginas que todos imaginan.

No había conflicto, grande o chico, que eludiera, siempre en defensa de los trabajadores.

El, lo dijo siempre, no defendía empresas y el día que le pregunté cuando y porque había decidido ser abogado, me contestó:

“a los siete años decidí que iba a ser abogado para defender a los pobres y a los trabajadores ".

Jamás dejó de lado ese mandato que se impuso.

Cuando llegaba de Buenos Aires lo llamaba, nos encontrábamos y hablábamos de proyectos que siempre le rondaban por la cabeza.

Me pasaba a buscar los domingos temprano para llegar juntos a la radio, a su programa “Agenda Parlamentaria” y siempre halagaba lo que decía.
Yo le creía aunque sospechaba que el cariño que me tenía no lo hacía muy objetivo.

Pasional, hablaba con el corazón en la mano y la impotencia por no poder convencer a más y a más personas acerca del camino a recorrer, le recortaba el alma.

Digno, terco, principista, ético, de izquierda, sí, de izquierda en un tiempo que nos dicen que la izquierda gobierna y desde su programa cada domingo desmenuza declaraciones y hechos y se enciende, hay que verlo cuando la luz roja indica que comienza la palabra y se terminan los silencios.

Si ese día la penuria le iba ganando el alma, bastaba que leyera alguna declaración disparatada de algún funcionario otrora de izquierda para que su estado de ánimo cambiara en un segundo y desgranaba, una tras otra, las razones por las cuales no había que tolerar tales desatinos.

Hay que verlo, escucharlo como siempre decía Graciela, dando lecciones jurídicas, pidiendo disculpas por leer la Constitución, haciendo docencia de manera admirable todos los domingos, desde hace muchos años, en Agenda Parlamentaria.

Las llamadas de sus oyentes se sucedían, una tras otra, y la hora de la audición siempre le quedaba corta para responder a cada una de ellas.

La Pasiva de 18 y Ejido era, al terminar el programa y después de atender los llamados que continuaban viniendo, la cita obligada del café y las medialunas.

Me ponía excusas constantemente cuando le pedía que comenzara a escribir un futuro libro, que no fuese jurídico o técnico, que fuese como era él, político, un libro político que fuese armando el testimonio de tantos años bien vividos.

Que solo él lo podía hacer, porque fueron tantas las cosas realizadas, tantas las perdidas, tantas las soñadas, que todos nos merecíamos conocerlas para enriquecer también nuestra alma, mordisqueada siempre por tanta estulticia de este sistema.

Y me decía que si, que terminaba algo que le habían pedido y lo empezaba, que revolviendo en sus papeles, (dos cuartitos llenos de ellos) había encontrado tal o cual cosa.

Cuartitos que cobijan papeles, libros, recuerdos, de décadas de lucha y compromiso.

Pero siempre aparecía un nuevo conflicto, con obreros casi desamparados y él tenía que estar con ellos. Cotidianamente aparecían y el estudio se poblaba de trabajadores de mano fuerte y con ojos de esperanza, porque Sarthou se iba a ocupar de su problema.

Hace muy poco, llovía fuerte en Montevideo y me comentaba que a la madrugada salía para Artigas, porque tenía que ver a Ney Thedy, el cañero, por el despojo al que estaba siendo sometido.
Sabiendo cómo era, no había duda que en la mañana, el departamento de Artigas contaría con su presencia y Ney Thedy con su abogado.

Cuando la dictadura perdió su primer plebiscito, el de FUCVAM, Helios era el abogado.

Aun hoy, en su estudio, un pequeño cuadrito lo recuerda.

Yo le pedía que se hiciera un tiempo para él, para su libro, para su libro que era para todos nosotros.

Durante más de dos años, por teléfono o personalmente, le insistía, siempre, y él me decía que sí…

“pero vos escribís el prólogo” me decía para calmar mis rezongos ante la excusa de no haber comenzado ni una hoja.

La imagen de la ética, de los principios llevados a su grado más elevado.
Se podía discutir y de hecho se hacía, su mirada política, que ante tanto requiebro y acomodamiento cotidiano, ante la victoria del pragmatismo, sonaba demasiada inflexible.

La mayoría había asumido lo posible, él seguía pensando en lo necesario.

Ético dije…, se acuerdan de la ética? de los principios ? Helios no permitía que nos olvidáramos y nos ponía cotidianamente en un compromiso, porque pocos seguramente tienen tan enraizados la ética y los principios en su hacer cotidiano como él.

Quienes lo conocen saben que esto es totalmente cierto, que no es un elogio ante el mal momento, que jamás vendió sus principios por comodidades o cargos.

Y vaya si hubiese podido!

O alguno de nosotros alguna vez no soñó con Helios Sarthou, Ministro de Trabajo… en otras épocas ciertamente, cuando la izquierda no había sentido el calorcito del sistema y no le importaba pasar frío, estar a la intemperie.

Helios prefirió la intemperie, acompañar a los que desde los comienzos de nuestra historia, pasan frío.

Puso la academia, el saber, a sus órdenes y generó bronca en aquellos para los cuales eso era poner una piedra en el zapato.

La vida me dio, entre tantas cosas que te da y te quita, algo muy bueno, conocer a Helios Sarthou, tener el privilegio ( que paradoja decir eso cuando para él esa palabra no debería existir ) de que me considerara su amigo, con el cual conversar mucho más allá de la política, conversar de la vida, de los pesares y las tragedias, de las asignaturas pendientes y las sonrisas, hacer juntos esas treguas de la vida que nos hacen tomar impulso para seguir luchando, cada uno de acuerdo a sus posibilidades por cambiar este modelo infame e injusto.

No se olviden de este compañero y cuando el poder nos quiera encandilar con tantos privilegios como cuenta, pensemos que en verdad, son pocos sí, pero están aquellos que el sistema nunca pudo comprar. No es verdad que todo tiene precio, eso es una mentira que nos dicen para atenuar las culpas de los que claudicaron o se vendieron.

Abrazos de alguien que tiene mucho dolor encima y también el compromiso de seguir haciendo lo que pueda, por pequeño que sea, para cambiar este mundo oprobioso para millones de semejantes.

31 de mayo de 2012

EDUARDO ABELEIRA
- postaporteñ@ 778 - 2012-06-01

Ver también:

Uruguay: Hoy más que nunca: Salud Helios y abrazos compañeros!

 


 

Entrevista de Fredy Gonzalez para del año 2008. Sarthou habla sobre su renuncia al FA

 

 

“…Tengo además un sentimiento metido adentro, que es el "efecto extintivo de la muerte respecto a las ideas", es decir... todos los luchadores que uno conoció en el frente, se murieron… y los que siguen, han negado totalmente las ideas, de todos los sectores políticos… "

 


 

 


Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post