Uruguay: “Ni el FA ni la oposición tienen un proyecto de educación”

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

La directora del liceo Bauzá dijo que las autoridades facilitan el pasaje de grado

Graciela Bianchi dijo que las autoridades promueven las faltas de los estudiantes

 

Apelando a la “autonomía” que gozan los centros educativos, Bianchi se propuso con los docentes que tiene a cargo realizar modificaciones a los procesos de aprendizaje con el objetivo de mejorar el nivel de los alumnos. Tras hacerse pública esta iniciativa en Búsqueda, el Consejo de Educación Secundaria la llamó para que rindiera cuentas. A continuación, un resumen de la entrevista que El Observador le realizó a Graciela Bianchi.


Usted declaró al semanario Búsqueda que hay “faltas de directivas” educativas por parte de los órganos de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP). ¿Por qué cree que ocurre esto?

Porque no hay un proyecto de educación. No creo que hasta ahora se hayan dado cuenta de que están gobernando. Faltan directivas del Codicen, no es solo del Consejo de Secundaria. Por ejemplo, todavía no se pudieron poner de acuerdo para cubrir los cargos de confianza técnica. Yo renuncié el 23 de julio de 2010, mi cargo es fundamental para manejar todo el despacho administrativo del Codicen, y todavía no se pusieron de acuerdo.  No hay una proyección. Lo que hasta ahora han hecho son resoluciones profundizando la tendencia –con la cual yo no estoy de acuerdo – de facilitar el pasaje de grado, y que falten los estudiantes.

Usted renunció el año pasado a su cargo de secretaria administrativa del Codicen. ¿Por qué?

Renuncié porque desde el año 2005 tengo discrepancias fundamentalmente en la gestión. La gestión es una especialización, no se puede poner a cualquiera. Y la gestión de las instituciones educativas son una especialización de nivel universitario. La gestión (por parte de la ANEP) no se llevó a cabo de forma adecuada, se perdieron muchos recursos. Entendí que no se estaban haciendo las cosas bien. Desgraciadamente creo que, a casi un año de mi renuncia, la vida me está dando la razón. Ojalá yo hubiera podido salir a decir: “Señores, me equivoqué”.

Usted señaló que la actual administración está tratando de volver a imponer la reforma aplicada por Rama en los 90. ¿Qué la hace creer eso?

Yo viví todo el proceso de la reforma de (Germán) Rama siendo directora del Bauzá. Yo tenía muchas discrepancias, y una de las mayores que tuve fue esta tendencia facilitadora, porque es un paradigma con el que no estoy de acuerdo: que los contenidos no son lo más importante. Y las personas que ocupaban en aquel entonces la dirección de los sindicatos, y estaban en contra de ese proceso, son las que ahora ocupan los lugares en los consejos y en la Administración. El Frente Amplio (FA) no tiene proyecto de educación, la oposición tampoco, pero como el FA tiene discrepancias internas muy de fondo, ahora, gobernando, eso se nota.

El facilitar el pasaje de grado ¿fue una orden dada por las actuales autoridades educativas?

Nosotros tenemos un estudio comparativo de la normativa, que hicimos en el Bauzá, y basta leer la reglamentación. Es un proceso progresivo de facilitación. Para marzo de 2012 se ha resuelto, y no tiene marcha atrás, que los alumnos de 6º año van a poder recursar materias de 5º y 4º año. Se frenó, por discrepancias que pudimos hacer llegar a las autoridades, un proyecto de resolución que facilitaba la inasistencia de los alumnos. Y, por ejemplo, tengo testimonios de docentes que han recibido directivas verbales de los inspectores de asignatura de que tienen que promover más gente.

¿Los alumnos no llegan capacitados a Bachillerato?

No, carecen del lenguaje más elemental, de la capacidad de comprensión lectora, de los conocimientos mínimos de matemática, de referencias básicas de los hechos históricos más elementales de la historia uruguaya. Vienen con un nivel bajísimo, entonces en Bachillerato –donde están los profesores de más antigüedad calificada– no se puede enseñar y desarrollar lo que se tiene que enseñar.

¿De quién es la responsabilidad de esta situación: de los padres, de los profesores, de las autoridades?

Hay que volver a firmar el contrato entre la educación pública y la sociedad uruguaya. Los padres tienen que asumir el rol de padres. No depositarnos a nosotros (los docentes), y transmitirnos la responsabilidad de la educación integral de sus hijos. Nosotros completamos la educación. Hay que armar un equipo de gente –académicos, especialistas en gestión– que se dedique a pensar. Si cada uno cumpliera el rol que le corresponde, obviamente que se estaría mejor.

 

Tomado de El Observador

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post