Uruguay: La crónica de Luna: El pueblo empieza a decir ¡basta ya!

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

LA CRÓNICA

 El pueblo empieza a decir ¡basta ya!

 

Sin dudas estamos atravesando una coyuntura muy especial en Uruguay: la de un quiebre profundo en la sociedad que está provocando una verdadera mutación territorial, cultural y social.

Varios factores entran en juego: la  pérdida de  soberanía, saqueo y contaminación que tiene como responsables  la instalación de mega proyectos extractivitas,  sojeros y madereros.  Estos proyectos dejarán tras de sí una verdadera tierra arrasada.

Otro de los aspectos para tener en cuenta es el de una izquierda tradicional electoralista que accede al gobierno en principio, encarnando el hartazgo por parte del pueblo de los políticos tradicionales conservadores,  pero estos gobernantes  tan solo llegaron vestidos de corderitos. Hoy muestran su piel al desnudo, como un cuerpo claudicante y entregado a las políticas neoliberales, a los acuerdos con los EEUU y a los pactos con los militares.

En materia de DDHH también se ha llegado a un punto en donde no pueden esconder más estos pactos y tampoco tienen más argumentos que se `puedan sostener o justificar para impedir de anular la ley de caducidad. 

En lo social, resulta cada vez más violenta la brecha entre los que tiene medios para llevar una vida sin apremios y los sectores cada vez más  sumergidos de la sociedad que sigue creciendo.

Esto ha llevado al actual gobierno “pretendidamente de izquierda” a aplicar una lógica de guerra preventiva en los barrios más pobres de la periferia de Montevideo, en donde fuerzas policiales casi militarizadas llegan a los barrios en una clara actitud de ocupación y control.  Dicho sea de paso, estos operativos persiguen un solo fin y es político; mostrar que se está haciendo algo para combatir le delincuencia.

Sabido es que cuando los gobiernos no tienen un proyecto de sociedad viable, sólo se apoyan en las políticas  de seguridad ciudadana para sus estrategias electorales.

El otro componente de esta coyuntura son los trabajadores, con convenios incumplidos, bajos salarios, malas condiciones de trabajo y persecución sindical.

Este es el panorama en donde se produce un quiebre importante en cuanto a los tiempos que de aquí en adelante nos tocará vivir.  El movimiento social deberá re nacer con nuevos ímpetus   so pena de desaparecer. 

¿Cómo salir de esta encrucijada? ¿Cuales son las respuestas a ensayar? 

Todo indica que a realidad compleja, las  respuestas serán diversas, pero que necesariamente deberán ir conformando fuerzas aglutinadoras, voluntades de resistencias y construcciones de autonomías convergentes.

Estos son los desafíos para hacer posible volver  a soñar con nuevas utopías de una sociedad más justa y libre. 

 

Luna 

11 05 2011

 

Tomado de

Semanario Alternativas

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post