Uruguay: La "garra charrúa".- Por Gonzalo Solari.

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

caricatura-copia-2.jpg Si pudiéramos elegir la piedra no existiría el tropezón. Es así que, accidentalmente, hoy me choqué en la selva cibernética con una nota que enarbolaba orgullosamente la tan mentada "garra charrúa".

Existe verdaderamente esta criatura perversa? Y si existe, le damos un uso adecuado o la desperdiciamos transformándola en una pálida chuchería de bolsillo?

Son preguntas a las que todo uruguayo lúcido se tendría que someter para no correr el riesgo de extrañarse de su propia realidad.

Pero ya se sabe, mucho antes de ser campeones del mundo corriendo detrás de una pelota ya lo éramos a la hora de levantar  monumentos a la pelotudez provinciana. Mamá es la más linda de todas aunque sea bizca y el culo le toque los talones, sólo porque es la nuestra. Dónde puede llegar un pueblo que razona en base a estos parámetros? A la esquina, claro está. El chovinismo es una forma reaccionaria de escamotear la realidad. Como no somos lo que quisiéramos y nuestro destino no ha sido el que soñamos, primero nos inventamos las mentiras y después nos las creemos a pies juntillas solamente porque nos gustan. Por algo el Che era internacionalista.

Por un momento estaría dispuesto a aceptar que alguna alquimia que escapa a mis sentidos y a mi intelecto, haya decidido aterrizar en un país determinado -en este caso el nuestro- para dotar a sus habitantes de esa misteriosa fuerza de carácter que los uruguayos hemos bautizado como "garra charrúa". Y es justamente aquí que prefiero negar su existencia para no sentir, como uruguayo, verguenza ajena. Tenemos una mancha ética indeleble, metida como una cuña de pus en las entrañas de nuestra sociedad remolona: La Ley de Impunidad. Cómo es posible que hayamos desperdiciado la garra charrúa masturbándonos con el famoso "los de afuera son de palo" del Negro Jefe y no hayamos  podido erradicar una pústula como ésta?

Esa garra charrúa funciona al revés, cuando miles de uruguayos lamen la mano venenosa, corrupta e invasora de las pasteras mientras ven en las filas del enemigo a nuestros hermanos argentinos. Garra charrúa que yo preferiría llamar con el nombre infinitamente más delicado y elocuente de garra de mierda, si se trata de un país que renuncia a su propio destino para ser vagón de cola de un viejo renegado, cipayo y reaccionario como Mujica. Acaba de declarar que no le preocupa la extranjerización de la tierra! Cómo puede ser que un pueblo esté tan aborregado y asista impasible al espectáculo indigno de  un payaso que se pasa por la cola - todavía tiene que evolucionar en la escala zoológica para poder llegar al culo humano-  la lucha y la entrega de tantos compatriotas; resumida en la figura de Raúl Sendic Antonaccio, el Bebe de Chamangá? 

Qué garra puede tener un pueblo que atropella a las víctimas  -los menores marginados-  y protege a los arquitectos de la marginación?

Eso sí, la nuestra es garra de exportación. Ahí lo tenemos a don Eduardo Galeano de lo más "indignado" en Plaza Catalunya mientras mueve la colita como un cusquito faldero en su/nuestra propia tierra, cuando las víctimas de la represión del gobierno que él alcahuetea son sus compatriotas artesanos.

Por eso- compañeros- yo también prefiero creerme la mentira porque me gusta y, además, porque aceptar lo contrario sería algo así como la gota que derrama el vaso. La "garra charrúa" no existe. Dejémosla ahí, porque si el vaso se derrama, no me alcanzaría el tiempo que me queda de vida para mandar personal y delicadamente a cada uno de mis compatriotas que usan la garra al revés, a la reputísima madre que los parió.

 

Gonzalo Solari

Arezzo, Italia, 19 de junio de 2011, Día del Abuelo.

  

Arezzo, 12-12-03
Premio del gimnasio New Gym de Arezzo

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post

enrique6940 06/19/2011 19:35



Muy clara tu descripción de "la nostra" cosa que tu dices, infinitamente cercana a la  otra  de "la viveza criolla"; también contribución directa de la colonización ibérica. El que esos
estados de "autobombo" hayan atravesado 500 años hasta nuestros días muetra a las claras lo bien que prendió aquella conquista de sangre, fuego y genocidio... en algunos de nosotros