Uruguay/Madrid: Dr. Carlos Américo Suzacq Fiser, represor en los dos mundos

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

UN Cardiólogo EN Madrid


Hablamos con el Dr. Carlos Américo Suzacq Fiser

represor en los dos mundos

 

Acumular información es sólo el primer paso hacia la sabiduría, pero compartir información es el primer paso hacia LA COMUNIDAD”

Henry Lewis Gates


 

En diciembre de 1974  Carlos Suzacq  era practicante de medicina. Este hijo de un Dr. de igual nombre trabajaba en el Regimiento de Caballería 6 y en el Hospital Militar

En el 6to de Caballería, este  realiza las fichas médicas a más de 40 detenidos y torturados. Suzacq pudo comprobar las consecuencias de las torturas en Luis Eduardo Gonzalez Gonzalez  que continua desaparecido En 1976 se recibe de Dr. y continua en el Hospital Militar.

Esta es una de las firmas que aparecen en algunas historias clínicas y que hay que revisar con lupa

Con la experiencia adquirida acá se va a España y trabaja en las prisiones militares.

En 1990 es acusado de "imprudencia profesional con resultado muerte" en el juicio al etarra  Mikel Zalakain Odriozola. Este Dr. vive actualmente en una de las zonas residencia les de Madrid y tiene varias clínicas cardiologías de renombre (915 649 944 C/ Serrano 199 - 28016 Madrid)

El 31 de diciembre de 2007 lo llame por teléfono a Madrid y pude hablar con el. Le transmití nuestro interés en conocer el destino de Luis Gonzalez  ya que fue el último que lo vio con vida. Apelamos a un posible arrepentimiento y/o conveniencia para que nos dijera la verdad.

El Dr. Suzacq admitió estar en la fecha y los lugares indicados pero dijo no recordar nada más. Posteriormente evito toda comunicación

Hoy siguen las trabas a la justicia para investigar el destino de Luis Gonzalez. Cada tanto algún ex guerrillero oficialista desliza la posibilidad de un perdón o amnistía encubierta y se toman medidas en dicha dirección

Según voceros de la Iglesia Católica este perdón sin condiciones no tiene que ver con el sacramento de la confesión y el perdón de Dios Para que Dios perdone (según los papistas) tiene que haber una confesión y un arrepentimiento real que estos asesinos no tienen por más católicos que puedan ser

Ya que no hay arrepentimiento ni voluntad de no repetir las practicas terroristas de Estado cuanto antes se facilite el acceso a la Justicia antes nos dedicaremos a actividades productivas

 

AVANCES en LA INVESTIGACIÓN de las

HISTORIAS CLINICAS del Hospital Militar



La Comisión Interministerial creada para cumplir la sentencia sobre el caso Gelman esta impulsando medidas para acceder a las principales fuentes documentales sobre el destino de los compañeros desaparecidos

El Presidente Mujica va a solicitar oficialmente a su par  de Estados Unidos la desclasificación de los documentos relacionados con los desaparecidos

La continuación de las gestiones esta en manos del ministro Almagro con el apoyo de las organizaciones de DDHH Muchos de estos documentos van a ser probatorios para varias causas judiciales y es necesario que se corrijan los plazos de prescripción de las mismas Lo mismo pasara con los documentos actualmente en poder del Ministerio de Defensa Nacional

Es evidente la inconsistencia de  pedir acceder a la documentación de un país extranjero y a la vez impedir el acceso a la documentación local

Un primer paso fue autorizar al equipo de investigadores dirigidos por Álvaro Rico el ingreso al archivo pasivo de las historias clínicas del hospital militar Lo consistente es que accedan a todos los archivos del MDN

Después de varios años de intensas gestiones y diversas propuestas por fin podemos decir que se están tomando algunas medidas apropiadas.

Confiamos en la capacidad técnica y en la voluntad política de este equipo de investigadores al que hay que darle el máximo apoyo.

En poco tiempo tendrán que ubicar   las historias clínicas de los expresos políticos  camufladas en un universo de 400.000 carpetas Para acceder a estas carpetas numeradas se utilizan registros alfabéticos que relacionan el nombre del paciente con el numero de la carpeta. En el caso del personal militar esto es fácil porque se conserva el registro. En el caso de los presos este índice se mantiene oculto y hay que hacer la revisión carpeta por carpeta

Hay mucha información dispersa que puede ser útil para facilitar dicha tarea .

