Uruguay: Plebiscito de carne y hueso: Silencio hasta aturdir

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

verdad y justicia

A casi diez días, el silencio majestuoso de la marcha del 20 de mayo sigue aturdiendo los oídos de la republica.


Más de cien mil personas se manifestaron por verdad y justicia. Silenciosamente. No se quejaron  de un parlamento inútil ni de una justicia invalida. Nadie aprovechó el borbollón para pedir aumento de salarios hasta igualar canasta básica, mucho menos… socialismo ya.


Nadie pedía utopías es decir que quienes se manifestaron no lo hicieron exigiendo caprichos proletarios imposibles de lograr bajo este gobierno; sino  que marcharon por verdad y justicia. Un pedido que no podría entrar en contradicción con las metas políticas blancas, coloradas o frentistas ya que apenas es una propuesta básica sobre la moral de una sociedad.


Si se quiere  también fue un plebiscito de carne y hueso. De democracia directa, no supuesta… No es necesaria la corte electoral para contar las voluntades presentes por verdad y justicia. Tomen en cuenta los que viven  a sueldo de la representación popular que: no hubo votos en contra.


 Por otro lado escribo influenciado aun por la resaca de la ”caducidad…”  que no pudo ser ahogada en la bañera legislativa. “Nuestros” representantes decidían.. Y luego de dar vueltas y vueltas por el salón de “los pasos perdidos” buscando argumentos, decidieron prolongarle la vida a la infame ley por  49 votos en contra y una abstención.

 

Un resultado que también, en el país de “cómo te digo esto te digo lo otro”  puede leerse como  cifra  reversible, sin revés ni derecho… unisex.  Porque da lo mismo que  se empiece o por la derecha o por la izquierda ya que: por 49 a favor y una abstención se decidió que ni la palabra justicia ni la palabra verdad  integran (por ahora) el léxico del imaginario uruguayo. Hay quienes dicen que se decidió  que no y otros que afirman que no se pudo decidir.


Sea como sea da lo mismo porque a igualdad de votos triunfa la injusticia.


Y  la injusticia no triunfa sola por si misma sino que precisa apoyos, precisa miedos y sobre todo precisa  la colaboración explicita y pública del gobierno.  Así y todo no alcanzaba…y  como no alcanzaba precisó la cobardía activa de un diputado que se esconde en el baño para no votar  a favor de la propuesta de justicia.


El diputado  explica su abstención a la hora del voto… por problemas de conciencia.


¿Me entienden señores electores?... no puedo votar a favor ya que perjudicaría a mi bancada y al frenteamplio. Según el diputado 99, la conciencia se protege mejor en las cloacas. A la hora de levantar la mano, se ausentó calladito  y oportuno, rumbo al toilette y allí sí, puso su voto a pedido del presidente.


En la madrugada del 20 de mayo, a las 5.32…el diputado 99, no vota en contra, no vota a favor, se esconde en las letrinas del palacio “de las leyes” protegido por guardaespaldas.


No proponemos, pero estamos seguros que la tumba de este diputado será utilizada “inmemorian” como letrina publica cada vez que los uruguayos queramos recordar su “hazaña”  a favor de la justicia.  Pa’empezar “haremos justicia” meando su tumba.


No habían pasado doce horas cuando el parlamento quedó superado por la ciudadanía que en silencio seguía haciendo la misma propuesta de verdad y justicia, rechazada en la cámara de diputados.


A los silencios se fueron sumando más silencios y más y más y  ya va en camino de romperle los tímpanos a la impunidad, a los torturadores y a la misma historia de este país.


Todos estas reflexiones están realizadas suponiendo que estamos bajo un gobierno  del FA. No estamos


Después de la marcha y como no entendía la incongruencia entre el programa electoral y la conducta de algunos representantes del “frente progresista” pensé que sería bueno cotejar  las famosas 30 Medidas de Gobierno con la actividad parlamentaria que lleva a delante el grupo  cotidiana y metódicamente…


Por eso, para asegurarme que este frenteamplio es quien dice ser, he tratado de comprobar su identidad  actual con las huellas digitales de su fundación.


