Uruguay: Por una pedagogía que promueva la dignidad en la educación

Publicado en por Ivonne Leites. - Atea y sublevada.

 

COMO LO RECLAMABA EL MAESTRO AGUSTÍN FERREIRO

 

POR UNA PEDAGOGÍA QUE PROMUEVA LA DIGNIDAD EN LA EDUCACIÓN

 

 

Por lo tanto apelamos a que las palabras de Agustín Ferreiro se hagan eco cada día en mayor cantidad de docentes para impulsar la elaboración de una pedagogía que lleve como bandera la igualdad, la justicia y la participación al servicio de la educación

 

1.jpgDESDE EL MOVIMIENTO Avanzar, fuerza política integrante de la Asamblea Popular se recuerda los aportes que el destacado pedagogo Agustín Ferreiro realizó en el área de la educación de nuestro país.

Con motivo de celebrarse el pasado domingo 15 de mayo, el Día de la Educación Rural se recurre como asunto obligado a las expresiones que el Maestro Agustín Ferreiro realizara como introducción a su trabajo "La enseñanza primaria en el medio rural", el que fuera publicado en el año 1936.

"… en las reformas que voy a proponer no solicito aumento de personal enseñante, ni construcción de edificios, ni recursos de carácter económico que estén fuera del alcance del Consejo de Enseñanza.

Estoy lejos de considerar innecesarios estos elementos: creo que no se llegará a la sintonización perfecta entre nuestras aspiraciones y la acción de la escuela rural, si no se aplican en ésta las invenciones que han servido al hombre para ir solucionando los problemas planteados por el espacio…"

"Otro factor más me mueve a situarme en este plano: es necesario que el magisterio nacional ocupe posiciones personales frente a los problemas que son propios de nuestra escuela y no se deje seguir arrastrando por corrientes extrañas al medio…el maestro siempre llevará sobre sus hombros, sean cual sean los planes, los programas, los medios y los fines, toda la responsabilidad en materia de la educación de los niños. Sin él no habrá nada y no será nada si el maestro pierde la conciencia de su propia capacidad…

Es que estamos empequeñecidos, hemos dejado de pensar, proyectar y aplicar para nosotros; hemos permitido el vivir de prestado en lo que hay de más noble en las manifestaciones  del espíritu: la creación.

Por pequeña, humilde y sencilla que ésta hubiera sido, bastaba para conservar el inmenso tesoro que se nos está yendo de las manos: la personalidad…

No os dejéis cegar por la pirotecnia de los palabreros: luz que ciega, cierra caminos; la verdad es clara, sencilla; saldrá de vosotros; no la esperéis de afuera. Aparecerá sin explosiones ni deslumbramientos…

Arriba pues maestros: un colega vuestro cree haber hallado una senda capaz de conducir a una pequeña verdad; no es grande, no es deslumbradora; pero fue recogida en las escuelas de nuestros campos.

Si logro con esto llevar a la conciencia de los maestros la idea de que todos estamos capacitados para la construcción de nuestros propios caminos, se habrá cumplido la finalidad fundamental que persigo en este trabajo".

Como se observa ya desde aquella época y como un común denominador la escuela padeció carencias en varios aspectos: falta de docentes, edificios poco aptos para la función de educar en la estética y en la seguridad; falta de recursos en general. Y ya desde ese tiempo se llevaban adelante acciones que tendían a minimizar al magisterio nacional como fuerza transformadora, como agente de cambio de la sociedad.

Sin embargo en aquellos tiempos y en estos tiempos se siguen encontrando docentes que aman su profesión, que apuestan por ella y que entregan su tiempo y su pasión en el quehacer educativo.

2.jpgPor lo tanto apelamos a que las palabras de Agustín Ferreiro se hagan eco cada día en mayor cantidad de docentes para impulsar la elaboración de una pedagogía que lleve como bandera la igualdad, la justicia y la participación al servicio de la educación.

Seguramente con ello no se solucionen los problemas que hoy aquejan a la educación en general y a la educación rural en particular, pero por lo menos si se promueve la reflexión crítica en el colectivo docente, si se denuncian los problemas, si se reconocen las responsabilidades y derechos de cada uno (desde cada docente a la esfera decisoria del Sistema Educativo) entonces quedará la esperanza de redireccionar el timón de esta embarcación que debe transitar – por el bien de todos los niños de nuestro país- hacia la construcción real y genuina de los problemas que hoy aquejan las aulas.

 

Tomado de

Diario La Juventud - Ates y Sublevada

Etiquetado en Uruguay y sus cosas

Comentar este post