Tenemos que apelar al trabajo colectivo y ponernos a disposición para cualquier tarea de apoyo que este equipo necesite
En primer lugar completar el listado de compañeros detenidos en el hospital militar con las fechas lo mas aproximadas posibles Completar el listado de médicos militares que firmaban los partes médicos de los detenidos Informar si tienen copia de alguna historia clínica o referencia documental de su existencia

LEWIS ROSTAN - post@ nº 606 - 2011-08-19

Postaporteñ@


La siguiente nota la publico El Muerto en diciembre del 2009

Luis Eduardo, el hijo de Amalia

La República, Lunes 28 de diciembre 2009

Bajo la impunidad. A 35 años de su asesinato bajo tortura y desaparición

El 26 de diciembre de 1974, en el Regimiento de Caballería Nº 6 fue muerto en la tortura el estudiante de medicina Luis Eduardo González González, de 22 años, militante del Partido Comunista Revolucionario (PCR), cuyo cuerpo fue enterrado en un lugar que, 35 años después, las Fuerzas Armadas continúan negándose a identificar.

Roger Rodríguez | rogerrodriguez@adinet.com.uy




La desaparición del "Chiqui" González se produjo una semana después del asesinato del coronel Ramón Trabal en París y del fusilamiento que, como supuesta represalia, sufrieron cinco tupamaros, secuestrados en Argentina en noviembre y trasladados ilegalmente, cuyos cuerpos aparecieron acribillados cerca de la ciudad de Soca.

González González había sido detenido en la madrugada del 13 de diciembre de 1974 en su domicilio de la calle Scosería 2556 donde vivía junto a su esposa Elena Zaffaroni, embarazada de cuatro meses, y ambos fueron llevados al 6º de Caballería y torturados como otros militantes del PCR que en esos días fueron detenidos en todo el país.

El operativo de detención fue realizado por efectivos de las Fuerzas Armadas, uniformados, que se trasladaban en un jeep y un camión militar y coparon el domicilio de los González. Antes habían ido a la casa de su madre, Amalia González, hoy uno de los principales referentes de la organización de Familiares de Desaparecidos.

"Fueron dos personas de particular a mi casa a las 2 de la mañana. Preguntaron por "Chiqui", haciéndose pasar por compañeros de mi hijo. Les dije que no vivía más allí, que se había casado. Pidieron su dirección y como me negué me obligaron a salir a la calle...", recuerda Amalia.

A la semana, recibieron un paquete con ropa en el IMES de Camino Castro y le dijeron que su hijo estaba en el 6º de Caballería. Una semana después, coincidentemente con la muerte de Trabal, no le dieron información y sólo supo el 11 de enero de 1975 que su hijo estaba requerido públicamente por un comunicado de las Fuerzas Armadas.

El "peligro" chino

A fines de noviembre de aquel 1974, las Fuerzas Conjuntas habían detenido a unos estudiantes del liceo Villa García, señalados como militantes del PCR y las Agrupaciones Rojas, mientras realizaban en la Curva de Maroñas una pintada contra la dictadura, que firmaban con la sigla UAL (Unión Artiguista de Liberación). La UAL se había convertido entonces en uno de los objetivos de la dictadura, que temía a la proyección de una alianza política de oposición y resistencia a la que desde Buenos Aires se sumaban Zelmar Michelini, Enrique Erro, los Grupos de Acciones Unificadora (GAU) y sectores del Movimiento de Liberación Nacional ­ Tupamaros. El PCR, un partido político legal, había sido duramente golpeado entre marzo y agosto de 1973 cuando la mayoría de sus militantes en Soriano y Montevideo fueron detenidos. Con ideología marxista-leninista-maoísta, el PCR realizaba acciones de propaganda y sus militantes actuaban abiertamente en gremios de trabajadores y estudiantes.

Los "chinos", editaban distintas publicaciones, pero no contaban con un aparato armado y sus detenciones no produjeron ningún enfrentamiento. Liderado por Winston Mazzuchi y Nebio Melo Cuesta (quienes desaparecerían en 1976) habían advertido de las características fascistas del golpe de Estado y eran impulsores de la UAL.

El PCR ya había sufrido tres muertes. En agosto de 1972, Santiago Rodríguez Muela fue ejecutado por la Juventud Uruguaya de Pie (JUP) en el Liceo 8, en diciembre de ese año Joaquín Kluver fue baleado en una marcha estudiantil, y en mayo de 1973, Oscar Fernández Mendietta fue muerto en la tortura en el 2º de Caballería de Durazno.