Estos datos sobre su identidad fueron obtenidos de su Partida de nacimiento el 25 de agosto de 1971. No coinciden. No coinciden con los actuales


Las señas no coinciden y ya podemos adelantar  la hipótesis de que nos cambiaron el bebé (presumiblemente mientras estaba en incubadora dictatorial)


Porque la partida de nacimiento del FA señala cuatro características básicas, reconocibles e inmodificables


A)     Reforma agraria

B)      Nacionalización de la banca privada

C)      Nacionalización de los principales rubros del comercio exterior

D)     Enérgica acción industrial del estado incluyendo la nacionalización de la industria frigorífica.


Estas características identificadoras  funcionan como marcadores y pilares del proceso transformador ; es decir, serian como el grupo sanguíneo que no se puede cambiar y todos saben que con solo perder la mitad de ese compuesto vital, el organismo muere. Este organismo de color rosado aparentemente está vivo, por lo tanto no puede ser el mismo del 71.


Tampoco es asunto de que el organismo ha cumplido cuarenta años y de allí la imposibilidad de identificarlo con los retratos que guardamos de su niñez… No. No señor. No es un problema de envejecimiento y por eso no lo reconocemos,…porque el DNA seria el mismo.


Y si seguimos observando nos damos cuenta que los cromosomas no se parecen. Un análisis simple, a ojo nos lleva a determinar que las muestras pertenecen a especies diferentes. En el mejor de los casos podría pensarse que las muestras que contrastamos con las originales son un producto hibrido entre blancos y colorados. Lo extraño es que este frenteamplio al parecer posee  un sistema inmunológico  de inferior calidad a los partidos tradicionales. Un detalle que lo hace  más  proclive por ejemplo a los ataques de la impunidad cuartelera o de la celulosa transnacional entre otros agentes nocivos.


De acuerdo a las muestras que todos conocemos, la composición genética del organismo nacido en el 71  y bautizado como FA, difiere totalmente con el sujeto que ocupa el parlamento bajo el nombre de frenteamplio.


Cualquiera que lea las 30 Medidas se da cuenta que los “genes” que componían cada una de esas medidas han sido modificados.


En biología eso resulta imposible por lo tanto la lógica  nos lleva a suponer una sustitución de identidad seguramente con fines espurios de acceder a la herencia ideológicamente rica del FA. Herencia artiguista y popular. (Otro dato curioso y quizás relacionado con el robo de la herencia: en un giro más hacia lo irreal y absurdo…ahora los únicos artiguistas, son los integrantes de las FFAA)


Los autores de esta sustitución fraudulenta no podrían ser otros que los que hicieron lo mismo con cientos de niños en ambas orillas del Plata y del cono sur y con los mismos fines: impedir el acceso del pueblo al poder.


Por eso, además de ser imprescindible para la vida moral de la sociedad conocer la verdad sobre los desaparecidos; sería conveniente que los representantes y gobernantes del llamado frenteamplio nos digan si saben quienes son realmente. ¿No sospechan que utilizan  una identidad falsa? ¿Que es lo que quieren y defienden? Porque de las 30 Medidas históricas que identificaban al FA, no solo se han alejado sin aplicar una sola de ellas, sino que en la práctica hacen todo lo posible para qué nos olvidemos de ellas.


Evidentemente el frenteamplio progresista nada tiene que ver con el FA de las 30 Medidas.


Es hora de empezar a descubrir las verdades que se le ocultan a esta sociedad y a partir de la verdad será posible construir la justicia…


Esta reivindicación por la verdad y la justicia ya forma parte de la identidad nacional y no va a desaparecer por un cambio generacional. La dignidad de un silencio que crece y crece derribará la puerta de los cuarteles. Seria mejor que las abrieran si no quieren que la onda expansiva de un silencio incontenible las derriben con paredes e integrantes incluidos.


Y  por último, lo del comienzo: 


No olvidarse que en la “marcha del silencio”  el pedido de verdad y justicia se multiplicó por miles y miles: Que fue un plebiscito de carne y hueso. De democracia directa, no supuesta….


Un plebiscito que no puede ignorarse y que quienes viven  a sueldo de la representación popular, sean los que sean, tienen la obligación de tomar en cuenta; un plebiscito que decidió sin votos en contra : Silencio hasta aturdir. Por verdad  y justicia. Hasta aturdir....Hasta aturdir


jaime g

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post