Mala Noche Buena

El 6º de Caballería era entonces el centro de actividades del Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA). Había un patio central donde se sometía a los detenidos al "plantón", rodeado por vagones de tren donde se realizaban apremios con picana, tacho y golpes.

La noche del 13 de diciembre de 1974, Luis Eduardo González González comienza a ser torturado en los vagones. Al día siguiente se lo vio en el plantón del patio. Un día después se lo dejaron ver a su compañera Elena mientras convulsionaba con los choques eléctricos. Exigían que "colaborara" bajo amenaza de dañar a su esposa embarazada.

Al tercer día, todos los detenidos fueron examinados por el médico Carlos Suzacq, quien les hizo una "ficha médica" en las que les tomó la presión, les hizo preguntas de rutina y se les sacó una foto. Ya llevaban tres días de tortura y algunos debieron ser internados en el Hospital Militar. El 24 de diciembre, en Nochebuena, Elena es trasladada al vagón de interrogatorios. La sientan frente a su marido y les permiten tomarse de la mano. "Chiqui" le explica que le habían propuesto liberarla a ella si él colaboraba. Estaba lastimado, los pies hinchados, fatigado, pero lúcido. Les dieron 24 horas para pensarlo. Nunca volvió a verlo.

"Sentí que eso fue una despedida. Tenía mucho miedo por su vida, aunque era tan joven y sano, pero... lo hostigaban tanto. La tropa que nos custodiaba, me decía que no sabían nada de él. Los milicos me dejaron "olvidada" en un colchón. Un día, un soldado rubio, con cara de nene, me lleva al baño. Mi embarazo crecía y eso muchas veces los turbaba, tal vez los avergonzara. Se puso a llorar y me pedía perdón", narra Elena.


"Nunca lo va a saber"

La última persona que vio con vida al "Chiqui" González, fue uno de sus compañeros, de iniciales JL, quien compartió con él la sala de torturas aquel 25 de diciembre, y fue testigo del brutal castigo al que era sometido. Desde esa Navidad, nadie volvió a verlo y se mantiene en condición de desaparecido.

Elena fue llevada al juzgado por primera vez en el mes de febrero. Entonces se enteró de que había un comunicado con el supuesto requerimiento. Un habeas corpus presentado por la familia tuvo como respuesta que Luis Eduardo González había fugado el 26 de diciembre, fecha en la que la Comisión para la Paz reconoce la desaparición.

La Comipaz reconoció la detención del 13 de diciembre, su traslado al Regimiento Nº 6 de Caballería y su tortura hasta la muerte. "Como en otros casos, con posterioridad a su deceso se fraguó la versión de que había fugado (...) solicitándose su captura a través de un comunicado de prensa.

En el Penal de Punta de Rieles, donde fue encarcelada, Elena habló de su marido con el teniente Roberto Echevarría y con el capitán Victorino "la víbora" Vázquez.

Le preguntaron si les guardaba rencor, le dieron a entender que ellos sabían qué, cómo y cuándo ocurrió.

Pero le aseguraron que nunca lo iba a saber...

Elena sabe quiénes fueron los militares que participaron de su detención y tortura: Manuel Cordero, Glauco Yannone, Jorge "Pajarito" Silveira y Gustavo Criado Carmona. Criado falleció, Silveira está preso, Cordero para extraditar a Argentina y Yannone está libre y fue designado docente de la Escuela Militar por el actual gobierno.


Bajo la impunidad

Luego de la reinstitucionalización del país en 1985, Elena y Amalia, con el patrocinio del Instituto de Estudios Legales y Sociales del Uruguay (Ielsur) iniciaron una causa judicial ante el Juzgado Penal de 11º Turno. El juez consideró que si citaba a los denunciados no asistirían. En esa espera se aprobó la Ley de Caducidad.

El caso fue archivado y se presentó un recurso de inconstitucionalidad que fue negado por la Suprema Corte de Justicia, por lo que se decidieron a recurrir por la vía civil y obtuvieron ­durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle­ un fallo favorable del juzgado de 6º turno, que admitió los "daños morales" causados al hijo de Elena y el "Chiqui".

Luego del informe de la Comisión para la Paz y ante los avances en el esclarecimiento de causas por derechos humanos, tras la asunción del gobierno de Tabaré Vázquez, volvieron a presentar una denuncia judicial para que se reabriera la causa penal El ministerio público pidió la reapertura, el juez se negó y la fiscalía no apeló

El asesinato de González González es un delito cometido "por funcionarios militares y policiales, equiparados y asimilados, por móviles políticos o en ocasión del cumplimiento de sus funciones y en ocasión de acciones ordenadas por los mandos que actuaron durante el período de facto" (ley 15.848) y por tanto se mantiene impune.

Durante los últimos 35 años, la familia del "Chiqui" González no ha dejado de reclamar verdad y justicia.

Elena continúa investigando causas de violaciones a los derechos humanos. Amalia cumplirá 82 años el próximo 28 de enero. Luis Eduardo González (h), nacido el 28 de abril de 1975, no conoció a su padre ni ha recuperado sus restos.


Chiqui


Luis Eduardo González González, nació en Young, Río Negro, el 28 de agosto de 1952. Era estudiante de medicina, activo militante de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU) y del Partido Comunista Revolucionario (PCR). Hijo de Orlando González y Amalia González, tenía dos hermanos, Raúl y Daniel. Estaba casado con Elena Zaffaroni, con quien tuvo un hijo, Luis Eduardo, que nació meses después de su desaparición.







La dictadura planificó ejecuciones masivas; sólo cinco se concretaron
Iban a ser más los fusilados


El 20 de diciembre de 1974, al día siguiente del asesinato del coronel Ramón Trabal en París, la dictadura uruguaya planificó un masivo fusilamiento de "subversivos" como supuesta represalia, pero sólo cinco personas fueron finalmente ejecutadas y sus cuerpos arrojados en una ruta, cerca de la ciudad de Soca, como advertencia o coartada... Un joven militante del PCR, de inicial M. y sólo 19 años de edad, había sido detenido junto al grupo de Luis Eduardo González González el 13 de diciembre de 1974.

Luego de dos días de torturas, el 15 de diciembre, debió ser internado en el Hospital Militar, por un problema cardíaco y un ataque de presión.

Encapuchado en el centro hospitalario de las Fuerzas Armadas, compartió celda con otras dos personas a las que nunca pudo identificar. Una mujer embarazada y otro joven, cuya procedencia desconocía. El 19 de diciembre, tras la muerte de Trabal, los tres fueron puestos en el piso de un jeep con destino incierto.

Luego de marchar varios minutos los bajaron en una zona de campo y les hicieron pararse para ser fusilados. Alguien dio la orden de que la ejecución no se concretara. Desde allí, sin explicación alguna, fueron regresados a los interrogatorios en los cuarteles de los que habían salido antes de internarse en el Hospital Militar.

Situaciones similares se vivieron aquellos días de diciembre en varias unidades militares: Estela Reyes, hermana de Silvia (asesinada junto a Laura Raggio y Diana Maidanick el 21 de abril de aquel 1974) también fue sacada intempestivamente del Regimiento de Infantería de Camino Maldonado.

Estela narra que supo que habían aparecido cadáveres en Soca a través de nuevos detenidos y pensó que uno podía ser su cuñado, Washington Barrios, quien había desaparecido en Buenos Aires el 17 de setiembre. Ella había sido amenazada de ser enviada a Argentina donde sería "desaparecida", aunque no sabía entonces que significaba eso.

Esa mañana del 20 de diciembre la sacaron del cuartel y tras recorrer un camino fue llevada a un celdario. Permaneció hasta el 7 de enero de 1975 incomunicada en un calabozo apartado del Penal de Punta de Rieles, donde no tenía contacto ni referencia con otras detenidas. Hoy piensa que pudo estar en la lista de eventuales fusilados.

Los inesperados traslados y simulacros de fusilamientos se habrían repetido en varias unidades militares.

En la mayoría de los casos, las ejecuciones fueron detenidas por orden de alguna autoridad. Sólo se concretó en el caso de Floreal García, Mirtha Hernández, Héctor Brum, María de los Angeles Corbo y Graciela Estefanell.

Los cinco habían sido secuestrados el 8 de noviembre en Buenos Aires y trasladados ilegalmente a Montevideo. Estaban detenidos en el centro de torturas "300 R", de la Casona de Punta Gorda, de donde fueron sacados y ejecutados. Sólo esos presos a cargo del Servicio de Información y Defensa (SID) fueron fusilados aquel día.


Homenaje de Crysol a los fusilados de Soca




Video de Crysol

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post